Forum

Avisos
Borrar todo

Oscura es la noche

Página 1 / 2

AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

Posted by 100tifikat 04 enero 2028

¿Hay alguien ahí?

Son varias las vías por las que estoy intentando comunicarme con alguien, pero, o bien no llegan los mensajes, cosa que no me parecería del todo descabellado con todo lo que está pasando últimamente, o realmente es que no queda nadie. Lo cual prefiero no pensar. Suena bastante disparatado, pero he visto cosas muy extrañas estos días atrás mientras permanecía escondido, asomado a la ventana de mi dormitorio.

El día ha vuelto a amanecer (por decir algo), con el cielo tintado de azul eléctrico. Y las nubes, si es que eso son nubes, palpitan y se contraen como si estuvieran respirando. Es muy difícil describir con palabras lo que puedo ver desde aquí…es como si la tormenta del siglo estuviera a punto de tener lugar. Pero no se parece en nada a esas tormentas de las películas de los sábados por la tarde. En cierta forma, es como si alguien hubiera creado un Time Lapse gigantesco con la mejor de las tecnologías CGI y lo estuviera proyectando en el cielo. No parece del todo… real. No sé qué está pasando en otros lugares…la mayoría de las páginas de Internet están caídas y la red funciona un breve periodo de tiempo al día. Pero si estás leyendo esto, creo que sabes a lo que me refiero.

La otra opción que me queda es que, definitivamente, he perdido la cordura por completo.

¿Y cuándo empezó todo? Es difícil decirlo con exactitud. Todo ha ido de mal en peor en muy poco tiempo. Las últimas noticias que recuerdo haber visto en televisión, hará cuestión de dos o tres meses, hablaban de que China se había sumido en la oscuridad, que toda su red eléctrica se había venido abajo. Algo parecido a lo que pasó con el Gran Apagón de Nueva York en 1977, en Nueva Zelanda en 1998 o en la India en 2012. La televisión no ha emitido señal desde entonces.

Al principio, cuando todavía podía comunicarme con los compañeros de curro, o con algún otro científico del mundo, valorábamos la posibilidad de que hubiera tenido lugar algún tipo de boicot a China por parte de Estados Unidos. ¿Habían conseguido acceder de forma interna a su red eléctrica y la habían dejado inutilizable? Era la hipótesis que más adeptos tenía, ya que la tensión entre los dos países no ha hecho más que acrecentarse durante los últimos años. Otros hablaban de que Corea del Norte estaba implicada. Otros nombraban al servicio secreto de Israel. Aquellos días en los que no podíamos dormir, nos quedábamos en vela hablando sobre la posibilidad de que finalmente el petróleo se hubiera acabado antes de lo estimado.

Pero sé que hay algo más. Hace unas semanas salí a por provisiones. Si el SARS-COV-2, aquel virus que empezó a expandirse por el mundo allá por el 2019, provocó desabastecimientos globales en sus primeros coletazos, esto tenía peor pinta. Y no me equivoqué. Los supermercados estaban atestados, había peleas en cada pasillo, mucha gente se iba sin pagar…recuerdo que la persona que iba delante de mí en la caja estuvo a punto de agredir a la cajera porque la tarjeta de crédito no funcionaba. Menos mal que llevaba efectivo. Ya entonces vi el extraño comportamiento que empezaba a tener la gente.

Desde aquel día todo ha sido vandalismo y pillaje. Han entrado en dos casas más abajo y se han llevado lo que han podido. Aquí incluso ha sonado el timbre alguna vez. Supongo que para ver si había alguien dentro. Pero se ve que cambiaron de idea. Hace unos días, un vecino con el que me llevaba bastante bien, ha salido de su casa con un cuchillo y ha matado a una persona que llevaba varios días tirada en una esquina, no sé si herida o hambrienta. Desde entonces no he vuelto a ver a nadie más. He oído gritos, ruidos, golpes…pero ni una sola persona ha pasado por delante de mi ventana.

Pero con todo, lo que más me preocupa es este cielo palpitante que no me deja dormir. Hay algo que parece que observa al otro lado de las nubes. Algo que se acerca, que ya ha ejercido su influencia, pero que todavía no ha terminado de llegar.

Y, sobre todo, hay una pregunta que no dejo de hacerme.

¿Hay alguien ahí?


Nel y Javi MuDo les gustó
Citar
sirenitahidrofobica
(@sirenitahidrofobica)
Acólito Activo
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 7
 

Posted by Ch3mistry 29 enero 2028

En respuesta al mensaje de 100tifikat:

No puedo extenderme ahora, por tu seguridad y la mía. Este canal dejó de ser seguro hace muchos meses y no voy a arriesgarme a que me pillen  por alguien que ya podría estar muerto.

Solo puedo recomendarte que no vuelvas a escribir aquí y que te mantengas escondido por ahora. No tengo tiempo de explicarte lo que está pasando pero puedo decirte que aún quedamos algunos.

Solo queda un foro seguro donde podrás encontrarnos. Allí te explicaremos lo que sabemos:

74-74-74/7-8-6-90-92-45-7-8-16/8-111

No volverás a saber de mí a menos que nos localices. Ahora solo espero que, tal y como te haces llamar, seas un verdadero 100tífico... Si es que sigues vivo...

P.D. "La hache siempre es muda" 

Esta publicación ha sido modificada el hace 4 meses por sirenitahidrofobica

Nel y AlexdelaRosa les gustó
ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

Estimada exdirectora Aramburu,

Intentaré ser lo más breve posible, ya que no dispongo de mucho papel y no tengo otra forma de comunicarme; supongo que aún queda alguna línea virtual, pero no soy ningún erudito de las tecnologías y, al menos el ordenador que he utilizado hasta día de hoy, no da más señales de vida. Así que aquí me encuentro, escribiendo esta carta que guardaré en un sobre, si es que queda alguno y la introduciré por debajo de la puerta de su domicilio, tal y como se hacía hace años. Quién nos ha visto y quién nos ve.

El motivo de esta misiva le resultará, quizás, extraño y baladí, teniendo en cuenta que usted ya no está ligada a la Biblioteca Nacional. Tal y como le ocurrió a usted, yo también perdí mi puesto de trabajo, en mi caso como guarda de seguridad del edificio, cuando se decidió cerrar la biblioteca. No creo que usted reparara en un simple guarda, por lo que no me detendré en detallarle quién soy. Hay una cosa que le confesaré, tanto por honestidad – en estos tiempos que corren ya no sirve de nada guardar las apariencias -, como por necesidad, para que entienda realmente la razón de mi preocupación: cuando los trabajadores tuvimos que entregar las llaves de la biblioteca, me aseguré de hacer una copia de cada una de las puertas. Sé que usted no me lo reprochará; entenderá que, para un lector ávido y curioso como yo, tener pleno acceso a todos los textos que allí se encuentran, me produce algo similar a lo que le debió producir a Jonathan Harker rodearse de aquellas seductoras mujeres, al menos, antes de saber que eran vampiresas.  

Pues bien. Hace dos noches, volví a introducirme en la solitaria biblioteca para sumergirme entre historias olvidadas, tomos vetustos y fascinantes manuales. Los libros que allí encuentro son lo único que me aferran a la existencia. En estos días, son pocas las opciones que tenemos los que aún seguimos aquí: o matar antes de que nos maten, o ahorrarles el trabajo y quitarnos la vida nosotros mismos. Las veces que acudo allí, suelo recrearme por los pasillos de cada planta: allí ya no va nadie y no se hace una idea la sensación que produce. En un momento dado, pasé cerca del Depósito General. No hace falta que le diga lo que allí se encuentra, puesto que usted dirigió la biblioteca durante más de diez años, si no recuerdo mal. Resulta que la puerta estaba entreabierta, una puerta que, como bien sabrá usted, es de máxima seguridad, acorazada y bastante pesada y que, además, hasta que la corriente estaba operativa, contaba con un acceso por huella dactilar. Es un lugar al que ni yo, ni el 99% de los trabajadores de la biblioteca jamás hemos tenido acceso. Comprenderá, por tanto, mi absoluta sorpresa cuando, además, estaba seguro de que la puerta había estado cerrada a cal y canto la última vez que había estado allí, hacía menos de una semana.

Accedí a la sala, no sin cierto recelo, pero con toda la cautela que me ha aportado tantos años de formación y experiencia. No tardé mucho en darme cuenta de que me encontraba solo, pero también de que allí había estado alguien no hacia demasiado tiempo. Incluso advertí cierto aroma a sudor. En uno de los pasillos, vislumbré una hoja en el suelo y varios tomos superpuestos de manera desorganizada. Esa hoja el traje conmigo y parece pertenecer a otro libro que no he podido encontrar. Le transcribiré aquí lo que pone:

"Rompen las olas neblinosas a lo largo de la costa,

Los soles gemelos se hunden tras el lago,

Se prolongan las sombras

En Carcosa.

Extraña es la noche en que surgen estrellas negras,

Y extrañas lunas giran por los cielos.

Pero más extraña todavía es la

Perdida Carcosa.

Los cantos que cantarán las Híades

Donde flamean los andrajos del Rey,

Deben morir inaudibles en la

Penumbrosa Carcosa.

Canto de mi alma, se me ha muerto la voz,

Muere, sin ser cantada, como las lágrimas no derramadas

Se secan y mueren en la

Perdida Carcosa."

Aparentemente, no falta nada más que el tomo al que pertenece esta hoja, pero tampoco puedo asegurarlo con rotundidad. Y se preguntará, ¿por qué este hombre desconocido me cuenta todo esto? No tengo a nadie más a quién acudir, señora Aramburu y puede que usted sepa a qué libro pertenece este texto. También creo que puede adivinar o, al menos, usar su intuición y el conocimiento que ha adquirido tras tantos años al cargo de la biblioteca, para dar alguna respuesta sobre quién, por qué y de qué manera se han introducido en una de las zonas más seguras e infranqueables que puedan existir en Madrid. Pero todavía iré más allá, señora Aramburu. ¿Tiene usted algo que ver con la sustracción de dicho ejemplar? No se me ocurre nadie más que tenga pleno acceso a esa sala. ¿Es que acaso pretendía esconderlo de gente peligrosa? Eso explicaría el desorden y la puerta abierta, ya que no hubiera tenido tiempo de dejarlo todo en su sitio en el caso de que alguien la estuviera siguiendo. No dejo de releer una y otra vez los versos y, si bien no los entiendo, me producen una sensación extraña.

¿Puedo rogarle que cuando reciba esta carta se ponga en contacto conmigo? Intuyo que sabe algo y creo que no es momento para guardar secretos. Le dejaré mi dirección y esperaré con ansias su respuesta. De hecho, si no se encuentra segura en este momento y, disculpe mi atrevimiento, le ofrezco una habitación para usted sola en mi casa, dándole mi palabra, aunque entiendo que eso no le sirva demasiado, de que no la tocaré ni un pelo.

Sin más, reciba un cordial saludo de alguien que está dispuesto a dar la vida por la causa. No me queda mucho más que embarcarme en este tipo de misterios. No quiero irme sin antes sentirme útil. Y tampoco quiero perder la cordura…y este cielo palpitante que parece que observa y que avanza engulléndolo todo en oscuridad e insania, cada día me sobrecoge más.

Miguel Ortega

Calle Juan de Mena, 38.

A 8 de febrero de 2028

 


ResponderCitar
sirenitahidrofobica
(@sirenitahidrofobica)
Acólito Activo
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 7
 

 

En Madrid a 11 de febrero de 2028

 

Mi muy estimado Miguel,

Veinticinco fueron los años que pasé recorriendo los pasillos de mi amada Biblioteca Nacional, diecisiete de los cuales como directora. Siempre fue mi verdadero hogar, y mi refugio en las horas más oscuras.

No encontrarás a nadie en todo el país que conociera mejor aquel lugar. Cada libro, cada manuscrito, cada estante, cada rincón, cada secreto...
Durante aquellos años, nada ocurría sin que yo lo supiera y nadie trabajaba allí sin mi más atenta, aunque siempre discreta, supervisión.
Tú menos que nadie pasaste desapercibido. ¡A nadie le interesaban ya los libros! Sin embargo, tú, Miguel, estabas ávido de conocimiento. Poco me importaba tu puesto porque tú supiste entender el valor de los textos y me alegra enormemente saber que sigues igual. Los libros han sido nuestra pasión y parece que serán nuestra condena...

¡Ay amigo mío! , perdona por favor mi arrebato de nostalgia pero no puedo evitar emocionarme cuando, en el ocaso del mundo, la vida sigue enviándome sorpresas...
Jamás creí que alguien volvería a contactar con esta ajada y huraña estatua de sal en que me he convertido, y menos en este dantesco panorama que me planteas.

Desde que me cesaron en 2022, sin darme siquiera una explicación, fue como si me cortaran las alas; Tú sabes lo duro que fue aquello. No se merecían gente como nosotros...

Pero dejemos atrás el pasado y centrémonos en lo importante, lo que te ha traído de nuevo a mí: EL REY AMARILLO.

Ese es el libro que buscas. Una compilación de macabros cuentos escritos por Robert William Chambers y publicados por primera vez en 1895.

Siento decirte que nada tengo que ver con la desaparición de ese volúmen, aunque lo que más me preocupa es que haya caído en manos de algún desalmado que pueda dañar un ejemplar como ese. El que se custodiaba en la Biblioteca Nacional era una primera edición en castellano de valor incalculable. Aunque en todos los archivos consta como un ejemplar de la editorial Teorema de 1984, lo cierto es que estaba fechado en 1935. Como podrás imaginarte hablo de una edición única muy especial...

No quisiera verte mezclado en asuntos turbios y ese libro sólo te traerá problemas, pero me temo que haber recibido tu carta significa que ya estás metido hasta las corvas y ahora debes recuperarlo.

No es sólo el valor de esa pieza en sí, es el daño que podría causar si cayera en las manos equivocadas...
Miguel, ese libro no es de este mundo. Sé que no me entiendes pero debes encontrarlo. Lo haría yo misma si estuviera en mi mano, pero estos años me han pasado factura y apenas soy capaz de salir de mi casa.

Sin embargo, conozco a alguien que podría ayudarte aunque no sé cómo localizarlos ahora. Se trata de un grupo atípico de investigadores y eruditos cuyas identidades mantienen en el más absoluto anonimato. Sé que solían usar un viejo foro de literatura y ciencia ficción como tapadera, pero les perdí la pista hace años.
Si es cierto todo lo que me cuentas, estas personas serán las primeras interesadas en recuperar el libro, así que tarde o temprano ellos llegarán a ti y deberás estar preparado. Solían comunicarse conmigo usando códigos científicos con correspondencia entre el número atómico y la/s letra/s o símbolo de cada uno de los elementos químicos de la tabla periódica.
Te envío adjunto parte de un viejo código que usaban en los años 90 y una tabla por si no sabes de lo que hablo. Espero que te sea de utilidad llegado el momento. 

Una cosa más, guarda a buen recaudo la hoja desprendida porque en ella podría estar la clave de nuestra salvación o condena.

Si los acontecimientos de los últimos meses ya me tenían aterrorizada, la desapación del libro no hace más que acrecentar mi angustia y mi desasosiego. Espero, sinceramente, que consigas encontrar a la Comunidad de la Noche y te ayuden a recuperar el libro.

Si puedo echarte una mano con algo más, por favor, no dudes en escribirme.

Se despide afectuosamente,

Amelia Aramburu

Esta publicación ha sido modificada el hace 4 meses 3 veces por sirenitahidrofobica

AlexdelaRosa le gustó
ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Miembro Admin
Registrado: hace 6 años
Respuestas: 49
 

Posteado originalmente por @sirenitahidrofobica

 

ACLARACIÓN :

Ya que la sesión fue intensa y que @temperamentoindefinido resolvió el código, os dejo aquí la solución :

74-74-74/7-8-6-90-92-45-7-8-16/8-111

74= W (wolframio)

7= N (nitrógeno)

8= O (oxígeno)

6= C (carbono)

90= Th (Torio) "la hache siempre es muda"

92= U (uranio)

45= Rh (rodio) "la hache siempre es muda"

16= S (azufre)

111= Rg (roentgenio)

w-w-w/ n-o-c-t-u-r-n-o-s/o-rg

 

La comunidad de la noche allí os espera...


ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  
Respondido por: @sirenitahidrofobica

Posted by Ch3mistry 29 enero 2028

En respuesta al mensaje de 100tifikat:

No puedo extenderme ahora, por tu seguridad y la mía. Este canal dejó de ser seguro hace muchos meses y no voy a arriesgarme a que me pillen  por alguien que ya podría estar muerto.

Solo puedo recomendarte que no vuelvas a escribir aquí y que te mantengas escondido por ahora. No tengo tiempo de explicarte lo que está pasando pero puedo decirte que aún quedamos algunos.

Solo queda un foro seguro donde podrás encontrarnos. Allí te explicaremos lo que sabemos:

74-74-74/7-8-6-90-92-45-7-8-16/8-111

No volverás a saber de mí a menos que nos localices. Ahora solo espero que, tal y como te haces llamar, seas un verdadero 100tífico... Si es que sigues vivo...

P.D. "La hache siempre es muda" 

Posted by 100tifikat on www.nocturnos.org.

12 febrero 2028

A quien corresponda:

Estoy intentando mandar este e-mail por enésima vez a través de un transceptor multibanda HF conectado a mi ordenador, alimentado por un generador. Llevo días sin red eléctrica, y este humilde equipo de radioaficionado que tenía guardado cogiendo polvo en el garaje, es la única forma de establecer contacto en este momento. Aun así, la conexión no siempre es estable y la mayoría de las bandas que he usado hasta ahora estaban colapsadas. Ninguno de los anteriores intentos ha dado sus frutos. Espero que esta vez tenga más suerte.

En primer lugar, felicitar al que se le ocurrió el código para dar con vuestra dirección. Es una forma estupenda de quitaros a aficionados de en medio: confieso que estuve varios días devanándome los sesos hasta dar con la clave. Buena jugada esa.

Pero ahora vamos con lo realmente importante: necesito salir de aquí. Necesito que me mandéis coordenadas, a poder ser de forma menos encriptada, de vuestro paradero. Supongo que tenéis un lugar seguro donde os guarecéis, no tenéis pinta de ser unos cualquiera. Aquí la cosa se ha puesto bastante fea. Hace unos días entraron en mi casa y estoy vivo de milagro. Eran dos tíos que, por lo que pude escudriñar a través de la oscuridad, estaban semidesnudos y hacían unos aspavientos antinaturales. Sus rostros brillaban en la oscuridad, como si llevaran una especie de máscara blanquecina. Más tarde descubriría que era maquillaje. Además, murmuraban algo ininteligible, que repetían al unísono de forma incesante. Conseguí sorprenderlos por la espalda y rebanarles la garganta. Que esto no os haga creer que soy un hombre peligroso: como bien habréis podido comprobar, el mundo se ha convertido en una selva en la que tienes que ser cazador para no ser cazado. Tras el desagradable incidente, saqué los cuerpos fuera de la casa y me di cuenta de que tenían un extraño símbolo pintado en la frente. Al final del texto os adjunto un dibujo del mismo, por si lo habéis visto alguna vez y sabéis de qué se trata. A continuación, tapié tanto la puerta como las ventanas de la planta de abajo. Pero es evidente que aquí no estoy seguro.

Todo se está yendo a la mierda. Han tenido lugar varios temblores en los últimos días de magnitud considerable y el resultado ha sido una grieta de gran tamaño que divide por la mitad la calle. Una de las viviendas ha sido engullida y al resto no le queda demasiado. Pero esto es tan sólo lo que yo veo desde mi ventana. No tengo ni idea en qué estado se encuentran los alrededores. Y algo jodidamente inquietante que ocurrió hace poco -he perdido completamente la noción del tiempo y no sé cuánto tiempo ha pasado desde el incidente-, es que la gravedad invirtió su fuerza de atracción durante unos instantes: partículas pequeñas que yacían en el pavimento, como las piedrecitas sueltas del asfalto, ascendieron al cielo muy despacio, como a cámara lenta. Precisamente fue esta lentitud la que me permitió confirmar lo que veían mis ojos. Mi formación y experiencia está centrada en las ciencias sociales, concretamente sociología y antropología; pero creo que no hace falta ser un físico experto para asegurar que esto es raro de la ostia.

Ya no me cabe duda de que hay algo allí arriba. ¿Nos están invadiendo los extraterrestres por fin? ¿Es esta su venganza por nuestro intento de colonizar Marte? Siempre pensé que el ser humano merece la extinción por muchos motivos…pero ahora que lo veo tan de cerca, estoy acojonado. No me gusta nada de esto un pelo y la verdad es que ahora no me apetece tanto extinguirme.

Seáis quienes seáis, prefiero estar acompañado que sólo en estos momentos. Puedo ser útil en vuestro grupo: a parte de mi formación y experiencia, que puede ayudar a resolver los posibles conflictos que se puedan dar en el grupo, ahora que estamos en unos momentos tan extremos, tengo ciertos conocimientos informáticos y de electrónica, como habréis podido comprobar. Y, a parte, he conseguido resolver vuestro código.

Si no obtengo respuesta en el plazo máximo de tres días, tendré que salir de aquí. De todas formas, llevaré conmigo mi portátil, mi transceptor, el generador y varias baterías, que me darán algunas semanas de autonomía.

La cosa se ha puesto seria de verdad. Esto ya no es solo una tormenta fea. Aquí está pasando algo malo.

Sí sabéis algo más, me gustaría que lo compartierais. No creo que nada pueda asustarme más de lo que ya lo estoy.

Espero vuestra pronta respuesta.

Un saludo.

PD: mi verdadero nombre es Hugo.

 


ResponderCitar
sirenitahidrofobica
(@sirenitahidrofobica)
Acólito Activo
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 7
 

Posted by Ch3mistry on www.nocturnos.org 

12 febrero 2028

Bienvenido a los Nocturnos, Hugo.

Antes de nada, disculpa que te hayamos hecho pasar una pequeña prueba pero es la única forma que tenemos de filtrar, entre tanta llamada de auxilio, a los que de verdad buscan respuestas.

Ya has visto nuestra web, asi que tendrás que perdonar también que hayamos tenido que camuflarnos bajo el amparo del Bitcoin y la tecnología. Lo cierto es que cuanto más vulgar es el escondite más pasamos desapercibidos.

El mundo está cambiando muy rápido. Ya resulta obvio que cosas terribles están pasando y tenemos mucho que contarte, pero debemos ir poco a poco y empezar por lo básico:
Te preguntarás quiénes son Los Nocturnos, ¿me equivoco?
La explicación no es sencilla, pero digamos que somos críticos escépticos cuya misión es taladrar la capa de ficción política que envuelve la vida en la Tierra, para dejar constancia de una historia más próxima a la verdad. Somos observadores de la improbabilidad en todas sus formas y manifestaciones porque es justo ahí, en las anomalías históricas, donde se hace posible captar los verdaderos acontecimientos que han marcado la existencia de vida en este planeta.
Muy probablemente, somos el reducto de sensatez que queda en esta tierra caduca, aunque, si te soy sincera, no sé por cuánto tiempo...

Desconozco cuántos somos exactamente porque nuestro grupo es muy heterogéneo y, por desgracia, nuestra conexión es muy débil. El anonimato es crucial para seguir con vida y ello dificulta establecer vínculos fuertes con los demás. Escríbenos y siempre obtendrás respuestas, pero, jamás podrás ponernos cara. Como te estarás imaginando, esto me imposibilita entregarte unas coordenadas donde poder encontrarme a mí o a cualquiera de mis colegas. No existe ningún cuartel general o refugio al que puedas dirigirte. Créeme que lo siento.

La Comunidad de la Noche se limita a dejar constancia de su existencia a base de escritos. Los Nocturnos aparecen y desaparecen, pero su obra siempre queda a salvo aquí. Corre incluso el rumor de que uno de los miembros de la comunidad lleva escribiendo lo que llamamos "la verdad histórica" desde finales del siglo XIX. Quizás su nombre sea un legado que haya pasado de generación en generación o puede que sean diferentes cabezas con un mismo alias, pero no me atrevo a descartar que sea uno de los genuinos fundadores que lleva vivo desde hace 2 siglos. 

Los Nocturnos siempre nos comunicarnos a través de foros para mantenernos al margen de la distorsión informativa. Son la organización más democrática y fiable porque todo queda y no se permite la censura. Cabalgamos al amparo de la literatura y la ciencia, lo que nos ha permitido hablar siempre, sin tapujos, de temas trascendentales para la supervivencia de la raza humana y a la vez, ser completamente ignorados por las autoridades.

Es importante que entiendas que la Historia siempre ha sido un señuelo, un cebo, un escenario tramposo en el que nos han dejado creer que interpretábamos un papel mientras los verdaderos acontecimientos tenían lugar a un nivel mucho más profundo.

Y es en este contexto en el que nuestra misión en este mundo se limita a observar y entender para ofrecer herramientas a que los que deben actuar.Tú podrías ser uno de ellos.

Los hombres que te atacaron eran marionetas del Rey de Amarillo, un profeta siniestro que anuncia la era de la Oscuridad. El advenimiento de Carcosa es un improbable suceso que llevamos años estudiando y que liga la destrucción de nuestro planeta, tal y como lo conocemos, con diversos caprichos de la extraña física del Universo.
Perdona una vez más mi cripticismo y que no pueda extenderme ahora, pero estamos intentando localizar a un hombre que podría tener un papel clave a estas alturas de la película. Si quieres ayudarnos, quizás puedas localizarlo. Sabemos que vive en Madrid, en la calle Juan de Mena, 38. Su nombre es Miguel Ortega. 

Muy pronto colgaré un pequeño informe con la actualización de mis investigaciones sobre lo que nos acontece estos días. Mi hermano BlackSwan también te dará más detalles.

Hasta entonces, permanece atento y mantente vivo. Te necesitamos. 

 

Esta publicación ha sido modificada el hace 4 meses 3 veces por sirenitahidrofobica

ResponderCitar
sirenitahidrofobica
(@sirenitahidrofobica)
Acólito Activo
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 7
 

Posted by Ch3mistry on www.nocturnos.org
13 febrero 2028

INFORME sobre LA ERA DE LA OSCURIDAD

Código clave: 6-18-6-8-33'

Los acontecimientos de la última década son un claro indicio de la inminente llegada del Rey de Amarillo.
La población ha quedado obnubilada por un espejismo creado por los medios de comunicación, que trabajan sin descanso y sin complejos para unas formaciones de gobierno completamente incompetentes.
Nos han disfrazado de problemas infinidad de sucesos nimios, tal y como se lleva haciendo desde que el hombre es hombre, impidiendo que nos fijemos en los auténticos acontecimientos extraordinarios.
En el mundo brotan, cada día, incontables deformaciones de la norma y observamos estos hechos como milagros de museo.
Como ya sabéis todos, lo improbable es único y su singularidad no es otra cosa que una llamada de atención para los que buscan señales en el camino. Estos días nuestra señal es un signo, el signo amarillo.

HECHOS DESTACABLES:
1) Desaparición del libro "El Rey de Amarillo" de R. W. Chambers de la colección de la Biblioteca Nacional en Madrid. Ejemplar de 1935 escrito con tinta uránica - Es imperativo recuperarlo para evitar el sueño de Carcosa.

2) Diversas apariciones de figuras humanas luciendo en su frente el símbolo que describió Chambers como el signo amarillo - evitar contacto con estos seres porque hay indicios de su naturaleza inerte.

3) Oscurecimiento progresivo del planeta. Zona del sudeste asiático y gran parte de China sumida en procesos de pérdida de energía solar en todas sus variantes - Necesario contrastar con estudios médicos de opacamiento del cristalino del ojo en la población asíatica en los últimos 5 años.

4) Fracturas y cabalgamientos del terreno en zonas urbanas que han provocado el desplome de edificios y la aparición de nuevas zanjas de gran tamaño que desprenden gases tóxicos. En el interior se han recogido temperaturas muy bajas siempre inferiores a los - 35°. Implica congelación del manto terrestre superior.

5) Aproximación de las Híades a la Tierra. Destacamos los informes de H. Yhtill sobre el movimiento del cúmulo abierto de las Híades.

6) Explosiones por combustión registradas en innumerables zonas de Europa en los últimos meses. Primer registro fechado el 27/12/2027- Muy posiblemente esté relacionado con la mutación de moléculas de hidrógeno en moléculas de dihidrógeno (H2)
(Es bien conocido por todos la alta y rápida inflamabilidad del dihidrógeno gaseoso, que fue sustituido por gas helio en globos y dirigibles en el siglo XX, tras sucesos como el desastre de Hindenburg en 1937)

7) IMPORTANTE: La nube molecular (región extensa de una galaxia con densidad de materia baja) sometida a bajas temperaturas puede originar H2.
A muy alta presión, como en el núcleo de las estrellas gigantes de gas, las moléculas mudan su naturaleza y el dihidrógeno se convierte en un líquido metálico.

CONSECUENCIAS.
Las nubes de H2 se asocian a la génesis de las estrellas. Si no se invierte el proceso que tiene lugar estos días, en un periodo de tiempo limitado, asistiremos al posible final del planeta Tierra tal y como lo conocemos y a la génesis de Carcosa, entendida como un purgatorio para los supervivientes.

 

RECOMENDACIÓN

Recuperar el libro.

Encontrar al viajero y alterar la concatenación de acontecimientos. 


MamitaOsa le gustó
ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

13 febrero 2028

Estimado Miguel Ortega:

No nos conocemos y, aún así, me temo que estamos destinados a cooperar juntos a partir de ahora. Te parecerá una locura o, quizás, viendo como está todo, este mensaje sea el único resquicio de cordura que hayas encontrado en mucho tiempo. Solo espero que tengas en consideración lo que voy a decirte a continuación, pues no me será fácil entregarte esta carta. Cómo habrás podido comprobar, el servicio de mensajería ya es historia y la red eléctrica es prácticamente inexistente, por lo que tendré que ir a pie hasta tu casa. Llegado el momento, te preguntarás por qué no me he parado a hablar contigo en persona y cómo he conseguido tu dirección. En ambas respuestas está implicado un grupo que se hace llamar La Comunidad de la Noche o Los Nocturnos, cuyas directrices he decidido seguir a rajatabla, ante la falta de alternativas: uno de los requisitos de este grupo es el anonimato, por lo que sabrás mi nombre, pero, por el momento, no me pondrás cara.

Pues bien, para llegar hasta tu casa tendré que atravesar medio Madrid y —permíteme ahora que me desahogue —, la cosa está muy jodida. Tras estudiar el extraño comportamiento de las pocas personas —si es que eso todavía son personas—, que he visto desde mi ventana los últimos días, he descubierto que, durante las primeras horas del alba, aunque el sol esté tapado por completo por esas nubes azuladas, y ni un solo rayo de sol las traspasa, esta gente se queda paralizada, como sin vida, con la vista perdida hacia el cielo y con la boca abierta, como si estuvieran recibiendo un mensaje desde allí arriba. Todos tienen la misma apariencia: semidesnudos, con la cara maquillada, como si llevan puesta una especie de máscara pálida, y un símbolo muy extraño dibujado en la frente: ahora sé que ese símbolo se llama Signo Amarillo. Sólo recordarlo me pone los pelos de punta. Conforme avanzan las horas del día, empiezan a salir de su letargo y a moverse de un lado a otro, no sé muy bien hacia donde, pero parece que ellos sí lo saben perfectamente. Y hacia el ocaso…hacia el ocaso empiezan los cánticos. Decenas de gargantas, al unísono, cantando esos salmos ininteligibles, que no cesan hasta que no llega de nuevo el alba.

Como podrás adivinar, voy a tener que llegar hasta tu casa sorteando estos cuerpos durmientes y rezar para que me de tiempo a volver antes de que despierten. Voy a ir sin ningún equipo encima, para desplazarme de forma más liviana, por lo que estaré más expuesto.

Te cuento todo esto para rogarte que no deseches este mensaje. Parece ser que no quedan demasiados de los nuestros, por lo que las individualidades ahora no harán otra cosa más que acercarnos de forma imparable a nuestro final.

Miguel: desconozco la razón y, supongo que tú también, pero eres y vas a ser una persona clave en el presente y en el futuro de nuestra existencia. Mi objetivo era encontrarte y darte el aviso. Pero, además, te facilitaré los medios necesarios para que puedas ponerte en contacto con La Comunidad de la Noche directamente, pues no creo que cuentes con lo necesario para poder comunicarte de forma virtual. Al día siguiente de que recibas esta carta, es decir, la mañana del 15 de febrero, en la misma franja horaria, por los motivos que antes te he expuesto, tendrás en la puerta de tu casa un equipo básico con unas instrucciones sencillas para que montes un pequeño set-up de radioaficionado: no necesitas saber qué es, simplemente sigue las instrucciones llegado el momento. Asimismo, puedes dejarme en tu puerta cualquier mensaje que quieras trasladarme. Mi idea es no tener que moverme demasiado, a no ser que sea estrictamente necesario, por lo que te pediría que cualquier cosa me la dejes escrita ese día.

Si hay algo que queda confirmado con toda esta movida, es que el ser humano es más fuerte colaborando entre sí que por su cuenta. Llevábamos una deriva egoísta, de un individualismo voraz, especialmente en el último siglo y todo esto tiene que hacernos repensar nuestra forma de vida…si es que conseguimos salir con vida.

Algo muy gordo se viene, Miguel, es imposible que no lo hayas notado ya. Los Nocturnos hablan de un tal Rey de Amarillo y de una tal Carcosa pero no tengo ni la más remota idea de qué es eso. Si sabes algo, no dudes en compartirlo, tanto conmigo como con ellos. Ahora toda información es crucial.

Sin más, recibe un cordial saludo de este, hasta ahora, desconocido; a partir de ahora seremos camaradas. Mucha suerte y, por favor, mantente vivo.

Hugo.


ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  
Respondido por: @alexdelarosa

13 febrero 2028

Estimado Miguel Ortega:

No nos conocemos y, aún así, me temo que estamos destinados a cooperar juntos a partir de ahora. Te parecerá una locura o, quizás, viendo como está todo, este mensaje sea el único resquicio de cordura que hayas encontrado en mucho tiempo. Solo espero que tengas en consideración lo que voy a decirte a continuación, pues no me será fácil entregarte esta carta. Cómo habrás podido comprobar, el servicio de mensajería ya es historia y la red eléctrica es prácticamente inexistente, por lo que tendré que ir a pie hasta tu casa. Llegado el momento, te preguntarás por qué no me he parado a hablar contigo en persona y cómo he conseguido tu dirección. En ambas respuestas está implicado un grupo que se hace llamar La Comunidad de la Noche o Los Nocturnos, cuyas directrices he decidido seguir a rajatabla, ante la falta de alternativas: uno de los requisitos de este grupo es el anonimato, por lo que sabrás mi nombre, pero, por el momento, no me pondrás cara.

Pues bien, para llegar hasta tu casa tendré que atravesar medio Madrid y —permíteme ahora que me desahogue —, la cosa está muy jodida. Tras estudiar el extraño comportamiento de las pocas personas —si es que eso todavía son personas—, que he visto desde mi ventana los últimos días, he descubierto que, durante las primeras horas del alba, aunque el sol esté tapado por completo por esas nubes azuladas, y ni un solo rayo de sol las traspasa, esta gente se queda paralizada, como sin vida, con la vista perdida hacia el cielo y con la boca abierta, como si estuvieran recibiendo un mensaje desde allí arriba. Todos tienen la misma apariencia: semidesnudos, con la cara maquillada, como si llevan puesta una especie de máscara pálida, y un símbolo muy extraño dibujado en la frente: ahora sé que ese símbolo se llama Signo Amarillo. Sólo recordarlo me pone los pelos de punta. Conforme avanzan las horas del día, empiezan a salir de su letargo y a moverse de un lado a otro, no sé muy bien hacia donde, pero parece que ellos sí lo saben perfectamente. Y hacia el ocaso…hacia el ocaso empiezan los cánticos. Decenas de gargantas, al unísono, cantando esos salmos ininteligibles, que no cesan hasta que no llega de nuevo el alba.

Como podrás adivinar, voy a tener que llegar hasta tu casa sorteando estos cuerpos durmientes y rezar para que me de tiempo a volver antes de que despierten. Voy a ir sin ningún equipo encima, para desplazarme de forma más liviana, por lo que estaré más expuesto.

Te cuento todo esto para rogarte que no deseches este mensaje. Parece ser que no quedan demasiados de los nuestros, por lo que las individualidades ahora no harán otra cosa más que acercarnos de forma imparable a nuestro final.

Miguel: desconozco la razón y, supongo que tú también, pero eres y vas a ser una persona clave en el presente y en el futuro de nuestra existencia. Mi objetivo era encontrarte y darte el aviso. Pero, además, te facilitaré los medios necesarios para que puedas ponerte en contacto con La Comunidad de la Noche directamente, pues no creo que cuentes con lo necesario para poder comunicarte de forma virtual. Al día siguiente de que recibas esta carta, es decir, la mañana del 15 de febrero, en la misma franja horaria, por los motivos que antes te he expuesto, tendrás en la puerta de tu casa un equipo básico con unas instrucciones sencillas para que montes un pequeño set-up de radioaficionado: no necesitas saber qué es, simplemente sigue las instrucciones llegado el momento. Asimismo, puedes dejarme en tu puerta cualquier mensaje que quieras trasladarme. Mi idea es no tener que moverme demasiado, a no ser que sea estrictamente necesario, por lo que te pediría que cualquier cosa me la dejes escrita ese día.

Si hay algo que queda confirmado con toda esta movida, es que el ser humano es más fuerte colaborando entre sí que por su cuenta. Llevábamos una deriva egoísta, de un individualismo voraz, especialmente en el último siglo y todo esto tiene que hacernos repensar nuestra forma de vida…si es que conseguimos salir con vida.

Algo muy gordo se viene, Miguel, es imposible que no lo hayas notado ya. Los Nocturnos hablan de un tal Rey de Amarillo y de una tal Carcosa pero no tengo ni la más remota idea de qué es eso. Si sabes algo, no dudes en compartirlo, tanto conmigo como con ellos. Ahora toda información es crucial.

Sin más, recibe un cordial saludo de este, hasta ahora, desconocido; a partir de ahora seremos camaradas. Mucha suerte y, por favor, mantente vivo.

Hugo.

14 febrero 2028

Apreciado camarada,

Gracias por tu carta, gracias por venir hasta aquí y jugártela, gracias por darme algo de luz entre tanta oscuridad. Dejé de salir hace unos días ya que, como bien dices, la cosa se ha puesto muy jodida. Solía acudir a la Biblioteca Nacional que está cerca de mi casa porque allí encontraba la serenidad y el alivio que necesitaba en estos días aciagos, pero últimamente no me atrevo a salir. Esa gente no parece tener ganas de hacer amigos. Intentaron echar abajo la puerta de mi casa, pero puse varios muebles para bloquear la entrada y tras varias horas, se largaron. Los cánticos son lo peor: ¿Cómo pueden conseguir esa sincronía perfecta? ¿En qué idioma cantan? ¿O es su estado, medio catatónico, lo que hace que apenas se les entienda?

Nada de lo que me has escrito me resulta desconocido. No es la primera vez que oigo hablar sobre el Signo Amarillo o el Rey de Amarillo, aunque no sé mucho más que tú. Lo único que sé es que de la Biblioteca Nacional ha desaparecido un ejemplar con ese mismo nombre de El Rey de Amarillo y que, al parecer, debe tener algo que ver con todo lo que está pasando. También he oído hablar de Los Nocturnos, a través de otra persona con la que puede comunicarme hace unos días. Ella misma me dijo que me pusiera en contacto con ellos, pero, para mí, ha sido imposible hasta ahora: espero que gracias a tu ayuda lo consiga. Debo de recuperar ese libro, pero todavía no sé cómo. Espero que La Comunidad de la Noche me dé directrices.

Soy todo lo que quieras menos un héroe, y me resulta muy extraño que haya tantas esperanzas puestas en mí, pero no es momento de echarse atrás, así que cuenta conmigo para lo que haga falta. En cuanto reciba tu equipo, seguiré las instrucciones para montarlo y me pondré en contacto con ellos.

Gracias de nuevo, camarada Hugo. Mi más afectuoso abrazo,

Miguel.

PD: ¿Has notado el frío? No sé si soy yo que estoy acojonado, pero me da la sensación de que la temperatura está bajando por días. Espero que pase pronto: desde que sobreviví al COVID, allá por el 2.020, mis pulmones no han vuelto a ser los mismos y el frío no me viene nada bien.


ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

Posted by Bookman on www.nocturnos.org.

15 febrero 2028

¿Me buscabais?

Por fin he podido dar con vosotros, Nocturnos, gracias a un amable camarada. Quedo a la espera de vuestro consejo para el siguiente movimiento.

Estoy preparado para cualquier cosa.

M.O.

Esta publicación ha sido modificada el hace 3 meses 2 veces por AlexdelaRosa

ResponderCitar
sirenitahidrofobica
(@sirenitahidrofobica)
Acólito Activo
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 7
 

Posted by Ch3mistry on www.nocturnos.org
15 febrero 2028

Estimado Bookman,

Hace días que te estábamos esperando.

Quién soy yo o cómo me llamo no tiene ninguna relevancia, pero me ha tocado entregarte un mensaje duro, así que me presentaré como Ch3mistry.
El hecho de que nos hayas encontrado significa que ya te han hablado de nosotros, los Nocturnos, y que tienes suficientes datos como para asumir lo que está ocurriendo. Aún así, te recomendamos que leas todos los informes que encontrarás en este foro sobre La Era de la Oscuridad. Es de vital importancia que conozcas cada detalle.

Hoy no soy, simplemente, la voz de La Comunidad de la Noche sino la de toda la Humanidad y por ello no voy a detenerme en darte explicaciones suplerfluas; aunque una cosa sí debe quedarte clara: nosotros solo podemos darte información pero tendrás que ser tú quien actúe en consecuencia. 

No hace falta ser un genio para darse cuenta de que el mundo está en problemas, pero no sé si eres consciente de lo que acontece en el mundo estos días.
Quiero ser lo más concisa posible sin dejarme ningún dato imprescindible porque el futuro de la humanidad podría depender de ti.
El mundo, tal y como lo conocemos, corre el peligro de desaparecer. De un tiempo a esta parte, el planeta Tierra está sufriendo fuertes cambios físicos provocados por el acercamiento de una nube molecular conocida como las Híades. El manto terrestre se está congelando y si llega a enfriarse el núcleo, se vería afectada la dinamo terrestre responsable del campo magnético de nuestro planeta, lo que ocasionaría un verdadero cataclismo global. Para que lo entiendas, la atmósfera se vería afectada y quedaríamos expuestos al bombardeo de los meteoritos y el viento solar. Además de los impactos, del frío y las explosiones, sin atmósfera, los seres humanos y los animales no podremos sobrevivir.

En las últimas décadas se nos ha vendido este proceso como cambio climático. Es obvio que el planeta está sufriendo, pero estos bruscos cambios que parecen naturales, en realidad están originados por una fuerza desconocida que nada tiene que ver con lo que se estudia en las facultades de ciencias.

Tenemos razones para creer que un "ente o fuerza superior" prepara su venida a nuestro mundo y se vale de un profeta semihumano que le habría de servir como reencarnación. Este profeta es conocido como El Rey de Amarillo y es, sin duda, quien ha robado el libro que lleva su nombre de la Biblioteca Nacional.
Sabemos que este hecho no te es del todo ajeno.

Este libro de Chambers, catalogado como género de ficción macabra o terror, es, en verdad, mucho más que una simple profecía.

La profesora Aramburu, a quien conoces, estuvo estudiando el libro a conciencia durante años y descubrió que la particularidad del ejemplar de Madrid es que para su impresión se utilizó una tinta extraña y única que se conoce como tinta uránica. Dicha tinta no es otra cosa que sangre, pero una muy especial: la sangre del dios mitológico Urano, al que también se le conoce como Dios Primordial del Cielo.

Si has salido a la calle, habrás visto unas extrañas figuras de caras blancas y semidesnudas portando en sus frentes el Signo Amarillo. Son humanos que, bajo el influjo del profeta, caminan sobre la fina línea que discurre entre la vida y la muerte, y cuya misión es hacer lo imposible por recuperar el fragmento de libro que han perdido, es decir, la página que tú tienes.
El Rey de Amarillo no dudará en matarte si te encuentra, con tal de recuperarla.

Según los estudios que hemos podido realizar, el Rey de Amarillo debería ingerir la tinta para que, en el proceso de digestión, se produzca la absorción de la sangre de Urano y por tanto de su reencarnación.

La cuestión es que creemos que, sin esa página, el Rey de Amarillo no tendría en su poder toda la sangre de Urano que fue volcada en el texto y por tanto no puede provocar la última fase de destrucción de nuestro mundo y la llegada de Carcosa. Mientras la obra no esté completa es posible la salvación.

Ahora bien, aquí viene la parte difícil, las opciones que tiene la raza humana son limitadas porque tarde o temprano darán contigo y nosotros no tenemos forma de salvarte.
Creemos que sólo estaremos protegidos si alguien se come dicha página.
Las consecuencias de la ingesta de la tinta por un humano las desconocemos. Muy probablemente signifique la muerte para aquel que lo lleve a cabo.
Que seas tú, que consigas convencer a alguien de que lo haga o que el Rey de Amarillo te encuentre primero y complete el ritual es algo que no depende de nosotros.

Como en tantas ocasiones, la vida demanda muerte para poder abrirse camino.

Hay, sin embargo, una remota posibilidad de evitar el sacrificio si consiguiéramos contactar con El Viajero. No sabemos apenas nada de él excepto que lleva aportando información a esta comunidad desde el S XIX. Si verdaderamente tuviera la capacidad de viajar en el tiempo, quizás podría cambiar el curso de los acontecimientos antes de que nuestro mundo se transforme en Carcosa.  Por desgracia, no sabemos cómo localizarlo.

Así pues, dejamos en tu mano la elección.
El tiempo corre...


AlexdelaRosa le gustó
ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Acólito Eminente
Registrado: hace 5 meses
Respuestas: 40
 

Informe de misión 3005

La situación en 2028 se encuentra mucho más desarrollada de lo que esperábamos. La frontera ha desaparecido por completo y la fusión empieza a favorecer a las entidades depredadoras de una de las realidades aún por clasificar. Según lo que hemos podido confirmar, una única entidad ejerce un fuerte influjo sobre las mentes más débiles, que le preparan el camino para un cómodo asentamiento. Lo vimos en el caso del Rey Roble y su hermano.En esta ocasión el nivel de influecia supera cualquier registro que hayamos visto hasta ahora.

Tras el desplome de gran parte de la frontera por el embiste de La Entidad, pocas han sido las realidades que no hayan sucumbido ante la voluntad del Rey Amarillo. Así es como ha decidido hacerse conocer en esta ocasión. Tras volver a conectar con el enlace de la cofradía en el año en cuestión (No se van a creer cómo se hacen llamar ahora), concluyo que usa elementos conocidos de algún modo en la futura ubicación, que se ajuste a los parámetros de su intervención en concreto. Es decir, se convierte en algo distinto en cada realidad y lo hace de verdad. Me han hablado de las cualidades que ha adquirido el libro de Chambers que le dio vida. Siendo sincero: me parece espeluznante que vayamos a degenerar de esta forma si no paramos los pies a La Entidad.

Paradojicamente, la influencia de este Rey Amarillo, es capaz de afectar incluso a este fenómeno. Sospecho que debimos enfocar nuestras pesquisas hacia este ser desde el principio como nos sugirió Albert. Que en paz descanse, esté donde esté. Él decía que cabía la posibilidad de tratarse de una herramienta para romper la frontera, de forma que sea imposible reparar. Es obvio que en la realidad de 1915, era imposible centrarse en poco más que evitar que desapareciese no solo la frontera sino la realidad en sí pero, Albert supo verlo. O no… en realidad no está claro del todo si el Rey Amarillo controla a La Entidad desde el principio o por el contrario, si éste se ha presentado como una cura contra la desaparición absoluta de todo.

Aún tenemos la posibilidad de solucionarlo todo en el punto de origen y así se lo he hecho saber al enlace. He debido omitir que aunque consigamos someter a la Entidad que destroza la frontera a principios del Siglo XX, su realidad deberá sucumbir sin remedio a los designios de su nuevo invasor. Es tarde para corregir su línea de tiempo.

Recomiendo crear búnqueres, reservorios de alimento, instalar vías de comunicación alternativa y una red de contrabando segura para usarla en un posible futuro. No pienso desvelar el nuevo nombre que tiene La Cofradía de la Frontera en el futuro, porque me opongo a que siente precedente alguno. La reflexión que les hago llegar a continuación, debería ser tomada en cuenta: si no ponemos en funcionamiento a tiempo el dispositivo de ciclogénesis explosiva sobre la próxima intervención, supondrá tal impacto que ni la cofradía recordará sus orígenes.

Y me niego a ser conocido como un simple “Viajero”.

Mi nombre es Riouk Art, Noveno y  último agente de frontera.

Fin de informe


AlexdelaRosa le gustó
ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

2 de noviembre de 1895

Mi más magnífico y virtuoso amigo:

No son palabras demasiado halagüeñas las que hoy te escribo aquí y, sin embargo, me veo en imperioso deber de hacerlo, pues, mucho me temo que he despertado algo para lo que no tenemos armas suficientes con las que combatir.

Sabes bien que siempre he confiado en ti y nada puedo reprocharte por las personas que me has ido presentando en los últimos tiempos y los lugares que me has mostrado: en el momento en el que nos conocimos, adiviné que tu mitad cautelosa y reflexiva estaba intentando disciplinar a tu otra mitad temeraria e inquisitiva. Y lo supe porque me vi reflejado en ti. Éramos, y en parte aún lo somos, como pájaros hambrientos encerrados en una jaula.

Quizás si pueda, sin embargo, sentir cierta desazón ahora, porque nunca me pusieras en preaviso sobre las posibles consecuencias que tuvieran lugar al conocer a esas personas o visitar esos lugares. Y es que cuando a un niño le das una piruleta, no sabe, o no quiere saber, que sus dientes pueden ponerse negros y pudrirse hasta quedarse sin ellos. Yo soy ese niño, que ahora está sufriendo las consecuencias de la desmesurada glotonería.

Todo empezó a ponerse extraño desde que volvimos de visitar a aquél extraño y solitario amigo tuyo llamado Richard. Pickman era su apellido. He de decirte que verlo provocó tal impacto en mí que sé con seguridad que su imagen nunca se borrará de mi mente. Su cuerpo esquelético a medio tapar con trapos andrajosos, su tez pálida y mortecina, sus ojos hundidos y oscurecidos por la falta de sueño…pero también sus extraños movimientos, sus frases inconexas…y sus pinturas de locura y espanto, imposibles de ser producidas por alguien que tuviera un mínimo de juicio. Y pensar que querías presentármelo para que compartiéramos precisamente la afición de la pintura, pues conocías bien que amaba el arte del trazo casi más incluso que el de la pluma. Aquel día, mi querido amigo, empezó a fraguarse el principio del fin de la existencia hasta ahora conocida. No puedo calcular con exactitud en qué momento de la historia futura ocurrirá algo que cambiará el sino de la vida terrestre, pero si puedo asegurar con rotundidad que algo tendrá lugar.

¿Qué ocurrió aquel día?, te preguntarás. Pues bien. Tu perturbado amigo Pickman me entregó un bote de una tinta especial, con la promesa de que nada de lo que hubiera pintado hasta ese día tendría valor al lado de lo que hiciera a partir de ese momento. Tinta uránica, la llamó. La sangre de un Dios. Nunca he rechazado un regalo, aunque, como seguramente hubiera hecho cualquiera en mi situación, no me creí ni una sola de las palabras que salió de esa boca torcida, mellada y maloliente, si bien en aquel momento celebraba con él tan inusitada adquisición para no parecer un maleducado.

Cuán necio fui y cuánto maldigo mi escepticismo. No solo realicé pinturas con esa tinta, sino que, hace unos meses, terminé de escribir un libro, concretamente una obra de teatro, obviamente antes de saber nada de lo que podría ocurrir. No te sé explicar la sensación exacta, pero, usar esa sustancia te aportaba una fluidez e inspiración insólita, aunque mientras producía, me hallaba en una especie de somnolencia o hipnotismo extraño. Y, sin embargo, era como si supiera exactamente qué tenía que hacer antes de hacerlo. Cuál fue mi sorpresa al terminar el libro y darme cuenta de la relación que tenían entre sí, tanto los dibujos como los textos. Todo giraba entorno a una entidad extraterrenal y poderosa que consumía mundos y que podía ser invocada recitando los textos que yo mismo había escrito.

Me he negado a leerlo completo, pero he observado que en los textos he usado la ciudad de Carcosa, creación de nuestro fiel compañero Ambrose Bierce y mucho me temo que, al igual que ha ocurrido con todo lo demás, ahora la ciudad existe o existirá en algún momento de la historia.

Te preguntarás por qué no he destruido todo lo que he producido con la tinta uránica: es imposible hacerlo, amigo. He intentado quemarlo todo, pero el fuego no afecta al papel impregnado con la sustancia; usé también, de forma desesperada, mi afilada hacha contra el libro…rebotó hacia atrás como si hubiera impactado con el acero más duro de la Tierra. Lo único que he conseguido es arrancar una página, concretamente donde se haya el poema central de la obra, el cual, si se recita de forma repetida y por un grupo muy numeroso de personas, termina por traer a la entidad a nuestra realidad, y con ella Carcosa, que ya no sólo será una ciudad, sino que se extenderá a todo rincón del planeta. Con este acto solo espero que, cuando yo muera, y ya no pueda asegurar el recaudo del tomo, el que se lo encuentre tenga en preaviso la importancia de esa hoja en concreto. He intentado escribir algún mensaje en la hoja, pero la tinta se borra al instante. Me pregunto si Pickman, o alguien o algo por encima de él, me ha usado de intermediario para escribir este horror.

Hay algo más que tengo que decirte antes de despedirme, mi apreciado amigo Howard. Sé de buena mano, que aquel día en el que nos encontramos con Richard, tú también recibiste un bote de la misma tinta maldita. Quisiste esconderte, pero sé lo que vieron mis ojos. Y sé también, que te hayas inmerso en una reedición de un tomo arcano, bien conocido por todos, al que has estado siguiendo prácticamente toda tu vida. Ese tomo no es otro que el Necronomicón, originariamente escrito por el árabe loco Abdul Alhazred hacia el año 730 d.C.

Te imploro, si es que ya no es demasiado tarde, que ceses de inmediato de tu empeño, que destruyas, si es que eso es posible, la sustancia, o bien la escondas en el lugar más inhóspito que conozcas, y que te alejes lo más posible de ese libro que, si bien ya en su origen es peligroso, no quiero ni imaginarme cómo será reescrito con la tinta uránica.

Si todavía tienes aprecio por mí, y si te importa algo la vida de nuestras gentes, haz lo que te digo. Yo cargaré con la condena de lo que he hecho, pero tú todavía estás a tiempo de remediarlo. Puedes seguir ganándote la vida con tus relatos, has creado un mundo increíble y estoy seguro de que dejarás tu rastro en la historia. Tu apellido se conocerá en todo el mundo.

He pensado en escribir a Ambrose, por si pudiera ayudarme en todo esto; nadie conoce los entresijos de Carcosa como él. Se me ha pasado por la cabeza, incluso, escribir al loco Pickman, pero no sé si está lo suficientemente capacitado como para sentarse a devolverme la misiva. Ahora necesito pensar el siguiente paso y aclarar mis ideas, han sido unos últimos meses de mucho sufrimiento. Ahora que sé con certeza que algo muy grande ocurrirá en algún momento, en los años venideros, siento una gran culpa que invade cada rincón de mi cuerpo y mi alma.

Por si alguien más leyera esta carta. Lo siento.

Mi más afectuoso y cálido abrazo, de tu amigo que te quiere,

Robert William Chambers.

 

 

 

 

Esta publicación ha sido modificada el hace 3 meses por AlexdelaRosa

ResponderCitar
AlexdelaRosa
(@alexdelarosa)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

Fragmento del diario de Ambrose Bierce encontrado entre sus pertenencias, tras su desaparición en 1913. Se cree que iba dirigido a Robert William Chambers.

 

Nota: La desaparición de Ambrose Bierce sigue sin esclarecerse aún hoy. Lo último que se sabe de él lo sitúa en la ciudad de Chihuahua, en México y, se supone, que muere en batalla contra las tropas de Pancho Villa. Pero jamás se encontró su cuerpo.

Lo que sí se sabe es que en su última carta encontrada, escribe la siguiente frase:

 En cuanto a mi, parto a un destino desconocido 


ResponderCitar
Página 1 / 2
Compartir: