Forum

Avisos
Borrar todo

La Gran Guerra

Página 10 / 10

Donchaves
(@donchaves)
Acólito Eminente
Registrado: hace 8 meses
Respuestas: 32
 

finale

 

-¿de verdad piensas confiar en ella? ¡Ella lo destruirá todo! Mátala, mátala ¡mátala! 

 

Las voces no paraban. Mi voz no paraba. Era ese maldito ojo. No ha parado desde que volvimos a las extrañas tierras impresionistas de torturarme con mi propia voz. Si, debería. No. 

 

El camino, si aquello podría llamarse como tal, a través de Yi-igg’dratzll se volvió mucho más quebradizo y peligroso sobre un abismo infinito que estaba a la espera de devorarte ferozmente en una oscuridad sempiterna. Como si caminar a través de una entidad fuese seguro. Pero no había alternativa, pues la enfermedad de la niebla verde se extendía a través de ella, amenazando a infinitas existencias. 

 

La ruta nos vomitó en torno al palacio de carne, donde la sacerdotisa impacientemente nos esperaba.

 

Todo aquello estaba más cambiado que antes. El cielo, roto en mil pedazos, dejaba ver una colosal figura, irascible y apenas dormida mientras enjambres de monstruosidades intentaban aplacarla con inimaginables y aborrecibles melodías. 

 

-¡¡¡Mátala ahora!!!- Samira grácilmente se dirigió a nosotros, tomando el ojo de mi mano.

 

-Hijo de Samira, has hecho feliz a tu madre, pues el rito ya puede ser realizado.

 

La parte inferior de Samira se convirtió en una miriada de pseudópodos informes que nos envolvieron a todos mientra ella se alzaba a los cielos, cantando en lenguas extrañas. 

 

Atrapados, todos veíamos y pensábamos lo de los demás, como si ya fuésemos uno, un desdichado testigo del más grande horror. Al canto de La bruja se le unieron dos formas, una globular de una miríada de colores y formas borboteantes y otra, similar pero de la más oscura de las negruras de la que surgían incesantemente criaturas, las cuales en su mayoría eran reabsorbidas por ésta. Sus nombres resonaron en nuestra consciencia: Yog Sothoth. Shub Niggurath.

 

Cantaban y danzaban junto a Samira, junto a nosotros. Y lo veia mientra mi cuerpo se disolvía en ella. Veia cómo Celephais era extirpada, cómo la rama era quebrada y mi viejo mundo era aislado para que otro pudisen vivir.... 

 

Yo.. dejaba.. nosotros… -Ya has sufrido, hijo, vuelve ahora con tu madre. Descansad pequeños hasta que otra vez vuestra madre Samira deba os llame de nuevo. Pues el sueño está a salvo y el gran hacedor vuelve a soñar, tal como hacéis vosotros.

Y aquel quien eternamente dormía en la muerte, despertó.

 


ResponderCitar
shadow_rokhan
(@shadow_rokhan)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 8 meses
Respuestas: 89
 

DIARIO DE CAMPAÑA DE DIEGO ALBERTO ROJAS DÍA DEL ASALTO PARTE III.

Me temo que por ahora nuestros esfuerzos están estancados, no podemos avanzar lo suficiente como para entrar en la caverna y las municiones han comenzando a agotarse en el frente, si no logramos salir de este punto muerto perderemos por desgaste, el cansancio nos destrozara, solo es cuestión de tiempo.

Aun así no puedo arriesgar la victoria, enviando al frente a los dioses navajos de la guerra, los cambia pieles y a las tropas de reserva sin saber el próximo paso del enemigo, podríamos ser victimas de un contra ataque muy eficiente y perderíamos todo el ejercito, esos malditos peces parecen no tener fin, hemos matado miles y no parecen dejar de intentar matarnos.

si la batalla sigue desenvolviéndose de esta manera no tendremos ninguna oportunidad de sobrevivir.

Y a cada minuto que no hago nada, mueren docenas de mis hombres por el feroz ataque de los engendros submarinos. Por ahora solo podemos estabilizar el frente y replegar a los peces con ataques coordinados de caballería, pero tras cada carga mueren jinetes, pronto tampoco podrán seguir absorbiendo las perdidas.

nos quedamos sin tiempo y estamos siendo acorralados con cada hora que pasa. Ordenar la retirada en este momento seria un suicidio, nos cazarían hasta exterminarnos por completo, la retirada tampoco es una opción.

debo mover a los yee naaldlooshii al frente, es la única manera en la que podremos romper por completo el frente del enemigo, pero no pierdo de vista que esos aliados tan poderosos pueden ser potenciales enemigos si lo deciden. Di la orden porque no tengo otra opción y no estoy dispuesto a quedarme esperando mientras nos matan a todos.

el cabo Josúe trasmitió la orden a la brevedad. De manera inmediata los yee naaldlooshii se arrojaron al combate vestidos con sus vistosas pieles, reforzaron el frente de manera muy eficiente tan pronto como entraron en contacto con los hombres pez, se transformaron en bestias feroces como osos, lobos, tejones y pumas de gran tamaño. Arremetieron con salvajismo contra las hordas de peces haciendo que esos engendros escamosos huyeran despavoridos mientras eran desgarrados por los colmillos y zarpas de los cambia pieles, esos brujos no sienten cansancio o miedo, prontamente hicieron retroceder a los escamosos, eso nos dio una oportunidad de avanzar hacia la caverna para matar a las criaturas que están canalizando el ritual.

hombres y bestias comenzaron a combatir ferozmente lado a lado y comenzaron a acercarse a la colosal caverna, sin embargo sucedió algo inesperado, de aquella garganta oscura y tenebrosa se alzaron criaturas escamosas de gran tamaño recubiertos de metal y con lanzas, parecían provenir de una casta guerrera. Esos monstruos parecían ser mas fuertes y ágiles que los engendros normales pronto se unieron al combate, a su paso asesinaron a docenas de hombres hasta que se toparon con los cambia pieles.

Los guerreros escamosos entablaron combate con los yee naaldlooshii, para frenarlos el choque entre ambos fue bestial, sin embargo esos guerreros pronto se dieron cuenta de que aunque atravesaran con sus lanzas a las bestias no podían matarlas de ninguna manera y estas siempre volvían a alzarse y combatir, sin importar que tanto daño les causaran. Los cambia pieles pronto comenzaron a atacar en grupo uno a uno hasta que los despedazaron a todos ellos. Esto pareció encender las alertas entre los escamosos porque comenzaron a sonar cientos de caracolas de guerra, parecían alertar sobre algo.

tan pronto como el sonido de esas caracolas se detuvo el suelo comenzó a retumbar y el ambiente comenzó a tornarse pesado. Desde la oscuridad de la caverna emergió un humanoide colosal.

Era tan grande como un maldito edificio, ese maldito monstruo hacia retumbar la tierra a cada paso y detrás de el en la oscuridad podían verse una gran cantidad de cabezas monstruosas que comenzaban a salir de esa caverna, esas cabezas estaban unidas a un grotesco cuerpo de serpiente, cada cabeza parecía independiente y de cada boca salia un especie de baba asquerosa.

Ver a esos monstruos caminar por la tierra era como una visión dantesca. Esa fue la señal inequívoca para que los dioses navajos de la guerra para que se unieran al combate. no creo que podamos salir indemnes de esta batalla, pero tendremos que hacerles frente a esas aberrantes montuosidades...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ResponderCitar
Página 10 / 10
Compartir: