Forum

Avisos
Borrar todo

Chupitos de maldad: The Arkham Advertiser.

69 Mensajes
8 Usuarios
3 Likes
2,113 Visitas
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

The Arkham Advertiser. Tu periódico abyecto.

Nota del editor:

Bienvenid@s a su periódico amigo, donde podrá leer las más viles, terroríficas y delirantes noticias, remedios y consejos de nuestra comunidad.

Si quiere estar al día de aquellas noticias que las televisiones no se hacen eco porque rozan la frontera de la locura, le recomiendo nuestra sección:

Noticias ocultas.

Sino quiere ser el ultim@ en  estar al día  de los cotilleos o quiere encontrar su medio corazón, no puede dejar pasar nuestra sección:

Tu corazón hace pum, pum, pum.

Necesita vender o adquirir objetos para su secta o su ritual de invocación, no lo dude su sección es:

¿Seguro que te quieres deshacer de eso?

¿Quiere deslumbrar a sus enemigos con algo especial para cenar? Y no sabe que preparar, consulte nuestra sección:

El Gourmet Tentacular

Si quiere poner un anuncio por palabras, publicitar su negocio o quiere hacer una quedada para hacer una invocación, esta es es su sección:

Scriptorium Maldito

No podemos olvidar el cuidado personal y la salud, en esta sección podrá encontrar remedios naturales e innaturales para esos problemillas de acné, sobrepeso, etc., todo esto y mucho más lo descubrirá en la sección:

La Botica Tentacular

Espero que The Arkham Advertiser, su periódico amigo, le proporcione todo lo que necesita para cubrir sus necesidades primigenias.

Siéntase libre de expresarse en estas páginas.

Espero su inestimable colaboración.

                                                           Me despido de usted amable lector.

                                                                                                        Ad nocendum potentes sumus* S y G.

 

*Tenemos el poder de hacer daño. Séneca


Donchaves reacted
Citar
Makishima
(@makishima)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 47
 

El ingrediente exótico:

Petición 1 para: "¿Seguro que te quieres deshacer de eso?

Buenas noches, me llamo Martín, bueno, no es mi nombre real porque después de trabajar en la orfebrería Lincoln torturo gente por placer e incluso invocamos algún diablillo en el garaje de unos amigos, lo cierto es que nos encontramos en la deep web, pero ahora mismo son como mis hermanos, teniendo en cuenta que mi única familia era mi gato Bigotitos y tuvo la mala suerte de que en el estreno de la secta, hacía falta un corazón de minino... Ahora me arrepiento de haberlo llevado, porque no sé si estaba en la receta original o al resto del cónclave le molestaban sus maullidos, el pobre estaba en celo, se lo dije, por eso no le dejé en casa...

Bueno, a lo que íbamos, la semana pasada encontramos algo gordo de verdad, una botella con un mensaje en mitad del lago, al principio pensé, si es en el lago, algún capullo estaría borracho y a lo mejor nos está tomando el pelo, pero cuando vi el pergamino, madre mía, eso databa de por lo menos hace 4000 años, además, llámenme loco, pero parecía escrito en piel humana, que cómo lo sé, vamos, hombre, despellejo gente todos los días, bueno, los sábados, cuando nos juntamos, pero se me da bien, no se queda carne pegada ni nada, últimamente estoy llenando jarrones de sangre por si la necesitamos para algo, va fina fina, para evitar los grumos los he metido en la fresquera y le he echado Sintrom de la abuela de Pedro, aunque el otro día la pobre nos fue a dar unas galletas y le dio un paro cardiaco, pero bueno, siempre hay prioridades, ya había vivido bastante y ahora que no me oye Pedro, esas galletas saben a alpiste para pájaro, vale que la anciana tenía el colesterol por las nubes, pero no por ello tiene que castigarnos al resto de la humanidad. Hablando de castigos, que me voy por las ramas, el pergamino sirve para invocar un bicho gordo que te cagas, no hubo manera ni de pronunciar el nombre, esto no es un diablillo de sangre, un hediondo o un pequeño elemental de fuego, por lo menos tiene que ser un primigenio...

Ahora bien, en la receta... no, me han dicho que no los llame así, que le quita seriedad, en el pergamino de invocación, pide un ojo de basilisco, llevo varios días buscando uno pero no hay manera, por fin dimos con un libro en el que aparecía el bicho en cuestión, parece mitológico, no sabemos si estará en este mundo y el experimento para viajar entre planos del otro día salió regular, ahora Rafa tiene una pierna que no deja de arder en el interior de un volcán, peeeeeeeero, dije, este bicho lo he visto yo antes clavadito y sí, el tarado de Corny se compró una iguana, le llamamos Corny porque fue desvariando el mote ya que tenía dientes de conejo y le gustaban los kikos, bueno, que se me va, el caso es que eché el ojo en la marmita y creo que no ha salido bien, hay efluvios de varios colores, huele fatal y aunque se oigan unos gritos de ultratumba (hasta ahí todo iba bien), parece ser que se ha borrado el pentagrama hecho con sangre, igual tendríamos que haber esperado a conseguir el de auténtico basilisco, saludad al tío Maxi si no salgo de esta.

Petición 2: Por favor, borren lo de la orfebrería, he mandado varios recados al contestador y no consigo que borren el original o que pongan un ruido de esos de censura como cuando se sueltan improperios

Petición 3: En serio, es importante, no digan lo de Lincoln, con sólo orfebrería vale

Petición 4: Ya lo tengo, decid que soy hortelano, al fin y al cabo, no es faltar del todo a la verdad porque estoy enterrando los cadáveres en el huerto de la Sra. Fletcher

Petición 5: ¡Joder, no, no, no, no! Lo de los esqueletos que no salga ni de coña, que se me cae el pelo, no quiero tener que ir a la redacción a cantarles las cuarenta, ya les digo que soy peligroso. Un abrazo y descansen 

Petición 6: Me he dado la vuelta para que no me vieran llamar, pero creo que el tentáculo que me sobresale del pecho no es mío ¡Arghhhhhhhhhhhhhh...!

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año 2 veces por Makishima

ResponderCitar
Makishima
(@makishima)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 47
 

En busca de mi medio corazón:

Buenas noches, no sé si "Tu corazón hace pum, pum, pum" es la sección correcta, pero me han seccionado medio corazón de un hachazo y lo cierto es que estoy buscándolo porque ha caído al río, si alguien lo encontrara, ruego lo mande a la siguiente dirección cuanto antes, 27 de Baker street (Bay City), mi nombre es Clayton 7 vidas. Si no fuera por mi capacidad de regeneración, habría muerto hace un rato. 

He llamado al 112 y me han contestado que vaya llamando al sepulturero, que ellos se encargan de avisar al forense, están abriendo la ficha y he tenido que colgar porque desconocía mi peso actual, ahora están comunicando por lo que acudo a vds ya que sé de su profesionalidad, mi prima Alicia se casó por una cita que acordaron en este distinguido periódico, en casa no cabíamos de asombro, no es que la mujer tenga que desmerecer, pero desde que se murió mi tío, siempre viste de negro y eso le da reparo a muchos pretendientes, al último le dijo "la muerte vive conmigo hasta que te encuentre a ti", el caso es que ha dado con cierto sujeto emo y forman una pareja estupenda

El caso es que había salido a correr y estaba tomando resuello en el puente Benedict cuando me he puesto a contemplar el follaje, quizás me haya precipitado al exclamar en alto el trabajo tan desastroso que había hecho la guardia forestal, todos los sarmientos esparcidos por el campo, no habían hecho un ovillo ni siquiera lo habían juntado un poco, con la sequía que estamos sufriendo es un peligro, un cigarro por la ventanilla, un dominguero con la barbacoa y nos vamos al carajo. Estaba yo aireando mis preocupaciones sin pensar que los guardas forestales llevaban 12 horas talando y todavía no les había dado tiempo a recoger, pero, bueno, tampoco es para ponerse así

P.D: Si lo pasan a la sección de "noticias ocultas", no me ofenderé, no se preocupen


ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

La Botica Tentacular

                                      Remedios primigenios para todos los bolsillos.

(leer mentalmente con voz de teletienda)

Su pareja no le deja dormir porque se pasa toda la noche tosiendo, tiene a su compañero de trabajo  que le tose a la cara continuamente y encima se ríe, siente que está a un paso de invocar a un Primigenio para que se los lleve.
No desespere más.
 
Hoy, en la Botica Tentacular, tenemos de oferta el remedio definitivo para los ataques de tos, le presentamos la Guillón, la guillotina portátil.
La Guillón dispone de sensores de ruido altamente sensibles que  detectan desde un leve garraspeo  a la tos más insidiosa.
Fácil de programar.
No solo puede ajustar el umbral de ruido sino también puede programar cuantas toses son necesarias para hacer descender la hoja (desde cero a seis toses seguidas).
Dotada de la última tecnología para ajustar la profundidad de corte para hacer un ligero rasguño a la decapitación*.
No lo piense más.
Su fácil montaje y su peso ligero hace que se la pueda llevar de vacaciones, a la oficina, etc.
Si aprovecha nuestra oferta se llevará totalmente gratis:
  • Bote con veinte pastillas para dormir sin gluten ni lactosa (especialmente recomendada para poner nuestro dispositivo y no escuchar las quejas de la víctima).
  • Funda de transporte.
  • Dos hojas de repuesto.
  • Mando a distancia.
  • Manual ilustrado con recomendaciones.
Y como oferta para estas Navidades y por tiempo limitado por la compra de dos unidades le regalaremos:
El Quitamanchas Tentacular - nueva fórmula mejorada para eliminarlo TOOODO.
 
Más información preguntar al Señor de Amarillo en su tienda Lejos de lo Divino o a través de una invocación estándar.
 
*Para esta opción disponemos de un servicio adicional, que incluye bolsa para cadáveres y una coartada si fuera necesario. Para consulta o dudas preguntar al Señor de Amarillo.
 
En cuanto al pago, no se preocupe, tenemos toda su vida o su muerte para cobrar.

ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

Consultorio de Smooky y Galletitas.

Respuestas primigenias a problemas humanos.

Tiene dudas de cómo manejar sus relaciones con un primigenio, siente una opresión en el pecho y no es un ataque al corazón, quiere consejos de índole sentimental, laboral o familiar, pregunte a nuestros expertos.

(NOTA: La redacción no se hace responsable de lo aquí expresado ni de las connotaciones ilegales del mismo)

Estimada Smooky y Galletitas, mi jefe es un tirano, no me paga desde hace más de medio año, le he puesto varias denuncias y no funciona. ¿Qué me aconsejan? Firma Desesperado al punto de asesinato.

Estimado Desesperado al punto de asesinato.

Si quiere asesinarlo no nos oponemos, pero si va hacerlo le recomendamos que obtenga beneficios del mismo.

Le ofrecemos un par de alternativas:

  • ¿Ha pensado en secuestrarlo y pedir un rescate? En nuestra sección Scripturium Maldito encontrará a personas que puedan ayudarlo
  • O tal vez sea usted más visceral y quiera vender sus órganos. Si elige esta opción, le recomendamos que contacte con el Gourmet Tentacular para un posible acuerdo comercial.

Sea cual sea la opción que escoja saque una tajada ya se literal o figuradamente.

Gracias por contactar con nosotros, atentamente S y G.

Y como dice Galletitas ah nafl worry ahhai Y' Y' nafl'fhtagn ephaidevour ymg' orr'e

JAJAJAJAJA

Si tiene cualquier duda escribanos a consultorio.de.smooky.y.galletitas@gmail.com, tal vez no le guste nuestro consejo, pero para eso somos viles.

(nota la dirección de correo es real)

Traducción “No te preocupes cuando me alce devoraré tu alma”.


ResponderCitar
xamsham
(@xamsham)
New Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 3
 

Querida Smooky y Galletitas.

 

Espero que comprendas las razones por las que evito dar nombres reales. Dado lo insólito de mi actividad, desvelar mi identidad podría resultar algo… problemático, teniendo en cuenta que vivo en una comunidad bastante tradicional.
Tras años de estudio informal y algo desorganizado, sin darme cuenta, me he visto cada vez más impregnada de una devoción insólita, si la observo en retrospectiva, pero reveladora y purísima. Y dicha devoción me ha empujado a emprender un proyecto humilde, pero tan grande como esa suerte de amor que siento.  
Todo comenzó, cuando mi (voy a llamarlo Lucho) Lucho y yo hicimos aquel maravilloso viaje con el Imserso a Egipto. ¡Qué bien lo pasamos! Nos encantaron los baños del hotel: ¡tenían unas alfombritas preciosas! Y el chófer, qué maravilla de chófer, era un egipcio algo gordito que hablaba muy bien español, había sido taxista en Albacete 10 años, y contaba unos chistes de moros estupendos. Mi Lucho, que es muy delicado con los viajes, se reía tanto que no se mareó ni una vez. Por supuesto, también nos encantaron las pirámides, pero hija, están muy descuidadas, así como estropeaditas. No me hagas mucho caso, pero me pareció que allí los del mantenimiento tienen que ir a encalar de pascuas a ramos... Menos mal que la comida fue ma-ra-vi-llo-sa. ¡Qué pollo más sabroso, qué salsita, qué guarniciones! Y fuimos con buffet libre, no digo más. 
Pero volvamos al tema: el tercer día lo pasamos en el zoco de El Cairo, todos estábamos buscando regalos para los nietos, colchas, un foulard bonito… Eran las 4 de la tarde e, hija, qué calor más mala, tanta que me empezó a dar como un vértigo y en el vahído tuve la fortuna de cruzarme con una muchacha de allí que me sujetó de un brazo y me guio a una tetería donde pude estabilizar la tensión refrigerio mediante. 
La cuestión es que cuando quise reemprender la marcha me había desorientado por completo y al salir a la calle nada me resultaba familiar. Al sentirme sola en aquel laberinto de sombras azules y naranjas, me ocurrió algo de índole místico, una sensación de vértigo recorría mi cuerpo, yo era una niña pequeña descubriendo aquel colorido rosal de callejones angostos. Créeme si te digo que dejé de guiar mis pasos y en el enésimo giro me encontré a mi misma en un espejo dentro de un recóndito tenderete. Te juro que me vi a mi misma, a la de hace 64 años, en ese espejo, y en un ensimismamiento que duró 1 segundo o 4 horas estuve allí petrificada mirando a aquella niña que era yo, mirándome a mí, completamente ectásica.
No sé después de cuánto tiempo, muy dulcemente y, en un sorprendentemente bonito español, un chico de unos 15 años que lucía una preciosa túnica, me dijo “Buenas tardes. Tenemos otro regalo para tí” al tiempo que me ofrecía una vetusta cajita de ébano tallada. La recibí sobrecogida con una ilusión enorme, dí las gracias, y comencé a caminar de vuelta al hotel. No hice ni un sólo giro innecesario, no me perdí, ni necesité preguntar, simplemente llegué, y lo hice media hora antes que mi Lucho y los otros compañeros de expedición al zoco. Guardé la caja en el fondo de la maleta y pasé el resto del viaje algo ausente, pero sin dar mayor importancia al asunto.
Al volver a casa la cosa cambió un poco, pues, al organizar mis cosas, resultó que en la caja había una maravillosa estatuilla negra, de un faraón, que me impresionó mucho sin razón aparente, pero que desde que cayó en mis manos ha sido objeto de mi obsesión día y noche.
En aquel momento fue cuando empecé a buscar información sobre la figura con mi teléfono mientras veía reposiciones de “Amar es para siempre”, pero lenta e implacablemente acabé dedicando cada vez más esfuerzos a la búsqueda y lectura de todo el material que pudiera, digamos, acercarme más a él. Al principio, dejé de asistir a alguna de las partidas de bingo nocturnas con las vecinas en las terrazas, culpando al reuma o a algún inexistente mal de cervicales, y poco a poco fui abandonando otras ocupaciones cotidianas hasta dedicar casi todo mi tiempo a esta nueva “afición”.
Hace pocos meses di un paso más para consumar mi unión con mi faraoncito, como yo le llamo. Empecé declamando unos versos que encontré en uno de mis textos favoritos sobre el faraón y descubrí que cuando lo hacía con algunos de ellos pasaba algo intangible, pero que yo sentía, como si algo de mí pasara a formar parte de él, y él me diera una suerte de confianza en mí misma, como un arrojo extraordinario, que me ayudaba a poner a mi Lucho en su sitio cuando hacía demasiadas preguntas sobre el faraoncito, o a hacer cosas que antes no me atrevía a hacer como colarme en la caja del supermercado, intimidando de un modo casi sobrenatural a cualquiera que se atreviera a protestar. Más tarde descubrí que algunos de estos poemas eran clasificados como “encantamientos” o “conjuros”, e hija, ¡no te puedes imaginar la impresión que me dio pensar que yo me estaba convirtiendo en una bruja o algo parecido! 
Los siguientes conjuros que quise practicar, y ahí viene el dilema, incluían la realización de pequeños rituales, que a veces no iban más allá, y otras me llevaron a realizar pequeñas fechorías, como fingir que, Goldi, el perrito de mi nieto Carlos se me había escapado, después de haberlo sacrificado de buena mañana, para honrar al faraoncito. Después de Goldi, vinieron más, y las recompensas han sido grandes: he dejado de tener achaques, se me ha estirado algo la piel y siento una pulsión sexual igual o mayor que la que tuve a los 15, para aumentar aún más el desconcierto absoluto que mi Luchito ya llevaba a cuestas.
La situación es que nadie en el barrio ha hecho ninguna conjetura sobre mí, afortunadamente, y mi familia está muy contenta de verme bien, aunque naturalmente no me ha vuelto a dejar al cargo de ninguna mascota; pero en la fase actual de mi estudio necesito hacer sacrificios y tengo acceso a muy pocos animales domésticos con los que trabajar, sin desvelar mi identidad o dejar un rastro indeleble.

Tengo que contarte que muchos días veo al faraoncito en sueños, es un pedazo de hombre de la cabeza a los pies, todo negro, musculoso, una cara de ángel y esos ojos que son llamas. Él aparece caminando por la arena, entonces me acaricia, me hace el amor de una manera abrumadora y salvaje, y cuando estamos en el éxtasis me susurra cosas al oído. Después me sonríe y se va, y yo siento como si mi cuerpo satisfecho cayera a plomo en la cama desde muy poquita altura. Entonces me viene a la mente lo que me ha dicho y, sin que mi Lucho deje siquiera de roncar, me levanto un momento e intento tomar nota: A veces no entiendo lo que me dice; otras veces dice cosas que cobran sentido días después, tras ver en la tele cosas que pasan en el mundo, son como anuncios; y, otras, me da instrucciones claras. Nunca suenan como órdenes, la verdad, pero nunca me atrevería a contradecirlas si está en mi mano seguirlas al pie de la letra...

Un martes por la noche vino a visitarme y me pidió dar un paso más con un conjuro de llamada. La cosa es que este requería, cómo decirlo…, la participación de un humano en el ritual.
Cuando lo leí, vi que no era posible la alternativa animal, que además estaba bien complicada, por lo que cuando me sobrepuse al canguelo inicial, me puse manos a la obra. Memoricé el conjuro y los pasos, recopilé el resto del material y me las agencié para tener una cita con mi vecino, llamémosle Enrique. 
Enrique estaba solo y su única hija, con la que no se hablaba, vivía en San Pedro del Pinatar, Murcia, y llevaba toda la vida, gruñendo y lamentándose de los realmente pocos males que padecía. Yo pensé que si estaba tan cansado de todo, quizás podría darle un empujoncito, de modo que terminaría con su sufrimiento, a la vez que yo contentaba a mi faraoncito y aprendía cosas nuevas. Pues bien, seduje al buen hombre con facilidad en lo que nos tomamos el descafeinado de sobre con sacarina. Mi belleza y habilidad naturales eran aceptables en estas lides, pero potenciadas por mis experimentos mágicos, me hicieron totalmente irresistible, tanto que sin ni siquiera haber llegado a tocar las pastas danesas ya estábamos en la cama. Y, entonces, yo encima del vecino totalmente entregado, comencé a recitar aquellos versos y espolvorear el cuerpo de mi víctima con el preparado que tenía listo para la ocasión. Para Enrique debió ser solo una excentricidad más que asumible y se limitó, con lascivia acumulada de décadas, a agarrarme un pecho.
Cuando estábamos llegando al clímax y a la última estrofa, atravesé su tórax con el cuchillo acabando con su vida, el polvo y el ritual. 
Después de limpiarme muy bien en la misma casa de Enrique, me fui a casa e hice el amor con Lucho y, creo que como recompensa, el faraoncito me regaló otro encuentro delicioso durante el sueño. Nunca imaginé que algún día me llegaría a acostar con 3 hombres el mismo día e, irónicamente, lo he hecho a la vejez.
Lo de después, está siendo más pesado. Estoy esperando ver los resultados reales del conjuro, espero no haber defraudado al faraoncito y, por otro lado, llevo unos días haciendo “recados” que acaban en horas de limpieza en casa de Enrique. Lo estoy cortando en trozos y con cada cual hago lo que mejor me va pareciendo: Contenedores de basura, congelador, papeleras en barrios alejados, enterramientos en fincas e, incluso guisos. 
Siempre había oído que el cuerpo humano es muy nutritivo y sé que la carne se separa del hueso al guisarla, así que me planteé hacer un estofado. Hija, pues resulta que el estofado de pierna de Enrique me quedó sabrosísimo. Al principio dudé si probarlo, pero cuando lo hice tal fue mi asombro que me decidí a ponerlo de primero en la comida familiar ese mismo domingo con un éxito rotundo. Y de ahí vienen mis cuitas actuales: lo he hecho todo de un modo tan eficaz que casi no me queda Enrique, pero mis nietos me han suplicado comer “el estofado” para la cena de Navidad… Sé que no va a quedar igual con cerdo, venado, o lo que sea, y no me puedo resistir a una petición así. Aún sigo esperando señales de mi faraón, y mi búsqueda de materia prima está siendo complicada. Tengo una opción con el dueño de la tienda de muebles del barrio, llamémosle Casimiro, con el que tendría que hacerse todo en la misma tienda. Desde siempre ha sido solitario y taciturno, aunque también se pasaba de simpático, ya me entiendes, con las mujeres, así que me resulta digámoslo justo. También podría intentar cazar a algún desconocido en la excursión del Imserso de esta semana. Tengo a mi Luchito el fin de semana en un torneo de petanca, por lo que iría sola y con vía libre siempre que tenga la precaución de estar lejos de las miradas de las arpías del autobús.

¿Qué puedo hacer para no decepcionar a mis nietecitos, Smooky y Galletitas? ¿Qué harías tú cómo mujer? ¿Crees que el faraoncito estará contento si emprendo este nuevo “proyecto”?
Encima, mi Lucho está muy preguntón estos días, ¿qué puedo hacer para distraerle de todo esto?

Muchas gracias por todo, querida Smooky y Galletitas. Qué suerte tener a alguien en el mundo que te lea y te entienda.

Un abrazo sincero.

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año 5 veces por xamsham

ResponderCitar
agente_naranja
(@agente_naranja)
Eminent Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 29
 

Petición 💣URGENTE💣 para la sección Scriptorium Maldito.

 

Se busca cuco perdido de reloj de pared antiguo. Todo el conjunto es de madera de deriva, tallado a mano por artesanos Profundos locales (que hicieron lo que pudieron con todo el asunto de la talla teniendo en cuenta sus manitas rechonchas con dedos palmeados, todo hay que decirlo; así que el conjunto no es muy bonito, pero es una antigüedad familiar y le tenemos mucho aprecio). El cuco es un cuco normal y corriente, tiene las alas en forma de tentáculo y el pico lleno de dientes, nada fuera de lo normal, pero anoche a las 22.07 decidió salir a dar una vueltecita y todavía no ha regresado a casa. La yaya está preocupada porque, desde que se ha ido el cuco, el reloj funciona por voluntad propia y ya ha usado los péndulos tres veces para intentar comerse a los gatos. Al pobre Bigotitos, que es el favorito de la yaya, le ha arrancado una oreja. Por favor, si alguien encuentra al cuco, que le diga que vuelva a casa echando lechugas o la yaya hará un conjuro de retorno y eso es algo que ninguno queremos, porque la yaya está ya mayor y la última vez que hizo el conjuro se lió con las invocaciones y no hubo forma de deshacerse de todo lo que vino al edificio, ni con fuego y estacas, y por eso todos los vecinos nos tuvimos que mudar. POR FAVOR, URGE. GRACIAS POR ADELANTADO Y QUE EL OCULTO LES BENMALDIGA.

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año por agente_naranja

ResponderCitar
xamsham
(@xamsham)
New Member
Registrado: hace 1 año
Respuestas: 3
 

Querida Smooky y Galletitas.

 

Espero que comprendas las razones por las que evito dar nombres reales. Dado lo insólito de mi actividad, desvelar mi identidad podría resultar algo… problemático, teniendo en cuenta que vivo en una comunidad bastante tradicional.
Tras años de estudio informal y algo desorganizado, sin darme cuenta, me he visto cada vez más impregnada de una devoción insólita, si la observo en retrospectiva, pero reveladora y purísima. Y dicha devoción me ha empujado a emprender un proyecto humilde, pero tan grande como esa suerte de amor que siento.  
Todo comenzó, cuando mi (voy a llamarlo Lucho) Lucho y yo hicimos aquel maravilloso viaje con el Imserso a Egipto. ¡Qué bien lo pasamos! Nos encantaron los baños del hotel: ¡tenían unas alfombritas preciosas! Y el chófer, qué maravilla de chófer, era un egipcio algo gordito que hablaba muy bien español, había sido taxista en Albacete 10 años, y contaba unos chistes de moros estupendos. Mi Lucho, que es muy delicado con los viajes, se reía tanto que no se mareó ni una vez. Por supuesto, también nos encantaron las pirámides, pero hija, están muy descuidadas, así como estropeaditas. No me hagas mucho caso, pero me pareció que allí los del mantenimiento tienen que ir a encalar de pascuas a ramos... Menos mal que la comida fue ma-ra-vi-llo-sa. ¡Qué pollo más sabroso, qué salsita, qué guarniciones! Y fuimos con buffet libre, no digo más. 
Pero volvamos al tema: el tercer día lo pasamos en el zoco de El Cairo, todos estábamos buscando regalos para los nietos, colchas, un foulard bonito… Eran las 4 de la tarde e, hija, qué calor más mala, tanta que me empezó a dar como un vértigo y en el vahído tuve la fortuna de cruzarme con una muchacha de allí que me sujetó de un brazo y me guio a una tetería donde pude estabilizar la tensión refrigerio mediante. 
La cuestión es que cuando quise reemprender la marcha me había desorientado por completo y al salir a la calle nada me resultaba familiar. Al sentirme sola en aquel laberinto de sombras azules y naranjas, me ocurrió algo de índole místico, una sensación de vértigo recorría mi cuerpo, yo era una niña pequeña descubriendo aquel colorido rosal de callejones angostos. Créeme si te digo que dejé de guiar mis pasos y en el enésimo giro me encontré a mi misma en un espejo dentro de un recóndito tenderete. Te juro que me vi a mi misma, a la de hace 64 años, en ese espejo, y en un ensimismamiento que duró 1 segundo o 4 horas estuve allí petrificada mirando a aquella niña que era yo, mirándome a mí, completamente ectásica.
No sé después de cuánto tiempo, muy dulcemente y, en un sorprendentemente bonito español, un chico de unos 15 años que lucía una preciosa túnica, me dijo “Buenas tardes. Tenemos otro regalo para tí” al tiempo que me ofrecía una vetusta cajita de ébano tallada. La recibí sobrecogida con una ilusión enorme, dí las gracias, y comencé a caminar de vuelta al hotel. No hice ni un sólo giro innecesario, no me perdí, ni necesité preguntar, simplemente llegué, y lo hice media hora antes que mi Lucho y los otros compañeros de expedición al zoco. Guardé la caja en el fondo de la maleta y pasé el resto del viaje algo ausente, pero sin dar mayor importancia al asunto.
Al volver a casa la cosa cambió un poco, pues, al organizar mis cosas, resultó que en la caja había una maravillosa estatuilla negra, de un faraón, que me impresionó mucho sin razón aparente, pero que desde que cayó en mis manos ha sido objeto de mi obsesión día y noche.
En aquel momento fue cuando empecé a buscar información sobre la figura con mi teléfono mientras veía reposiciones de “Amar es para siempre”, pero lenta e implacablemente acabé dedicando cada vez más esfuerzos a la búsqueda y lectura de todo el material que pudiera, digamos, acercarme más a él. Al principio, dejé de asistir a alguna de las partidas de bingo nocturnas con las vecinas en las terrazas, culpando al reuma o a algún inexistente mal de cervicales, y poco a poco fui abandonando otras ocupaciones cotidianas hasta dedicar casi todo mi tiempo a esta nueva “afición”.
Hace pocos meses di un paso más para consumar mi unión con mi faraoncito, como yo le llamo. Empecé declamando unos versos que encontré en uno de mis textos favoritos sobre el faraón y descubrí que cuando lo hacía con algunos de ellos pasaba algo intangible, pero que yo sentía, como si algo de mí pasara a formar parte de él, y él me diera una suerte de confianza en mí misma, como un arrojo extraordinario, que me ayudaba a poner a mi Lucho en su sitio cuando hacía demasiadas preguntas sobre el faraoncito, o a hacer cosas que antes no me atrevía a hacer como colarme en la caja del supermercado, intimidando de un modo casi sobrenatural a cualquiera que se atreviera a protestar. Más tarde descubrí que algunos de estos poemas eran clasificados como “encantamientos” o “conjuros”, e hija, ¡no te puedes imaginar la impresión que me dio pensar que yo me estaba convirtiendo en una bruja o algo parecido! 
Los siguientes conjuros que quise practicar, y ahí viene el dilema, incluían la realización de pequeños rituales, que a veces no iban más allá, y otras me llevaron a realizar pequeñas fechorías, como fingir que, Goldi, el perrito de mi nieto Carlos se me había escapado, después de haberlo sacrificado de buena mañana, para honrar al faraoncito. Después de Goldi, vinieron más, y las recompensas han sido grandes: he dejado de tener achaques, se me ha estirado algo la piel y siento una pulsión sexual igual o mayor que la que tuve a los 15, para aumentar aún más el desconcierto absoluto que mi Luchito ya llevaba a cuestas.
La situación es que nadie en el barrio ha hecho ninguna conjetura sobre mí, afortunadamente, y mi familia está muy contenta de verme bien, aunque naturalmente no me ha vuelto a dejar al cargo de ninguna mascota; pero en la fase actual de mi estudio necesito hacer sacrificios y tengo acceso a muy pocos animales domésticos con los que trabajar, sin desvelar mi identidad o dejar un rastro indeleble.

Tengo que contarte que muchos días veo al faraoncito en sueños, es un pedazo de hombre de la cabeza a los pies, todo negro, musculoso, una cara de ángel y esos ojos que son llamas. Él aparece caminando por la arena, entonces me acaricia, me hace el amor de una manera abrumadora y salvaje, y cuando estamos en el éxtasis me susurra cosas al oído. Después me sonríe y se va, y yo siento como si mi cuerpo satisfecho cayera a plomo en la cama desde muy poquita altura. Entonces me viene a la mente lo que me ha dicho y, sin que mi Lucho deje siquiera de roncar, me levanto un momento e intento tomar nota: A veces no entiendo lo que me dice; otras veces dice cosas que cobran sentido días después, tras ver en la tele cosas que pasan en el mundo, son como anuncios; y, otras, me da instrucciones claras. Nunca suenan como órdenes, la verdad, pero nunca me atrevería a contradecirlas si está en mi mano seguirlas al pie de la letra...

Un martes por la noche vino a visitarme y me pidió dar un paso más con un conjuro de llamada. La cosa es que este requería, cómo decirlo…, la participación de un humano en el ritual.
Cuando lo leí, vi que no era posible la alternativa animal, que además estaba bien complicada, por lo que cuando me sobrepuse al canguelo inicial, me puse manos a la obra. Memoricé el conjuro y los pasos, recopilé el resto del material y me las agencié para tener una cita con mi vecino, llamémosle Enrique. 
Enrique estaba solo y su única hija, con la que no se hablaba, vivía en San Pedro del Pinatar, Murcia, y llevaba toda la vida, gruñendo y lamentándose de los realmente pocos males que padecía. Yo pensé que si estaba tan cansado de todo, quizás podría darle un empujoncito, de modo que terminaría con su sufrimiento, a la vez que yo contentaba a mi faraoncito y aprendía cosas nuevas. Pues bien, seduje al buen hombre con facilidad en lo que nos tomamos el descafeinado de sobre con sacarina. Mi belleza y habilidad naturales eran aceptables en estas lides, pero potenciadas por mis experimentos mágicos, me hicieron totalmente irresistible, tanto que sin ni siquiera haber llegado a tocar las pastas danesas ya estábamos en la cama. Y, entonces, yo encima del vecino totalmente entregado, comencé a recitar aquellos versos y espolvorear el cuerpo de mi víctima con el preparado que tenía listo para la ocasión. Para Enrique debió ser solo una excentricidad más que asumible y se limitó, con lascivia acumulada de décadas, a agarrarme un pecho.
Cuando estábamos llegando al clímax y a la última estrofa, atravesé su tórax con el cuchillo acabando con su vida, el polvo y el ritual. 
Después de limpiarme muy bien en la misma casa de Enrique, me fui a casa e hice el amor con Lucho y, creo que como recompensa, el faraoncito me regaló otro encuentro delicioso durante el sueño. Nunca imaginé que algún día me llegaría a acostar con 3 hombres el mismo día e, irónicamente, lo he hecho a la vejez.
Lo de después, está siendo más pesado. Estoy esperando ver los resultados reales del conjuro, espero no haber defraudado al faraoncito y, por otro lado, llevo unos días haciendo “recados” que acaban en horas de limpieza en casa de Enrique. Lo estoy cortando en trozos y con cada cual hago lo que mejor me va pareciendo: Contenedores de basura, congelador, papeleras en barrios alejados, enterramientos en fincas e, incluso guisos. 
Siempre había oído que el cuerpo humano es muy nutritivo y sé que la carne se separa del hueso al guisarla, así que me planteé hacer un estofado. Hija, pues resulta que el estofado de pierna de Enrique me quedó sabrosísimo. Al principio dudé si probarlo, pero cuando lo hice tal fue mi asombro que me decidí a ponerlo de primero en la comida familiar ese mismo domingo con un éxito rotundo. Y de ahí vienen mis cuitas actuales: lo he hecho todo de un modo tan eficaz que casi no me queda Enrique, pero mis nietos me han suplicado comer “el estofado” para la cena de Navidad… Sé que no va a quedar igual con cerdo, venado, o lo que sea, y no me puedo resistir a una petición así. Aún sigo esperando señales de mi faraón, y mi búsqueda de materia prima está siendo complicada. Tengo una opción con el dueño de la tienda de muebles del barrio, llamémosle Casimiro, con el que tendría que hacerse todo en la misma tienda. Desde siempre ha sido solitario y taciturno, aunque también se pasaba de simpático, ya me entiendes, con las mujeres, así que me resulta digámoslo justo. También podría intentar cazar a algún desconocido en la excursión del Imserso de esta semana. Tengo a mi Luchito el fin de semana en un torneo de petanca, por lo que iría sola y con vía libre siempre que tenga la precaución de estar lejos de las miradas de las arpías del autobús.

¿Qué puedo hacer para no decepcionar a mis nietecitos, Smooky y Galletitas? ¿Qué harías tú cómo mujer? ¿Crees que el faraoncito estará contento si emprendo este nuevo “proyecto”?
Encima, mi Lucho está muy preguntón estos días, ¿qué puedo hacer para distraerle de todo esto?

Muchas gracias por todo, querida Smooky y Galletitas. Qué suerte tener a alguien en el mundo que te lea y te entienda.

Un abrazo sincero.

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año por xamsham

ResponderCitar
agente_naranja
(@agente_naranja)
Eminent Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 29
 

(Noticia publicada en la sección Noticias Ocultas):

CONTINÚA LA BÚSQUEDA DEL FALSIFICADOR DE GRIMORIOS

Las autoridades arcanas continúan rastreando el paradero de Eleuterio Sancho, conocido en el mundillo oculto como El Lute Escribano, tras revelarse que las supuestas reediciones en formato de lujo de los grimorios esotéricos que vendía a través de la Deep Web eran en realidad falsificaciones de dudosa calidad. Aunque, debido a la naturaleza de estas transacciones, no se conoce con exactitud el número de afectados ni el alcance de las cuantías estafadas individualmente, se estima que el total de la estafa supera el monto de tres millones de euros entre pagos directos y adquisición de materiales para rituales, así como un número indeterminado de almas sacrificadas.

Algunos afectados, que han solicitado a este periódico mantener el anonimato, han declarado que, tras el desembolso económico y los rituales solicitados, recibieron en sus domicilios hipotéticos ejemplares reeditados de, entre otros títulos conocidos, el De Vermis Misteriis y la Corona Radiata. Dichos grimorios se publicitaban como tomos copiados de puño y letra por El Lute Escribano en pergaminos antiguos encuadernados en tapa dura, recubierta de piel humana procedente de personas alimentadas con víveres provenientes de granjas ecológicas, y escritos con sangre humana procedente de personas vírgenes criadas en suelo y ejercitadas físicamente con regularidad. Todo ello certificado con los diversos sellos de autenticidad que habitualmente acompañan a este tipo de reediciones de lujo. Sin embargo, tal y como ha podido constatar esta humilde periodista, los sellos de autenticidad son burdas y evidentes falsificaciones, la piel de las cubiertas contiene tatuajes y es de una calidad tan lamentable que se ha ablandado como la de cualquier edición barata en rústica, y el contenido ha resultado ser una copia censurada y no autorizada de la afamada novela erótica 50 sombras de Kadazra.

Según fuentes fidedignas cercanas a este periódico, las autoridades arcanas han localizado y registrado el taller, ubicado en el sótano de un edificio abandonado del Puerto de la Luz, desde el que El Lute Escribano supuestamente elaboraba sus falsificaciones. Durante dicho registro se han incautado diversas pruebas materiales de las falsificaciones, tales como la patata tallada con la que se imprimían los falsos sellos de autenticidad, dos palés de zumo de tomate que se sospecha se empleaban como diluyente para la tinta, tres cajas de folios reciclados con los bordes quemados a mano, y una jaula que contenía varios ejemplares humanos adultos a medio desollar y desangrar, alimentados exclusivamente con comida basura a juzgar por los restos encontrados en la propia jaula. Al parecer, y según los testimonios aportados por los prisioneros, El Lute Escribano se dio a la fuga pocas horas antes de la irrupción de las autoridades arcanas, alertado por un soplo cuya procedencia dichos testigos no pudieron precisar.

Los bienes incautados han sido procesados para su eliminación, con excepción de los prisioneros, que serán donados a la Fundación Pide un Deseo y Corre, cuyo objetivo es ayudar a los vampiros estelares huerfanitos.

Desde esta redacción recordamos a nuestros lectores el viejo proverbio que reza Lo barato sale caro, y les recomendamos apoyar a los pequeños comercios esotéricos de confianza de sus barrios para adquirir este tipo de bienes y servicios. Mantener vivo el pequeño comercio de proximidad es responsabilidad de todos.


ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

 Respuesta a @xamsham Consultorio de Smooky y Galletitas.

Estimada Pasión Faraónica.

Como dice nuestro amigo Jack, vayamos por partes.

Para contentar a su familia en la cena de Navidad, Galletitas le recomienda que haga unas albóndigas o unas croquetas con lo que queda de Enrique y un buen caldo con sus huesos. Galletitas dice que la opción de elegir a alguien del  IMSERSO no la recomienda por propia experiencia, comenta que la carne de más de sesenta puede quedar dura y si encima están tomando medicación puede dejar cierto regustillo, nada recomendable, en el estofado.

Le recomendamos que si necesita materia prima contacte con el Gourmet Tentacular, no se arriesgue a una indigestión en estas fechas.

En cuanto a la parte más carnal de su carta, Galletitas y yo tenemos opiniones encontradas. A quién no le gustaría darse un homenaje de vez en cuando con un Faraón, en vez en vez de tener un ser primigenio enganchado a los doramas coreanos, Galletitas gruñe, según él se está documentando para su advenimiento, en fin, volviendo a usted, como dijo Mario Benedetti:

“En la vida hay que evitar tres figuras geométricas; los círculos viciosos, los triángulos amorosos y las mentes cuadradas”

Ahora mismo esta en un triangulo amoroso, si tanto le gusta el Faraón y su marido ¿ha pensado en un ritual para fusionarlos a los dos?, ¿ha pensado en introducir poco a poco a su marido en su nueva vida? La sinceridad es la base de todo matrimonio, tal vez le sorprenda gratamente y a las malas...bueno siempre le puede ser útil en su nuevo proyecto.

En cuanto emprender su nuevo cometido, le recomendamos prudencia y que ponga un anuncio en Scriptorium Maldito por si hubiera otras mujeres en su misma situación, Galletitas dice que los faraones son bastante promiscuos, sería una pena que toda su vida se esfumara como la arena al viento.

Esperamos que le hayamos ofrecido respuestas a sus preguntas, no dude en mantenernos informados. Un abrazo tentacular.


ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

The Arkham Advertiser. Especial fiestas.

Se acerca la época en que las reuniones familiares, cenas de empresas y compras de última hora pueden sacar a nuestro sectario o primigenio interior, aquí no discriminamos a nadie, por eso desde el The Arkham Advertiser les queremos ofrecer unos consejos primigenios para estas fechas.

  • Si le sientan al lado de ese compañero que mataría o al lado de ese familiar, del que no se puede hablar de nada, le recomendamos unas gotitas de nuestro remedio tentacular con cicuta y extracto de vainilla, unas gotitas en el plato o copa de ese querido amigo/familiar y pasará una noche inolvidablemente abyecta, esperamos verle en la sección de Noticias ocultas.
  • Tiene que hacer un regalo para el amigo invisible y su presupuesto es exiguo por la compra de esa túnica de terciopelo para dar envidia en el culto, no se preocupe más, en nuestra sección ¿Seguro que te quieres deshacer de eso? Encontrará alguna ganga maldita que pueda regalar.
  • Le toca preparar algo especial para estas fiestas y no tiene ideas, déjelo en las manos del Gourmet Tentacular su servicio de catering estará a su disposición y si no le llega el presupuesto, no se preocupe, en su sección encontrará una serie de recetas ordenadas de menor a mayor escrupulosidad y aptas para todos los bolsillos.
  • Quiere algo especial para Año Nuevo acuda a la tienda Lejos de lo Divino, donde el Señor de Amarillo le ofrecerá toda suerte de invocaciones para empezar el año con otro pie.

La redacción (Smooky y Galletitas)  les quiere felicitar estas Fiestas, esperando que reciban todo aquello que abyectamente se merezcan, reciban nuestro abrazo más tentacular, y si nos echan de menos solo tienen que invocarnos vía email o invocación estándar.

Como dice Galletitas: Ah nafl mgehye riuh'eor's nilgh'rinahh, ymg' ah nafl kadishtu if tomorrow f' ahor ah mgmnahn' o lo que es lo mismo:  no desaproveche las partes de nadie, no sabe si el día de mañana pueden ser útiles.

lloigehye vulgtmor

Feliz Sacrificio S y G


ResponderCitar
agente_naranja
(@agente_naranja)
Eminent Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 29
 

Petición 💣URGENTE💣 para la sección Tu corazón hace pum, pum, pum.

 

Antes de nada pido disculpas si esta no es la sección adecuada, pero he pensado que, si en esta sección se puede encontrar tu medio corazón, seguro que también se pueden encontrar otras partes del cuerpo que se hayan extraviado.

Necesito que me ayuden a encontrar mi pie derecho. Padece, o padezco, o quizá sea más apropiado que diga que padecía (yo, no el pie, que él sí lo seguirá padeciendo, digo yo) fascitis plantar, así que en teoría el pie no debería haberse ido muy lejos, o no al menos sin quejarse amargamente por el dolor, si es que un pie puede quejarse, que según la tía abuela Josefina es imposible, pero ¿no es eso algún tipo de condescendencia discriminatoria? Los pies también tienen derecho a protestar. Pero me estoy yendo por las ramas.

El caso es que el médico, aparte de recetarme algunos medicamentos y mandarme al fisioterapeuta, me hizo algunas recomendaciones, como perder un poco de peso, y se lo dije a la yaya, que al final es la que nos alimenta a todos con esos guisos tan ricos que hace. Pero no saben ustedes cómo es la yaya, que le dices que no tienes hambre y te fríe dos huevos con patatas y un poco de panceta, porque (según ella) el hambre se hace comiendo, y además siempre estás en los huesos, lo cual hay que reconocer que es cierto, salvo que te lleven al carnicero para que te deshuese, en cuyo caso estás tú y luego están los huesos. Total, que se puso como un perro de Tíndalos rabioso cuando le dije que tenía que hacer dieta por la fascitis plantar, porque la yaya está ya mayor, y tiene el oído un poco duro, y no sabría decir con seguridad qué palabra entendió en lugar de fascitis, pero sospecho cuál pudo ser, porque me dijo que los horrores inmemoriales están permitidos en esta santa casa, pero que las injusticias y los que las cometen no, y que era menester expurgar tamaña indeseabilidad en la progenie de su progenie. Que la yaya estará ya mayor, pero cuando se enciende se marca unos discursitos que da gusto oírlos.

En fin, al grano: no sé qué me echó la yaya en la comida pero me quedé sopa a la mesa, y me desperté ya al día siguiente con cagalera y sin pie derecho. Así que me tocó seguir el rastro natural de la amputación por toda la casa y a la pata coja, y descubrí que la yaya había tirado el pie al cubo de la basura, pero cuando lo abrí resultó que no estaba dentro, y en su lugar había unas huellas muy sospechosas que iban desde el propio cubo hasta la puerta de la calle. Así que sospecho que se ha marchado andando por su propio pie, si me admiten la redundancia, aunque todavía no me explico cómo habrá podido él solito descorrer los dos cerrojos, robarle la llave al maestro de las llaves y convencer a la guardiana de la puerta para que la abriera.

POR FAVOR, URGE. GRACIAS POR ADELANTADO Y QUE EL OCULTO LES BENMALDIGA.

PD. Aprovecho para desearles a todos felices fiestas y que pasen una Nochebuena buena y una Nochevieja pelleja. Que El Oculto les colme las copas de bebidas espirituosas y les llene los platos de viandas cardiosaludables o, si esto último no es posible, de corazones bien aderezados y cocinados.


ResponderCitar
Makishima
(@makishima)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 47
 

Buenos días:

Acudí al contubernio sectario que anunciaban en el Scriptorium maldito, conocí a toda clase de abyectas criaturas, líderes satánicas, escritores de renombre e incluso me hice con una copia de un grimorio oscuro, ahora bien, bebí todo tipo de suculentos brebajes en igualmente diversos continentes, desde el simple vidrio usado por la plebe ¡hasta auténticos cráneos humanos! Y he aquí mi actual problema que les relato a continuación...

 

Me he levantado con una resaca bastante acuciante, deshidratación, demacración, ganas de regurgitar... nada que no conozcan, ahora bien, cuando me he levantado y he ido al servicio, tras lavarme la cara y enjuagarme la boca, me he mirado al espejo y una extraña voz me ha hablado

 

(con voz de diablillo/goblin) "Vaya estampa, amigo, ¿estás más viejo y gordo que de costumbre o es la cogorza que todavía llevas encima?"

 

Me di un par de tortas en la cara para intentar despejarme "¿Estoy soñando o el alcohol de anoche era más fuerte de lo que recuerdo?"

 

De nuevo la voz estridente en mi cabeza "Puede que en efecto esto sea fruto de tu subconsciente, pero no vamos a engañarnos, amigo, esos golpes te han dolido y quizás te hayan abierto el cráneo e introducido un imp para joderte la vida, serás un experimento social... no lo sé, pero lo que sí que es cierto es que tienes unos puntos de sutura en la cabeza por los que quepo yo perfectamente, quizás esos encapuchados eran un hatajo de cabrones y no tus nuevos coleguitas, jajajajaja"

Con toda la rapidez con la que mi embotado cuerpo era capaz de actuar, mezcla de miedo y curiosidad, me levanté el flequillo, en efecto, mi sesera gozaba de una ristra de hilo perfectamente cosida. "¡Pero, qué cojones, con qué fin te han metido en mi cabeza, te voy a destripar!"

 

La risa de aquella criatura se me metía dentro del cerebro, junto a la resaca brutal que padecía, el dolor era insoportable "Jajajajaja, mierdecilla, no tienes huevos a hacerlo, no matarías ni a una mosca, hasta las gambas las pelas con cuchillo y tenedor, jajajaja"

"Te vas a enterar, desgraciado" Agarré un zapato y empecé a golpearme en diversos lugares de la cabeza.

"Frío, frío... Caliente, caliente... Ay, ay, hideputa, esa sí que me ha dolido, jajajaja"

Sé que no tomé la decisión más adecuada, pero no podía aguantar más el dolor, me golpeé repetidamente con la sien en la taza del váter hasta que me abrí del todo la cabeza, os escribo para deciros que si no me hubiera deshecho de esta aberración con mi muerte, por favor, que venga alguien del periódico a exorcizar el lugar, tengo mi casa en el testamento para mi sobrina y no quisiera que tuviera a este cabrón rondando.

 

Cuando yacía inerte sobre un charco de sangre, la puerta con espejo sobre el lavabo se abrió dejando ver a una pequeña figura de un diablillo que no dejaba de reírse y que portaba en su mano el parte de urgencias de un borracho que se había hecho una brecha en la cabeza y había sido trasladado en ambulancia a su domicilio

Esta publicación ha sido modificada el hace 1 año por Makishima

ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

Sección Scriptorium Maldito

Para @agente_naranja: Encontrado cuco de pared. 

Paquito, es así como lo llamamos, llegó a nuestra sede V..I.L Inc. baboseado y mordisqueado por Marujita,  nuestra abyecta gata, que lo trajo a modo de regalo para nuestro insigne líder (¡Oh, amado líder!). Cuando vimos que era nuestros viles corazones se partieron al ver tan magnifica criatura hecha un despojo cubierto de babas y con un tentáculo menos, nos pusimos sacrificio a la hora para recuperarlo, nuestras plegarias fueron escuchadas, por lo que me agrada informarle que Paquito está casi restablecido.

No dude que en breve se lo regresaremos con un pequeño regalo.

Durante su estancia con nosotros hemos visto como el amor entre Paquito y Ruperta, nuestra gárgola, crecía, y sin quererlo nos hemos convertido en padres. No sabe la alegría que me da comunicarle que en breve serán uno más en la familia. 

Han tenido tres horrendos polluelos, como comprenderá nos quedaremos a dos por las molestias, el más pintoresco se lo haremos llegar a usted si lo desea. En el caso que no quiera el fruto de tan abyecto amor no tenemos ningún inconveniente en que se quede con nosotros, reconozco que Igor se hace de querer es la maldad de mis ojos. Tiene la cara de su padre y el resto de su madre y es tan tierno cuando te quiere arrancar los ojos. Pura maldad.

Sin más ¡Que las babas del Gran Soñador caiga sobre su familia!. Atentamente, Casimiro sectario de segunda.

P.D: No me importaría ofrecerle un sacrificio o lo que quiera a cambio de Igor.


ResponderCitar
Smooky Marple
(@smooky-marple)
Trusted Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 80
Iniciador de tema  

Sección Scriptorium Maldito

Para @agente_naranja: Encontrado cuco de pared. 

Paquito, es así como lo llamamos, llegó a nuestra sede V..I.L Inc. baboseado y mordisqueado por Marujita,  nuestra abyecta gata, que lo trajo a modo de regalo para nuestro insigne líder (¡Oh, amado líder!). Cuando vimos que era nuestros viles corazones se partieron al ver tan magnifica criatura hecha un despojo cubierto de babas y con un tentáculo menos, nos pusimos sacrificio a la hora para recuperarlo, nuestras plegarias fueron escuchadas, por lo que me agrada informarle que Paquito está casi restablecido.

No dude que en breve se lo regresaremos con un pequeño regalo.

Durante su estancia con nosotros hemos visto como el amor entre Paquito y Ruperta, nuestra gárgola, crecía, y sin quererlo nos hemos convertido en padres. No sabe la alegría que me da comunicarle que en breve serán uno más en la familia. 

Han tenido tres horrendos polluelos, como comprenderá nos quedaremos a dos por las molestias, el más pintoresco se lo haremos llegar a usted si lo desea. En el caso que no quiera el fruto de tan abyecto amor no tenemos ningún inconveniente en que se quede con nosotros, reconozco que Igor se hace de querer es la maldad de mis ojos. Tiene la cara de su padre y el resto de su madre y es tan tierno cuando te quiere arrancar los ojos. Pura maldad.

Sin más ¡Que las babas del Gran Soñador caiga sobre su familia!. Atentamente, Casimiro sectario de segunda.

P.D: No me importaría ofrecerle un sacrificio o lo que quiera a cambio de Igor.


ResponderCitar
Página 1 / 5
Compartir: