Forum

Avisos
Borrar todo

Píntame un cuento

12 Mensajes
7 Usuarios
0 Likes
308 Visitas
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Estimable Member Admin
Registrado: hace 8 años
Respuestas: 66
Iniciador de tema  

Este hilo está dedicado a todos aquellos artistas que nos han seguido en alguna ocasión y quieren compartir sus artes. Cada poco elegiremos una ilustración de entre las que publiquéis en nuestro canal de discord dedicado al Arte > https://discord.gg/HRnSuaGy  

No importan si son vuestras o de algún artista que os llame la atención, si creéis que hay una historia detrás, compartidla en el discord. Las seleccionadas irán al post semanal de este hilo y en torno a ellas podréis construir un relato breve para ir compilando magias... 

 

Allá va la primera! Del maestro Fran Fernández! > https://twitter.com/Xell07

 

 

 
Este tema fue modificado hace 1 año por NoviembreNocturno

Citar
Anónimo 2929
 Anónimo 2929
(@Anónimo 2929)
New Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 1
 

LA PEQUEÑA HOJA Y EL GRAN CEREBRO

Pequeña Hoja. Fragil-Hoja; he sacado de entre el fuego este cachorro de hoja humana, -aun respira en mi pinza-. Descuidadas son las fragiles hojas. Tontas...¡Muy tontas las hojas-humanas!, si queman el bosque. Su tallo cuando cae, no vuelve a prenderse del arbol. Hojas tontas. Hombres tontos. Los tigres no queman la selva en la que cazan, la respetan. Toma Pequeña-Hoja a la niña -sanala con tu magia-. Yo aun debo apagar el incendio que los tuyos han levantado. Es mi deber cuidar del bosque.


ResponderCitar
agente_naranja
(@agente_naranja)
Eminent Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 29
 

EL CAPARAZÓN Y LA CARCASA

Silvia suspiró, exasperada. De nuevo, el Caparazón le había vuelto a fallar. Y eso que había sido muy clara en las instrucciones: tráeme el cuerpo de una mujer joven y esbelta  ya fallecida (viva le hubiera servido, pero es un fastidio ejecutar a la carcasa antes del ritual).

En realidad, y siendo justa, había que reconocer que no era culpa del Caparazón. Le había traído exactamente lo que le había pedido. El problema había sido no puntualizar que la carcasa, el cuerpo, tendría que estar muerta recientemente, y no como esta, que ya era un cadáver antiguo y agusanado.

Suspiró de nuevo, consternada. A este paso se quedaría atrapada para siempre en la carcasa de este niño. ¿Quién dijo que programar era fácil?, pensó, mientras se preparaba para dar al Caparazón nuevas instrucciones.

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año por agente_naranja

ResponderCitar
Makishima
(@makishima)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 47
 

La Última Esperanza de Yggdrasil:

El bosque de Ylundil ardía en llamas, los trasgos habían aprovechado el concilio de Erebor para prender fuego al hogar de los elfos, alguien les había traicionado, sólo Yggdrasil era capaz de curar la corrupción de la sombra, ya nada impedía que se propagara la maldad por toda la tierra.

Pero la fortuna quiso que la pequeña Aradel hubiera perseguido lo que parecía una luciérnaga, aunque realmente fuera una hoja del gran árbol, saliendo del bosque y quedando a salvo, al volver al bosque y ver su hogar arrasado, cayó de rodillas y empezó a llorar, en ese momento el último ent atravesó el fuego, en uno de sus brazos yacían ensartados varios trasgos mientras que en el otro sostenía una esfera que protegía contra su tronco. El fuego crepitaba en su espalda, sabía que pronto moriría, mas esa niña le hizo esbozar una sonrisa.

"No llores, pequeña, tienes que ser fuerte, esta es la semilla de la vida, la esperanza del mundo y tú le volverás a insuflar la vida, la última de la estirpe élfica"

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año 3 veces por Makishima

ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 73
 

El objetivo estaba inmóvil en mi mano, sin mostrar signo alguno de vida. Lo abatimos a primera hora de la mañana. Los demás miembros de mi unidad continúan con la exploración del terreno, mientras yo, sin entender bien la causa, permanezco en mi posición. No registré el tiempo que pasé mirando al cuerpo sin vida. Ignoré todo, sin importarme nada más que aquel joven. Pero… ¿por qué?

El mando seguía intentando comunicarse, repitiendo mi código de identificación sin cesar.

—Sov182, responda. Sov182, responda. Comunique posición.

Ese era uno de los nombres que el Partido nos había otorgado, un regalo por el sacrificio de nuestra carne mortal a cambio de este cuerpo cibernético. También nos habían dado un objetivo: acabar con el enemigo. Enemigo. ¿A caso aquel muchacho era el enemigo? No lo entendía…

Las imágenes se cruzan en mi cabeza. No son de esta realidad, no son de este tiempo...

Una joven, de cabellos dorado bermellón como el fuego, me miraba y sonreía. Una niña, con los mismos tonos inconfundibles en su cabellera, corría y gritaba… ¿Qué querían decirme? Sus palabras se pierden en el silencio.

Otra llamada de los mandos. Querían establecer contacto. Requerían saber por qué me detenía, dejando a la unidad vulnerable. No respondí. Sigo observando al joven inerte.

«¿De qué sirve esta guerra?» Pienso al tiempo que, en los más hondo de mi ser, siento una gran pérdida. A pesar de todos los cables y nanoplacas aún habita en mi ese sentimiento tan humano. Renuncie a todo con la esperanza de un mundo mejor, y ahora no tengo nada. Miro al joven muerto… a él tampoco le queda nada.

Las alarmas se activan.

¡ALERTA! ¡ALERTA! ¡AMENAZA INMINENTE A DIEZ METROS!

Los sensores enloquecen y el sistema de apuntado automático fija el laser en una niña. Tiene los cabellos dorado bermellón… como el fuego… Se mantiene inmóvil, mirándome, con el rostro fijo en mí. Los mandos siguen con su intento de establecer contacto, pero los ignoro. Todo mi mundo se vuelve a esa niña. ¿Ella es él temido enemigo? No puede serlo, tan joven, tan impoluta…

Extiende el brazo, y las alertas vuelven a dispararse. Pero las ignoro. La niña me sonríe.

«¿Raísa? ¿Eres tú, Raísa?» El pensamiento cruza mi neurocórtex.

La niña sólo sonríe y extiende la mano. Una pequeña luz flota en su palma, pero cuándo consigo identificarla como «Arma de Destrucción Masiva» ya es demasiado tarde.

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año 2 veces por LordToldingale

ResponderCitar
Omarelmanco
(@omarelmanco)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 70
 

Khurfann miró complacido su obra, un gólem de metal cuyo brillo centelleaba a la luz de la forja, sólo faltaba una última piedra de Ankar por colocar.

¿Sería este prodigio suficiente para ayudar a Connor? Se preguntaba el enano mientras hacía levitar la tan preciada gema hacia la argentada criatura.


ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
 

El principio del fin.

Después de tanto sufrimiento. Ambos se miraron y comprendieron que todo había terminado. Era hora de escribir un nuevo comienzo. Yial extendió su pequeña mano con la llama de la esperanza a Looc. Él decidiría si la aceptaba o no.


ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Estimable Member Admin
Registrado: hace 8 años
Respuestas: 66
Iniciador de tema  

Aquí otra propuesta para relato corto por cortesía del maestro Fran Fernández ! 


ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Estimable Member Admin
Registrado: hace 8 años
Respuestas: 66
Iniciador de tema  

Aquí otra propuesta para relato corto por cortesía del maestro Fran Fernández ! 


ResponderCitar
Makishima
(@makishima)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 47
 

Me embarqué en el Pequod en pos de la legendaria Atlántida, el capitán Ahab nos comentó que un portal se hallaba custodiado bajo la atenta mirada de la gran ballena, Moby dick, y que vislumbró el resplandor del marco cuando perdió la pierna.

Llevaba toda una vida preparándose para llevar a cabo su venganza, dijo que era muy probable que la mayoría de la tripulación perdiéramos la vida, pero cuando llegamos al lugar indicado, encontramos un Kraken de tres ojos con el portal incrustado en su testa, ¿mataría este monstruo a la ballena, entraría por el propio portal, acaso dormía en las profundidades y la ballena simplemente pasaba por ahí? No sé cual de aquellas posibilidades era la correcta, pero en lo que seguro que se equivocó, es en que la mayoría de la tripulación moriría, porque según lo vi engullir la embarcación, me quedó claro que nadie saldría vivo

Esta publicación ha sido modificada el hace 12 meses por Makishima

ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 73
 

Gerardo Bocanegra es mi nombre. Rondo el milenio, pero aún me siento joven cual chipirón. Entre mis aficiones están: practicar apnea a bajas profundidades, asaltar galeones y bergantines, devorar marinos, mujeres y niños por igual, y, en especial, adoro quedar con los panas para jugar a Destrucción y Devoración. Ya sé que esta es una app de citas, para quedar a tomar algo, ligar y todo el rollo. Pero yo no busco eso. Pongo la descripción por pura formalidad. Lo que busco, junto con mis colegas, es un quinto miembro para la party. Necesitamos a alguien para ocupar el puesto de Cthulhu. El tío se fue a dormir el siglo pasado y no ha regresado, pasamos de esperarlo más. Por cierto, mi cara de UwU no es ninguna señal subliminal para lo de ligar, que quede claro. Besos y ¡AH!-brazos.

Esta publicación ha sido modificada el hace 12 meses 4 veces por LordToldingale

ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
 

Deja siempre uno

La tormenta había estallado.

El mar embravecido agitaba el galeón como si fuera un juguete. Los marineros se aferraban inútilmente a las jarcias. Algunos de ellos salieron despedidos por la borda ahogándose en un mar cruel…

  • Otro cuento de marineros, ¡vaya rollo!.
  • Este tiene sangre, desesperación...
  • ¿moraleja?.
  • También. Como te iba diciendo…

El Capitán elevo una plegaria. El mar se calmó como respondiendo a su ruego.

Los pocos supervivientes comenzaron a enmendar las velas que colgaban como sudarios en los mástiles. Con la tensión todavía en sus cuerpos comenzaron asentirlo.
Al principio solo era una leve vibración en la superficie del mar que se propagó por el casco que cesó rápidamente.
Quietud.
Otra vibración más fuerte. Las velas se movieron sin viento.
Quietud de nuevo.

De la nada, una ola surgió  zarandeando el barco hasta dejarlo en un ángulo imposible, debería haberse hundido, pero algo lo sujetaba. Unas masas de tacto gelatinoso, en forma de tentáculos, lo sujetaban.

El mar se abrió.
Emergió una criatura colosal, hermosa, poderosa…
  • Papá, ¿en serio?.
  • Es mi historia y me describo como quiero.
  • Pero los marineros no te verían así.
  • Está bien, aguafiestas.

El mar se dividió en dos. Una criatura dotada de una malévola mirada emergió de las profundidades.

  • ¡No lo miréis!- gritó uno de los oficiales- ¡Os volveréis locos!.

Sus ojos se fijaron en un grumete.

  • ¡Nooo!- grito el grumete antes de clavarse un puñal en el ojo hasta llegar el cráneo.

La criatura emitió un ruido parecido a una risa que provocó que muchos enloquecieran y corrieran sin rumbo por la cubierta.

Los pocos que mantenían la cordura dispararon a la criatura. Algunos lloraban y suplicaban por sus vidas  en un algún rincón del maltrecho barco. Los más desesperados pusieron fin a sus vidas de maneras imaginativas para deleite de la criatura.

  • ¡Fuego!- gritó desesperado el Capitán.

Las escamas que recubrían los poderosos tentáculos se plegaron para formar una especie de armadura.

Las balas de cañón rebotaron.

La presión de los tentáculos comenzó a ser mayor. Casco y tripulación se convirtieron en una masa de carne y madera.

En cuestión de unos minutos todo había terminado dejando un mar teñido de sangre.

Un viscoso tentáculo depositó a un joven, de no más de quince años, en uno de los maderos del barco.
Con ternura la criatura levantó un parpado del joven para meterse en su mente.
Filtró en su joven mente todo lo que había pasado, lo justo, para que no perdiera la cordura y pudiera contar su historia.
  • Esta es la moraleja deja siempre uno con vida ¿Por qué crees que seguimos existiendo a pesar de que han pasado eones de nuestra creación?. Necesitamos que nos recuerden.
  • ¿y si nos olvidan?
  • Por eso, siempre deja uno

ResponderCitar
Compartir: