Forum

Avisos
Borrar todo

Introducción al DARK MAZE


Torrmaster
(@torrmaster)
Acólito Activo
Registrado: hace 2 semanas
Respuestas: 5
Iniciador de tema  

Junto con las aventuras de Gilgamesh, los mitos clásicos quizás son de las pocas

epopeyas que han llegado hasta nuestros días. Tal vez sea por la epicidad, por

Dark Maze ha recorrido ese mismo camino del héroe que pretende emular.

No somos muchos los roleros que hemos visto cómo ha sido el trabajo que han

finalizado Alejandro y Eduardo. Hemos comprobado cómo se le daba forma

al mundo, cómo ha cambiado Terra Magna y se ha convertido en un mundo

vivo, con detalles que iréis descubriendo mientras jugáis aventuras con vuestros

héroes.

No puedo siquiera recordar la primera vez que Alejandro nos habló de la idea

de Dark Maze. El primer nombre que puedo recordar es Mitos, y seguro que así

es como la mayoría de quienes han podido ver la evolución de la idea lo segui

mos llamando en la intimidad. No me arriesgo si digo que es el juego con mayor

trayectoria en la Asociación El Dirigible, de la que ambos somos miembros. Del

centenar largo de roleros que han pasado por las mesas de juego todos, al menos,

han oído algo sobre Mitos, se han hecho personajes o han jugado una campaña

completa.

Al principio puede que nos parezca demasiado. Demasiado amplio, demasiadas

opciones, demasiadas configuraciones de personaje… pero cada una está ahí por algo.

Sin el Gremio de Cuervos no entenderíamos la mitad de la ambientación, sin las diver

sas facciones nos quedaría coja la idea de política. Sin el sistema de combate nos que

daría incompleto lo épicas que quieren los autores que sean las aventuras. Recordemos

que, aunque los héroes de las historias de las epopeyas clásicas son seres excepcionales,

se encuentran con dificultades divinas o mundanas que se oponen a su objetivo.

Ese camino del héroe que los autores no han hecho más que comenzar será tan

duro como la más profunda mazmorra llena de criaturas mitológicas. Habéis plantado

una semilla que acaba de brotar, los jugadores terminarán de hacerlo crecer y es res

ponsabilidad vuestra regarlo de vez en cuando para que las hojas siempre estén frescas

y dispuestas para seguir dando frutos.

Y aunque seguramente si estás leyendo esto ya no hace falta que te convenza para

comprarlo, puede que esto lo esté leyendo un jugador potencial que lo ha cogido

de la biblioteca a su amigo rolero, o lo está ojeando en la tienda, o quizás lo estés

viendo en las estanterías de tu asociación rolera. Te digo, lector-no-propietario:

coge tu arma, tu escudo y tu casco; vamos a vivir aventuras.

¡Un saludo a todos y CHAO CHAO!


Citar
Torrmaster
(@torrmaster)
Acólito Activo
Registrado: hace 2 semanas
Respuestas: 5
Iniciador de tema  

Madre hace ya cinco años que Hera me concedió el don de la fertilidad, y pude dar

a luz a mis hijos. Y durante estos cinco años, mi cabeza se ha colmado de dudas.

Recuerdo tu alegría y la alegría de todos, cuando me encontraba en cinta. Esa alegría

se duplicó cuando Aiona la sanadora me comunicó que tendría doble descendencia.

Doy muchas gracias todos los días a las Diosas por bendecirme con mi hija, ella es

inteligente y robusta como el Oráculo profetizó. Pero la gracia de las Diosas tiene un

aire de desgracia. La cual no es más que una burla hacia nuestra casa, la ofensa

más grande hacia nuestro legado que pudiéramos tener y esta es que nacería un niño,

mi hijo.

Pero ahora me pregunto si mis ancestros no estaban en lo cierto. Como un ser tan

pequeño, puede engendrar tanta maldad. Él es repudiado por todas y las miradas de

desaprobación me salpican en la cara como una ola. Ahora todos calumnian y se

mofan de nuestro legado, Madre, tú legado, el Legado de Hipólita reina de todas las

Amazonas.

Por eso he decidido, terminar con estas ofensas que magullan la armadura de tu

venerado nombre, y marcho con mi hijo fuera de este apreciado hogar, a buscar suerte

en el mundo de los hombres, donde seguramente mi hijo tenga más posibilidades.

Pero no me marcho sin decirte adiós Madre, perdóname por la manera de hacerlo,

pero no puedo mirar tu rostro y dejar de llorar sabiendo que con el tiempo tendré que

olvidarlo.

Antes de marcharme te pido un último favor. Cuida de mi hija, como lo has hecho

hasta ahora, como tú dices ha heredado lo mejor de mí, a tú lado seguro que será una

gran Reina, y devolverá nuestro orgullo perdido en donde debe estar.

Todas las noches realizaré una ofrenda a Hera en vuestra memoria

                                                                                     Berenixe.

¡Un saludo a todos y CHAO CHAO!


ResponderCitar
Compartir: