Forum

Avisos
Borrar todo

Ánimas gélidas


Donchaves
(@donchaves)
Acólito Eminente
Registrado: hace 5 meses
Respuestas: 22
Iniciador de tema  

No sé cuánto tiempo llevo aquí ya, en la entrada de mi casa, estimado amigo mio.

 

Al principio, un ruido me despertó en mitad de la noche. -Ven hijo; ven- oí a mi madre.

 

Mamá  ¿qué haces a estas horas en la cocina? Deberías estar durmiendo -le inquirí mientras me dirigía hacia allí.

 

Llegando junto a ella vi el reloj. Era extraño, pues pese a la hora que marcaba, no había indicios siquiera del despuntar del alba. Todo se encontraba envuelto en una penumbra que helaba el alma.

 

En aquel momento desvié mi atención a la puerta que daba al zaguán del que provenía un gélido viento impropio de esta época del año. -Pero madre, la puerta está entreabierta. Podría entrar alguien a robar a la casa mientras dormimos- dije mientras quise cerrar la puerta.

 

No obstante ella extrañamente me lo impidió. Entonces me fijé que había varias imágenes religiosas de cruces descendidas colgadas en las puertas con marco de plata y telas de terciopelo rojo, y, entrando en el hogar, una especie de escritorio que poseía la única fuente de iluminación en la descomunal tiniebla que envolvía a todo.

 

-¿Para qué es todo esto?

 

-Esto es para las Ánimas penitentes, hijo- dijo con tono serio. En aquel momento rememoraba cuando mi abuela tenía por costumbre rezar por las almas benditas del purgatorio; No obstante me extrañaba que mi madre retomara aquellas antiguas y pias costumbres familiares, y más en mitad de aquella noche y de aquella forma.

 

-Ve y ofréceles agua- miré y vi un recipiente de cerámica sevillana azul y una copa del mismo material en una mesa a mi lado. Las tomé, como si fuese a colocar una ofrenda en el altarcito, y cuando en ese mismo instante miré hacia la entrada del zaguán, con el agua en la mano, mi corazón se sobrecogió.

 

Presencié aquello que jamás pensé poder ver en mi vida.  Vislumbre cómo iban entrando por la puerta cada vez más figuras de personas de todo tipo, en absoluto silencio, hacia el altarcito presente en el escritorio, aquello no podía estar pasando en aquel momento. No podía ser verdad. ¡Las almas penitentes venían hacia mí y podía verlas!

 

Oh discúlpame, lo siento mucho, amigo mío, no quería entretenerte con mis delirios ultraterrenos. Si bien desconozco qué es lo que te ha traído hoy hasta aquí, ten, bebe un poco de este agua que te ofrezco, supongo que te aliviará algunos de tus pesares.


Citar
Donchaves
(@donchaves)
Acólito Eminente
Registrado: hace 5 meses
Respuestas: 22
Iniciador de tema  

Este relato, o carta, es un sueño, o pesadilla, que tuve hoy esta madrugada. Quizas la bencdición o maldición que proviene de mi línea materna me ha alcanzado a mí también. Sentíos libres de añadir aquí sueños desconcertantes que hayáis tenido en forma de carta o medio novelado (lo que mejor se adapte al sueño que hayamos tenido)

 


ResponderCitar
cuervos
(@cuervos)
Acólito Eminente
Registrado: hace 6 meses
Respuestas: 37
 

Ocurrió hace algún tiempo.

No recuerdo los entresijos o razones que me llevaron a la situación concreta.
Debian ser altas horas de la madrugada a juzgar por la tenue luz que iluminaba la habitación. Parecía ser un salón.no era el mío y tampoco me resultaba familiar. Nada  excesivamente llamativo o extraño.
Recuerdo un sofá, una mesa y quizá algunos cuadros repartidos por la pared.
Un grupo de personas aparentemente dormidas estaban desperdigadas por toda las estancia. Algunos eran amigos, otros tal vez gente que no recordaba o nunca había conocido. Estaban repartidos y apilados por todos lados, aprovechando todos los posibles espacios desde mi perspectiva.

La poca luz tenia un ligero toque azulado, casi como luz de luna, y un espesor extraño sobre las superficies propio de ensoñaciones o estados alterados.

Yo me encontraba tumbado en el suelo boca arriba, lo que permitía ver claramente la extraña escena.

Sentí algo en los piernas...

Recuerdo como si fuera ayer el terror cuando vi que una sombra antropomórfica se arrastraba sobre mi lentamente. No fui capaz de definirle la cara en ese momento.

Extremadamente despacio, avanzó a lo largo de mi cuerpo hasta que su rostro estuvo a la altura del mío. Me sujetó los brazos y acercó aun más lo que parecía ser una cara.

Intente avisar al resto pero los gritos apenas emitían sonido, esa extraña y terrorífica incapacidad propia de los sueños.

Observé detenidamente y llamar cara o rostro a aquello que estaba sobre mi, se antoja hoy algo generoso.

Era una masa en constante movimiento sin orden lógico; Bocas, narices, ojos y orejas bailaban alrededor de su cabeza. Bultos emergían y giraban de igual manera en todas direcciones sin encontrar definición, formando un batido de carne aterrador.

No podría hacer justicia con palabras a lo abominable que resultaba...

Aquella masa amorfa se mantuvo sobre mi largo rato mostrándome mil rostros y ninguno, mientras yo realizaba intentos inútiles de moverme o gritar.
El resto de personas durmientes de la habitación permaneció inmóvil en todo momento, era un decorado sin vida.

El ritmo cambiante de la cabeza fue reduciendo la velocidad de las transformaciones. Poco a poco se fue formando un rostro vagamente conocido. Cuando por fin acabó el horrible baile reconocí la cara a escasos centímetros de la mía: Era el puto Daniel Radcliffe.

Con la voz extremadamente aguda y entrecortada comencé a gritar.

Desperté producto de mis propios gritos, mi pareja en aquel momento me observaba entre el susto y la risa nerviosa.

Los gritos tenían sentido, comenzaron en el sueño y duraron en la vigilia unos segundos:

      -¡¡¡HARRY POTTER!!!, ¡¡¡HARRY POTTER!!!, ¡¡¡HARRY POTTER!!!...

 

(Ocurrió tal cual lo narro. Hoy es anécdota y risa cada vez que lo recuerdo en compañía, aunque admito que el terror previo al desenlace sigue vivo)

Esta publicación ha sido modificada el hace 4 meses 3 veces por cuervos
Esta publicación ha sido modificada el hace 3 meses por cuervos

carlosdtorres le gustó
ResponderCitar
Alegorn
(@alegorn)
Acólito Eminente
Registrado: hace 9 meses
Respuestas: 39
 

Habíamos ido de excursión a un pueblo a la sierra, mis padres, mi hermana, su novio y yo. Creo que el pueblo estaba del lado de Cáceres, era pequeño, no mucho más grande que el de mis abuelos, con los edificios siguiendo el cauce del río en cuesta desde el pequeño monte en el que se encontraba la iglesia. En la parte baja del pueblo, tenían un bonito puente medieval rodeado de castaños y con una vista impresionante con las montaña más allá.
Era principios de junio, ni siquiera era verano, y ese año había llovió bastante, así que todo estaba muy verde. Recuerdo que en la callejuela que atajaba desde el bar, en la carretera principal, hasta la casa en la que estábamos, una calle muy estrecha, donde había que ir en fila de a uno, se oía el agua corre por debajo de las losas de piedra hacia una canalización que daba al río.

La cosa es que el pueblo como tal, era muy bonito, pero a mí me estaba dando como mala espina. Yo qué sé, debía de haber estado escuchando demasiado a Noviembre esa semana, pero a mi los pueblerinos me daban la impresión de que formaban una secta, por lo que les habíamos oído estaban preparando las fiestas del pueblo y tenían una pinta de que iban a hacer sacrificios a Shub Niggurath que pa qué... Nah, pero ya fuera de coña, si que hablando con mi hermana y mi futuro cuñado, tenían una actitud rara. A él, que es un exagerado, no le gustan los pueblos y se asusta con nada, decía que le daban muy mal rollo y bromeaba todo el rato, medio en broma medio en serio, con que nos fuéramos de allí ya.

Pero bueh, vimos la iglesia, que estuvo mi padre sacando fotos por allí, y bajábamos hacía el río cuando veo un corral, no sé veía muy bien, estaba detrás de un muro por el que crecían zarzamoras, pero un corral con una caseta así medio grande y veo un nido como de pájaro pero tamaño gallina. "que raro, eso nunca lo había visto, noséqué..." Bueh, seguimos andando, la calle da una vuelta casi entera volteando la casa pegada al corral este y esta el bar del pueblo al otro lado. Nos sentamos allí y yo mirando al corral ese, que de este lado se veía mejor, cuando veo que de la caseta asoma una cabeza de gorrión pero tamaño perro mediano. Yo ahí flipando. Pero desaparece enseguida y se meten al corral unos del pueblo y al poco se les ve tirando con cuerdas de algo en la caseta, como si fuera una vaca, pero lo que sale es un grifo versión gorrión en vez de águila y sin rastro de león, todo plumas y patas de ave, pero con cuatro patas y tamaño vaca, bueno, no tanto... becerro, pero grande. Con las plumas de las alas verde esmeralda, eso sí. 
Yo y mi familia embobados mirando, claro, y sale el camarero, nos ve y nos dice:
-¿Qué? ¿Nunca habían visto uno? Es el Buchelédano, creo que no los hay más que aquí. Está noche sacrifican a la madre en la plaza y se hace una barbacoa. Si se quedan en el pueblo deberían ir a la fiesta, es una fiesta muy bonita y se come muy bien.
Cuando le dijimos que cómo iban a matar a ese animal, que era una preciosidad y seguro que estaba protegido, nos respondido:
-Es eso o tener que matar a un toro y llevarlo sangrando alrededor del pueblo, y este año no estamos como para matar becerros. De todas formas, no os preocupéis, que está ya tiene crías, no es que nos vayamos a quedar sin ella.

Y a la noche, no fuimos a verlo, porque no, pero todas las luces del pueblo apagadas, la gente con antorchas marchando hacia la plaza y se oia una huerga que pa'qué... y al poco de la callecita esa que decía que se oía correr el agua, sale un tipo marchando hacia el final del pueblo, con un becerro decapitado en un carrito y efectivamente, dejando que la sangre manchará la calle alrededor...
Muy mal rollo, tío, muy mal rollo.

Cuando volvimos a casa estuve buscando información y resulta que el "Buchelédano" es el único pariente del grifo que queda en la actualidad y se conserva en algunos pueblos de España pero ninguno salvaje. Al parecer es tradición popular el sacrificarlos alrededor de Santo de Santiago en un ritual algo turbio y antes se debía de hacer por media península, pero ahora deben de quedar 4. Y como casi nadie ha visto uno pues casi no se conoce. Pero sí que encontré cosas del pacma de "Salvemos al Buchelédano: ¡Firma ya!" Y... joder, después de haberlo visto, estoy por hacerme activista, ¡que bicho más bonito, por favor! ¿cómo le pueden hacer eso?


Learntofly y Peich les gustó
ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Estimado Acólito
Registrado: hace 9 meses
Respuestas: 138
 

@alegorn (☆▽☆)( ╹▽╹ )(。ŏ﹏ŏ)


ResponderCitar
Compartir: