Forum

Avisos
Borrar todo

Poetas del lado oscuro

6 Mensajes
2 Usuarios
0 Likes
102 Visitas
lazaro_a_g
(@lazaro_a_g)
Active Member
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 3
Iniciador de tema  

Hola a todo el mundo... Llevo bastante tiempo siguiendo en IVOOX a los compañeros Noviembres, pero nunca había participado aquí. A raíz de la cortesía de Alberto y Alva, que han tenido a bien, valorar y leer mi relato FENIX en Twitch, me he animado a proponer algo por este foro.

Un medio en el que llevo mucho tiempo escribiendo, como es la poesía, y que utilizo como  terapia para liberar demonios y tristezas, lo considero que no está lejos del romanticismo gótico y del terror, y por ello, deseo preguntar acá si es posible subir de vez en cuando algún poema acorde con la línea de esta web. De hecho, escritores como Poe o Lovecraft, se han manejado alguna vez en este género: Hongos de Yuggoth o El Cuervo. Creo que aportaría belleza, pues en la oscuridad también la hay, y sería tal vez interesante. Queda plantada mi propuesta a la espera de opiniones... 


Citar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Estimable Member Admin
Registrado: hace 9 años
Respuestas: 73
 

Palantir con todo Lázaro, que dé comienzo el ritual! De hecho, yo mismo añadiré algunas de poesías... 


ResponderCitar
lazaro_a_g
(@lazaro_a_g)
Active Member
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 3
Iniciador de tema  

@noviembrenocturno  Pues allá voy con una... Esta poesía tiene unos añitos, y recuerdo que me visitaron las musas después de ver la versión cinematográfica de "From Hell" de Alan Moore, con el tío Deep como investigador aficionado a los opioides... o sea, que es un homenaje al cafre de Jack El Destripador... va por ustedes:

 

PINTANDO COMO JACK

 

Bizquean sus ojos y se inflama la sangre de sus sienes.

Lucha su pulso vital contra la tenaza de mis manos.

Aprieto un poco mas grabándole bien mis callos

y cruje su cuello sedoso como cáscaras de nueces.

 

Los violáceos labios exhalan unos átomos de aliento.

Me acerco a su rostro olisqueando la muerte.

Se ha diluido su alma como el óxido en aguafuerte

y se la lleva el Diablo junto con su sufrimiento.

 

Gotas de  saliva se deslizan por el filo de mis dientes.

La erección es dolorosa y sublime al mismo tiempo.

Gozo de un monstruo pagano, con un cruel pasatiempo,

que tiene emociones frías y perversiones calientes.

 

Brilla la hoja plateada que extraigo de mi bolsillo,

su filo es como un silbido que corta limpio el silencio,

me es fiel,  cuando le mando que ejecute bien mi oficio,

lo clavo hondo y lentamente la carne blanca mancillo.

 

Brotan las vísceras purpuras como manojos de rosas.

El perfume es penetrante y embriaga mis sentidos.

Voy ordenando en el suelo algunos órganos elegidos,

combinándolos con arte con las grisáceas baldosas.

 

Moldeo las contraídas facciones  y la faz adquiere calma.

Los brazos abrazando los pechos caídos en desgracia.

Las piernas  abiertas, mostrando todo con audacia,

quedando expuestas las  heridas  dibujadas con el arma.

 

La Venus acanalada,  mi obra trágica y renacentista,

rodeada de carmesíes despojos, símbolos  de su desdicha.

Fresco fúnebre  y calculado como una muerte predicha.

En su frente, poso el cuchillo, mi única firma de artista.


ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Estimable Member Admin
Registrado: hace 9 años
Respuestas: 73
 

"Hechizos", un poema de Alberto Martínez para introducir el relato, "El Gualicho", de Leticia Castro

Hay hechizos en las calles
Que están hechos de gritos
Y socorros y llantos

Son como miradas perdidas en el
Parque de la avenida
que tienen veneno en las pupilas

si se fijan en ti

estás perdida

Las señoras sacan serpientes
De sus bolsos para espantarlos

y las pasean entre los perros

y pagan con ellas
La cuenta del quiosquero

Le han comprado rosas muertas
Y luego irán diciendo que
Las arrancaron del cementerio

Y hasta el hijo del frutero,

dicen que lo ha pillado

un hechizo de los feos
y le crecen Mentiras en los labios

y no puede evitarlo

Y de un tiempo a esta parte,

a una vecina que echa las cartas los domingos después de misa

siempre le sale la torre invertida

y ella nunca falla

dice que hay mal de ojo flotando en el barrio
Y reza oraciones y ensalmos para callarlo
y cura los amarres desesperados

de amantes enemigos
Y los conjuros

y las pesadillas circulares

que primero las sueña uno y de pronto saltan al otro

Hay patas de conejo colgando de las llaves de un sótano que ya nadie visita
porque allí guardan las biblias quemadas los curas ciegos de la parroquia

que vinieron a darle consejos a los tuertos

Y hay manos de gloria
Y agua de luna
Y ajos colgando de la enredadera

para que no se queden atrapados los fantasmas cuando llueve barro

Y detrás de los embrujos

veo como se encojen los demonios

y solo queda gente pobre que tiene miedo,

miedo de que estas calles sean el mundo entero

un universo boca abajo como la torre de la vidente

donde no importa qué cartas te toquen

porque la baraja está marcada

 

y los de arriba se quedan arriba

y los de abajo,

se mueren abajo


ResponderCitar
lazaro_a_g
(@lazaro_a_g)
Active Member
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 3
Iniciador de tema  

@noviembrenocturno  Qué bueno Alberto!!... Veo que tú al menos te animas... a ver si alguno más se atreve con esto. Yo me muevo un poco entre poetas, no conocidos claro, gente que como yo despeja nubes negras con lo poético, porque esto quizás no cure, pero da empujoncillos. No sé cuanta gente de Valencia anda por el foro, pero los animo a visitar sitios con micro abierto de poesía, como el Kaf Café de Benimaclet, o participar en actividades, aunque menores, como la que hacemos en el Club de los libros libres en Mislata, donde nos sentamos algunos a recitar poesía en familia. Bueno, yo por mi parte, seguiré subiendo cosillas por acá, si no molesta. Puede que no siempre sean de terror según se entiende en este foro, pero oscuras seguro, conozco bien la zona sin lágrimas... ahí va otra...

 

EL SUEÑO DE LA OSCURIDAD ES LA LUZ

 

Era un caos buscando el orden,

un trozo de oscuridad envidioso de la luz;

la tempestad anhelando la calma…

Una porquería buscando la pulcritud.

 

Era una guerra interna buscando un estado de paz;

una utopía soñada, intentando ser realidad.

Era la guadaña, queriendo ser el trigo;

la perfidia, deseando ser bondad.

 

Era Baco ebrio, balbuceando la sobriedad;

una multitud de mentiras diciendo una sola verdad;

la perdición, intentando salvarse…

Un veneno con ínfulas de fórmula magistral.

 

Era un pobre diablo transmutándose en arcángel;

era Belcebú jugando a ser Yahvé en el reino celestial;

era el odio, enamorándose del amor perdidamente.

Era un sediento, tras el paraíso terrenal.

 

Era una sombra moviéndose como un hombre;

un fracaso deseando ser triunfo;

una patada pretendiendo ser caricia;

una mota de polvo, ansiando ser un mundo.

 

Era el hambre imaginando el hartazgo;

era la rabia, contagiándose de sosiego;

una infección con aspiraciones saludables;

un vidente pesimista, queriendo quedarse ciego.

 

Era un canto rodado, trepando para ser muralla;

era el pato feo que no sabe que es un cisne;

un villano, con el corazón de un héroe;

un puto actor secundario, que no será estrella de cine.

 

Era un cobarde enfrentándose a gigantes;

un mudo ansiando hablar a gritos;

un analfabeto recitando con Yorick en mano…

Era llanto  y pena, queriendo reír y dar saltitos.

 

Era un caos que nunca encajaría en el orden;

un trozo de oscuridad ocultándose de la luz;

la tempestad arrasándose a sí misma…

Una porquería, mancillando la pulcritud.


ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Estimable Member Admin
Registrado: hace 9 años
Respuestas: 73
 
"Un fantasma",
poema de Láudano (Alberto Martínez)
 
"Una vez tuve un fantasma, sabes? 
Me nació en el párpado derecho, y dibujó una línea perfecta de ansiedad hasta mi corazón. 
 
Se quedaba suspendido sobre las copas de los árboles del cementerio;
como un fuego fatuo de medianoche.
Era la viva imagen del insomnio.
Todo luz en una lluvia de ceniza oscura.
 
Su presencia era como una predicción sutil pero certera:
La caída del último Imperio que quedaba en pie sobre la Tierra".
Y yo sabía que no podía ser mentira.
Porque mi fantasma sabía cosas, pero no las revelaba si no era necesario, ni presumía de ellas.
Podría haberme hecho daño si hubiera querido.
Y de un modo u otro me estaba consumiendo.
Con dulzura y suavidad.
 
Aquella cosa terrible y fascinante me estaba matando
y yo
solo quería que siguiera".

ResponderCitar
Compartir: