Forum

Notifications
Borrar todo

El Cráneo Randschill


NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Miembro Admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 32
Iniciador de tema  

El Cráneo Randschill

Historia comenzada por Miguelasso (perfil de discord > theMiguelasso#4096 ).  Recopilación actualizada a 20/2/21.

"El cráneo Randschill contiene la primera trama, iniciada por Miguelasso, y dos subtramas comenzadas por Dianaa (El diario de Louise Baum) y Coquinarte (aventuras de Riouk Art). Ambas tramas no casan entre sí pero surgen del mismo punto, la respuesta de Henry Armitage a su amigo M(Morton). La trama de Miguelasso respeta en cierta medida la catolicidad de la de Dianaaa a 20/2/21

Este mensaje incluye la primera carta de la historia, y enlaces a todos los siguientes (se actualiza regularmente). Las cartas se citan en orden cronológico de recepción. Los chevrones (>) indican divergencias en la narrativa debido a conflicto de datos o de argumento. Los números indican la posición cronológica de las cartas y también su posición dentro de la narrativa. De manera que las cartas "2a1" y "2b1" representan caminos opuestos, ambos sucediendo después de la Carta "2", y la carta "2b2" se sitúa a continuación de la carta "2b1" pero no necesariamente en la misma cronología que la carta "2a1" o la carta "3"

-----------------

Primera carta de M 

Querido amigo,

Seguro que esta misiva te sorprende, pues nuestros caminos se separaron
hace mucho tiempo, y ninguno de los dos apreciaba las convicciones sociales
como para volver la vista atrás y pretender que nada había cambiado. Nos
seguimos enviando felicitaciones en cumpleaños, en Navidad, y cruzamos
palabras educadas en las reuniones anuales de la promoción. Las corrientes de
la vida, sencillamente, nos arrastraron a diferentes orillas. Yo mismamente
nunca tuve la sensación de alcanzar tierra firme. Hasta que puse mi pie en
algo, que no era una vida plena, o siquiera desnuda y dura roca madre. Son
arenas movedizas, y amenazan con arrastrarme hasta el abismo.
Como recordarás de la última reunión, pertenecía a la comisión investigando
el caso Randschill. Mis labores enfocaban mi experiencia en peritaje, y
afortunadamente me mantenían alejado del drama humano que alimenta titulares
y corazones iracundos en la ciudadanía. No negaré que la dimisión del
secretario me pilló totalmente por sorpresa, casi tanto como cuando al día
siguiente me comunicaron que la comisión se clausuraba. Todo esto ya lo
sabes. Como también estarás al tanto de todos los rumores acerca de merecidas
retribuciones que cayeron sobre el secretario, o que su sacrificio obedecía a
un intento torpe de evitar que la gangrena envenenase a todo el gobierno. Lo
que no sabrás es el motivo que me impulsa a escribirte, algo que encontré en
las ruinas del edificio Randschill, curiosamente, el día antes de la
dimisión.
Aquella cosa parecía un cráneo, o la desviación surrealista de un cráneo,
si la dinámica darwiniana fuera capaz de siquiera imaginar un rostro que lo
ornamentara. No era un fósil como los que adornan los museos, el hedor de la
putrefacción impregnaba pellejos de color malsano por aquí y por allá. Sus
enormes colmillos sugerían un depredador, pero era la astucia que emanaban
las cuencas oculares lo que sin duda me causó más estupor. El jefe de sección
no se molestó ni en encogerse de hombros, mencionando de pasada la papelera
más próxima mientras se terminaba el bocadillo. Pero aquellas cuencas vacías
y anormalmente grandes ya habían dejado una mácula en mi interior, y
llevármelo a escondidas fue la única pulsión que parecía congraciarse con mi
razón. Pasé la siguiente semana prestándole más y más atención mientras
reposaba en la mesa de mi cocina; miradas de soslayo al leer el periódico
primero, auténticas conversaciones en mi cabeza después. Había encontrado
algo que no encajaba, y los engranajes de mi cerebro estaban fallando al
borde de la sobrecarga.
Se lo enseñé a mi amiga Louise, con contactos en el Departamento de
Antropología. Ella reaccionó con humor, advirtiéndose la broma, pero su mueca
se tornó en algo a medias entre el espanto y la obsesión que ahora mueve mi
mano. Descartada rápidamente la posibilidad de falsificación o fraude, acordó
llamarme tan pronto como recabara más información y opiniones. Esperé ansioso
su respuesta, sin atreverme a importunarla más de lo que ya había hecho.
Rompí mi silencio cuando el nerviosismo ya se estaba tornando en insomnio, y
fue entonces cuando me notificaron que no se había visto a Louise en la
Universidad desde apenas días después de mi visita. Ni en su casa, como su
apenado marido sollozaba.
Estoy muy asustado, mi buen amigo, y necesito tu ayuda. Yo había sido
contratado para delimitar la responsabilidad legal de las autoridades en una
tragedia evitable, y lo que he encontrado los últimos meses dista mucho de un
cotilleo a publicar por la prensa amarilla. He dinamitado casi todos mis
ahorros dándome a la bebida, porque es lo único que me permite dormir por las
noches. Las arenas me engullen, y carezco de asideros, pero el recuerdo de
nuestra amistad anterior me reconforta un poco y me ha permitido escribirte.
Pero antes de contarte más cosas tenías que saber esto, por tu propio bien.
Espero tu respuesta
Cortésmente tuyo, M

Este tema fue modificado hace 4 semanas 2 veces por Miguelasso
Este tema fue modificado hace 3 semanas 2 veces por Miguelasso
Este tema fue modificado hace 6 días 3 veces por Miguelasso

Carrigang le gustó
Citar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Miembro Admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 32
Iniciador de tema  

Querido M.

Escribo esta carta para tratar de tranquilizarte. Bien sabes, como
aprendimos juntos, que los caminos de la ciencia demuestran que no todo es
explicable con los medios de los que disponemos hoy en día. Pero estoy seguro
de que encontraremos sentido a los hallazgos que han marcado tan pesadamente
una investigación tan relevante. La corrupción del caso Randschill es bien
conocida en los periódicos de la capital, pero poco o nada hemos oído sobre
los detalles que mencionas, restos animales de origen desconocido? Desde
luego imagino que no es un asunto que haya trascendido en la prensa, pero
confío en tu palabra como he hecho siempre. Si te has hecho de forma poco
ortodoxa con un resto fósil de tan valiosa factura, mi único consejo es que
lo guardes a buen recaudo, no en tu casa, a ser posible llévalo donde menos
pueda perturbarte.

En cuanto a Louise, solo espero que su ausencia sea fruto de una
coincidencia desafortunada, no obstante, creo que deberías contactar con ella
lo antes posible por todos los medios de los que dispongas.
Te adjunto en esta carta la dirección de un anticuario de Boston. Hace
tiempo cerró su famoso Gabinete de Maravillas, pero no conozco hombre de
ciencia más versado que él en este tipo de descubrimientos. Si como dices, no
se trata de una falsificación, es probable que al menos sepa darte alguna
referencia.

A esto solo puedo sumar mi recomendación de que intentes visitar a algún
médico. Hay fármacos que podrían ayudarte con ese insomnio sin recurrir
al demonio de la bebida. Dicho lo cual, estaré muy pendiente de buenas
nuevas por tu parte.

P.D. si pudieras tan solo enviarme algún boceto o fotografía de la pieza
en cuestión, la compartiría con mis colegas de la universidad de Brown.
Quizá ellos sepan decirnos a que atenernos.
Deseando que te mantengas saludable y cuerdo hasta nuestra próxima
comunicación,

se despide, cordialmente,

Henry Armitage.
Boston, Massachussets
Diciembre de 1930


Carrigang le gustó
ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 23
 

 

                   Estimado señor Skwads:

                   Le ruego que disculpe usted mi falta de decoro social al enviarle directamente esta misiva pues, como podrá suponer, ni nos conocemos ni pertenezco precisamente a su entorno más directo. Permítame por eso presentarme: Mi nombre es Riouk Art aunque considero que para el asunto que nos ocupa, le bastará saber que soy ingeniero  y dispongo de un artefacto tremendamente útil que, entre otras beldades, me permite interceptar, revisar, leer  (por decirlo de algunas formas), los mensajes del sistema de telégrafos. No todos, no soy un maníaco. Sólo unos pocos seleccionados revisten cierta importancia.

Dicho esto, ruego nuevamente que sepa perdonarme pues, entre los mensajes captados, pude leer los recibidos y enviados hace tres días al matrimonio Freeman: Louis y lonney Freeman, de los Estados Unidos de América.

Como podrá ver, hasta el momento me he disculpado dos veces. Sin embargo, no me arrepentiré de recriminar el contenido de los mensajes enviados en su nombre, al citar al matrimonio en el entorno de Crouch End, provocando de esta forma, la desaparición de Lonney y la entrada en los pasillos de la locura de su esposa Louis, gritando en medio de la comisaría y ante la atónita mirada de todos los presentes, que el suelo se había abierto para deglutir por completo a su esposo.

Debe saber que no le acuso (aún), de mandarlos conscientemente a ese fatal destino sin embargo, considero que debo hacerle conocer el triste final de su socio y el de su esposa, la antropóloga Louis Freeman. No le acuso porque sospecho que alguien más intervino en el intercambio de telegramas, sin que usted o yo pudiésemos darnos cuenta.

Es a esa persona a quien busco y en cuya identificación, su ayuda, señor Skwads, resultará inestimable.

Podrá imaginar a estas alturas, que necesito pedirle un favor. No lo hará usted por mí aunque espero que si lo haga por su socio y el bienestar de su afligida esposa.

Le espero la tarde de mañana, después de su acostumbrado té de las seis, en la entrada del túnel de acceso a Crouch End desde Haringey. Asista usted. Hágame caso pues, existen cosas en nuestro entorno, que no pertenecen a nuestra realidad y por desgracia, nos ha tocado a usted y a mí hacerles frente.

Posdata: Sepa que cabe la posibilidad de que nadie haya intervenido en los mensajes y realmente, haya mandado a sabiendas al matrimonio hacia su cruel destino. En ese caso, asista igualmente pues, es a usted a quien estoy buscando y le interesa conocerme.

 

Le saluda atentamente: Riouk Art


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 23
 

Diario de misión: Entrada número dos mil cuarenta y nueve

Agente de tránsito Riouk Art.

Como llevo suponiendo desde hace varios años, creo haber localizado un área de inflexión bastante sensible a lo largo de varios puntos del reino unido.

La mayor grieta con la que me he encontrado hasta ahora,se cerró a mis espaldas con el colapso de un enorme edificio de apartamentos como tapón.

El edificio en cuestión, conocido como complejo Randschill, albergó hasta la fecha a varias familias de inmigrantes con escasos recursos, llegando a alcanzar la cifra de 64 habitantes.

El seguimiento de acólitos en los cultos del barrio de Crouch End, me invita a centrarme en uno de ellos, con señas de mutación parcial por exposición a la radiación de grietas. Siguiéndolo me condujo al lugar. Resultó ser el conserje. Convivía en el inoportuno apartamento de la entrada con su esposa y cinco hijos.

A juzgar por lo pronunciado de la deformidad (la típica neurofibromatosis quística cornificante, primero en manos y pies, para después extenderse a la cabeza con lamentables resultados), y por haber afectado a otros miembros de la familia, amén de su participación repentina en reuniones del culto, sentencio usar el analizador espectrográfico del artefacto, con la inequívoca conclusión de que la grieta, estaba abriéndose camino justo a  dos metros bajo los cimientos del edificio. Bajo la vivienda del conserje y su familia.

No me queda más opción que infiltrarme en medio de la noche y situar mecanismos de vibración armónica anclados en las columnas del sótano, con la esperanza de revertir la fuerza de  empuje desde el otro lado y así, terminar sellando del todo la entrada.

Desgraciadamente, la fuerza de la vibración, termina afectando también y con fatalidad a los cimientos de muchos edificios. Ninguno como al complejo de “los extranjeros”, que ha terminado derrumbándose y sepultando a todos sus inquilinos excepto a uno: El hijo menor de la familia que, sin saber bien porqué, apareció deambulando por los jardines, segundos antes del desastre, con los primeros temblores, roto en llanto, como perdido.

Al ver que todo se venía abajo, eché a correr para sacarlo del desastre y conseguimos entrar en el artefacto justo a tiempo. Como indiqué anteriormente, con el edificio cayendo detrás de mí.

 El chico lleva pasmado desde entonces. Con la mirada perdida en el horizonte, los ojos como platos y de pié, apoyado contra una esquina sin decir nada. No conozco ni su nombre… Creo que le voy a llamar “Farola”.

No me cabe duda alguna de quién puede haber sido el invocador. El sumo sacerdote de las misas en Crouch End, ese que es capaz de representar mil y una caras. Conocido en Londres como: Gabranz, secretario de urbanismo. Debe haberle tomado meses. Por seres como éste, es por lo que existe mi trabajo.

Hice uso de toda la presteza que pude en las labores de extracción, de los especímenes infectados de entre los escombros. Pude moverme durante algún tiempo en la nube de polvo, pasando inadvertido con la confusión pero, no estoy seguro de que una de las cabezas siga en el lugar, o por arte del fenómeno vibratorio, terminó pasando al otro lado.

Debo recalcar que todo este triste desenlace, no estuvo en ningún momento entre mis planes mas, las posibles consecuencias a las que se expondría nuestra realidad en caso de dejarla crecer, pueden llegar a ser….

También a mí me toca pagar penitencia. Ahora el chico es mi responsabilidad. Por lo menos, en  el artefacto estará seguro.

Final de informe 2049 del diario de misión de control de tránsito dimensional.

Riouk Art: Efectivo número nueve.


Carrigang le gustó
ResponderCitar
Miguelasso
(@miguelasso)
Gremlin Kartuunesco Moderator
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 7
 

El Cráneo Randschill, Cronología (Hasta la Parte 4)

Por Miguelasso

 

  • La noche del 30 de abril de 1930 se produce un extraño incendio que asola el complejo de viviendas Randschill en Boston, 58 personas, muchas de ellas inmigrantes en situación semi-irregular incluídos varios menores, perecen en la deflagración.
  • A finales de verano, se constituye la llamada Comisión Randschill, para intentar esclarecer lo sucedido, desde las condiciones en las que el edificio fue declarado habitable hasta la percibida tardía respuesta de los servicios de emergencia. Los artículos de Jeffrey Carpentier, del Boston Tribune, canalizan tanto la ira popular como algunas pesquisas oficiales. La Comisión solicita los servicios de Morton K Michaels en calidad de Perito de estructuras.
  • En algún momento de Septiembre, Morton y Henry Armitage se reúnen en una reunión de antiguos alumnos de la Universidad.
  • El 9 de Octubre, Morton encuentra un extraño cráneo en las ruinas del edificio durante una de sus inspecciones. El 10 de Octubre, Flanney Gabranth dimite como secretario de infraestructura. Al día siguiente, la Comisión Randschill se clausura oficialmente debido a las irregularidades detectadas, y se promete una re-apertura una vez se asiente la polvareda.
  • A mediados de Octubre, Morton contacta con Louise Baum, investigadora en la Universidad de Boston, que toma fotografías y recoge algunas muestras, aunque Morton se niega a dejar el cráneo bajo su custodia o a revelar detalles explícitos de su origen.
  • Tres días después de su reunión en la Universidad, Louise Baum desaparece, sin dejar pistas a sus compañeros de trabajo, Kamen y Ruben, a su padre o a su marido, Joseph Baum.
  • Morton escribe a Jeff Carpentier, que le replica el 23 de Octubre que parece haber 5 víctimas del incendio que no han sido identificadas o reveladas a la prensa. Carpentier sospecha de un desliz, pero también de que la corrupción emponzoña todo el caso.
  • Durante Noviembre, Morton empieza a caer en el alcoholismo debido a todo lo que está sucediendo a su alrededor y, en sus propias palabras, los mensajes que le transmite el cráneo.
  • A finales de Diciembre, Morton escribe a su amigo Henry, transmitiéndole parte de estos datos, Henry le responde antes de fin de año, sugeriéndole que se deshaga del cráneo y recomendando un anticuario de Boston.
  • En Enero de 1931, Morton responde a Henry, no ha recibido todavía noticias nuevas de Louise, aunque todavía tiene mucho que contar acerca del misterioso cráneo en estos últimos meses.
  • En algún momento de Enero, Morton visita al anticuario de Boston, de nombre Stephen (quien, sin saberlo Morton, es amigo del periodista Carpentier). Morton se presenta en un estado deplorable y el anticuario se niega a recibirle.
  • Durante Enero, rumores de extraños ataques violentos y de histeria empiezan a aparecer en las noticias locales de Boston.
  • Morton Michaels "enloquece" y desaparece, dejando tras de sí cientos de mensajes extraños, incluyendo una carta dirigida a Henry Armitage.
  • El 1 de Febrero, el periodista Carpentier escribe a su amigo Stephen para contarle que la policía busca a Morton Michaels tras el asesinato de la vecina de este.

 

 

This post was modified hace 4 semanas 3 veces by Miguelasso
This post was modified hace 3 semanas by Miguelasso
This post was modified hace 6 días by Miguelasso

Carrigang le gustó
ResponderCitar
Miguelasso
(@miguelasso)
Gremlin Kartuunesco Moderator
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 7
 

Carta de M en respuesta a Henry Armitage

 

 

Querido Henry,

 

Tus palabras me proporcionan una mezcla extraña de paz y nostalgia. Te agradezco enormemente que te hayas tomado la molestia de escribirme de vuelta. Seguro que estás muy atareado y tu tiempo es mucho más valioso que el mío.

Sé que he tomado el camino de los cobardes y los débiles entregándome a las fantasías etílicas. Yo mismo me he burlado muchas veces de aquellos que perciben una botella como su única salida, ignorando la belleza de los parques o de los versos. Tienes que comprender, no obstante, el influjo que este ejemplar ha proyectado sobre mí. Se me ha aparecido en sueños, flotando sobre el éter, y a veces acompañado de dos manos esqueléticas de falanges imposiblemente largos. Sus cuencas ya no están vacías, y su interior absorbe la luz y expulsa ponzoña de una manera que no puedo explicar. Al principio sospeché que las pesadillas obedecían a mi curiosidad inquieta, por supuesto. Pero una mañana me habló, mientras estaba en vigilia y en total y absoluta sobriedad. Lo sé porque ese día fue la primera que pasé retorciéndome de pavor entre llantos y tragos. ¿Cómo podría una cosa cadavérica, por muy antinatural que fuese, causar semejante impacto en un observador externo?

Me he pasado la tarde haciendo este bosquejo para ti, ruego que disculpes mis escasos talentos artísticos.  No soy capaz de reproducir el aura que lo impregna, no tan obvia como el hedor que desprende, pero igualmente poderosa. La propia Louise mencionó que la capacidad cerebral proporcional parece más propia de simios que de personas, pero ¿te dije acaso acerca de sus dimensiones? Es muy ligero, no representó una carga significativa dentro de mi mochila, pero mi puño encajaría dentro de sus órbitas. Los restos orgánicos en su temporal izquierdo parecen cabellos, pero la putrefacción o los procesos naturales que les dieron origen los hacen más semejantes a las algas que recubren los barcos abandonados.

Estoy debatiendo si visitar a tu colega, el anticuario. Quizás pueda ayudarme, efectivamente. Pero también podría quedar deslumbrado por el descubrimiento e intentar arrebatármelo. No pretendo ofensa para tu amigo, y yo mismamente soy el primero que no debería protestar acerca de apropiaciones indebidas. Pero tras innumerables mensajes, en sueño y en vigilia, empiezo a sospechar que  mi descubrimiento no fue casual, y que de alguna manera soy instrumental en la historia que tiene que contar.

Atentamente,

Morton K Michaels

Enero de 1931

PD: Junto a esta carta, te envió una respuesta que recibí tras escribir a Jeffrey Carpentier, del Tribune. ¿Lo recuerdas? Sus artículos sobre el caso Randschill fueron instrumentales para canalizar la opinión pública y forzar la constitución de la comisión de investigación. En cierta medida, le debo mi sueldo, aunque ya no me quede nada. Me temo que Carpentier no será de mucha más ayuda, pues parece más interesado en lo que pueda obtener de mí. No obstante, su confidencia me parece enormemente significativa, pues no recibió información alguna sobre mi hallazgo en las ruinas.


ResponderCitar
Miguelasso
(@miguelasso)
Gremlin Kartuunesco Moderator
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 7
 

Carta de Jeffrey Carpentier a M, adjuntada a la carta anterior

 

Estimado señor Michaels,

Gracias por escribirme y por el interés que profesa por mis columnas cubriendo el Caso Randschill. No es necesario que oculte el pesar que el mismo término le evoca, yo mismo me he sorprendido llorando en mitad de la noche pensando todos esos pobres desgraciados. No me siento autorizado para detallarle mis propias pesquisas sobre el escándalo, pues estoy seguro de que en su calidad de experto en materiales tendrá muchos datos de los que yo carezco. Datos que el gobierno, desgraciadamente, no permitirá fácilmente que circulen por cauces poco ortodoxos. Pero quien sabe.

Comparto sus inquietudes acerca de la dimisión del secretario de urbanismo e infraestructura, pero cuanto más pienso en ello más convencido estoy de que Gabranth tomó la decisión correcta. En mi opinión, y esto no representa la línea editorial de mi periódico ni insinúa ninguna noticia que esté a poco de ser publicada, es cuestión de tiempo que la firma del mismísimo Gabranth aparezca en alguna de las adjudicaciones que condujeron a la deflagración. EL gobierno a duras penas se mantiene en pie, y el elevado número de inmigrantes que perecieron en la tragedia mantendrá a los grupos defensores de los derechos civiles con los puños en alto y la sangre caliente durante un tiempo.

Hay un detalle ciertamente desconcertante que puedo contarle. Los datos durante las primeras horas tras la tragedia fueron muy confusos, pero el informe conjunto del equipo de bomberos y personal médico certificó ante notario que se encontraron sesenta y tres cuerpos en las ruinas del edificio Randschill. Sin embargo, sé de una buena fuente que esa noche ingresaron en la morgue solamente cincuenta y ocho. Esta confusión irrespetuosa representa una mancha en la reputación del malogrado gobierno, y sospecho que es lo que realmente precipitó la dimisión de Gabranth. Siento pavor pensando que algunas familias siguen buscando a personas desaparecidas y que lo que queda de ellas reposa entre los escombros.

Por favor, no dude en volver a pone en contacto conmigo si la comisión de investigación volviera a reactivarse. Estaría muy interesado en saber todo lo que le esté permitido contar sobre los descubrimientos. Y como puede ver, respeto escrupulosamente el anonimato de mis confidentes.

Suyo afectísimo,

Jeff  Carpentier

23 de Octubre de 1930


ResponderCitar
Miguelasso
(@miguelasso)
Gremlin Kartuunesco Moderator
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 7
 

"Carta" enviada a Henry Armitage por M

 

Querido Henry,

Lamento la espera tras mi última comunicación, estos han sido días aún más duros para mí. Supongo que también para ti, pues no obtuve respuesta. No necesitas excusarte, tranquilo, entiendo las ocupaciones que te atosigan, y lo complicado que tiene que ser mantener tu pomposa e inmaculada aura de experto de manos limpias que no sabe lo que es el trabajo duro de verdad.

Ya va sien

 

Discúlpame, querido amigo, eso fue totalmente inapropiado. Permíteme comenzar de nuevo usando este mismo papel, porque lamentablemente he utilizado todas mis reservas estos últimos días en garabatos y callejones sin salida. Me encuentro algo indispuesto para salir a la calle a comprar.

Fui a ver a tu amigo, el anticuario, pero no sirvió de mucho. El muy desgraciado apenas me entreabrió su puerta. Abdujo no se qué de mi olor corporal, pero sé que el cráneo le asustó. Provoca ese efecto en los simples que n pueden sostenerle la mirada. Le perdono su cobardía, no obstante, es normal que una mente infranormal sea tomada por el miedo estos días, con tantos extraños asesinatos y mutilamientos en la ciudad según la prensa. Si es que nos podemos fiar de la prensa, que airea miserias y basuras y sustrae importancia a lo que verdaderamente vale.

No he vuelto a salir de casa desde ese día y no pienso hacerlo hasta que envíe esta carta. Todo lo que necesito está aquí conmigo. Una vecina se acercó inquietada por los gritos, decía. Le dije que no se preocupara, que no tenía nada que ver con los asesinamientos de la prensa. No me acuerdo si me creyó, no me acuerdo siquiera si salió de mi casa. Poco importa. Poco afecta.

Son días duros Henry, pero ya no tengo miedo. Me siento liberado de aberraciones antinaturales como el decoro social, el pago de impuestos o comisiones de investigación acerca de indocumentados muertos. Ahora entiendo por qué has dedicado tu vida a aquello que los estúpidos no pueden siquiera acariciar con las puntas de sus pezuñas. Ojalá pUdieras venir A VER lo que he dEscUbierto.

 

Estúpidas excrecencias de carbono, juegan con fuerzas que no pueden ni concebir y creeen QUE POdeis CALLarnoS DESPUES A LA HORA QUE OS PLAZCA CON UN BURDO INCENDIO. NO HAY MARCHA ATRÁS. VuesTRo tEaTRo dE lO ABSURDO Se TAMbALEA. VUESTRA DEMENCIAL SOCIOPLASMOSIS ES TERMINAL. LOS CINCO VASTAGOS ESTAMOS DESPERTANDO, HEMOS VUELTO A RECLAMAR LO QUE ES NUESTRO

This post was modified hace 4 semanas 2 veces by Miguelasso

ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Miembro Admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 32
Iniciador de tema  

El Diario de Louise Baum (1) Escrito por Diana

Extracto del diario de Louise Baum.

Hoy ha venido a verme al laboratorio un amigo, quería que le diera mi opinión sobre unos
restos que encontró durante una de las investigaciones que conlleva su trabajo, no me dio
muchas explicaciones sobre como la encontró, pero compartió conmigo sus inquietudes sobre
la procedencia de la pieza. A lo largo de mi trayectoria laboral he podido estudiar algunos
casos de fraudes, muchos más desde que hace apenas 5 años se abriera la tumba de
Tutankamón, rebelando su momia y sus ajuares funerarios.
Después de las comprobaciones habituales determine que no se trataba de una falsificación, ni
siquiera una factura exquisita habría sido capaz de reproducir con tal exactitud la morfología
del cráneo, además de los extraños tejidos adheridos al mismo, donde debería haber estado el
cabello, ya que claramente es humanoide. No voy a negar que mirar a esas desorbitadas
cuencas me producía desazón, aun así tome muestras del cabello y algunas raspaduras de
hueso, que era liviano pero muy duro, tuve que sacar las herramientas de diamante y aun con
ellas solo conseguí raspar el interior del lóbulo frontal lo suficiente para tomar una pequeña
muestra.
En un primer vistazo, aunque por la capacidad craneal, de unos 440cc podría pertenecer a un
primate, la mandíbula y las piezas dentales dicen lo contrario, es como si alguien hubiera
serrado dos cráneos que pertenecieran a animales distintos y los hubieran pegado, menos los
ojos, esos ojos serian, simplemente, imposibles.
Nada más salir mi amigo por la puerta me dirigí al despacho de Kamen y Ruben, unos colegas
que trabajan en la universidad y que están estudiando una nueva manera de datar restos
fósiles. Les deje allí la muestra, para que me dieran la información que pudieran sacar.

No puedo dormir, en cuanto cierro mis ojos otros ojos aparecen frente a mí.
Hoy fui a ver a mi padre a la sinagoga, estaba dando clase, me quedé sentada en uno de los
balcones, estaba explicando El Tanaj, hablando de los ángeles caídos que tomaron a las hijas
de Adán, a las que enseñaron magia. Cuando la clase termino salude a mi padre y volví a casa
con Joseph.

Ya llevo 3 días sin dormir, Joseph está tan enfrascado en su trabajo que no se ha dado cuenta.
Solo pienso en de donde habrá salido esa maldita calavera, y en los nepilim, los hijos que las
primeras brujas tuvieron de sus encuentros sexuales con aquellos ángeles, ponzoñosos seres
nacidos de oscura magia demoniaca.
¡Kamen y Ruben me han traído la muestra que les dejé! Pero para mi desasosiego los
resultados no han arrojado mucha luz, si este ser existió en la realidad, fue antes de que
hubiera carbono en la atmosfera, lo que quiere decir que el espécimen tendría más de 5000
años. Aunque eso es totalmente imposible, porque la composición de la calavera es de
carbono, básicamente es diamante.
Preguntas, preguntas…

Notas:
Las pruebas del carbono 14 a las que me refiero en el diario no se descubrieron hasta 1940 por
Martin Kamen y Sam Ruben, me he permitido la osadía de adelantar sus estudios unos años e
inmiscuirme en ellos.
El tanaj es el antiguo testamento judío, donde se habla del Genesis y de lo que pasó después
de que los ángeles se revelaran contra dios y este les diera la patada, por lo visto algunos se
quedaron la tierra porque las mujeres les parecían chachis.
Lo de que la calavera sea de diamante es a partes iguales fruto de mis investigaciones y un
homenaje a esa peli tan mala de Indiana Jones, pero no tengo ni la menor idea de si todo lo
que he puesto es posible realmente, ni si tiene sentido que Louise diga que si no había carbono
en la atmosfera no podía haber cosas hechas de carbono, pues la vida en si se basa en el
carbono… entro en bucle de la posible incongruencia.
En próximas entregas: ¿Dónde está Louise ahora? Sé que durante el directo tú dijiste que ella
había desaparecido nada más hablar con M, pero en sus cartas parece que pasó algo más de
tiempo.
Estas notas pueden aparecer en su casa, en el laboratorio, o llegar a manos de M de alguna
manera sin que ello influya en lo que yo tengo pensado escribir a continuación.
No es contrario que la calavera sea liviana y de diamante, pues el diamante tiene una densidad
de tan solo 3,5.

 


ResponderCitar
NoviembreNocturno
(@noviembrenocturno)
Miembro Admin
Registrado: hace 5 años
Respuestas: 32
Iniciador de tema  

Extracto del diario de Louise Baum (2) Escrito por Diana

No puedo volver a casa, no en este estado. Debido a la falta de sueño estoy empezando a sufrir alucinaciones, siento que estoy dentro de un túnel, me mareo. Tengo que solucionar esta situación. Joseph no debe verme así, estoy al borde del precipicio.

He llamado a Jenna Hunter, se ha pensado que la llamaba para recordar viejos tiempos de la universidad, como si yo tuviera ahora el cuerpo para eso. Hemos quedado en las inmediaciones del Edificio Randschill, debo de estar ya bastante loca, porque le voy a pedir que obtenga para mí los documentos clasificados de la comisión, quiero saber que ha sido de esos 5 cadáveres que dice la prensa amarilla que han desaparecido.

Jenna sigue radiante como siempre, no me extraña que forme parte de la contrainteligencia, es tan sagaz como hermosa.

Por supuesto ya traía los deberes hechos, siempre al grano Jenna.

Los 5 cadáveres no han desaparecido, tras encontrarlos entre las ruinas el gobierno decidió llevarlos a la morgue de la universidad de Arkham debido al brutal estado en el que se encontraban, por lo poco que me ha contado habrían sufrido los daños de estar frente a una detonación y sus ojos estaban totalmente calcinados. También había hecho averiguaciones sobre los 3 hombres y las dos mujeres desaparecidas, todos habían vuelto recientemente de la ciudad inglesa de Jerusalén. ¿Serán ellos los culpables de la detonación? ¿Trajeron el cráneo de su viaje? Ahora no tengo más remedio, tengo que hablar con mi padre.

 

Hoy me escondí en el despacho de mi padre hasta que él terminó de dar clase, cuando me vio se mostró muy preocupado, Joseph le había llamado, se había disculpado por no estar más atento a mí, estaba seguro de que le había dejado y que todo era culpa suya; quise llorar, pero el horror que me persigue me ha dejado sin lágrimas. Le conté a mi padre lo que había ocurrido, maldijo mi trabajo y se acordó de mi buena madre, mencionando que si hubiera sido por él yo jamás habría estudiado. Naturalmente le pregunte por los nepilim:

 

En el apócrifo libro de Enoc, primogénito de Caín se narra la historia de los ángeles acusadores:

Ciertos ángeles acusadores pidieron permiso al Dios Yahvéh Elohim para reunir pruebas fidedignas de la iniquidad humana, perlas, tinte purpúreo, oro y otros tesoros, que fueron robados inmediatamente por los codiciosos hombres. Entonces los ángeles-joyas adoptaron forma humana con la esperanza de enseñar rectitud a la humanidad. Pero esa asunción de carne humana les hizo someterse a los apetitos humanos: seducidos por las hijas de los hombres, se encontraron encadenados a la Tierra y fueron incapaces de recuperar sus formas espirituales. Los Caídos tenían unos apetitos tan grandes que Yahvéh Elohim hizo llover sobre ellos maná de muchos sabores diferentes para que no sintieran la tentación de comer carne, alimento prohibido, y excusaran su flaqueza alegando escasez de cereal y hortalizas.

No obstante, los Caídos rechazaron el maná de Yahvéh Elohim, mataron animales para comerlos y hasta probaron carne humana, contaminando así el aire con vapores nauseabundos. Con las mujeres y las bestias del campo y el agua, procrearon hijos monstruosos y titanes. Fue entonces cuando Yahvéh Elohim empezó a pergeñar la destrucción de Su mundo por medio del Diluvio.

"Ahora los Nephilim dominaban la tierra, que eran los hijos de los acusadores. Ellos eran llamados los gigantes de la antigüedad. En aquellos días vivía Enoc"

 

He ido a casa de Morton esta madrugada, no me ha abierto, habré estado llamando más de media hora. A través de la puerta, en la quietud de la noche, me llegaba su voz, estaba hablando con alguien en susurros, le he pasado una nota por debajo de la puerta, espero que aun conserve la cordura.

Jenna me ha conseguido un pasaje a Jerusalén, sin rastro ¡y quiere venir conmigo! No negaré que me vendría muy bien su ayuda, pero, ¿debo involucrarla en esta locura?

 

Mi padre me dijo que la tribu de cananea a la que pertenecían estos nauseabundos seres vivía en las colinas de Judah.

Debo quitarme el insoportable peso que he puesto sobre mis hombros, debo ver y luchar, encomendarme a Yahvéh y purificar mi alma, que los ángeles del cielo se apiaden de mi alma.

 

 

Notas:

Jenna Hunter es uno de los personajes adicionales para el juego de mesa Arkahm Horror, es agente secreto para lo que había antes de antes de la CIA, la “contrainteligencia” podría ser otro personaje para la partida.

El “Enoc” que escribe lo que detallo en cursiva no es el hijo de Caín, es otro Enoc, pero me ha parecido que le daba mucho color al relato que este señor se dedicara a escribir sobre la vida y milagros de los Ángeles.

Uno de los significados de Nepilim es “derribadores” muy propio para la historia, puesto que ha tirado un edificio.

Había pensado en escribir la nota que le paso por debajo de la puerta a Morton, pero me ha parecido divertido que lo hiciera él, o que alguien más la encontrara y se metiera así en la trama.

 

This post was modified hace 4 semanas 2 veces by NoviembreNocturno

ResponderCitar
Miguelasso
(@miguelasso)
Gremlin Kartuunesco Moderator
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 7
 

Carta de Jeff Carpentier a su amigo Stephen, anticuario de Boston

 

Querido Stephen,

Te escribo esto con la esperanza de que la policía te haya importunado menos de lo necesario. También es posible que no sepas de lo que estoy hablando, en cuyo caso me temo querido amigo que he cometido un error, pues.

Voy a suponer que no sabes nada por ahora, ruego que disculpes mis asunciones. Sospecho que hace no mucho tiempo recibiste la visita de un tipo extraño, que puede o no haber acudido a ti con preguntas acerca de un extraño cráneo. ¿A que se deben todos estos supuestos excéntricos por mi parte? A que ese tipo se llama Morton Michaels, y es el principal sospechoso de cierto crimen atroz, el asesinato de Mrs Wylles.

La razón por la que me he interesado en este caso es porque me comuniqué hace apenas tres meses con Michaels, pues era uno de los peritos investigando para la defenestrada Comisión Randschill. Yo creí hablar con una persona curiosa, quizás algo atormentada por remover un caso tan truculento, pero nada que me alarmara de tan horrible desenlace. No estoy diciendo que crea que sea inocente, no obstante. Como parte de mi labor de sabueso he podido contemplar con mis propios ojos que la vida del señor Michaels, así como sus condiciones de habitabilidad y decoro, se habían deteriorado en las últimas semanas. No tengo razones para dudar de que Michaels, seguramente en alguna clase de arrebato irracional e inconsciente, descargó alguna clase de rabia homicida contra la pobre señora Wylles, que por lo que la policía sabe quizás sólo se acercó a su casa en calidad de vecina preocupada.

Por si esta historia no fuera lo suficientemente misteriosa, Michaels parecía consciente, vistas las notas que pintarrajeó en papeles, periódicos, paredes y techos, de la ola de violencia que asola la ciudad. No soy capaz de entender la cadena de razonamientos que su mente trastornada entrelazó, ni siquiera si éso es lo que le condujo a la locura. De ser así, me temo que puedo haber contribuido, porque había muchas referencias crípticas al concepto de “los cinco” aquí y allá. Creo saber de que habla, y me apena porque sería mi culpa de ser así, pues hablamos de algo deleznable desde el punto de vista de un periodista, pero no algo en lo que apostar tu salud mental. La policía también, creo, busca a una segunda persona de interés en este caso, una antropóloga, Louise Baum, que se puso en contacto con Michaels, y sospecho que puede haber sido instrumental en proporcionarle ideas sobre ese “cráneo”.  Cráneo que no aparece por ninguna parte, por cierto, sólo tenemos los múltiples dibujos dejados por Michaels, que sinceramente parecen dibujados por personas diferentes, dada su evolución, ¿o quizás degradación?, hacía formas más y más surrealistas y ominosas partiendo de la forma básica original de una cabeza humana.

De manera, querido Stephen, que tenemos un asesinato en mitad de múltiples casos de psicosis y violencia, dos personas desaparecidas que conectan el crimen con el caso Randschill, y un cráneo monstruoso que contiene muchos secretos y saberes para aquellos que quieran escucharlo. Perdón por el último punto, no es un intento de broma por mi parte, son las palabras casi literales de Michaels en una de sus últimas anotaciones antes de sucumbir a lo que sea que ocupó su mente racional. Sin duda, sólo por los recortes de periódicos que ha generado, esta historia merecería la reapertura de tu querido gabinete de curiosidades

Un abrazo, amigo mío, y por favor quema esta carta, y no menciones mis pesquisas de sabueso a nadie,o acabaré formando parte de este caso más allá de mis coordenadas de confort.

 

Jeff Carpentier

1 de Febrero de 1931


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 23
 

Londres: distrito de Crouch End                25 de Diciembre de 1930

 

Querido Albert, amigo mío:

No sé cuántas veces te habré dicho la importancia que tu amistad significa para mí. A pesar de las diferentes formas que tenemos de entender la cueva sin apenas adentrarnos en ella, siento que eres una de las dos únicas personas con las que puedo hablar de mis inquietudes más profundas. Me estoy haciendo viejo. Lo noto en mi interior, en mis ganas, en mis fuerzas, y después de la marcha de Claire, debo confesar que es normal sentir los rastros de la soledad. Ya llevo muchos años rondando por ahí. Hoyando profundos caminos entre realidades que ningún humano ha podido pasar.

A día de hoy no me avergüenza reconocer que estaba acostumbrándome a su presencia. Es una pena que sólo estemos ella y yo para vigilar toda la frontera. Ahora la guarda desde el otro lado. Sin embargo, nada puede asegurarnos que no haya decidido volver a tomar venganza del rey Roble. Ha evolucionado mucho a lo largo de los años.

¿Sabes? Siempre me llamó la atención tu capacidad de entender el interior de las habitaciones, con tan sólo analizar la forma de su cerradura. Posiblemente, por eso será que nunca me ha importado desvelar los entresijos de mi confusa existencia. Siempre terminamos reduciéndolo todo a su mínima expresión, para meterlo bien oculto en nuestro castillo mental.

 Hoy, te escribo entre otras cosas, para avisarte de la evolución de mis sospechas acerca de las grietas que se desarrollan por toda la región de las islas británicas. Lo hago porque sé que te interesa.  Aquí, el tejido entre dimensiones varía enormemente de grosor. Como si estuviese dado de sí. De hecho, según los análisis del espectrógrafo, la colina de Slaughter Towen, ha sufrido tantas roturas y cicatrizaciones a lo largo de las eras, que provoca esa radiación a la que llamas “feromona de acólito”.  Este fenómeno, motivado quizá por generaciones de rituales druídicos en la era preromana, dejó una impronta que en última instancia, ha atraído a gran número de seguidores, clamando por nombres de seres que ni siquiera conocen.

Adivina quien parece estar detrás de todo esto…..

Sé que no puedes ayudarme. Tienes tus cosas también y debe ser complicado verbalizar todo el asunto acerca de Mileva y los niños…

Debo hablarte de algo curioso también. Resulta que ahora me ha dado por recoger huérfanos neuroatípicos por ahí. Por ahora, llevo uno. Se llama Farola y, para no liar mucho la historia, lo saqué del desastre donde murió toda su familia. Lleva una semana rondando por los entresijos del artefacto aunque, se queda la mayor parte del tiempo que estoy presente, arrimado de espaldas contra una esquina: de pié, observando lo que hago con los ojos muy abiertos.

Para colmo, al volver, hoy me lo encuentro como siempre de pié, en la esquina pero con un enorme y viejo gato tuerto cogido en brazos. Farola no se relaciona nunca conmigo y al bicho ese lo tenía en brazos…. Rábanos… no se qué voy a hacer. Aunque parece una evolución en su comportamiento, lo he analizado y no parece ser lo que aparenta. Si te tuviese delante, de seguro ya me habrías preguntado por qué me complico la vida, preocupándome por un mocoso gatófilo cualquiera pero, ya te lo he dicho: será que me hago viejo.

Desgraciadamente, viejo amigo, no dispongo del tiempo que quisiera para poder expresarte mis inquietudes mas, en breve debo acercarme a Berlín a cortarle las alas a un pajarito. Ya sabes… salvando el mundo… y eso… Si te encuentras disponible, en el artefacto siempre habrá lugar para que pases un par de días, conozcas al nuevo miembro del equipo y me des una opinión objetiva de todo esto de la inestabilidad fronteriza por las tierras de la reina madre.

Recibe pues, un cálido saludo. De esos que sabes que no regalo nunca a nadie.

Tu amigo ahora y siempre Riouk Art.


Carrigang le gustó
ResponderCitar
Miguelasso
(@miguelasso)
Gremlin Kartuunesco Moderator
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 7
 

Carta del Editor a Jeff Carpentier (con documento adjunto del propio Carpentier)

 

Jeff, 

¡No! No puedes publicar esto. ¿te has vuelto loco? ¿Cómo te atreves a enviarme siquiera para revisar esto?

Exigo explicaciones por esto, o cuando vuelvas por aquí de tu retiro campestre más te vale recoger todos tus trastos de tu mesa.

El editor

 

============

 

Hemos cometido un grave error. Yo, personalmente, he cometido un grave error. Reconozco que actué con fines nefarious, lo que no deja de recordarme que esto es una especie de castigo. Pero si es así, ¿por qué son los inocentes, y no yo, los que están sufriendo las consecuencias?

Es difícil explicarlo, los detalles se me escapan y hace apenas un par de años yo apenas sabia de estas cosas. Basta decir que un día un hombre acudió a mí, de parte de una persona mucho más importante que yo cuyo nombre no debo revelar por amor a mi nación. Este hombre sabia cosas. Este hombre sabio que hay artefactos, lugares, e incluso personas más sensibles que otros para según que actividades. Aquel hombre usó el símil de la electricidad, no la vemos, pero eso no significa que no esté allí. Del mismo modo, algunas puertas nos permiten entrar y salir de la oficina, y otras guardan la entrada a sitios menos convencionales, pero no están a la vista. Dio la casualidad, aunque el hombre sospechaba de esto ultimo, que los terrenos sobre los que autoricé en su día la construcción del edificio Randschill contenía una de estas puertas. El desgraciado sabio muy bien de mi lucro con aquellas operaciones, asi que me ofreció directamente más dinero a cambio de, afirmaba, solo un par de noches para conducer sus experiencias.

La “experiencia” terminó matando a decenas de personas que se hacinaban en los cuchitriles que yo mismo había declarado como “perfectamente aptos para la habitabilidad”. Fui forzado a dimitir para contener la tragedia dentro de los rumores de la corrupción. Por un momento, pensé que así habría sido. Mi reputación estaba hundida, pero estaba siendo compensado extraoficialmente de manera muy generosa por ello. Pero entonces empezaron a aparecer las noticias, los rumores, las pintadas en la pared con sangre.

Había un pequeño detalle que ese hombrecillo de apariencia inofensiva no me había contado. No se trataba de abrir una puerta a un nuevo mundo. Su misión siempre había sido liberarlos. Fueron encerrados y privados de nuestro mundo hace una eternidad, pero ahora por culpa de mi codicia vuelven a estar entre nosotros.

Ellos son nosotros, pero al mismo tiempo no lo son. Pueden usarnos como nosotros usamos las camisas o las copas. Pueden modificar nuestras mentes, inculcarnos pensamientos que no son los nuestros. Pueden convertir nuestros cuerpos en abominaciones que harían temblar de miedo a nuestro Señor.  Y no hay nada que podamos hacer.  Fallé a mis juramentos, le he fallado a todo el mundo.

 

Que Dios me perdone,

 

Esta nota, escrita a mano y manuscrita aqui para nuestros lectores, fue encontrada junto al cuerpo sin vida del exsecretario de infraestructuras Flanney Gabranth. La policía sospecha de suicidio, pero la falta de heridas y los inconclusos informes toxicológicos mantienen abierto el caso.

 

======


Javi MuDo y Carrigang les gustó
ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Acólito Eminente
Registrado: hace 4 semanas
Respuestas: 23
 

Diario de misión: Entrada número dos mil cincuenta y uno.

Agente de tránsito de nivel V, Riouk Art.

Tal y como venía apuntando maneras, Gabranth ha terminado derrumbándose y se ha quitado de en medio. Todavía tendremos que agradecerle que nos facilitase el trabajo. El gran cambiador, la bestia de los mil rostros se había adueñado de él y era la única forma de sacarla de nuestra dimensión.

Después de todo el revuelo que se ha formado, tan solo nos resta asegurarnos que los equipos de limpieza hayan sabido procesar los cadáveres mutados con el Síndrome de radiación por frontera. Esa última cabeza que no pude sacar a tiempo de los escombros, nos ha estado dando problemas y la presencia de periodistas y curiosos cerca de las grietas siempre son un engorro.

Sigo solicitando instrucciones acerca de qué hacer, con el único superviviente del desastre del edificio Randschill. Se les ha olvidado incluirlo en el registro de damnificados. Para las autoridades, lo más seguro es que sea más barato asumir que ha muerto o no existe. Necesito que La Cofradía se haga cargo de alguna parte de la responsabilidad del niño. Parece afectado.

En otro orden de cosas, he de informar de los resuellos que empiezan a oírse por las calles, acerca del cráneo de esa cabeza que se quedó atrás: según dicen, habla. Por el momento, habladurías de bibliotecarios borrachos en tabernas de mala muerte pero, sospecho que al pertenecer a un profundo acólito de los cultos de Crouch End, ahora hace las veces de aparato emisor de los deseos de seres del otro lado de la frontera. Mi recomendación es que envíen de una vez a un segundo equipo de apoyo. Alguno intermedio entre el trabajo de campo y el de limpieza para éstas cosas.

Final de informe 2051 del diario de misión de control de tránsito dimensional

Riouk Art: Efectivo número nueve.


Javi MuDo le gustó
ResponderCitar
Compartir: