Forum

Avisos
Borrar todo

Diablo, Crónicas de Santuario

8 Mensajes
1 Usuarios
0 Likes
121 Visitas
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

«Han pasado veinte años desde la derrota de Malthael. Veinte años desde la casi total aniquilación de la humanidad.

Mi nombre es Ismael, y antaño fui miembro de los Hedaji, una antigua orden de escribas que dedican su vida al recuerdo de las hazañas heroicas y las gestas gloriosas, capturando la esencia de cada uno de estos instantes en objetos únicos y bastos tomos arcanos. Pero un día renuncié a mi destino, a mi deber; no por cobardía, o ingratitud para quienes me ofrecieron ese camino, si no por una causa que consideré ineludible y vital. Lo hice por Santuario, nuestro mundo; y por el amor que profeso a la humanidad. Pues cuando los grandes Males se alzaron desde los Infiernos Abrasadores, cuando los mismos Altos Cielos derramaron su sangre como una lluvia de fuego sobre la tierra, yo supe la verdad: nadie daría un paso para salvar este Mundo y sus gentes si yo no estaba dispuesto a hacerlo.

Por eso me uní a los Horadrim, la antigua orden fundada por Tyrael, Adalid de la Sabiduría, para luchar contra el Mal. Mis dones como Hedaji ahora están al servicio de los pocos que todavía quedamos. Apenas hay esperanza, pues los mortales hemos sido diezmados. Pero, aun así, yo me niego a capitular ante la derrota; y si mi don para recordar el pasado y sus enseñanzas sirve de ayuda a los que continúan la lucha, incluso si me cuesta la vida, me doy por satisfecho. Así sea.

He aquí que dejo constancia de las historias de aquellos cuyas hazañas merecen ser recordadas y honradas. Este es mi legado para con Santuario, y la humanidad.»

Extracto del Libro de Ismael.

FINALIDAD DEL HILO

El objetivo principal de este hilo es homenajear la Saga Diablo, de Blizzard, aportando historias acordes al lore de los videojuegos y las novelas. He establecido el año 1306, unos veinte años después de los eventos narrados en el videojuego Diablo 3 Reaper of Souls, para fechar los aportes de todo aquello que he denominado «Libro de Ismael», cuyo principal objetivo es aportar fragmentos del lore de la Saga Diablo para que sirvan de ayuda y referencia a quienes deseen participar en el hilo e iniciar o continuar las historias (fan-fiction) inspiradas en la Saga Diablo. Añadir que, el año 1306 está a medio camino entre los eventos narrados en Diablo III y Diablo IV, una ubicación que considero idónea para narrar las vidas y hechos de los habitantes de Santuario previas al retorno de Lilith, Hija del Odio. Aquellos que desconozcan el lore de la Saga Diablo, sabed que en la red hay disponibles algunos relatos gratuitos, webs fandom ( https://www.diablonext.com/wiki) y webs oficiales a disposición del sectario de la Tríade y del paladín de la Luz.

Por su puesto, como introducción al lore, también recomiendo el relato del Maestro Álvaro Aparicio de «Diablo: Salve, adalid», narrado por el Maestro Noviembre Nocturno, con la voz invitada de June Curiel. Sintetiza muy bien parte del universo y el tono de la saga, con el trasfondo de la trama de Diablo II.

Sobra decir que estáis todos más que invitados a participar, acorde a los valores y el espíritu del De Profundis. Volveros locos, no os cortéis en vuestras majaderías. En el peor de los casos siempre podemos hacer como aquel viejo e insensato aprendiz de nigromante, conocido como El Chorizo, que solo incrementaba la fuerza, y según cuenta la leyenda, fundó la mítica Orden de los Nigromantes Tanques, los cuales eran un poco mancos en el arte de revivir esqueletos, pero te arreglaban los dientes de un guantazo a mano llena; lo que es adorable a la par que inquietante.

Y citando las mismas palabras de aquel pobre insensato, tan sólo puedo añadir: “—¡Salve, adalid! ¡Tu presencia me honra!”.


Citar
Etiqueta de Temas
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

«El Conflicto Eterno fue el nombre otorgado a la guerra perpetua entre los Altos Cielos y los Infiernos Abrasadores. Una contienda sin fin, que se perpetua desde el mismo nacimiento del universo, y se define por el vaivén de poder entre los caudillos del Mal y los elegidos de la Luz.

En algún punto de esta eterna lucha, alguien descubrió un poderoso artefacto: la Piedra del Mundo, también conocido por Corazón de la Creación u Ojo de Anu. Quien dominara su poder podría crear mundos con tan sólo imaginarlos. Por esta razón, todos deseaban hacerse con ella, y crear así una nueva realidad al servicio de sus caprichos. Fue en aquellos tiempos cuando un grupo de ángeles y demonios, hartos de la monótona lucha sin sentido, y encabezados por Lilith, Hija del Odio, e Inarius, un arcángel a las órdenes de Tyrael, se apoderaron la Piedra del Mundo oculta en el corazón de la fortaleza de Pandemonium. Con ella crearon un paraíso al que poder huir; un lugar al que bautizaron con el nombre de Santuario. Pero de su acto no solo nació este nuevo mundo, también trajo a la creación el fruto de su unión: los primeros Nephalem. Así fue que los vástagos de este grupo de Renegados fueron concebidos con una parte angelical y otra demoníaca, otorgados con la capacidad de los más gloriosos actos de bondad y los más terribles e inefables pecados; su poder era tal, que incluso los Señores de los Infiernos Abrasadores y los comandantes de los Altos Cielos temieron su potencial, horrorizándose ante lo que podían llegar a lograr, y, por primera vez, vieron amenazada su existencia… conociendo el verdadero significado del miedo.

En algún punto del camino, Inarius, con la esperanza de retornar a los Cielos y ser readmitido entre las filas del Concilio de Angiris, tachó a los Nephalem de abominación. En cambio, Lilith no vio en ellos una amenaza, sino que los codició como el ejercito que precisaba para arrasar los Cielos y los Infiernos, y adueñarse así de toda la Creación. Una nueva guerra fue inevitable, y en ella se segó la vida de muchos Nephalem. Inarius, no conforme con este resultado, utilizó nuevamente la Piedra del Mundo, pero en esta ocasión para mitigar el poder de los Nephalem, de tal modo que, generación tras generación, su poder fue menguando, hasta dar como resultado los actuales humanos que pueblan Santuario.

Pero el recuerdo de los primeros Nephalem, la gloria de sus hazañas y el eco de lo que fueron, no pasó al olvido. No… Al contrario. Perduró. Lo hizo a través de los mitos y leyenda que narran sus vidas y sus obras. De entre todas estas historias, algunas resuenan con especial claridad en nuestros días: Rathma, cuyo nombre original era Linarian, fue el primer Nephalem, un ser melancólico y solitario de la generación conocida como los Antiguos, nacido de la unión de Lilith e Inarius se convirtió en el guardián del Equilibrio entre la luz y la oscuridad, un estudioso del ciclo de la vida y la muerte, santo patrón de los nigromantes y pupilo predilecto del antiguo dragón Trag'Oul; otra gran Nephalem fue la hechicera conocida como Esu, capaz de dominar el poder de las tormentas, el fuego, el agua y la mismísima tierra, y cuyo legado se transmitió a las posteriores Ordenes de Hechicería de Kehjistan; en cuanto al Nephalem que fundó las tribus de druidas de Scosglen, las versiones difieren, y mientras algunos otorgan a Fiacla-Géar este mérito como atestigua el sagrado tomo druídico de Scéal Fada, otros conceden este honor a Vasily, el hermano menor del Señor de los Bárbaros. Fuere como fuese, el mito es claro en el punto que narra la escisión de las tribus bárbaras y el nuevo camino que tomaron estos Nephalem y sus seguidores en busca de una mayor sintonía con la naturaleza y los espíritus, dando lugar así a las primeras ordenes druídicas.

En lo referente a los mitos bárbaros, hay un Nephalem que destaca sobre todos: su nombre es Bul-Kathos. Puede que de entre todas las leyendas y Nephalem, su historia sea la más grandiosas. Al menos es lo que mi instinto me susurra; es lo que mi corazón me asegura. Las tribus bárbaras lo veneran, pues fue él quien las unificó en un solo pueblo cuando vagaban dispersas; y al igual que un dios, supo ganarse su devoción. Fe de ello da el hecho de que cada bárbaro y bárbara que habitan Santuario se considere a sí mismo hijos e hijas de Bul-Kathos con orgullo. De la generación de los Antiguos se considera que era uno de los más poderoso: poseía un tamaño descomunal, una fuerza física abrumadora y una tenacidad inquebrantable. Dones que trasmitió a sus descendientes; dones que, sumados a su longevidad, le hicieron merecedor del título de Rey Inmortal.

Bul-Kathos…

Cuando Lilith masacró a los pocos ángeles y demonios renegados que quedaban, a excepción del arcángel Inarius, con el objetivo de salvar a los Nephalem del exterminio, algunos de los mismos que salvó con sus despiadados actos decidieron asaltar el Monte Arreat, con la intención de apoderarse de la Piedra del Mundo que Inarius y Lilith ocultaran en el corazón de la montaña. Quién sabe la razón de semejante acto… Pero unos pocos Nephalem, liderados por Bul-Kathos, se opusieron; y vencieron. Desde aquel día, muchos juraron proteger el Ojo de Anu, y los mitos cuentan que cuando los demás protectores murieron, Bul-Kathos, Señor de los Antiguos, continuo su vigilancia en el Monte Arreat; convirtiéndose en uno con la tierra donde derramó su sangre.

Un lugar, en el cual su espíritu todavía dormita.»

Extracto del Libro de Ismael.


ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

Las Estepas Adustas, un páramo árido e inmisericorde. La brisa, cuando lo cruza, siempre lo hace acompañada de los aromas de las malvas, los cardos sangrantes y el rancio almizcle de los carroñeros que moran en sus cubiles. Un liviano viento que refleja el carácter de las Estepas: duras y despiadadas, y, no por ello, faltas de hermosura y nobleza. Pues en este mundo no hay engaños, no existen los dobles sentidos; lo que uno ve y oye es tal y como la realidad dictamina; sin ambages, sin mentiras, sin piedad.

Un hijo de Bul-Kathos, solo, en lo alto de un risco, aspira todos los presagios que el aire de la estepa le brinda. Con cada inspiración, llenaba su amplio pecho, desnudo en su totalidad salvo por las cicatrices de batallas pasadas, recuerdo de los sacrificios hechos por el bien de los suyos. Aquel bárbaro goza con los últimos rayos del abrasador sol sobre su piel morena, al tiempo que saboreaba en su paladar la llamada de la guerra.

Pues una fe indigna dispuso que su hogar ancestral ya no les pertenezca, siendo expulsados del hogar de sus padres, y el de los anteriores a ellos hasta los primeros de su linaje . Una fe que muchos veneran como la única y verdadera: la Catedral de la Luz.

El bárbaro cierra sus ojos, y revive en su recuerdo el doloroso pasado. Las tiendas de cuero ardiendo, los chillidos de los moribundos, el entrechocar de los aceros, el portaestandarte de la Tribu del Buey sobre el sangriento fango, el clamor que exoran los suyos por…

—Justicia. —Su voz es un quedo susurro entre el silbar del viento y los ecos de los escarpados riscos.

Desde el alto pico, bajo cuyos pies se alza la ciudad de Ked Bardu, la que fuera el hogar de su tribu, el bárbaro observa un extenso campamento, repleto de tiendas coronadas con el símbolo de la cruz y el cáliz del sol llameante.

La furia crece dentro de él, mientras sus encolerizados ojos se mantienen fijos sobre aquel símbolo maldito. En su interior nace un grito, que brota desde lo más hondo de su pecho, atravesando su garganta, su boca y sus labios. Un portentoso bramido que hace temblar la mismísima tierra, retumbar los altos cielos y enardecer a las decenas de hermano y hermanas que aguardan a sus espaldas.

Un grito que los convoca a luchar, a recuperar aquello que les pertenece por derecho.

Un grito que clama un solo nombre, un solo destino. Una oración al adalid de su pueblo:

—¡BUL-KATHOS!


ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

La joven se despertó cubierta por un sudor frio. Su corazón latía desbocado, y un extraño sentimiento de tristeza la invadía en todo su ser. Aquel sueño parecía tan real, había sido tan lúcido… todavía resonaba en sus oídos aquel bramido…

—¡Bul-Kathos!

Conocía bien el significado de aquella palabra: el antiguo nombre de un mito, casi olvidado en lejano pasado.

Se incorporó, sentándose al borde del catre. La tienda donde se hallaba era sencilla, como todas las demás que se alzaban en rededor. El campamento, a pesar del tiempo que llevaban en aquel lugar, nunca había acabado por asentarse del todo. Aquellas tierras habían sido liberadas por los Caballeros Penitentes, la orden armada de la Catedral de la Luz, mas no por ello el sentimiento de pertenencia había arraigado en sus corazones. Ella, al contrario, sentía que aquel era su lugar. La razón de ello lo ignoraba. Y a pesar de todo, cada miembro de la orden sin excepción sabía que debía estar dispuesto en todo momento a pelear por su derecho a perdurar en aquella parte del mundo. Quien fuera el enemigo poco importaba, ya fueran las bestias salvajes que moraban a lo largo y ancho de las estepas, las hordas de caníbales que acechaban al abrigo de los oscuros cañones o las indómitas tribus bárbaras que malvivían vagando sin rumbo.

Aquel era un mundo despiadado, brutal; donde el débil moría y el fuerte perduraba. Tan sólo la verdadera fe podría traer la luz y la paz. Sin los Caballeros Penitentes aquel mundo solo serviría a placeres blasfemos e impíos. Si la solución era el hierro y el fuego, que así fuera.

Inquieta, apartó de su mente todos estos pensamientos, y salió de la tienda en busca de la paz que otorga el mero deambular sin rumbo. Sentir la tierra bajos sus pies y la brisa del fugaz anochecer sobre su piel la tranquilizaba. Uno tras otro, sus pasos la llevaron ante el crepitar de las llamas de la Gran Fragua de Ked Bardu, y allí las observó, perdiéndose en sus infatigables danzas de tonos rubí y ambarinos, con el rítmico repicar de los herreros de su orden como telón de fondo. Algunos relatos atestiguaban que aquellos fuegos habían forjado millares de aceros, templados al rojo para, después, ser ajusticiados entre el yunque y el martillo hasta someterlos a la voluntad de los mejores artesanos entre las tribus bárbaras. De entre todos ellos, los conocidos como Señores del Acero, pertenecientes a la Tribu del Buey, eran, sin lugar a duda, los de mayor destreza y renombre.

Mientras observaba el infinito baile de las llamas, un recuerdo fuga atravesó su memoria: fuego, gritos, sangre… el salvajismo de un hacha de guerra sobre la carne… el sonido del acero contra acero… más gritos, y un extenso campo sembrado de cuerpos carbonizados. Al final, silencio. Las lágrimas besando sus mejillas. Una mano firme sobre su hombro y una larga sombra que la empuña.

Sus ojos se fijaron en la estela de las humaredas que nacían en el seno de la forja, buscando en ellas alejar aquel extraño y triste retazo del pasado. Observó cómo se elevaban, lamiendo la sencilla estructura que conformaba la pétrea e imperturbable mole. Aquella forja, alzada hacia varios siglos, era la construcción más antigua de Ked Bardu, y era considerada por muchos el corazón de la ciudad. En un momento dado, su vista se detuvo en el símbolo de la Catedral de la Luz, que dominaba el centro de la chimenea. Forjado en una sola pieza, el bruñido oro del sol llameante con la cruz cuya base era el cáliz, destacaba claramente sobre el ceniciento fondo, como un brillante sol en la noche más oscura. Pero, a pesar del reluciente brillo dorado, no pudo evitar percibir la sombra que acechaba detrás del símbolo que debía defender: una silueta, grabada sobre la piedra después de siglos y siglos del trazar del hollín: el cráneo de un buey; el último testigo del que fuera el hogar ancestral de los indómitos bárbaros.

Un escalofrío recorrió su espalda.

Bajó la vista, y al posar la mirada sobre la guarda de su espada, no pude negar las similitudes de aquella sombra y la guarda de acero con forma del cráneo de buey de su arma. Sin poder evitarlo miró de soslayo a ambos lados, con aquella extraña inquietud que sólo padecen los que acaban de cometer algún crimen imperdonable del cual se arrepienten de todo corazón.

Poco duro aquel sentimiento, pues la voz que tantas veces había oído a lo largo de su vida la reclamó por su nombre.

—¡Ivana!

Se giró, y observó como aquel viejo amigo se acercaba con amplias zancadas hasta ella. En su mano portaba un libro del que nunca se separaba, y cuyas páginas contenían la historia y profecías de Akarat. No puedo evitar sonreír, sabedora de que la siguiente lección estaba a punto de abordarla sin siquiera preguntar si era buen momento para…

Y entonces, en la lejanía, le pareció escuchar de nuevo aquella palabra. No estaba segura de si había sido real o un engaño de sus sentidos. Pero, de nuevo, el mismo nombre que todavía perduraba en su recuerdo resonó con claridad a lo largo y ancho del campamento.

—¡BUL-KATHOS!

Poco tardaron las campanas de alarma convocar a la defensa.

Ivana en aquel momento no era consciente de la magnitud de lo que estaba por venir, pero todo su mundo, y su vida, estaban a punto de cambiar para siempre.

Pues en aquel instante la furia y crueldad de la guerra había retornado una vez más a Ked Bardu, y con ellas había dado comienzo un nuevo acto.

Esta publicación ha sido modificada el hace 8 meses 2 veces por LordToldingale

ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

La batalla los envolvió como una tempestad. Los bramidos de los combatientes se entremezclaban con los lamentos de los moribundos, mientras el entrechocar de las espadas y el silbar de las saetas se alzaban como salmos a la Muerte.

Ivana, en medio de aquella vorágine, desenvainó su espada en busca del primer enemigo que quisiera sentir el beso de su hoja. Pero en vez de un enemigo, lo que sus ojos vieron primero fue a su devoto compañero caer de rodillas. Aquel libro que aferraba con tanto celo cayó al suelo, entre el polvo. Una saeta asomaba de su garganta, y a su paso había dejado un orificio en la carne por el cual brotaba la sangre. El joven extendió su mano en dirección a Ivana, buscando en aquella a la que llamaba amiga una ayuda que de nada podía servirle ya.

Al siguiente instante cayó al suelo, muerto.

La mujer, sorprendida ante aquel inesperado giro del destino, no se dejó dominar por la creciente furia y el odio que ahora crecían dentro de ella como nunca antes había sentido. La disciplina y el rigor del férreo entrenamiento se impusieron sobre todas aquellas emociones y la locura en la que se había convertido su mundo. Así, con una agilidad más propia de una pantera que de un humano, Ivana se agachó justo a tiempo para evitar la flecha que volaba en busca de su cabeza. Se levantó, y corrió entre el caos, entre las tiendas en llamas, entre los combatientes y los cadáveres.

Ya nada podía hacer por él salvó luchar.

Fue al cruzar uno de los carromatos derribados cuando se encontró de frente con un colosal bárbaro. Aquel guerrero de pecho desnudo portaba cientos de cicatrices sobre su tez morena, a juego con las desgastadas botas de cuero y un vasto cinturón tachonado en hierro que sostenía un faldón de piel. En sus manos portaba un hacha, de cuya hoja mellada goteaba la sangre todavía caliente.

—Aquí termina tu camino.

Su voz era profunda, implacable. Su voz todavía resonaba en la memoria de Ivana al grito de Bul-Kathos.

El bárbaro lanzó un golpe lateral, buscando darle una muerte rápida a la muchacha que estaba en su camino. Pero Ivana, una vez más, dejó que sus instintos y su destreza marcial fueran las que decidieran su sino. Con un movimiento veloz hizo una finta hacia atrás, evadiendo a duras penas el mortal golpe de su enemigo. Apenas había recobrado el equilibrio cuando la patada del bárbaro la lanzó al suelo, a unos tres metros del lugar. El impacto le robó el aire de los pulmones, el dolor hizo presa de todo su cuerpo y, con el paso de los segundos, en aquella interminable lucha por volver a tomar aunque fuera la más mísera bocanada de oxígeno, el mundo se fue tornando en cientos de colores que gradualmente daban paso a la oscuridad de la inconsciencia.

En su boca sintió el sabor metálico de la sangre y la bilis. En su mente clamaba aquel único pensamiento que le ordenaba respirar y luchar. En su corazón bullía la determinación de sobrevivir.

Entonces, cuando estaba a punto de perder la consciencia, lo vio. Allí, entre la oscuridad, la figura de un enorme lobo negro de rostro descarnado, cuyo cadavérico y ensangrentado hueso tenía grabado símbolos extraños e ignotos. Pero lo que más atrajo su atención fueron sus ojos negros besados por un brillo infernal.

Entonces el aire retornó a sus pulmones como si el mismísimo sol abrasador hubiera entrado en ellos, la vitalidad inundó todo su cuerpo y la visión del hacha cayendo desde las alturas para segar su vida le devolvió la fuerza para empuñar una vez más el acero. De un solo golpe, sin saber muy bien cómo, desvió el fatídico envite. El entrechocar de los aceros resonó en rededor. Cuando se alzó, con la vista puesta en aquel formidable adversario, fue muy consciente de todo: de los enemigos que la rodeaban, de sus camaradas muertos o moribundos, de la inevitable derrota…

Pero ella los ignoró a pesar de percibirlo con plena claridad. Todo aquello tan sólo la distraería de lo que realmente importaba. El acero de su mano el resultaba cálido y familiar, y aquel que se alzaba ante ella le serviría para probar su valía. El bárbaro volvió a atacar, lanzando golpes rápidos y diestros, pero en cada lance, en cada movimiento, Ivana respondía con la misma rabia, con la misma pericia, con la misma indomable fuerza que su adversario.

Al final, como muchas veces acontece, la suerte decidió hacer acto de presencia. La joven trastabilló con una piedra, y el bárbaro alzó el hacha para darle fin al tiempo que por sus labios retumbaba un salvaje bramido. Desde el suelo, Ivana interpuso su espada entre el fatal golpe y ella, sabiendo que no habría salvación. Entonces, los ojos de aquel bárbaro que había llevado a su pueblo a la guerra fijaron su atención en el arma de Ivana: reconocía aquella guarda con forma de cráneo de buey forjada en hierro negro. Él intentó detener el avance de su hacha, pero era demasiado tarde; tan sólo pudo mermar la fuerza del golpe esperando que, así, no fuera mortal. Hacha y espada colisionaron. La primera fue rechazada, la segunda se quebró. El bárbaro profesó un mudo agradecimiento a Bul-Kathos.

Pero la hoja quebrada, todavía en la mano de Ivana, se lanzó mortífera en busca de su vida, clavándose en el pecho del guerrero hasta la empuñadura.

El hombre cayó al suelo. Moribundo, su mano se alzó, como si le diera la bienvenida a un igual. En su rostro había una extraña sonrisa.

Ivana, exhausta, estaba confusa. «¿Por qué sonreía? ¿Quién era aquel hombre?»

Los restantes miembros de la Tribu del Buey había formado un círculo alrededor de los dos combatientes. Ivana fue consciente de que todos la observaban.

Antes de que pudiera tomar de nuevo los restos de su espada del cuerpo inerte, sintió un seco golpe en su nuca. El voraz dolor de una intensa furia, y la impuesta paz de la inconsciencia, fueron su último recuerdo de aquella noche.


ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

«Más allá de la espesura, más allá de los ásperos peñascos, hay una cueva. Es antigua, solitaria y muy profunda. El lugar se muestra en calma, inmóvil como un cielo sin estrellas; tan sólo el ruido del lejano oleaje que retumba como truenos rompe la quietud del lugar.

Al mirar aquella apertura en la tierra, oscura y opaca, una intensa inquietud impregna el espíritu. No por el aspecto salvaje del lugar, ni por su remota localización lejos de la civilización. No es ninguna de ellas la razón. La inquietud que despierta a quien observa la negra abertura forma parte de su misma esencia, de su ser; es como si la propia abertura tuviese consciencia, identidad, y todo lo que trasmite de sí misma al mundo fuera esa desesperante y primitiva desazón.

De algún modo incomprensible, la visión siempre se encamina hacia la oscuridad de la abertura. Y al final, termina adentrándose en ella.

Allí no hay nada. Tiempo y espacio pronto se confunden con el vacío. Allí solo hay oscuridad.

Es entonces, cuando la mente de uno está a punto de fundirse con la inexistencia que exuda el lugar, que se escucha ese sonido inconfundible y claro como roció en la mañana. Una vez, después otra. La singular voz de una gota al caer sobre la roca.

¡Ploc! ¡Ploc!

Y ese sonido, como si fuera un pincel, pinta aquel vacío. Las paredes rocosas cubiertas por la humedad, el camino descendente de roca quebrada, las estalactitas y estalagmitas como afilados dientes dispuestos en las fauces.

Así es como se puede ver allí dentro; y así se avanza hasta los más profundo.

Al final de la antiquísima caverna hay un individuo sentado en un trono de piedra, y rodeado por tres figuras. El individuo entronado posee un cuerpo fornido, de abdomen abultado, manos callosas y cabellos hirsutos del carmesí más oscuro; del mismo color de la sangre que mana de sus heridas. Las formas de las restantes figuras varían, desde altos portes a escuálidas y encorvadas siluetas; pero las tres, en sus manos, tienen una forma en común: pues las tres portan largos cuchillos.

El silencio solo se rompe cuando una de las afiladas hojas saja la piel y la carne, dejando así fluir la sangre; que gotea con un característico:

¡Ploc!

Las tres figuras sonríen, esperando que su felicidad se transmute en miedo a su víctima…

Pero el ensangrentado ser, allí sentado, les devuelve la sonrisa… y en ella habita el hambre y la muerte.»

Ivana se despertó. Su corazón resonaba en todo su cuerpo. Le recordaba que seguía con vida. Intentó incorporarse, pero no pudo. La mayor parte de su cuerpo estaba vendado; le dolía todo. En especial la mejilla derecha de su rostro.

Mientras intentaba averiguar dónde estaba y que le deparaba la suerte después de la batalla, el recuerdo de aquel extraño sueño seguía muy presente en su memoria.

—Tan sólo ha sido un mal sueño— se dijo a sí misma.

Pero lejos, al norte, cerca del confín del mundo conocido, aquel ser saciaba su hambre…


ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

Una venda ocultaba parte del rostro de Ivana. No era la única que cubría su piel, pues durante la contienda había recibido varias heridas en todo su cuerpo. El amargo regusto de aquel extraño sueño todavía inundaba su boca. Lo primero que sintió al intentar moverse fue el lacerante dolor recorriéndolo todo, incapacitándola e impidiéndole incorporarse. Lo segundo que sintió fue la brillante y lacerante luz que penetraba en el lugar quebrando la oscuridad. Después llegó aquella mezcolanza de olor a humo, intento aroma a siempreviva y la inconfundible peste de la carne quemada. Reconoció aquel hedor al instante, pues en demasiadas ocasiones había sido testigo del penoso espectáculo: los gritos suplicantes, los herejes señalados por la Catedral de la Luz siendo encadenados en las piras, la agonía de sus rostros al ver las llamas trepar por los maderos… sus gritos de agonía cuando comenzaban a devorar su carne… aquel inconfundible y penetrante pestilencia de la muerte por el fuego… 

Ivana sintió que su estómago se revolvía. De todos los actos llevados a cabo por la Catedral y los Caballeros Penitentes, la caza de herejes era, con diferencia, el que mayor repulsión le generaba. 

Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando una sombra se recortó contra la luz de la entrada de la tienda. Poco a poco, sus ojos fueron capaces de reconocer en la figura un rostro: el de una mujer anciana. A pesar de su avanzada edad, la anciana llevaba una armadura pesada, y se movía con agilidad a pesar del peso de esta. 

¿Quién eres? —preguntó Ivana a la mujer. 

La mujer no respondió. Tan sólo se quedó mirando a Ivana. Antes de que esta pudiera pronunciar la siguiente pregunta, la vieja mujer la hizo callar alzando la mano en señal de espera. Se sentó a su lado. Y allí le contó una historia. 

La historia de un pueblo, de una tribu, cuyo símbolo era el Buey. De su ancestral hogar, al pie del monte Arreat, y de su destrucción a manos del demonio mayor Baal. También le contó los orígenes de su pueblo y de cómo todos los suyos descendían del Rey Inmortal, Bul-Kathos. Le habló del espíritu indomable del dios de los bárbaros, de sus virtudes y defectos, y de cómo todavía velaba por los suyos. 

Ivana prestaba total atención a la narración de la anciana, pero no comprendía el porqué de aquella narración. 

Entonces la anciana continuó. Le habló del éxodo de los pocos miembros de la Tribu del Buey que quedaban en el cráter Arreat hasta las Estepas Adustas, de cómo se asentaron en aquella tierra despiadada y fundaron un hogar para su tribu. Le habló de las dificultades que hallaron en el camino, de los peligros que los acosaron sin descanso. Le contó cómo fueron atacados por aquellos que se llamaban a sí mismos guerreros de la luz y la justicia divina, los portadores del estandarte de la Catedral de la Luz; y de cómo se llevaron el futuro de su pueblo: a los más pequeños de la tribu. 

Ivana negó con la cabeza en silencio entre las sombras. Pero extraños recuerdos, casi olvidados, acudieron a su mente al tiempo que la anciana contaba su historia. Fuego, gritos, un hombre que clamaba su nombre. La mano de un guerrero cubierta de acero sobre su hombro. Los rostros de muchos niños cubiertos de barro y sangre detrás de infranqueables barrotes. 

La anciana tenía fija la vista fija en el rostro de Ivana. De algún modo comprendía todo lo que ella sentía. El dolor que la acosaba. Cuando salió de la tienda dejó que la luz de la mañana volviese a entrar en aquel lugar sombrío y de aire viciado. Desde la lejanía llegaban los sonidos de la fragua de Ked Bardu latiendo con la ferviente actividad de los herreros; más allá se vislumbraban cientos de humeantes pilas de cadáveres ardiendo entre las columnas de humo negro. 

Ked Bardu renacía de entre sus cenizas. Ivana, una de las hijas perdidas de Bul-Khatos, lo hacía de regreso en el que siempre había sido su hogar.


ResponderCitar
LordToldingale
(@lordtoldingale)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 81
Iniciador de tema  

«Fue en este refugio, en esta guarida Horadrim oculta bajo las escarpadas Cimas Quebradas, donde descubrí el diario de Tyrael, el que fuera Aspecto de la Justicia. Entre sus páginas se hallaban las confesiones del arcángel que decidió ser mortal; en ellas había escrito los temores que atormentaban su esencia y las esperanzas por las cuales estaba dispuesto a arriesgarlo todo.

Un Hedaji vive para la verdad y el recuerdo de esta; yo me debía a mi causa para con Santuario y la humanidad. El tomo que se abría ante me brindaba ambas, y mis ojos recorrían los antiguos trazos dejados por el arcángel caído sin apenas detenerme para dormir o probar bocado; y en su testimonio descubrí una amarga verdad sobre Tyrael. Según sus propias palabras, en un principio, al igual que algunos de los miembros del Concilio de Angiris, entre los que se contaban Imperius y Malthael, Tyrael consideró a la humanidad una amenaza para el orden, y por ello brindó su apoyo a aquellos que deseaban su exterminio desde los Altos Cielos. Esta determinación, como muchas otras, revela la verdadera naturaleza de los ángeles y arcángeles, que al igual que los demonios de los Infiernos Abrasadores, son meros esclavos de su naturaleza: entidades encadenadas por toda la eternidad a los dictámenes de esta. Unos ven el orden y el deber como la única vía posible, otros tan sólo viven para el caos y el placer del sufrimiento. Bien y mal son conceptos que no tienen cabida en sus mundos; meras palabras vacías que los mortales nos repetimos para enmascarar la terrible y adusta realidad.

Así fue que se dispuso nuestra destrucción, y desde los Cielos se clamo nuestro fin al tiempo que desde los Infiernos Abrasadores las hordas demoníacas ansiaban alimentarse de nuestra sangre y nuestro dolor. Pero entonces, cuando todo parecía estar perdido en medio de aquel tiempo de luchas que los eruditos bautizaron como la Guerra del Pecado, un mortal… un Nephalem… se alzó sobre aquel mar de muerte.

Su nombre era Uldyssian ul-Diomed.

Y con su sacrificio otorgó a la humanidad mucho más que la salvación. Nos concedió a todos un nuevo Adalid: Tyrael.

Pues cuando el Aspecto de la Justicia fue testigo del altruismo mostrado por Uldyssian, que se sacrificó para evitar la destrucción de la humanidad, Tyrael comprendió que en los humanos había mucho más de lo que él creía, y en su dualidad vio esperanza y odio, valor y miedo, sabiduría y locura, pero sobre todo vio un concepto de la justicia que nunca antes había podido imaginar.

Y desde aquel instante Tyrael decidió luchar por nosotros, aún a costa de su propia divinidad. Así, cuando el Concilio de Angiris volvió a reunirse para decidir nuestro destino voto en favor nuestro, y cuando los Demonios Mayores acosaron Santuario no dudó en tomar partido directo en su defensa, fundando la orden de los Horadrim para combatirlos. Incluso renunció a sus alas cuando los Altos Cielos decidieron darnos la espalda...

Debemos mucho a Tyrael. Por sus actos, por los sacrificios que hizo en favor nuestro... y, en especial, por el conocimiento que nos legó. Pues en sus escritos hablaba de la Piedra del Mundo, de los Demonios y los Ángeles, de la Guerra del Pecado y de los Horadrim como Tal Rasha o Jered Caín, y de mucho más...

En uno de los pergaminos dejó constancia sobre los orígenes de la Creación, y en él hablaba sobre Anu, la primera entidad del universo, el culmen de todas las cosas: bien y mal, luz y oscuridad, de lo físico y de lo mágico; y de cómo esta entidad decidió librarse de sus imperfecciones para volverse puro, dando lugar así a la creación de un guerrero diamantino sin mácula y a Tathamet, un dragón de siete cabezas de muerte y oscuridad. También relata cómo ambos lucharon incontables milenios y, al final, cómo de la brillante columna de Anu se formó el Arco de Cristal, a partir del cual se crearon los Altos Cielos del que provienen todos los ángeles y arcángeles, y cómo del cuerpo de Tathamet surgieron los Infiernos Abrasadores, y de cómo las siete cabezas del dragón fueron origen de los siete Señores de los Infiernos...

Pero de todos estos hechos atestiguados por Tyrael, aquello que más inquieta mi alma, son las pocas líneas que hablan sobre los Fragmentos de Anu. Es poca la información de la que disponemos sobre estos entes, cuyo origen, al parecer, fue la propia escisión de Anu y Tathamet, la cual dio origen a pequeños fragmentos de Luz pura e ignota Oscuridad. En las palabras de Tyrael no puedo evitar ver el miedo y preocupación del arcángel que decidió ser mortal, pues según su testimonio, el poder de los Fragmentos de Anu es equiparable al de los más poderoso Nephalem que ha conocido la historia.

Pero con la diferencia de que en ellos no habita misericordia alguna; tan sólo la ávida ambición que define a los Cielos y a los Infiernos.»

Extracto del Libro de Ismael

NOTA: los Fragmentos de Anu no son un elemento canon de la Saga Diablo, son un aporte original de este hilo/post (fan-fiction).

Esta publicación ha sido modificada el hace 5 meses por LordToldingale

ResponderCitar
Compartir: