Forum

Avisos
Borrar todo

Cutáneo


AnotherLockedRoom
(@anotherlockedroom)
Nuevo Acólito
Registrado: hace 4 meses
Respuestas: 1
Iniciador de tema  

Y lo enmarco, definido, con claridad…. contemplo la aurora, equidistante,pálida, estática… frágil por momentos. 

No hay vuelta atrás, éramos conscientes…

En cubierta divisé un haz que resplandecía cual zafiro alzado a contraluz, bellísimo..

No contemplaba ya el horizonte que antes vi se fundía con el cielo, la negrura opacaba todo.

 

Marzo de 1923, desde el astillero situado al sureste de Providence me dispongo a relatar todo cuanto recuerdo de aquella travesía infinita en la que se vio envuelta la tripulación del Lustdawn. 

A mi querida Sharle, único pilar al que me aferro en este camino solitario que diviso… pues soy consciente… debería estar muerto.

 

Tras tu marcha en la primavera del pasado lustro dediqué la mayor parte de mi tiempo a recolectar historietas y fábulas procedentes de las distintas localizaciones próximas a Hampton, pues como creo recordarás ,los boletines de la época reportaban constantemente novedades en torno al caso de Julia Shapsten y las oscuras connotaciones que se divisaban según los escritos que se recogieron el día que encontraron el cuerpo. 

Esos símbolos… aún hoy se cuelan en mis proyecciones nocturnas y me provocan sobresaltos, aún habiendo recopilado tantos detalles acerca de los cuernos, y esas ramitas colocadas perpendicularmente y unidas formando varios triángulos… me cuesta observar con cierta perspectiva el puzzle sin llegar a horrorizarme.

Tras las primeras confabulaciones sin aparente relevancia en mi investigación, me adentré en la zona residencial situada al noroeste de Kittery Point, pues por la aleatoriedad con la que la vida parece trabajar conseguí el testimonio de uno de los terratenientes que contaban con una parcela cerca de la representación más fidedigna del horror hasta entonces atisbado. 

Así pues el hombre, según la descripción del informe en primera instancia, presentaba inquietud por unas sombras que pareció divisar cerca de Aldebarán, que dice, ocultaban los astros inmediatos y dejaban entrever una especie de rombo. 

Relataba además lo llamativo de que a pesar de no contar con luminiscencia alguna, pues eran horas intempestivas aquellas y la luna no se había asomado, la forma romboide se apreciaba claramente a simple vista dejando un halo ensombrecido que la envolvía casi por completo a excepción de la arista más alejada. 

Dice este hombre, permaneció allí durante 3 minutos estáticamente, inmóvil…. para esfumarse tras el lapso indicado. 

Aparentemente se sintió único testigo ocular de tal fenómeno, cosa que al día siguiente comprobé quizá no fuera así, pues una familia adinerada con residencia en Kittery Point se encontraba pasando una corta estancia en las proximidades del suceso, y quizá ellos pudieran aportarme algún dato más acerca de esta anomalía que enmarca una noche ya fijada en la historia por el horror que Julia Shapsten emana aun a dia de hoy. 

 


Citar
Etiqueta de Temas
Compartir: