Justin Gerard & The Hobbit

Justin Gerard & The Hobbit | Noviembre Nocturno 1

Justin Gerard & The Hobbit

Justin Gerard es uno de los mejores ilustradores conceptuales de fantasía. Así lo demuestra su enorme trabajo dedicado a El Hobbit. Pocas veces ocurre, ya que estamos acostumbrados a referenciar el innegable poderío de Tolkien en todo lo que supone fantasía épica, y esto suele derivar en los habituales enfrentamientos entre los puristas de su obra y todo aquel que trata de plasmarla más allá de las fronteras de la palabra escrita… Humildemente afirmamos que Gerard es uno de los pocos ejemplos que parecen hechos a la medida de “El Hobbit”. De algún modo este hombrecillo se adentró en la mente del Maestro Tolkien y le arrebató su fantasía… De hecho, esta ilustración representa uno de los más emblemáticos fragmentos de la obra:

 

“En este mismo momento Bilbo se detuvo. Seguir adelante fue la mayor de sus hazañas. Las cosas tremendas que después ocurrieron no pueden comparársele. Libró la verdadera batalla en el túnel, a solas, antes de llegar a ver el enorme y acechante peligro. Luego de una breve pausa, se adelantó otra vez; y podéis imaginaros cómo llegó al final del túnel, una abertura muy parecida a la puerta de arriba, por la forma y el tamaño: El hobbit asoma la cabecita. Ante él yace el inmenso y más profundo sótano o mazmorra de los antiguos enanos, en la raíz misma de la Montaña. La vastedad del sótano en penumbras sólo puede ser una vaga suposición, pero un gran resplandor se alza en la parte cercana del piso de piedra. ¡El resplandor de Smaug! Allí yacía, un enorme dragón aureorrojizo, que dormía profundamente; de las fauces y narices le salía un ronquido, e hilachas de humo, pero los fuegos eran apenas unas brasas llameantes. Debajo del cuerpo y las patas y la larga cola enroscada, y todo alrededor, extendiéndose lejos por los suelos invisibles, había incontables pilas de preciosos objetos, oro labrado y sin labrar, gemas y joyas, y plata que la luz teñía de rojo.»

 

 

Dragon Concept Art by Justin Gerard

Dragon Concept Art by Justin Gerard

 

 

«Smaug yacía, con las alas plegadas como un inmenso murciélago, medio vuelto de costado, de modo que el hobbit alcanzaba a verle la parte inferior, y el vientre largo y pálido incrustado con gemas y fragmentos de oro de tanto estar acostado en aquel valioso lecho. Detrás, en las paredes más próximas, podían verse confusamente cotas de malla, y hachas, espadas, lanzas y yelmos colgados; y allí, en hileras, había grandes jarrones y vasijas, rebosantes de una riqueza inestimable.
Decir que Bilbo se quedó sin aliento no es suficiente. No hay palabras que alcancen a expresar ese asombro abrumador; desde que los Hombres cambiaron el lenguaje que aprendieran de los Elfos, en los días en que el mundo entero era maravilloso. Bilbo había oído antes relatos y cantos sobre tesoros ocultos de dragones, pero el esplendor, la magnificencia, la gloria de un tesoro semejante, no habría llegado nunca a imaginarlos… El encantamiento lo traspasó y le colmó el corazón, y enseguida comprendió el enfervorizado deseo de los enanos; y absorto e inmóvil, casi olvidando al espantoso guardián, se quedó mirando el oro, que sobrepasaba toda cuenta y medida…”

J.R.R. Tolkien , El Hobbit, 1937

 

 

The Battle of Five Armies by Justin Gerardthumb

The Battle of Five Armies by Justin Gerardthumb

 

 

Incluso si arrancáramos al pequeño hobbit de la escena, este enorme reptil seguiría mereciendo un puesto de honor en el imaginario de los amantes del género. Gerard consigue mantener de algún modo todo su poder de icono referencial, como si un centenar de narraciones confluyeran en esta imagen.

 

Por supuesto, muchos podrían seguir identificando al terrible Smaug en la escena, los más puestos reconocerían rápidamente las referencias al mundo de los Enanos, incluso el propio Gerard reconoce en su Blog que se fijó en otros grandes maestros ilustradores como Donato Giancola, David Wenzell, Allen Lee o John Howe. Pero su elaborada adaptación al trabajo de Tolkien merece una mención aparte. Porque de algún modo consigue trasladar esa mágica calidez que uno sólo puede asociar a un mundo repleto de magos, hobbits y enanos; un mundo bañado por la luz maravillosa y terrible que aúna a la perfección las fantasías de nuestra niñez con los más oscuros secretos de La Tierra Media.

 

 

El Hobbit by Justin Gerard

El Hobbit by Justin Gerard

No Comments

Post a Comment

18 − 18 =

Uso de cookies

Los Primigenios nos obligan a advertir que este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de sectario. Si continua navegando está dando su consentimiento para la invocación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: