Forum

Avisos
Borrar todo

Lovepunk


Bugs
 Bugs
(@bugs)
Acólito Activo
Registrado: hace 7 meses
Respuestas: 10
Iniciador de tema  

     Verdaderos monstruos disfrazados de monstruos de pega y autenticos payasos junto a un cafe en una carretera tan larga como pudiera llegar a serlo un dia para un reo condenado a una eternidad en el infierno. Un antiguo Chevrolet de un rojo apagado por los años de sol abrasador se acerca rapidamente levantando tras de si una gran polvareda amarilla de toxica arena. En el destartalado cafe los payasos asustan a los pequeños que acompañan a sus padres en banales salidas por recuperar la cordura hace ya largo tiempo olvidada y los monstruos divierten a estos ultimos entes antes, despues o mientras toman un rancio cafe en el interior seguido de unos anquilosados bollos. En los baños baldosas rotas y caidas, pintadas llenando espacios que mas valdria que permanecieran vacios, excrementos asediando evacuatorios destrozados por vandalos que nunca mas volveran al lugar junto a escupitajos y corridas por divertidos compañeros de juerga, restos de sangre seca por tipica humedad presente en lavabos decentes que posiblemente nunca mas volveran a servir gota de agua y una solitaria muchacha en uno de los personales esnifando cocaina.

     El Chevrolet llega a la altura del cafe y se desvia hacia el ya poco usado aparcamiento con la misma delicadeza con la que su conductora se baja para dejar ver ante todos los presentes a la mas bella mujer que aquel cafe pudiera haber soñado, deslumbrando a todo aquel que se atreviera a mirar con una larga melena peliroja marco de una delicada cara sobre unos grandes y tiernos pechos. Quien por ese cuerpo pudo seguir descendiendo con sus ojos pudo comprobar que descender era mas bien ascender por una cintura perfectamente proporcionada, unos muslos musculosamente tersos, unos finos tobillos y unos pies envueltos con delicadeza por unos zapatos rojos de punta tacon a juego con pelo y vestido. Los hombres estupefactos ante aquella obscenidad, las mujeres enojadas de envidia y celos, los niños sorpresivamente confundidos, las niñas... soñando.

     Comienza a andar con premura forzada encaramada sin atisbo de duda hacia los baños de aquel antro cuando de repente de entre todos aquellos payasos uno aparentemente mas borracho que el resto se adelanta comicamente hasta dar con ella para agarrarle el delicado brazo entre risas desproporcionadas. Ellen lo rechaza con vivaz desparpajo. ¡Maldita puta! Mas quisieran las de tu clase gustar a los tios como yo, dice el payaso siendo dejado atras entre alaridos y musica circense al tiempo que logra alcanzar por fin el objetivo que la ha traido hasta aqui.

     ¡Emily! La debil voz de una asustadiza muchacha contesta desde la esquina opuesta de aquella caja de pestilente vicio. Estoy aqui, Elly.

     Apresura el paso hasta el ultimo de los sucios meaderos y abre al llegar, ve a la hija de su hermano, la estrecha en un sincero abrazo y le suelta una ostia con la mano abierta que hace retumbar el seco eco por entre toda aquella inmundicia.

     Al recobrar la compostura mantienen una acalorada charla en la que sus estupidos actos son recriminados, Emily lanza defensas banales como si se tratara de una prolongacion natural de la misma personalidad que la ha llevado a cometerlos. Ellen culpa a ese que ella llama novio de parte de su tonta y loca conducta y Emily habla sobre su padre como si no fuera hermano de su tia. Tambien parlotean sobre el duro mundo en el que les ha tocado vivir, se alegran de lo que tienen y esnifan, ambas, un par de veces. E incluso al final, con deficit de animo, tocan tiempos pasados con melancolica tristeza.

     Por casi dos horas estan alli sin que ningun alma estraviada se aventure a molestar su afanada charla y cuando no tienen mas tema del que hablar y la droga se ha terminado Ellen promete llevar a Emily junto a su padre. Patalea como parte de su habitual personalidad infantilizada hasta que al poco y como parte de su previsible personalidad infantilizada claudica y accede a ser llevada. Se levantan y salen de aquel cubiculo, el crepusculo da paso rapidamente al anochecer cuando se dirigen solitarias al coche, pues nadie suele nunca merodear en aquel destrozado mundo cuando la oscuridad reina, que dos malholientes orangutanes disfrazados con oximoronicas mascaras que no son capaces de ver hasta que es demasiado tarde golpean su cabeza con una enorme tuberia corroida por el oxido.

Este tema fue modificado hace 5 meses 2 veces por Bugs

Alegorn y Learntofly les gustó
Citar
Bugs
 Bugs
(@bugs)
Acólito Activo
Registrado: hace 7 meses
Respuestas: 10
Iniciador de tema  

     Pobres como eran se habian dejado contratar por el primero que les quisiera pagar, lo que acabo siendo una especie de circo ambulante o espectaculo de entretenimiento que la gente solia contratar para animar el ambiente en eventos, fiestas o simplemente para atraer clientes en ciertos establecimientos que por si mismos seria mas licito pensar que los ahuyentaban. Cualquiera que los hubiera conocido no habria dudado un momento en concluir que aquel era posiblemente el ultimo trabajo en el que debieran de haber estado, pero alli estaban. Ese dia el viejo cafe de carretera a kilometros del pueblo muerto en donde vivian era el escenario que los dioses habian preparado para sus caprichos.

     Mira a aquella hembra le dijo Jonas, el payaso, a su detestable compañero de juerga Marcos, el orangutan, mas grande si cabe que Jonas, mientras señalaba a la mujer que acababa de bajar de un viejo Chevrolet. Se acerco a cortejarla como el consideraba que se debia de cortejar a una hembra y tras ser rechazado en publico y humillado en la privacidad de su mente volvio junto a Marcos y fantasearon con las guarradas que le harian, quisiera o no, sin importar consecuencia alguna, hasta que la idea estuvo tan suficientemente manida que acabo por cuajar en sus cabezas.

     Cuando las vieron salir hacia ya largo rato que estaban solos y tenian mas que decidido los brutales acontecimientos que iban a sucederse, siendo la inesperada muchacha mas que un impedimento un condimento. Salieron desde la mas opaca oscuridad que pudiera existir mas alla de las debiles luces que un par de endebles farolas arrojaban en parpadeantes destellos y mientras se acercaban al coche se aproximaron sigilosamente con una rapidez extraordinaria para dos hombres de su tamaño. En el mismo momento en que la mujer se giro Jonas le abrio una deformidad en la frente de un demoledor golpe de una vieja tuberia que se habia apropiado como arma improvisada, la sangre salpico indecentemente la ventanilla cerrada del coche antes de caer a plomo contra el suelo.

     Lo unico que se escucha es el seco ruido que hace un craneo al rompersele algo en su interior pues antes de que pueda producir sonido alguno una enorme mano aspera aparece de la nada para taparle la boca mientras otro brazo le rodea la cintura levantandola del suelo sin esfuerzo. Uno agarra a Ellen por el tobillo y la arrastra un trecho hasta una furgoneta oculta en el desierto que se halla mas alla del relampageante fulgor que los dos mudos testigos arrojan con cada vez mas debilidad como si la verguenza los quisiera hacer desaparecer de alli mientras destroza su cara, pecho y muslos contra el asfalto, plantas y piedras que se cruzan en su camino, ellos les siguen al ritmo que marca la inutil lucha que lleva a cabo por liberarse y al llegar la tumba como si quisiera obligarla a alimentarse de la fria arena del desierto. Abre el porton de la furgoneta y deja caer los pechos demidesnudos contra el suelo de la misma mientras le abren las piernas con la sucia bota. Le estira de los pantalones. Le levantan el vestido. Ambos arrancan las bragas con fuerza. Entre gemidos de agonia y placer son violadas y apaleadas.

     Y en el insano interior de un marboleo palacio de ebano erguido en el centro de una yerma explanada bañada por un sol dorado como una ofrenda muda a un a la vez añorado y detestado hogar dos ojos centellean al rojo de inenarrable gozo al tiempo que una mano se introduce espasmodica en la pila baptismal donde el fruto sanguinoliento de un sacrificio humano ha sido vertido haciendo que en esa misma isla mas alla de toda concepcion humana que se oculta en lo mas profundo del oceano un retorcido tentaculo se estremezca de deleite al escuchar la silenciosa llamada de su depravado amo.


Learntofly le gustó
ResponderCitar
Bugs
 Bugs
(@bugs)
Acólito Activo
Registrado: hace 7 meses
Respuestas: 10
Iniciador de tema  

     Tu no eres ella. No lo soy. ¿Cuando dejaste de serlo? Nunca lo fui. Pensaba que lo eras. Lo se. Pero eras igual. Pero no soy ella.

     Ellen mira hacia abajo y tan solo puede ver un busto de piel en un cuerpo finamente despellejado firmemente sujeto a una fria silla metalica. Levanta la vista hacia el cavernoso laboratorio repleto de aparatos insolitos y la vieja amiga que nunca lo fue se le acerca ataviada en una bata tan lentamente que no le parece real hasta que al llegar le estira de una fibra muscular de su hombro como si se tratara de una goma elastica con la que un niño jugara inconscientemente a hacerse daño.

     Tan solo te seguia la corriente. ¿Por que? Me caes bien. ¿Que hacemos aqui? Tu me has encontrado. ¿Que quieres de mi? Eso es lo que te queria preguntar.

     Ellen abre los ojos y una blancuzca neblina nubla su mente durante unos instantes antes de conseguir hacerse completamente consciente: sillas mas alla de la humeda y mohosa cama sobre la que se encuentra tumbada, ensangrentados aparatos de cirujia bajo una pequeña y vieja mesa de madera podrida, los restos irreparables de una pesada pantalla monocroma en la que una desigual linea horizontal marca el inconstante pulso de su malogrado corazon, paredes ocre manchadas por las salpicaduras que la humedad ha dejado por la mayor parte de su superficie y una puerta con un golpe que no llego a atravesarla por completo. Intenta moverse. Le falta el brazo izquierdo hasta casi el codo, la pierna derecha ha sido amputada por encima de la rodilla, el lateral derecho de su cara esta por completo oculto tras una gasa y algo raro ocurre tras sus labios. Tarda un momento en retrotraerse a sus ultimos recuerdos y todo esto deja de importarle momentaneamente. Su sobrina la habia llamado, la habian dejado tirada lejos de su hogar, habia ido hasta alli a recogerla y al salir de aquel antro... no a ella, por favor. Grita desesperada. Entra una desagradable mujer entrada en años y carnes. Ellen suplica por una respuesta y recibe una mueca mientras se da la vuelta y sale. Vuelve a gritar, esta vez con todas las fuerzas con la que la rabia es capaz de hacerlo, la tension la esta destrozando. Un viejo canoso entra en la habitacion envuelto en una vieja bata y con el tono solemne que solo la muerte puede dar a cualquier cosa que se diga dice esta muerta, y sale para dejar a la paciente asimilarlo sin mas molestia que la que la propia desesperacion induce. Rompe en llanto. No se sabe cuanto tiempo llora hasta que de repente cesa en la lastima y una idea explota violentamente en su mente.

     Venganza.


Learntofly le gustó
ResponderCitar
Compartir: