Forum

Avisos
Borrar todo

La sombra de Tiberia.


Fasa_Ape
(@fasa_ape)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 12 meses
Respuestas: 67
Iniciador de tema  

-Los bosques, hijo mío, los bosque siempre han sido nuestra perdición- Una tos seca interrumpió al anciano.
-Cuando nuestros antepasados llegaron a este mundo, los bosques cubrían cada metro de tierra. Bosques oscuros, siniestros. Bosques que ocultaban pantanos, ciénagas y tierras movedizas-
El anciano tomó un sorbo del vaso que le ofreció una matrona.
-Bosques tan profundos, que nuestros antepasados, no podían saber que el mundo que creían suyo, por derecho y contrato, ya había sido reclamado-.
-Esos, ya estaban aquí, quién sabe desde cuando, sus bases ya estaban establecidas, eran fuertes y estaban bien ocultas- El anciano volvió a toser, esta vez escupió un coágulo de sangre.
-Al principio, nuestros antepasados intentaron negociar, este mundo es grande, pero la respuesta fue aniquilar a nuestros diplomáticos y colonos. Esta guerra ya ha durado más de quinientos años, hemos quemado sus bases, hemos quemado a mujeres, ancianos y niños, hemos quemado los bosques- El anciano parecía debilitarse a ojos vista.
-Ahora, hijo mío, tú eres quien nos debe liderar, parte raudo y recuerda "Legio aeterna invicta"-

Este tema fue modificado hace 5 meses 3 veces por Fasa_Ape

Citar
Makishima
(@makishima)
Acólito Activo
Registrado: hace 2 semanas
Respuestas: 6
 

Locusta, la matrona

Ese fue su último estertor, contuve las lágrimas puesto que sabía que habría sido una afrenta al honor de mi padre, le di un beso en la mejilla y le cerré los ojos. Algo en su rostro me perturbó, parecía axfisiado, un repaso más exhaustivo me reveló unas líneas blancas en las uñas, encajé las piezas... arsénico

"¡LOCUSTA!" Grité con toda mi alma. Esa matrona moriría en galeras.

Como una exhalación, me dirigí a las cuadras, las huellas de caballo eran frescas, esa mujer había esperado a certificar la muerte, por eso no había huido antes. Le seguí internándome en el bosque, el que tanto temía mi padre el que nunca consiguieron devastar, los que se adentraban no regresaban o encontrábamos sus cabezas en picas. Esta vez sería yo sólo, no llamaría la atención, pensé...

 

El bosque se volvió más frondoso hasta que no pude seguir a caballo, tuve que desmontar y continuar a pie. Quizás fuera una sensación, pero los árboles parecían moverse ante mí, oí un ruido proveniente de uno de ellos, entonces no sabía lo que significaba, pero años más tarde lo descubrí "Dejadle pasar, es el que unirá nuestros mundos" El bosque se abrió ante mí revelando una especie de asentamiento, doy gracias a que la caminata había apagado mi ira, porque si hubiera visto aquello minutos antes, yacería muerto sobre la hierba.

Locusta recibía una bolsa de manos del que parecía Tullius, un "amigo" de mi padre, aunque incomprensiblemente, no llevaba el uniforme de la legión, sólo sus últimas palabras me despejaron las dudas "Legio aeterna invicta"...


ResponderCitar
Compartir: