Forum

Avisos
Borrar todo

El principio del fin

26 Mensajes
3 Usuarios
30 Likes
749 Visitas
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 127
Iniciador de tema  

Fui grande, fuerte, hombre. Más que nadie. Un gran putero y dueño de todo lo que se movía por estas mismas calles donde las ratas despiezan cadáveres.

Esa de ahí era la tienda de francisquito. Era un gran hombre al que no supe valorar. Se pasó los últimos treinta años de su vida vendiendo pasteles con una sonrisa que de tanto practicarla, cada vez le salía mejor. Si llega a saber lo que se le venía encima… ¡un cojón que se iba a pudrir detrás de un mostrador!

Yo viví la vida como tiene que ser. No faltaba un lujo en casa y en todos lados los tenía comiendo de mi mano. No importaba lo que hiciese; podía salir a putear, chantajear y amenazar a nuestros vecinos, familiares, irme meses de fiesta, lo que sea, que mi familia seguiría estando ahí: respetándome como al hombre de la casa, el jefe del barrio, el General Friedrich Pierrot.

En realidad no soy general, ni militar ni nada de eso. El General era mi abuelo. Nuestra familia ha estado controlando esta ciudad desde que no eran más que un cúmulo de chabolas miserientas. Tuve que bajar la guardia yo para que todo se fuese a la mierda pero nadie podría aguantar tanto en tan poco tiempo sin sufrir alguna secuela.

Si ya sabía yo que ese puto niño algún día me iba a meter en un problema. Era lo único que no podía tocar. Si le hacía algo al niño, su madre nunca me lo iba a perdonar y a ella la necesitaba para saber donde tengo fondeado el bote.  Es la única persona a la que he permitido levantarme la mano. Una auténtica bestia enfurecida y sedienta de sangre. Unos años antes de que nos lo robaran. Solo un pequeño fallo de coordinación. Juro que cuando le grité se asustó y casi cae al suelo. Yo solo intenté impedir que cayese y lo agarré del hombro. Sí, puede ser que estuviese algo nervioso, sí, puede ser que hubiese bebido un poco pero eso no afectó a la realidad: un triste accidente que le hizo algo de daño. Lloró mucho para lo que fue y ponerle un cabestrillo , una exageración por parte del pediatra. La cosa es que a los pocos segundos de empezar a llorar, su madre estaba sobre mí haciéndome la ropa girones con las uñas. Era una mujer bella e inteligente, dócil, muy discreta. Podría decir que casi perfecta. Por eso me aterró tanto su reacción.

Ese día supe que al niño no podía pasarle nada por muy raro que fuese y por muchos escalofríos que me diese su forma de comportarse con todo el mundo que no fuese su madre. Ese cabrón nació con la sangre sin alma de los Pierrot y sabía jugar muy bien sus cartas desde bebé.

En el colegio era tan cruel que asustaba hasta a sus profesoras. Yo no podía permitir que su madre se enterase así que di orden de comunicarme a mí todo lo que tuviese que ver con el puto psicópata de nuestro hijo. Si el niño era perfecto y estaba feliz, no importaba un carajo lo que yo tuviese que hacer para que no les faltase nada. Ella siempre estaría ahí para cogerme la mano en una gala, la cintura en un baile y la polla en un pete. Pero un día desapareció sin más.

Le faltó tiempo a la madre para culparme de algo que  no podía demostrar. Algo que ambos sabíamos que tenía que ver con mis golferías. Intenté explicarle que son cosas que a veces pasan, que terminaría apareciendo, que se habría escapado con algún amigo y en mi cara supo ver que estaba mintiendo.

Esa mujer era el motor de mi casa, de mi vida entera también. Cuando las sombras de la tristeza y el rencor demacraron su rostro, la vida que yo llevaba empezó a parecerme una mierda a mí mismo. A mí que desde niño supe someter a grandes y pequeños con sólo pronunciar el nombre de mi padre. Incluso yo empecé a pensar que era una basura de persona.

Una tarde, después de pasarme el día entero buscando por todos los rincones conocidos de la ciudad, volví cansado y temeroso de la reacción de su madre al decirle que venía con las manos vacías.

No hizo falta verla para saber que la sombra de su pesar llenaba cada rincón de la casa. Olía a lágrimas y a gritos. El aliento de esa mujer había dejado un ambiente denso desde la entrada hasta la cocina, un hedor que dejaba claro que llevaba días sin dormir y sin comer, que había estado gritando al llorar. Las puertas y ventanas tenían las cortinas echadas.

Entonces fue cuando atravesó la casa en mi dirección arrasándolo todo con la fuerza de una avalancha. Sabía que iba a levantarme la mano y no me aparté esperando el golpe. No me importaba si lo acompañaban uñas en medio del viaje pero en su lugar, estampó en mi cara una cajita de cartón.

Fue la primera vez que llamé a la policía en mi vida.


Learntofly, Alegorn, Nimad Test and 3 people reacted
Citar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

Grabación de la Agente Especial Sigrid Mortensen para la Sección Midwest del FBI.

Placa número: OBDCAQ-99

Departamento Forteano del FBI: Casos Singulares.

 

[Se oye el rascar de la piedra de un mechero y una profunda exhalación...]

Reporte del día tres de la investigación de los hechos ocurridos en South Park, en la localidad de Fargo, Dakota del Norte. La caja de zapatos y los papeles de periódico que envolvían el dedo no nos han proporcionado ninguna pista. Tanto el departamento forense como el CSI coinciden en que, el pis de ardilla y la caca de perro han imposibilitado esta tarea, y las lluvias de los últimos días han terminado por estropear cualquier esperanza de conseguir ADN viable, si es que lo hubo alguna vez. El dedo gordo de un pie (―eso sí han conseguido deducirlo― con el equipamiento de miles de millones de dólares que nos sacan de las costillas al resto de contribuyentes, ejem) es de un niño, de un varón de unos 11 años y que ha sido seccionado en vida del individuo. La policía local nos reporta que ni los interrogatorios a los testigos y a los dueños de los comercios cercanos han dado ningún resultado positivo. Seguimos esperando el llamado de auxilio de la familia.

[Click. Se para la grabación. Se enciende otra grabadora]

[Mechero]

[Calada]

[Sorbo de una bebida]

Grabación de Sigrid para Sigrid.

¿Qué pasa colega?, ¿querrías dejar de hacer el puto subnormal y ponerte con esta mierda en serio? Como no resuelvas pronto este asunto la patada en el culo que nos van a dar esta vez, nos va a poner en órbita hacia Kamchatka, imbécil...

Pero las dichosas luces de colores llevan una semana bailando en extrañas coreografías. Quien quiera que esté detrás de esto tiene un sentido del humor muy retorcido, y me gusta. Ya no sé si lo soñé, pero anoche creí leer el título de la película "Dune" y las luces desparecieron formando la figura de un gusano...

Igual deberíamos dejar los psicotrópicos experimentales.

[Risas]

[Calada]

[Sorbo de café]

Oído cocina, Jefa.

¿Frufrú? ¿Dónde estás precioso? Ven con mamá, ♪ mami tiene una golosina para ti... ♫... Vamos chiquitín, hace mucho que no te veo, te necesito para que huelas una cosita... tengo un dedito gordito... ♪

[Se oye el 'click' de apagado de la grabadora]

Esta publicación ha sido modificada el hace 10 meses 5 veces por Learntofly

ResponderCitar
shadow_rokhan
(@shadow_rokhan)
Estimable Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 100
 
El regalo que le dejamos en la caja de cartón a ese cabron, debería bastar para que entienda que esta ciudad ya no le pertenece a su pretenciosa familia llena de vagos y haraganes bravucones; se que el niño no es el culpable de nada pero es el punto mas débil del maldito vago, su mujer esta vuelta loca buscando al pequeño psicópata pronto se lo hemos de devolver pero quizá le arrancaremos algunas partes mas para que sepan que vamos jodidamente enserio con esto. pero si nos aburrimos quizá también raptemos a su mujer, para luego enviársela por piezas.
 
Ese hijo de perra sabrá el error que cometió al meterse con nuestras familia, mato a mi hermano y tiro su cada ver al rio, ni siquiera pudimos darle cristiana sepultura, ese malnacido va a pagar, pronto cometerá un error y podremos matarlo porfin así nos libraremos de el y sus bravuconerías. 
Esta publicación ha sido modificada el hace 10 meses 4 veces por shadow_rokhan

ResponderCitar
shadow_rokhan
(@shadow_rokhan)
Estimable Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 100
 

Pronto incendiaremos la lavandería de su familia, es la fachada para negocios sucios, adentro del local se vende droga y se ejerce la prostitución, durante las primeras horas de la madrugada vamos a incendiar la lavandería con bombas molotov; eso debe golpearlo donde le duele, pronto estará sollozando para que termines con su miserable vida y la de asquerosa familia. 


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

Grabación de la Agente Especial Sigrid Mortensen para la Sección Midwest del FBI.

Placa número: OBDCAQ-99

Departamento Forteano del FBI: Casos Singulares.

[Se oye el rascar de la piedra de un mechero, una profunda exhalación y el entrechocar de cubitos de hielo en un vaso de cristal.]

Reporte del día ocho de la investigación de los hechos ocurridos en South Park, en la localidad de Fargo, Dakota del Norte.

Hoy he ido a la central de la policía local para saber si alguien ha puesto una denuncia por el secuestro de un varón de unos once años. Me comunican que sí, que se ha recibido una llamada en la Comisaría Nº 13 del señor Pierrot, un empresario, concejal de salud y filántropo de Fargo. En dicha llamada pide ayuda por la desaparición de su hijo Freddy y dice haber recibido un dedo gordo en una caja de cartón. Pero no dice nada de una llamada pidiendo rescate o condición alguna.

Bien, ante todo, quiero dejar constancia de mi queja por la ineficacia de las fuerzas del orden de esta bonita ciudad de Fargo ¿Acaso no cruzan datos con el FBI en estos casos, o con las demás comisarías, ya puestos a pedir? ¿Cómo es posible que existan otra investigación paralela y no me haya sido enviado el informe? En todo caso, aquí estamos, sin noticias de los secuestradores, con los miembros corporales de un niños desperdigados por la ciudad y una chapuza de investigación. Tendremos mucha suerte si el crío está todavía vivo, y será un milagro que sus padres puedan volver a verlo otra vez.

Mañana a primera hora iré al domicilio de los Hagen para interrogarles. Les pasaré el cuestionario del departamento forteano y repasaré sus declaraciones anteriores con ellos. Estoy casi segura de que los secuestradores han metido la pata. Hoy, en el USA Today, he leído la noticia de que una de las lavanderías de la cadena Pierrot's Laundry, que fue de Thomas Hagen hace años, ha sido incendiada durante la noche. La policía local tampoco ha relacionado estos hechos con el secuestro, ya que saben que la cadena de lavanderías fue absorbida por el complejo de Limpiezas Vásquez. Los Vásquez se hicieron hace seis años con las lavanderías de Tom Hagen y ahora las utilizan para lavar el dinero negro de sus negocios turbios: la prostitución y la fabricación de cristal y otras drogas sintéticas. Los Vásquez tienen el control de la distribución de estas drogas en el midwest y en los últimos tiempos han conseguido infiltrar el mercado de Saskatchewan y Manitoba en Canadá. Creo que tenemos un lío gordo entre manos. Sospecho que los Hagen están pagando por las fechorías de los mafiosos venezolanos, El Cártel de Barquisimeto como los llaman en Minneapolis.

[Se para la grabación. Se enciende otra grabadora.]

[Se oyen sucesivamente un mechero..., una calada..., el tintineo del hielo y un sorbo de la bebida]

Grabación de Sigrid para Sigrid.

Bueno querida, parece que ya tenemos un hilo del que tirar...

¿Dónde estás Frufrú, cariño...? Espero que te estés divirtiendo con alguna chucha de este mundo, bribón. Me da pánico pensar que hayan dado con nosotros... [sorbo..., calada..., exhalación...]

Menos mal que todavía podemos disfrutar de algunas cosas, ¿verdad querida Sigrid? aunque no lo hay como el hogar diría yo... ¡qué puta mierda joder! Estos imbéciles tuvieron que meter sus narices en mis asuntos... ven, ven, que estamos preparando unas naves interdimensionales que son una pasada, dijeron ¡Capullos! No tienen ni puta idea de lo han hecho al hacer ingeniería inversa de la nave de Roswell... ¡Subnormales! Se la traen a la base de Nekoma a hacer sus jodidos experimentos de mierda ¡y se cuelan en mi casa a joderme la vida! a tentarme a mí con la conquista espacial... Yo, que me he escondido aquí por milenios y solo he salido a buscar a alguna Proserpina nativa de vez en cuando. Cosa rara, ahora que tengo un cuerpo humano me siguen atrayendo las mujeres, pero también los hombres, pansexualidad creo que lo llaman..., ¡qué cuerda de locos estos humanos y sus etiquetas! Se folla lo que se puede y punto final, ese podría ser mi lema.

¿Frufrú? espero que preñes alguna podenca, je, je,... porque nos vendrían de perlas las habilidades olfativas infernales de una jauría en estos casos...

[sorbo..., calada..., exhalación...]

 

Esta publicación ha sido modificada el hace 10 meses por Learntofly

ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 127
Iniciador de tema  

Diez años han pasado desde aquella llamada. Necesitaba toda la ayuda posible para poder dar con el chiquillo si no quería que su madre terminase hundiéndose por completo y me arrastrase con ella al pozo en el que estamos. Estoy seguro de que si no hubiese bajado la guardia en ese momento, podría haber evitado todo lo que vino después. Qué importa si se trataba de aliens, demonios, fantasmas o el puto big foot. Con la mente en condiciones era capaz de colocarle una bala en la sién al mismísimo jehová y empujársela hasta el fondo del cráneo con la punta del nabo.

Todo lo demás me pilló tanto por sorpresa que no pude hacer más que dejarme hundir en este montón de mierda. Lo que nunca quise admitir hasta hace unos días es que ese puto chaval de algún modo, consiguió darle la vuelta a la tortilla de la situación. No era más que un niñato al que no le habían salido los granos. Retorcido, extremadamente inteligente y con un poder de manipulación exagerado para un niño, pero un niño a fín de cuentas. 

Para su madre y por lo tanto, para mí, ese pequeño demonio sufrió lo indecible durante algún tiempo hasta que por fin se lo terminaron cargando y lo hicieron dormir con los peces. Invertí todos mis recursos y contactos en vengarme de cualquiera que alguna vez hubiese cruzado su mirada con la mía. La polvareda que levanté en la ciudad rebuscando a mi hijo arrasó con varios grupos empresariales a base de bala pura. Las familias emergentes que tanto prometían en el comercio de nuevas drogas, desaparecieron hasta el punto en que nadie recuerda hoy sus apellidos. La ciudad se sumió en una especie de guerra civil encubierta que drenó sus recursos. El caos llegó a límites del absurdo, se convirtió en un cadáver putrefacto adornado con luces bonitas que avisaban desde la lejanía de su toxicidad hasta que llegaron ellos.

Esas cosas se movían como sombras en medio de la noche, de casa en casa a través de los tejados, convirtiéndo a los temerosos vecinos en sacos de piel y hueso sin forma. Al menos así ya no tendrían miedo.

Sin darme cuenta conduje las riendas de una población a la que antes protegía, hacia las fauces de las bestias sin forma que roían las entrañas de nuestra civilización. Ocultos entre las sombras esperaron el momento adecuado para darse a conocer cuando ya era demasiado tarde. 

Y el puto niño estaba al frente...

Lo reconocí diez años después: cojeaba, estaba más alto, su pelo ni siquiera era el mismo pero sé que era él. Tenía esa mirada tortuosa de los Pierrot con el toque de locura de su madre. 

Dirigía una suerte de batallón de sombras que marchaba por las calles del polígono industrial del puerto. Se les veía decididos a provocar cambios, que tenían una misión de carácter expeditivo. La calle principal se llenó con las sombras de un ejército brumoso que marchaba al son de un único ritmo: Los pasos de ese jovenzuelo de apenas veinte años que al verme asomado entre los recovecos de una de las decenas de naves abandonadas, paró al batallón a sus espaldas y me gritó directamente.

— Date prisa viejo—. Gritó dirigiéndose claramente a mí— No querrás perderte lo que viene ahora.


ResponderCitar
shadow_rokhan
(@shadow_rokhan)
Estimable Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 100
 

Ese pequeño psicópata aparentemente es mas duro de lo que pensábamos, le amenazamos con raptar a su madre para desmembrarla y dársela de comer para que estuviera satisfecho por días. El maldito mocoso solo nos replico que la cocináramos bien o le daría indigestión es un pequeño bastardo pero podría sernos mas útil de lo que pensamos, quizá debamos usar esa locura que parece tener el mocoso; para nuestro beneficio quizá cuando desarrolle el síndrome de Estocolmo lo soltemos para que comience a delinquir para joder a su padre.

Quizá podamos hacer que junte a un grupo de locos que lo siga para cometer mas crímenes, una vez que este bien hundido en el barro revelaremos su identidad así joderemos a su padre y lo hundiremos en mierda hasta el cuello, eso seria lo suficientemente divertido pero habrá que esperar un tiempo mas hasta saber cuanta locura puede guardar dentro de si un crio que ni siquiera tiene barba.

Quizá después si raptemos a su madre para que nos de información acerca de otros negocios sucios de su maridito o quizá hable si le ofrecemos ver al maldito bastardo. Esos malditos Vásquez han resentido la destrucción de su lavandería perdieron varios kilos de metanfetaminas y dinero, aparte de los infelices que trabajaban para ellos, ardieron como leña seca adentro de la lavandería; así aprenderán a no infectar nuestra ciudad con su mierda adictiva para los jovenes.


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

@coquinartero, ¿Pero qué has hecho? Diez minutos me ha durado el personaje ¡¡DIEZ MINUTOS!! Y ya estamos metidos hasta las cejas en una sezta, maremíaaa... xD


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 127
Iniciador de tema  

@learntofly life sucks¡¡¡ no... ahora en serio. El inicio es una parte de un cuento más largo que acabo de terminar en crudo y lo que tengo desarrollado me influencia un poco haciéndome dar estos giros rarunos. espero no romperles demasiado la cintura

 


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

@coquinartero, Se hará lo que se pueda, pero si ya lo tienes escrito va a ser jodidillo seguirte el paso, en finch, me inventaré algún otro personaje a ver por dónde salgo ♥


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

@coquinartero, Corregí mi error. Al menos ahora parece que hablo de la misma persona. He vuelto a leer tu primer post y tengo la sensación, sutil como una patada en las costillas, de que lo querías ambientar en España, quizá en Canarias, no sé... Igual tengo que destinar a mi detective a otro lugar como castigo por su incompetencia..., o lo dejamos en Fargo y vamos tirando con eso. Ya me cuentas.


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

Grabación de Sigrid para Sigrid.

[Se oye el rascar de la piedra de un mechero, una profunda exhalación y el entrechocar de cubitos de hielo en un vaso de cristal.]

Pues aquí estamos, diez añitos han pasado... ♫ ...las nieves del tiempo blanquearon mi sien... ♪

Licenciada con honores del FBI. Con un despacho en la Avenida 13, una mesa de roble, una silla de piel, unos pocos clientes, tres mudanzas para esconder que no envejezco como el resto del mundo, café, cigarrillos, whiskey del bueno y Caraculo lamiéndome la mano. No está mal; no señor.

[Calada..., exhalación...]

Desde que el íncubo-extraterrestre infernal me poseyó mientras le interrogaba para un caso singular en la base militar de Nekoma, esto no ha hecho más que empeorar. Fargo ha quedado hecha una mierda. Una puta escabechina es lo que ha hecho el tal Pierrot. Y digo yo que los wetiko estarán contentos, menudos fiestorros se habrán montado con tanta sangre y violencia al por mayor. Se ha empleado bien a fondo ese pedazo de mamón. Se llevó por delante a los de Barquisimeto, a toda las mafias del midwest y solo le ha faltado comerse a la abuela de Caperucita, menudo lobezno el tal Pierrot...

[Sorbo... calada...]

Y los gilipollas de Nekoma huyendo al Pentágono cual princesas en apuros, a llorarle a mamá..., más les valdría ir a chupársela a los de Blackwater. Ahí no hay mierdas que valgan, le meten fuego a todo y santas pascuas. Liquidan los problemas por la vía expeditiva. La gente del gobierno (de cualquier gobierno si vamos al caso), no saben más que marear la perdiz.

[Calada... exhalación...]

Pero mira que se lo dije clarito a esos imbéciles, o se lo quise decir al menos. Que si llamas a las puertas del Infierno (o a la Cuarta Dimensión, que viene a ser lo mismo) pues puede que te lo encuentres ocupado. Y que también es posible que no te reciban con los brazos abiertos, coño, que para algo nos hemos escondido allí durante milenios no te jode...

Pero no, encuentran una puta llave y van por ahí reventando puertas a ver si dan con algún tesoro. Son de lo que no hay. Y luego, cuando encuentran la cerradura que encaja, se cuelan hasta la cocina, te sacan de los pelos, te secuestran, te meten en esos tubos de metacrilato en sus celdas subterráneas y se pasan la vida interrogándote, cortándote a lonchitas y exprimiéndote los jugos como a un limón, qué pedazo de mamones son...

Pues ahí tienen el resultado, toda una puta raza de híbridos de íncubo-extraterrestre y humano dando por saco. ¡Menuda receta cinco estrellas Michelín! ¿Y a quién vienen a pedir ayudita luego? Pues claro, a menda..., como si yo no estuviera aquí de prestado, en el cuerpo serrano de doña Obedece-a-Q Ocho-por-cuatro.

Que vamos, por mí vale, me cargo a todas las sombras espectrales que haga falta. Pero es que últimamente se están organizando...

¿Y no viene el padre del crio de los dedos desmochaos, el mendrugo ese del Pierrot, y me pide que investigue a la criatura? Que dice que se parece a su nene el que va liderando la tropa nocturna... ¡Santa Sucubina de los Infiernos! ¡Qué cruz con esta gente!

Pero bueno, el tabaco y el whiskey no se compran solos, así que iré a ver qué cojones anda haciendo el cojo de Salcedillo...

Por cierto, Sigrid, hija, la dieta nos está dejando transparentes otra vez y no ganamos para maquillaje, el día menos pensado vamos a tener que ir vendados como el Hombre Invisible.

[¡Cállate y toma otro trago, pedazo de mierda! Y quiero que te tires al de la mudanza, que hace ya quince días que no le das caña al cuerpo, ¿te enteras? Pues eso...]

A la orden, reina mora.

[Trago... calada..., exhalación...]

Menos mal que los perros infernales son tan leales como los comunes de aquí arriba. Ahí está Frufrú, el perro invisible de tres cabezas en misión secreta. Lo tengo investigando en los laboratorios de la base militar. Apuesto las domingas estas tan majas que tengo, a que hicieron cositas feas con mi semen infernal y que de ahí han salido esos engendros...

Ven aquí Caraculo, chiquitín..., ven aquí cosita linda...

Frufrú ha debido beneficiarse a la perra más fbirria del chuchoverso, porque Caraculo es feo de cojones. Es feo hasta para mí, que ya es decir.

[Calada..., trago..., suspiro de placer...]

Esta publicación ha sido modificada el hace 10 meses 2 veces por Learntofly

ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 127
Iniciador de tema  

Que en el fondo el ser humano se deja llevar mortalmente por las apariencias, resulta ser algo indiscutible. Nunca antes la mirada de un niño pudo ser tan engañosa y aún así jamás llegaron a darse cuenta de que lo mío se salía de los límites.

Mi madre significó un papel muy importante dentro del plan. Siempre estaba dispuesta a agriar su rostro ante cualquier afrenta a lo que un día fue sangre de su sangre y gritar con fuerza “¡Pero si solo es un niño!”. Durante años dio forma a un disfraz perfecto que no se sostendría mucho más tiempo. Por eso, a los nueve años tuve que poner en marcha la siguiente parte del plan.

Mi padre, que no era más que un saco sin fondo donde hacer desaparecer toda moralidad hasta convertirla en nada, sería quien abonase las calles de la ciudad para convertirlo en el hogar de la primera ola: mi ejército de avanzada.

Esta vez, por una vez por fin he conseguido esquivar las pesquisas de Sigrid hasta ser lo suficientemente grande como para negociar una invasión discreta e inevitable hasta hacernos con todo el planeta. La muy zocata parece que en vez de hacer su función de agente de tránsito, lo que quiere es quedarse el resto de sus días privando, fumando y fornicando con animales hasta que la especie humana se deshaga por sí sola. A ver: serían unos pocos cientos de años más pero estoy harto de esperar.

Nacimos para conquistar realidades enteras y amoldarlas al sacrosanto trasero de nuestro creador, no para que su culo de “trepa” se apoltrone mientras los demás hacemos todo el trabajo.

Helo aquí pues, el malogrado general Pierrot reducido a una ridícula porción de lo que algún día fue, mirándome con cara de cordero descarriado y hambriento de alguna explicación razonable a lo que está por venírsele encima.

Primero pienso regalarle la vista con el derrumbe simultáneo de los edificios más grandes del centro. Desde una cierta distancia debe ser un espectáculo maravilloso. Después, entre las ruinas, le dejaré marchar a contarle a mi madre (a día de hoy, una carcasa vacía de mente y emoción), que su querido hijo no está muerto. Que ahora es un monstruo que guía monstruos por las calles del infierno en la tierra y eso me regocija pues, las emociones humanas resultan tan exóticas y cambiantes… esta última etapa de mi vida se ha tornado en uno de esos pasos que convierten el camino en una meta más dulce que el propio destino. ¿Será eso lo que tanto atrae a Sigrid de este lugar?

¡Cómo le ha gustado siempre ser el pez más grande del barril!

En fin… he levantado tanto polvo que no tardará en mandar alguno de sus chuchos para convocarme a una reunión. Me pregunto qué aspecto tendrá después de tantos años. Me pregunto muchas cosas y elaboro planes demasiado complejos.

A lo mejor es que necesito unas vacaciones.

 


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 181
 

Grabación de Sigrid para Sigrid.

[Se oye el rascar de la piedra de un mechero, una profunda exhalación y el entrechocar de cubitos de hielo en un vaso de cristal… Sorbo… tintineo… ronquido… Zzzzz…]

Estoy mirando una linda calabacita, tersa y brillante... pero qué bonita es, tan redondita, tan naranja, tan mona ella. Con sus rizomitas encaracolados, con sus hojitas verdes, súper verdes…, tan cerquita de esas calabazotas…, papá y mamá, supongo. El calabazote de al lado tiene careto de enfadado y un bigotazo rizómico que me hace recordar a Dalí. Parece mirarme con reproche y yo pienso para mí: «Eh, macho, que no tengo intención de comerme a la nena, ¿eh? Qué te habrás creído…»

Pero no es el único que tiene puesta su atención sobre mí. Cuando levanto la mirada ―aunque sigo arrodillada con el culo en pompa admirando a calabacita― veo que hay tres hectáreas de calabazas, en su punto óptimo para cosechar, que me observan furiosas.

Vaya tela ―me digo―, aunque ni un sonido sale de mi boca.

Como soy más tonta que Abundio, me levanto y hago una reverencia al sembrado de calabazas, como pidiendo perdón, como si mirar calabazas pequeñitas fuera un delito. Aun así, creo que este gesto me ha salvado la vida… yo qué sé. Esto es muy raro, joder.

Vuelvo a dirigir mi atención a la calabacita, que se me ha quedado mirando también. Desafiante, con las hojitas superiores en jarras y con las hojas rastreras de los pies dando golpecitos impacientes en el suelo. No entiendo qué me quiere decir. No conozco el lugar, ni sé cómo he llegado allí, así que no puedo tomar el camino de vuelta. Se lo hago saber con mímica, pero no creo que me entienda… Pero ahora calabacita me mira mientras señala con uno de sus bracitos-hoja una cabaña destartalada. Entiendo que debo ir allí para guarecerme de algo. Puede que de algún monstruo roba-calabazas con pinta humana que ande acechando el sembrado, yo qué sé...

Acepto la sugerencia de calabacita y como tampoco es que esté tan cerca la casucha, me dispongo a correr hacia allí. Y menos mal que me he movido, porque todas las calabazas del sembrado a la vez, han empezado a cortar los tallos que las mantienen unidas al suelo y han salido en peregrinación naranja hacia el granero de madera que se divisa un poco más allá de la cabaña. Con la poca luz diurna que queda, corro a trancas y barrancas como si no lo hubiera hecho en mi vida. Voy esquivando calabazas andarinas en una carrera de obstáculos en un mundo naranja… esto puede parecer idílico, pero no lo es: el naranja, según en qué circunstancias, puede ser un color aterrador…

Según me voy acercando a la cabaña alcanzo a ver, justo detrás de ella, que al lado del granero hay un cartel metálico. Es uno de esos verticales, como los de las carreteras, más viejo que la tos, y que pone: “Fargo. Granja de Calabazas Auto-cosechables, Monsantito Inc.”, con una fuente muy anticuada, en rojo y negro, con los colores desgastados por la lluvia y sol.

Unas calabazas verdes y pepinudas que vienen rodando se enredan en mis piernas y me derriban. Me pasan por encima unas calabazas de doscientos kilos que me dejan magullada hasta en el carnet de conducir. Me levanto en cuanto diviso que la siguiente oleada está a unos segundos de distancia y que puedo correr (más bien arrastrarme) hasta el porche de la cabaña. Llego a la casa a duras penas, con los codos y las rodillas en carne viva. Entro y tranco la puerta con un travesaño, que al parecer es lo más sofisticado en seguridad que hay por esos andurriales.

Adentro solo hay una mesa, un par de sillas y una colección de herramientas destinadas a la cosecha y el tallado de las calabazas, supongo. Como no encuentro qué hacer, miro a través de los sucios visillos.

Las sorpresas no paran por aquí…

Veo que viene un tipo a toda velocidad. Ha salido del granero montado en una motocicleta calabacil estilo chopper, con la rueda trasera enorme, como un queso emmental. El chasis está hecho con aperos de labranza y las típicas tablas que todo americano tiene en casa para clavetear las ventanas en los días de tornado.

El tipo que la maneja es el mocoso de los Pierrot. Su cabeza está tallada en una calabaza, pero seguro que es él. Tiene una horqueta en la mano derecha y lleva puesta la puta camiseta a rayas negras y rojas de Freddy Krueger.

El sol naranja se ha escondido por fin, lo que es un alivio para mis ojos, pero ya no se puede ver un pimiento; salvo eso, todo bien. No he encontrado en la cabaña con qué hacer un mísero fuego y empieza a hacer un frío que pela. Me asomo a través de los visillos y lo que veo casi me tumba de culo de la impresión. Toda la cosecha de calabazas ha salido del granero como si hubiera ido al salón de belleza. Todas están talladas con los más horrendos gestos y están iluminadas por dentro con algún tipo de vela o fuego interior.

Y se acercan a la casa caminando con parsimonia, como si tuvieran tiempo de sobra…

Sospecho que, a falta de gente que venga a comprarlas para celebrar Halloween, han decidido tallarse a sí mismas y celebrarlo a su rollo. Pero se lo han tomado tan en serio que han debido convocar un aquelarre infernal y están todas poseídas…, o posesas, como se diga.

El niñato-calabaza de los cojones lleva dadas varias vueltas a la cabaña y ahora va expeliendo fuego por las orejas como el motorista de la peli esa de Nicholas Cage.

A ver, no es que tenga miedo a que me hagan nada, yo qué sé, nunca supe de unas calabazas asesinas que pudieran matarte en sueños ni nada así.

Lo que de verdad me da miedo es que sé que estoy soñando y no puedo despertar…

¿Caraculo, estás ahí?

 

                         

Esta publicación ha sido modificada el hace 10 meses por Learntofly

Alegorn and Alegorn reacted
ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 127
Iniciador de tema  

Ahhhhh El dulce olor de la civilización ardiendo. La melodía del sufrimiento. La suavidad del tejido de la capa de la muerte que se viene tan callada…

Ver la ciudad entera envuelta en escombros, polvo y palomas de fuego que aletean entre las nubes de humo negro alzándose hasta el cielo ¿No te resulta extrañamente embriagador?

De verdad que no entiendo porqué no me reconociste antes. No te molestes. El bicho ese no va a volver a lamerte la palma de las manos. De todas formas una aberración como esa no merecía siquiera estar viva.

Iba a decirte que no tenías porqué incorporarte en mi presencia (así de humilde soy). Tiene gracia que de todas formas no puedas hacerlo. Te pesan los brazos ¿Verdad? Me ha resultado casi imposible encontrar la substancia adecuada para dejar fuera de juego a unos seres como nosotros, Sigrid. Sin embargo, una vez encontré el pajullo blanco, hacer que te lo tragaras fue demasiado fácil. Tía, en serio. ¡ Cómo tragas¡

¿A qué…? Joder Sigrid ¿A qué cojones estás jugando? Llegaste aquí con una misión ¡Yo vine para lo mismo¡ Nadie te dio permiso para pasarte 20 vidas jugando a ser persona y a hacerme la existencia imposible con excusas baratas, pero ahora has bajado la guardia. Ahora no me vas a poder parar porque estoy harto de los mortales, el aire, las casas, su voz, esa ridícula máscara que llevan para esconder lo podrida que tienen el alma…

No sé qué hacer contigo, Sigrid. Mientras dormías recordé la imagen de un toro eviscerando a un caballo de una cornada. Es una opción. Solo hay que hacer un buen tajo y las tripas salen solas y se expanden sobre la tierra por su propio peso. Contigo sería interesante porque el contenido debe ser inflamable. A ti eso no puede matarte pero sería un escarmiento glorioso hasta que encuentres como arreglar el desastre. Después observé durante un rato la planta de tus pies y mientras me decidía, hice que una de mis sombras te los pelase del talón a la punta. Solo la suficiente piel como para poder depositar algunos huevos entre los tendones. Yo mismo volví a coser las lonchas. Cuando despiertes lo notarás un poco más. Las larvas deben haber salido y las oigo escarbar.

¿Por qué me miras así?

Hostia ¿En serio? No me reconoces… Sigrid, Sigrid… deja de intentar moverte que al final te va a doler. No me lo puedo creer pero en cierto modo eso lo explica todo. Que me hayas dejado llegar tan lejos esta vez. ¿Cuánto hace que no comunicas? Deben pensar que te han tirado a un volcán o algo. Me extraña que no hayan mandado a nadie más. ¿Acaso ha cambiado algo y no me he enterado?

Mírame Sigrid: si la cosa es como estoy pensando, puedo terminar haciéndome dueño del planeta entero. No sólo este inmundo agujero maloliente, apartado de donde está el verdadero control, el verdadero poder.

No podrás notarlo pero me encanta la manera en que las agujas de punto te entran en el codo. Desarmar tu cuerpo es la sal del enorme filete que me estoy preparando.

No me culpes. Tú harías lo mismo. ¿Es eso una sonrisa lo que veo? Podrías quedarte con una parte si después de todo te portas como es debido. Me vendría bien alguien con tus habilidades y… bueno… ya sabes. Difícil de matar.

Por cierto. He encontrado las grabaciones y las cartas que escribes para ese grupo de internet. No he podido oír nada aún y me da que va a ser algo muy interesante cuando encuentre el aparato. Las cartas son otra cosa… esas cartas… ¿Cómo es posible que conozcan la existencia del simbionte, la cofradía, el viajero… Carcosa? Definitivamente me gustaría investigarlo un poco.

Espero que no te importe que participe desde las sombras mientras extiendo los tentáculos por el mundo pues, está resultando ser un magnífico principio del fin.

¿Hacemos lo del caballo entonces? No te hagas la tonta. Sé que puedes hablar. Te oí llamar al bicho ese antes. Venga, di… el caballo ¿Sí o no?


ResponderCitar
Página 1 / 2
Compartir: