Forum

Avisos
Borrar todo

Sombras de Kadazra


NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Miembro Admin
Registrado: hace 7 años
Respuestas: 59
Iniciador de tema  

Sombras de Kadazra es una narración épica de los tiempos de auge y caída del glorioso Imperio del León y la llegada de la siniestra Guerra de las Sombras, una compilación de historias y mitos de los continentes ancestrales. La vasta y poderosa tierra que según la leyenda fue gobernada por los primeros artesanos del mineral de Ankar. 

 

Cuentan que a esta piedra preciosa se le atribuían propiedades mágicas y que llegó a ser el centro del comercio y la prosperidad de la civilización más poderosa jamás construida sobre el mundo. 

 

Y durante mucho tiempo nadie supo qué fue de sus alquimistas, pues pocos vestigios quedan de aquellos días… Incluso siglos después no se prestaba demasiada atención a los extraños símbolos que aún se conservaban grabados entre las ruinas. 

 

Su legado nos fue arrebatado de la noche a la mañana, como si la historia se los hubiera tragado para siempre. 

 

Con ellos se perdió la sabiduría necesaria para controlar el Ankar, sus secretos fueron olvidados y el desconcierto posterior provocaría graves escisiones, nuevas alianzas y enfrentamientos entre elfos, enanos, aurgos (orcos, duendes, ogros y goblins) y humanos, que terminaron por disgregarse en una maraña de tribus nómadas y asentamientos inestables, compitiendo por el control de del territorio en una interminable guerra de desgaste. 

 

Durante los siglos venideros, la supervivencia del más fuerte era la única ley que regía en los antiguos continentes.Las distintas tribus recuperaron poco a poco algunos ingenios ankarianos, dominaron nuevas técnicas de agricultura y ganadería y con la reaparición de diversas formas de escritura, surgieron las primeras crónicas de los Señores de la Guerra, que construyeron fortalezas sobre las ruinas de los antiguos mitos, trazaron fronteras en sus dominios y tomaron para sí los símbolos de sus dioses protectores. Pero insistían en conquistarse los unos a los otros. El sistema feudal y las luchas por la prevalencia de las líneas de sangre provocaban enfrentamientos que se heredaban durante generaciones. Las Guerras Apátridas se enquistaron… 

 

Hasta que llegó El Gran Unificador, un joven e impetuoso señor, que decía ser descendiente de los grandes dioses del ánima, que habían tomado la forma del León sagrado. Así se forjó el mito de Konnor el implacable, fundador de la nueva alianza, que reunió a las casas más jóvenes en torno a su carisma y logró alzarse aplastando uno a uno, con paciencia e inteligencia, a todos sus opositores. 

 

La mesa conciliar del Primus Argentus se estableció como sistema de gobierno, allí se ofreció asiento a los doce nuevos líderes de La Unificación y aunque el voto era igualitario, el título de emperador y el veto, seguían en manos de Connor. En pocos años el Imperio del León se había consolidado para gloria y gracia de los victoriosos. 

Sin embargo, los cadáveres y rencillas se amontonaban en el camino. De los caprichos del emperador nacieron nuevas disputas y venganzas que el poder incontestable de la unificación mantenía ocultos, porque mientras proliferaran el comercio y la industria del Ankar, la mayoría miraba para otro lado. Los cultos organizados empezaron a olvidar a los dioses del Ánima. Aparecieron Legislaciones y ordenaciones que se impusieron con relativa paz, se retiró el polvo de los tomos de la Ciudad Biblioteca del Arca, y los frutos del milagroso Ankar vieron nacer un nuevo mundo, especialmente para quien estuviera dispuesto a hacer los sacrificios adecuados…

 

Y así llegamos a los días del ocaso de Connor, se rumorea que murió por su propia mano, solo y atormentado. Lo inesperado de este evento, pilló desprevenidos al resto de miembros del Consejo, que solo podían pensar en la inestabilidad que provocaría esta nueva situación. Más preocupados por sus rencillas internas, por mantener y aumentar sus parcelas de poder, descuidaron la terrible conspiración de La Sierpe, la estirpe de Pegana, que humillada por Konnor en el pasado, aguardaba con paciencia su momento. 

 

Sus hechiceros habían pasado mucho tiempo estudiando las cualidades y secretos del Ankar Oscuro, así entraron en contacto con entidades de otros mundos y de su odio, de su ambición y desesperación, nació el nuevo culto del Sueño del Leviatan… Una criatura primigenia que aguardaba soñando más allá del tiempo y el espacio. Y la muerte de Connor solo era el primer paso, una chispa en la oscuridad, que alentaría las llamas del infierno sobre la tierra. La sierpe reunió a las grandes casas en la sala conciliar, asesinaron a sus líderes y abrieron portales a lo largo y ancho del occidente de Kadazra. Un ejército incontestable se adentró en nuestro mundo… Había dado comienzo La guerra de las sombras. 

 

https://www.youtube.com/embed/ye7LnO3EQ2w

 

 

Este tema fue modificado hace 2 días por NoviembreNocturno

Citar
Fasa_Ape
(@fasa_ape)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 11 meses
Respuestas: 65
 

La adusta fortaleza enana de Castelnuovo, se alzaba en la ribera más septentrional del río Escarcha.

Ya antes de la caída, era una importante zona de extracción y tráfico de Ankar, tras siglos de abandono, los enanos reclamaron la fortaleza, pasando las siguientes décadas reconstruyendo y mejorando las defensas.

Osber, mandaba la guardia en la puerta norte, era un trabajo importante, la ruta comercial que unía la ciudad de Asbalona con Tempes, cruzaba el río Escarcha por esa zona.

Osber, taciturno como siempre, apoyó su jarra de cerveza en el parapeto, aun a pesar de la bien conocida habilidad enana para la mampostería, sus nuevas obras y reparaciones parecían trabajos de aficionados en comparación con el trabajo de los antiguos.

Osber oteo el horizonte, este era un destino prestigioso, pero aburrido, las rutas comerciales se mantenian abiertas prácticamente solas, sobre todo tan cerca de Castelnuovo.

Un seco empujón sacó a Osber repentinamente de sus pensamientos, ¿quién coño se atrevía a empujar al jefe de la guardia?.

Osber  palpo sorprendido algo frío y afilado que le sobresalía del pecho, miró hacia abajo, la dorada cerveza de su jarra se había vuelto de un oscuro color tinto, ¿pero que coño? pensó Osber,.

Trató de volverse, justo cuando las rodillas le fallaron 

A su espalda, las campanas de alarma empezaron a repicar, las nubes de humo se alzaban del barrio de los toneleros hasta la capitanía, Castelnuovo ya había caído.

Esta publicación ha sido modificada el hace 2 días por Fasa_Ape
Esta publicación ha sido modificada el hace 20 horas 2 veces por Fasa_Ape

ResponderCitar
Compartir: