Forum

Avisos
Borrar todo

La Fundación SCP

2 Mensajes
1 Usuarios
0 Likes
73 Visitas
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 124
Iniciador de tema  

Informe de misión 22- 97-B

Después de cientos de interacciones cruzadas ha terminado ocurriendo lo que suponíamos desde la Cumbre del Cambuyón. La Fundación SCP ha intentado contenernos al Artefacto y a mí. Por desgracia para ellos, aún no llegan a comprender los pormenores tecnológicos que rigen el funcionamiento de mi nave. Eso y la mala leche que me gasto.
La primera vez se me acercaron mandando una patrulla de agentes de clase D pues hasta el día de hoy, no tienen claro cual puede llegar a ser mi nivel de letalidad. Fue un movimiento lleno de cabos sueltos en el que usaron incluso otros objetos con implementos de control mental o de distorsión de la realidad en sí pero el Artefacto tiene capacidades desconocidas hasta para mí. En última instancia y después de varios intentos infructuosos, terminamos charlando relajadamente frente a cuatro tazas de té.

     Cabe destacar que en esa ocasión les llamó tanto la atención como a mí, saber que existe una fundación SCP en múltiples dimensiones pero tan solo un Riouk Art y su Artefacto.
Lo más evidente era que me contactase la Fundación de la dimensión C-137: más desarrollada en tecnología y registro de conocimientos que el resto de sus versiones.

     Como dije, tuvieron varios intentos de abordaje donde no dudaron en poner en peligro la integridad de sus agentes con gas, ataques mentales y la ayuda de otros objetos, así que atajé esfuerzos proponiendo una reunión dentro del artefacto, que tuve a bien materializar en las instalaciones del área de contención pesada, reservada para objetos Euclid y Keter.

      Al principio, como siempre, mostraron cierto recelo pues la propuesta salió de mí en un intento de comparar capacidades. Quería hacerles saber que mi presencia entre dimensiones es inevitable y que lo mejor sería llevarnos bien. Se les ocurrió asignarme un Nombre en código y a medida que desarrollamos nuestro mutuo entendimiento, otro derivado al artefacto y a la Cofradía de la Frontera.

     Para ellos he pasado a llamarme objeto SCP Riouk, el Artefacto: SCP Riouk-1 y la Cofradía, SCP Riouk-A.
En este momento conocen lo poco que les pude contar en qué ha consistido nuestra actividad de control sobre las fronteras, antes de emprender rumbo a nuestra siguiente misión (No conviene alertar aún a nadie sobre las andanzas del rey amarillo y el libro ese que anda por ahí).

     De esta ronda de reuniones, cabe destacar el descubrimiento de un objeto que, sospecho nos puede ser útil en un futuro relativamente cercano: el SCP 2007, también conocido como el Misterioso Foso de Carne.
De la manera en que lo entiendo, se trata de un simbionte estelar que se enraiza con los planetas para formar parte de su estructura. Es terriblemente inteligente, de una forma que traspasa nuestras capacidades de comprensión. Asimila la vida con la que entra en contacto cambiando su estructura esté o no conectados a nivel físico. Casi indestructible en su vasta complejidad.

     Lo que me atrae de este concepto es la posibilidad de utilizar la combinación de un planeta con su simbionte en su último estadio de transformación, como protección y vehículo de escape ante uno de los mayores peligros del universo conocido: La Entidad. Para la Fundación SCP, uno de los candidatos para ser el SCP 001: La Luna Negra.
El objeto SCP 2007 es uno de los pocos capaces de moverse entre dimensiones pero para ello es necesario que desarrolle sus micelios y traslade el planeta entero al centro de alguna galaxia, desde donde saltar a una realidad alternativa. Sospecho que la aleación del Artefacto podría soportar el influjo asimilatorio del simbionte, en caso de que se presente la necesidad de refugiar a un grupo nutrido de personas cuando toque evacuar a una civilización entera.

     A nuestra próxima reunión, se me ha avisado de la asistencia de la directiva de la organización. Un grupo llamado Los 5. Algunos de sus componentes son considerados auténticos objetos en sí.
En conjunto y como veníamos sospechando, se trata de una organización cargada de secretos muy peligrosos que nos conviene tener jugando en nuestro equipo y de la que seguiremos informando.
Cierro informe de misión.

Mi nombre es Riouk Art. Noveno y último agente de la cofradía de la frontera.


Citar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Estimable Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 124
Iniciador de tema  

Informe de misión 22 -97 -C

Me ha sorprendido gratamente descubrir que la Fundación SCP tiene muchos más conocimientos de los que esperaba. Es cierto que intentaron esconderme la mayor parte de su organigrama. Supongo que es lo más lógico y viendo a lo que se enfrentan, no existe duda alguna de que la Cofradía de la Frontera actuaría igual. Sin embargo, aún no me he encontrado con puerta que el artefacto no pueda abrir ni información que después de un poco de esfuerzo deje de salir a la luz.

     Dicho esto, sepan que hacen honor a su lema de morir en la oscuridad para que el resto pueda sobrevivir a la luz del día.  El lema de asegurar, contener y proteger lo llevan tan en serio que un sector de sus trabajadores, los de clase D, son los considerados “Prescindibles en caso de ser necesario” y muchos de ellos han muerto en el desempeño de investigaciones o misiones de contención.

     Me llama enormemente la atención un generoso número de sus especímenes que representan una mínima fracción del total de sus miles de objetos registrados y clasificados.

     A uno de ellos lo llaman “El Tímido”: un tipo alto, flaco y largo como un silbido que cuando detecta que alguien ha visto su rostro, desencaja la mandíbula como una boa, grita enloquecido durante minutos y, allí donde esté, quien lo haya visto muere con violencia. No importa la distancia que los separe ni el obstáculo que se ponga en medio. El tímido te encontrará y te matará sin piedad con sus propias manos con una facilidad asombrosa.

     Otro es una especie de lagarto con la melena de un león, superinteligente y con una capacidad de regeneración tan efectiva que se le terminó apodando “El reptil difícil de destruir”. Es parte de un ejército de bestias destructoras al servicio del Rey Rojo, y cayó por un hueco entre dimensiones que no supieron controlar. Lo tienen tan oculto que la mayor parte de los empleados que conocen su existencia, creen que, de manera oficial, nadie sabe de dónde viene. Aunque yo sí lo sé porque lo he visto antes.

     Me enternece especialmente una curiosa plasta de goma amarilla con ojos, que se mueve libremente por las instalaciones de la fundación como si no fuese un peligro para nadie. Es el hijo de una criatura abominable que ya he nombrado: el Rey Rojo. Por mucho que eso pudiese poner en alerta a cualquiera, “el monstruo de las cosquillas” dista mucho de representar un peligro para nadie. Más bien al contrario. Sus abrazos hacen que te deshagas en carcajadas y te libera completamente del estrés, la tensión y la pena. Lo tienen haciendo las veces de terapia rodante y le alegra la vida a todo el mundo.

     Esos podríamos decir que son los más notables pero existen decenas de máscaras con cualidades inexplicables. Te cambian de dimensión, afectan al estado de tus células, controlan y se apoderan de tu cuerpo. Existen seres hechos de agua, existen personas predestinadas a ser juzgadas como malignas por el común de la sociedad por la fisonomía de su cara, tienen a un tal Dios, a Caín y a Abel, todos muy interesantes pero yo me traje a uno de esos conmigo.

     Un libro.

     Se trata de un texto con cualidades que aún están por catalogar. Sus frases producen efectos emocionales a todo aquel que los oiga fuera del artefacto donde parece no tener efecto. Según dicen, está escrito con la sangre de un ser superior y su influencia es inalienable.

     Con un contenido ameno compuesto de obras cortas, poemas y refranes, diríase que podría estar escrito por alguna suerte de grupo de filósofos, poetas, historiadores e investigadores de lo oculto que, si te los lees en un mal día o confías demasiado en los pilares que sustentan tu día a día, podrían deprimirte un poco. Eso sí, lo digo desde mi experiencia dentro del artefacto. Al estudiar personalmente los efectos del manuscrito en manos de agentes de clase D, constato que los resultados son, como poco, terroríficos.

     He tenido a bien transcribir uno de los poemas. El más suave e inocuo para comprobar si el problema surge cuando se lee directamente de las páginas del ejemplar o si el secreto se encuentra en la matemática de sus palabras.

 

Con el aura tinta en muerte

nos regala su presencia.

Un prodigio de la ciencia,

un despojo en apariencia,

demonio maldito sin suerte.

 

¿Quién sabe de dónde viene?

Siempre oculto entre las sombras

vino un martes ¿o era un viernes?

a sentarse en nuestra mesa,

a comerse nuestras sobras,

a emponzoñar lo que quede.

 

Tú lo has visto, yo también.

Con mirada de ojos huecos

tal si no estuviese ahí,

pero está y puede verte.

Esperando un buen momento

para pudrirte el sentir, 

para matarte por dentro,

para incendiar tus obras

escondiéndose de todos,

tal si no estuviese ahí,

pero está y puede verte.

 

Te susurra en el oído.

Yo lo sé, me lo hizo a mí.

Habla cosas sin sentido.

Al principio baladí.

Pero siembra una semilla

de pesar y de tormento.

Te aproxima hasta la orilla

y te asoma al precipicio

para borrar todo principio

diluyéndolo en el viento.

 

Él engaña con el tiempo,

te convence de lo absurdo,

la locura dentro, chilla

y te aleja de lo bueno.

 

Hoy se esconde entre lo oscuro,

amartilla poco a poco

derribándote los muros.

Hasta volverte loco.

Hasta romperte bien el culo,

anularte las pasiones,

convertir lo todo en nada

y pudrirte la mirada

mientras dicen que no llores,

que eso pronto se te pasa…

que eso

pronto

se te pasa…

 

     Bueno, ya me contarán el resultado.

     Cierro informe de misión.

     Mi nombre es Riouk Art: noveno y último agente de la Cofradía de la Frontera

Esta publicación ha sido modificada el hace 4 semanas por CoquinArtero

ResponderCitar
Compartir: