Forum

Tianyé y la maldici...
 
Avisos
Borrar todo

Tianyé y la maldición del último hombre

9 Mensajes
1 Usuarios
0 Likes
108 Visitas
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  

Mucho antes del nacimiento de las leyendas de Won Fei Hung y Lan Tsa Win, antes incluso de la fundación de las técnicas de Hung Gar o desarrollado cualquier tipo de kung fu en el wu shu, las gentes bajo la palma de Budha sobrevivían a duras penas regidos por la ley del más fuerte, el más rico, el más cruel.

Se unían en comunidades que en la mayor parte de los casos, terminaban mermando ante el acoso de otros pueblos y la implacable naturaleza. Así, para defenderse decidieron adaptar los peligros del entorno y usarlos en la defensa de unos contra otros. Con una vida sembrada de desgracias violentas, la muerte se convirtió en una maldita vecina dispuesta a regalarles con su presencia.

Tianyé de Shun trataba de esquivar las sombras de la desgracia tras la incursión del clan Mantis en su asentamiento. Vio morir a ambos grupos en una sola batalla pues en la zona, su familia era temida por una descarnada crudeza, digna de auténticas bestias. Como herederos de la escuela del tigre acostado, no podía ser de otra manera.

El día comenzó envuelto en llamas y terminó con los cuerpos de decenas de hombres, mujeres y niños, macerándose en su propio jugo sobre los campos de arroz cercanos a la empalizada.

Tianyé, con el costado perforado, cinco costillas rotas, un corte en el brazo derecho que dividía su bíceps en dos y varias onzas de carne colgando del gemelo izquierdo, escapó del dulce caldo de persona con brotes de arroz que en breve servirían de cena a los carroñeros, para internarse con enorme esfuerzo, en lo más profundo del bosque de bambú. No importaba el dolor de una espalda lacerada por el roce de las raíces. Le ardían las heridas y aún así temblaba sin control por culpa del frío. Su mente bailó entre el recuerdo de la batalla y la luz de la luna, que amenizaba el baile de miles de lanzas verdes brotando de las cañas. 

Por suerte del instinto se enredó en el corazón de un enorme ramo de brotes de bambú. Apartó varas y troncos verdes hasta hacerse una jaula donde morir a salvo de las bestias. Encogido, dio con la postura perfecta para que el equilibrio de todos sus dolores le ayudasen a perder el sentido. Creyó ver dentro de sí, la imagen de una trucha presa en el interior de una trampa de río antes de dejar que su cuerpo se apagase por completo.

Le sorprendió con amargura despertar por el canto de las alondras. El dolor de las heridas seguía ahí, avivado por la contractura de un cuerpo encogido e inconsciente durante horas. La presión del peto contra la axila, justo en esa postura, impidió que muriese desangrado durante la noche. Supuso que las placas mantenían las vísceras en su sitio por lo que no se atrevió a pensar siquiera en incorporarse.

Poco a poco, a medida que iba recuperando visos de consciencia, el dolor volvió en oleadas. Engomado por la falta de riego, pudo liberar solo a su brazo izquierdo, con el que quiso agarrar los nudos del bambú para ponerse en pie. No tuvo fuerzas. Ni hacer pinza con los dedos consiguió. Resignado, volvió a deslizar el miembro entre las cañas.

Sin forma de recuperar energía se recreó en el calor de los rayos de sol. Reconfortantes agujas de luz amarilla asaetearon su rostro y le reportaron lo que pensó, sería el broche que diese cierre a una vida como cabía esperar de alguien como él: sufriendo, herido, solo. 

Lo sabía desde hace mucho tiempo; o al menos intuía que si toda su existencia fue una lucha constante, nunca obtendría una muerte tranquila.

Una masa sinuosa y oscura se interpuso entre Tianyé y los rayos de sol. El muchacho tuvo energías para pensar que algún animal estudiaba alguna forma de llegar hasta su carne y devorarlo. Deseó para sus adentro que al menos fuese un tigre. Hasta que oyó el siseo… 

Nunca hubieron grandes serpientes en la zona. Al menos no tan grandes como para taparle el sol. Su cuerpo hacía eses al rodear la base de las raíces. 

Cuando el bambú empezó a ceder, reavivó el dolor de la batalla. Le ardieron las entrañas de golpe y un reflujo nauseabundo brotó sin fuerza desde lo más profundo de su estómago. Al poco le siguió un gemido lastimero entre gorgoteos. En respuesta, el visitante se alzó y expandió su cuerpo. Proyectó tinieblas sobre toda la jaula de bambú. La envolvió con su cuerpo y el aire escapó asustado de los pulmones de Tianyé, dejando escapar en su impulso. varios filamentos carmesíes de entre sus labios agrietados. 

El dolor de su brazo derecho, que empezaba a despuntar los aromas de la muerte, le hizo gritar por impulso. Sin fuerzas, como un fuelle roto y aún así cargado de angustia.

La bestia al oírlo, en respuesta, aflojó la presión y se retiró lentamente. 

Tras unos segundos observando, torció su cuerpo exponiendo el vientre al conjunto de cañas, de donde brotaron dedos largos y sin hueso, como gordas sanguijuelas, que entraron en los huecos del bambú hasta llegar al cuerpo del muchacho.

Notó cómo tocaban su cuerpo: apretando y hurgando en las heridas, rozando con suavidad las partes sanas. 


Citar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  

Segunda parte:

Tianyé era un digno representante de los guerreros entre todos los del clan del Tigre acostado. Tenía nervios de oro, era fuerte, experimentado, no temía a la muerte. Su última proeza: ser el único superviviente en un encuentro donde sólo los fuertes podrían sobrevivir. Pero cuando el tacto viscoso de esos filamentos comenzó a enraizarse en los huecos de sus heridas abiertas, lloró de miedo y frustración. Encajado como estaba, se olvidó de lo ideal que sería una muerte con honor, en armonía con el entorno que lo vio nacer.

Deseó que su cuerpo por fin dejase de funcionar. Quiso matarse, torcer su cuello hasta romperlo de un chasquido, morder su lengua y ahogarse o como poco aflojar la presión del peto y desangrarse por el brazo… Imposible. Su cuerpo no respondió, ni siquiera podía tragar. Solo esperar a que esa cosa nunca antes vista hiciese con él cosas que nunca oyó nombrar.

El cuerpo le pedía aire y a cambio obtuvo sollozos entrecortados.

Una de las extremidades de la bestia encontró la articulación del hombro. Se estiró dando varias vueltas al conjunto de huesos, tendones, piel, músculo y apretó. El martillazo de dolor que experimentó el muchacho, hizo que estirase su cuello, que abriese la boca buscando una ayuda que no iba a encontrar. Abrió los ojos hasta sentir las costras de sangre seca despegándose de su frente.

Cuando descoyuntó la articulación, Tianyé pudo ver como ese tentáculo oscuro y viscoso tiraba con fuerza, haciendo ceder las fibras que unían brazo y tronco. El tentáculo se dividió en dos partes: una que se llevó el brazo y la otra que taponó la herida, entrando por los capilares, extendiéndose y agarrando sus órganos por dentro.

—Aún no, último hombre. 

La voz sonó por todas partes dentro de su cabeza aunque sabía que venía de la bestia sin ojos, sin forma, con voz.

—Ahora ya no eres dueño de tu destino. Me perteneces, último hombre. 

La extremidad enraizada en el boquete de su hombro, succionaba del mismo modo que extendía más y más sus innumerables filamentos.

Tianyé pudo ver por un segundo a todos sus vecinos desde las alturas. Yacían infectando los campos de todo el valle, desmembrados junto a extraños que morían mirándose a los ojos con expresiones cargadas de terror.


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  

Su conciencia viajó entonces a un estado entre la vigilia y el sueño donde, al mismo tiempo que sufría la amputación de sus miembros, encajado en un brote de cañas de bambú, se sentía flotar sobre el mar de cadáveres que le observaban desde su enorme fosa común.

     La cosa sin forma horadaba en su interior empujando filamentos a través de nervios, venas, capilares, hasta llegar a lo más profundo de sus órganos, hasta metérsele en el cerebro y hablarle desde dentro.

     —Te mueres, Tianyé, último hombre —La voz cada vez más alta de su depredador, sonaba queriendo hacerse dueña de todo el espectro audible—. Morirás eternamente para así vivir por siempre. Morirás por siempre y dejarás registro de cada vela que se apague.

     De pronto, un dolor con el que no contaba le atenazó el centro del tronco e hizo un nudo con sus tripas. Un nuevo dolor que lo puso en pie sin importar el estado de sus piernas. Le crujieron las articulaciones, el hormigueo de la sangre abriendo camino por sus miembros anquilosados no fue suficiente acicate para hacerle sentar otra vez, pues ya no era el dueño de su cuerpo.
Tianyé solo quería morir, pero el ser, el depredador, el maldito demonio aprovechó para aplastarse sobre su espalda y formar un caparazón costroso y negro sobre él. Se fundió con su columna para poner en marcha su cuerpo y así, haciendole crujir las articulaciones, le hizo renquear hasta fuera del bosque en dirección al dolor.

     Así es: el dolor del pecho crecía mientras más se acercaba al primer cuerpo yacente en el lindero de cañas jóvenes. Cuando estuvo a su lado, se le extendió hacia el cuello, el hombro y el brazo izquierdo. Era el cadáver de un hombre viejo, con manos de labriego y una armadura de cuero prensado demasiado grande para el manojo de nervios y hambre que pudo haber sido en vida. Tenía las manos atenazadas al cuello de su peto, como quien busca aire donde no lo hay. Su expresión era de terror infinito. Diríase que en el reflejo de sus pupilas aún se reflejaban los horrores del campo de batalla. Sin embargo, ni una herida visible parecía deformar su figura. Ese hombre había muerto de miedo.

     El dolor del infarto en el cuerpo de Tianyé le hizo retorcerse además por la frustración de no poder desconectar. Esa cosa lo mantenía en pie, con la vista clavada en la expresión del cadáver que, de pronto, abrió los ojos y le devolvió la mirada.
Un rayo partió el pecho de Tianyé en mis pedazos. Experimentó la pena y el tormento de un pobre hombre que a pesar de los años, aún no se había resignado a morir. Un pobre viejo sin fuerzas y cagado de miedo por las imágenes de la batalla.

     En ese instante tan pequeño, vio lo que el viejo pudo ver en el momento de morir. Y murió con él. Lo hizo cientos de veces ese mismo día. Murió de tantas formas que poco importaba ya la experiencia de los días vividos. Con cada deceso desaparecía un poco más de su cordura, con cada estertor, un poco más de humanidad.

     » Morirás eternamente para así vivir por siempre. Morirás por siempre y dejarás registro de cada vela que se apague.
Así rezaban las palabras de la bestia con cada nuevo cuerpo. Así anunciaban un nuevo horror cada vez.


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  

» Morirás eternamente para así vivir por siempre. Morirás por siempre y dejarás registro de cada vela que se apague.
Así rezaban las palabras de la bestia con cada nuevo cuerpo. Así anunciaban un nuevo horror cada vez. Ni un solo segundo de descanso obtuvo desde ese día hasta hace tan solo 24 horas.

     Después de miles de años de alienación constante en los que el sufrimiento se convirtió en su única forma de existencia, hace un día, ayer, Tianyé se vio frente al cadáver de una pobre niña a la que, además de parte del vestido, le estaban arrancando la vida.

     Le pareció normal el miedo, seguido de la mezcla de los sentimientos de culpa y confusión, el «¿Por qué a mi?» de los inocentes y el alivio final de la víctima al saber que pronto terminaría la tortura. Frente a él, arrodillado sobre la criatura, un hombre que compartía sus facciones, sonreía con la cara llena de lágrimas de placer. Empezó a soltar su presa un buen rato después de que ésta dejase de moverse. Extasiado, con los brazos colgando a sus costados y de rodillas sobre el cadáver, el asesino sintió la incomodidad de la exagerada y deforme mancha húmeda de su entrepierna, que le hizo dudar por un segundo si no se habría meado encima por el esfuerzo. Metió la mano bien adentro en sus pantalones para comprobarlo y en esa postura fue como percibió la figura de Tianyé aparecer justo en frente.

     El último hombre también se sorprendió de que por fin alguien pudiese haberlo visto. Hacía tanto tiempo desde la última vez, que ya ni recordaba cómo era eso de relacionarse con otra persona.

     El asesino, con la mano encajada en los pantalones y las rodillas entumecidas por la postura, dió un respingo hacia atrás con la esperanza de alejarse lo máximo posible del espectro que tomaba forma, mirándolo con expresión confusa.

     Sonaron dos chasquidos tan cercanos el uno del otro que parecieron ser el mismo. Con la intensidad del esfuerzo, los tobillos del violador, asesino y padre de la pobre chiquilla, se salieron de su sitio y rompieron varias cosas por dentro en el proceso. No sintió nada hasta unos pocos segundos después, cuando cayó con el peso de su cuerpo sobre el codo de la mano atrapada, haciendo que ésta se le resbalase por la pernera hasta la mitad del muslo y por el camino estrangulase uno de sus huevos contra la cruz del pantalón.

     Tianyé observaba impasible. Se preguntaba cómo era posible no experimentar también el sufrimiento de ese otro mortal que, con enormes esfuerzos por ignorar el potaje de dolores que le atacaban, solo pensaba en salir huyendo de la escena del crimen.

     Entre sudores, pinchazos, estertores, respiración acelerada y un politraumatismo creciente, se arrastró entre el pasto hasta perder el conocimiento.

     Hace poco menos de 24 horas, Tianyé veía todo esto, su cuerpo volvía a pesar y proyectaba sombra sobre el cadáver de la víctima. Tomó aire. El primer trago de aire en quién sabe cuántos miles de años. No era como lo recordaba si es que acaso era algo que guardase en su memoria. Soltó el aire y de golpe le asaltaron un millón de estímulos inherentes a la realidad de estar vivo. Otra vez el equilibrio, los sentidos, el miedo a lo desconocido.

     Confuso, como pudo, se dio la vuelta para caer de bruces. Entonces llegó el sueño, todo negro y alli mismo se durmió.


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  
En este momento, un enorme ejemplar de hombre adulto se limpia la sangre de Tianyé que ha manchado sus nudillos al romperse el guante de vinilo. Lleva un par de horas intentando arrancarle una confesión que no va a salir. Bajo su presión, suele pasar después de los ruegos, los llantos. A veces tiene la suerte de contar con algún familiar a quien apretar las tuercas ante el sospechoso. En esta ocasión no es así.
 
     Por su parte, Tianyé lo mira intrigado. Ha olvidado el lenguaje, el significado de la expresión corporal. Todo lo humano le es ajeno menos, por supuesto, la muerte. Por mucho que el oficial de interrogatorios se esfuerce, no es capaz de compararse a las miles de millones de muertes que el torturado sangrante al que está machacando comía hasta ayer para desayunar.
 
     ¿Una patada en las tripas? Un chiste comparado con un buen puñal.
 
     ¿Una picana en los huevos? Mejor una mordida de león, de hiena o tiburón.
 
     Tras el cristal de falso espejo, varias figuras observan la evolución del interrogatorio cruzando los dedos. Por fin, después de semanas de búsquedas y presión mediática, han encontrado a la pequeña Sofía. Ahora su muerte complica mucho más las cosas a pesar de haber encontrado al sospechoso principal inconsciente junto al cadáver.
 
     Éste, Tianyé, no presenta prueba alguna de su responsabilidad en el crimen más allá de su pura presencia, pero no tienen absolutamente nada más y necesitan desesperadamente justificar su sueldo a final de mes. Entre ellos, se encuentra una mujer a la que nadie conoce, pero cuya presencia es consentida sin oposición, pues justifica su presencia a base de contactos sin tener que explicar nada a nadie. Ella solo mira y calla.
 
     Han pasado varios días en los que al sospechoso no se le ha dado acceso a la alimentación ni a bebida alguna, ha sido golpeado con intermitencia y se le ha privado también del sueño. Él sigue sentado. Con la cara hinchada pasea de vez en cuando su mirada por las esquinas de la habitación y experimenta en la distancia con su propio reflejo en el cristal. Se ha ido todo el mundo. No a descansar, si no a averiguar por qué acaban de ingresar en el hospital al padre de Sofía, politraumatizado y delirando acerca de un ángel vengador que apareció de pronto para castigarlo.
 

ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  

Al otro lado del cristal, la misteriosa mujer permanece observando mientras se muerde el labio intrigada. Se pregunta por qué a pesar de no tener pruebas inequívocas de su culpabilidad, la policía lo mantiene en esa situación. Sin asistencia médica ni legal alguna.

     Fuera del cuarto, en el pasillo de acceso a las dos estancias nace una algarabía de pasos cruzados y chaquetas rozándose entre sí. Un agente al que Tianyé aún no había visto, entra con una sonrisa claramente fingida y, girando la silla, se sienta a horcajadas frente a él.

     —Parece, amigo, que se ha dado una desagradable coincidencia —La mirada del agente telegrafía gesto por gesto que está eludiendo reconocer el patinazo que la policia ha tenido con él—. Pero debes reconocer que no has querido colaborar en ningún momento. Ni siquiera ahora lo haces —Tianyé lo mira con calma, a la espera de un abuso más—.

     »Bueno, supongo que mi obligación ahora es comunicarte que hemos encontrado al verdadero culpable. Dice que apareciste de repente para castigarlo por secuestrar, violar y, bueno, como seguro que pudiste ver, matar a su propia hija —Tianyé sigue con la misma expresión mientras en la habitación al otro lado del falso espejo, ahora llena hasta la bandera, se muerden los nudillos y se secan el sudor unos a otros. La última palabra que querrían escuchar de los labios del muchacho es la de “Denuncia”.

     Todos pasan un mal rato de incomodidad hasta que a alguien se le ocurre la intervención de un médico especialista de la policía. Tras el espejo solo quedan el capitán y la extraña mujer. Escuchan una a una las preguntas sin respuesta que lanza el doctor al joven torturado.

     — ¿De verdad esto te resulta interesante, Claudia? —pregunta el agente a la mujer—. Ya sabes lo que me expongo al dejarte estar en este lugar… en este momento —. Habla sin quitar los ojos de encima a la escena. Sabe que sea cual sea la respuesta que Claudia le dé, no tiene más elección que obedecer a sus caprichos. Por alguna razón lo tiene cogido por los huevos.

     —Cariño —contesta con su voz grave de femme fatale—, ambos sabemos que el chico no va a hablar. Si no lo ha hecho hasta ahora, tampoco lo hará de aquí a que termine este nuevo interrogatorio. Su destino es el psiquiátrico y allí puedes estar seguro de que todo saltará por los aires y caerá sobre tí y sobre el gorila de los guantes rotos —El capitán se gira para encarar a la mujer que acaba de posar la mano sobre su hombro derecho. Le suda el rostro y tiene la cara pálida—. Lo único que les puede salvar en este momento, es que alguien se haga cargo del chaval y se lo lleve de aquí junto al marrón más grande de tu vida —Al hablar masajea el lóbulo de la oreja del capitán, como queriendo calmarlo con un encantamiento—. Mírame, Carlino querido: tienes ante tí a esa persona —El capitán, a pesar de recuperar un par de tonos en el color de su cara, tiene que sentarse, olvidándose por completo de lo que quiera que esté haciendo el doctor con Tianyé—. Tan solo no hagas preguntas, que ninguno de tus chicos las haga. Agarren el mérito de la captura, rellenen algunos papeles y saldré con ese chaval por la puerta.

     —Pero, tú —interrumpe dudoso el Carlino querido—, tú ni siquiera tienes…—Acaba de darse cuenta de lo inútil que es llevarle la contraria a una mujer como Claudia: con las espaldas constantemente cubiertas por una telaraña de secretos urdidos entre las sábanas.

     La influencia de esa mujer es tal que no necesita pedir permiso para hacer las cosas en los sitios que realmente importan.

     —Es todo tuyo, Claudia.

     Ella lleva a Tianyé a su mansión. Prueba un idioma tras otro para poder comunicarse con él, que no ha cruzado palabra con ser humano alguno en más de cinco milenios.

     Una sola palabra en señal de saludo hace cambiar la expresión del muchacho. Se trata de un cantonés muy antiguo. Cree reconocerla y la repite con dificultad varias veces. En cada ocasión más seguro hasta que, como si un fantasma se lo susurrase al oído, abre mucho los ojos y se pone en pie frente a Claudia con algo parecido a una sonrisa en la boca. Se inclina unos pocos grados hacia ella, se lleva la mano al pecho y dice con esfuerzo —Tianyé de Shun—

     Claudia arranca a reír con una entonación de triunfo que enseguida se le pega al muchacho.

     — ¡Por fin! ja ja ja ja ja Encantada Tianyé —agarra sus manos con confianza—. Yo soy Claudia y aunque no lo creas —Cambia al cantonés antiguo otra vez con la duda de si le entenderá o no—, tú y yo nos parecemos más de lo que crees.


ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  
Claudia, con paciencia infinita, invierte varias semanas en asegurarse de construir un canal firme de comunicación entre ella y el chico, cosa que pasa por adecuar su forma de pensar a la de un humano del siglo XXI. Tianyé, del mismo modo en que uno se recupera de un accidente, toma el control de sus sentidos, que se torna estable poco a poco. Vuelve a encadenar palabras cuando se relaciona con la mujer, hasta que por fin entiende lo que ella le intenta explicar.
 
     Ambos son el desahogo de los que una vez lo hicieron todo. «Las vacaciones de un dios», lo llama ella. Tianyé repite las únicas palabras que nunca ha dejado de escuchar. Eso de morir por siempre para vivir eternamente es algo que ahora no le termina de cuadrar del todo, pues cree que es él quien también podría morir.
 
     ¿Por qué será que siempre que todo cambia de golpe creemos que la vida se nos va?
 
     Frente al espejo se desviste y busca las marcas que su contrato con el extraño ser dejó en su cuerpo. Allí estaban. Una cicatriz une su brazo al hombro. Parece una raíz que extiende sus pelitos hasta la altura del codo. Con la espalda al descubierto, no encuentra rastro del caparazón negro que lo ayudó a ponerse en pie entre las cañas. En su lugar, la marca de cientos de ventosas de todos los tamaños, le adornan el lomo a modo de lentejuelas.
 
    Las vacaciones del dios de la muerte, Tianyé. Las vacaciones del dios del deseo, Claudia.
 
    Así es: cuando Claudia era poco más que una adolescente, entre la hierba de la pradera tuvo una revelación que la sacó de la escena que estaba viviendo. Pasó unos pocos cientos de años atrás. Practicaba con sus primos, primas y hermanos, la mejor manera de obtener y darse placer mutuamente. Algo que solían hacer casi cada día al caer la tarde. Una distracción que su familia, única en esas montañas por aquel entonces, disfrutaba sin complejos y con placer. Ese día se retorció tantas veces, enredada entre brazos, piernas, lenguas y troncos ajenos, que inmersa en el paroxismo histérico, cruzó la frontera de la realidad y de pronto se encontró ante un ser de luz azúl brillante.
 
     «Gozarás por siempre y dejarás registro de cada vela que se encienda», oyó dentro de sí.
 
     Desde entonces, cada orgasmo del planeta fue suyo, y aprendió de todos y cada uno de ellos con el deleite de una primeriza. Descubrió tanto, que cuando la deidad volvió a hacer uso de sus funciones y ella quedó libre del encargo, entendió que sus virtudes eran la mejor herramienta de control con la que contaba. Aunque no eran muchos, comparados con los cinco mil años de servicio de Tianyé, cinco siglos de placer constante, dan para aprender a hacer maravillas incomprensibles con solo mirar.
 
     Imaginen lo que puede sentir Tianyé, el experimentado guerrero virgen del clan del Tigre Acostado, cuando ahora Claudia posa suavemente su mano sobre el punto justo de su nuca.
 
     Esto no se parece en nada a la mayor parte de las muertes. Esto es algo que sí querría sufrir por siempre.

ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  
Las manos de Claudia se entrelazan con el pelo de Tianyé y compensa su mirada confusa con otra llena de deseo que no es necesario traducir. Si de unas semanas a esta parte ha estado acostumbrándose a volver a ser persona, ahora está abriendo las puertas a una nueva fuente de conocimiento: el placer en todas sus formas.
 
     El tacto, los olores, el dolor, los colores, el sonido del sexo, eran delicias que no había probado hasta ahora, ni siquiera antes de su periplo como alivio de la muerte. Para él significa una nueva forma de ver el mundo cuando aún no ha terminado de comprender el que está pisando. No puede evitar la sensación de flotar con tan solo traer a su mente la boca de Claudia y la cantidad de virtudes que es capaz de desplegar con ella. Ante los ojos de Tianyé, como para cualquier adolescente, la mezcolanza de conceptos compuesta por el sexo, el cariño, el amor, el deseo, la confianza y la verdad, eran la receta perfecta para aprovechar la existencia con sentido.
 
     Claudia, lo aborda en medio de la noche y Tianyé, cachondo, abre sus pupilas y sonríe buscando con la mano el muslo de ella.
 
     —Ahora que tengo tu atención —dice Claudia con seriedad mientras posa su dedo índice sobre el entrecejo del chaval—, necesito enseñarte algunas cosas acerca de los límites a respetar entre los mortales.
 
     Ambos están sorprendidos de lo mucho que es capaz de aprender en unas pocas semanas. Sobre todo Claudia admira la capacidad de recuperación del muchacho. Admira la pirueta de los dioses que la puso frente a él en el momento adecuado y lo ve como un regalo. Por eso le pesa más tener que alejarlo de sí. 
 
     Sabe perfectamente que la eternidad está escrita con sus nombres como una constante. Es consciente de que el futuro les pertenece como pareja, pero antes debe conocer el mundo por sí mismo, aunque pase otra eternidad en el proceso. Deberá aplicar lo que ha aprendido durante este tiempo en la mansión de su benefactora, presentarse ante él como una versión completa de sí mismo y entonces, volver a elegirse mutuamente.
 
     Tianyé no quiere aceptar la realidad, pero la asume. Coje una mochila con lo suficiente para arrancar una nueva vida y se despide de Claudia mientras un nuevo sentimiento le muerde las entrañas.
 
     Pasan los días hasta convertirse en meses y Tianyé descubre que el exterior florece y se pudre en todos lados al mismo tiempo. Aún más en las ciudades.Hoy, el último hombre observa desde el anonimato cómo el temor a la muerte y el deseo del placer, rige las vidas de la mayor parte de los mortales. Consigue confundirse a duras penas con la multitud, pero aunque anhela el placer infinito que experimentó con Claudia, no puede temer a la muerte. No puede ser igual a todos ellos.
Busca entre la gente los placeres aprendidos, dedica sus días a gozar de todo con las fronteras que su mentora le enseñó. Decepcionado, descubre que nada será nunca comparable a ella.
 
     La busca durante siglos. No encuentra rastro ni huella. La seguirá buscando mil años hasta que por fin, una noche de tormenta hallará un mensaje en una botella.
 
     La humanidad habrá acabado a pesar del esfuerzo por impedirlo que la simpatía hacia los mortales generará en Tianyé, que volverá a ser el último hombre. La última mujer, en cambio, viajará llegando a los límites del sistema solar como parte de su reto personal de desencadenar orgasmos allí donde las alas de la humanidad tengan la capacidad de llevarla.
 
     Y aún así se acabará todo: Las civilizaciones y sus ciudades eternas caerán hasta los cimientos y como testigo perenne de la desgracia, desde una torre altísima de frustración, estará Tianyé, que verá cómo los cuerpos se irán acabando sin volver a repetir la intensidad de sus días con “La mujer”, la única: Claudia.
 
     Llegará la botella encerrando su mensaje en forma de destello, allí donde nada podría brillar. En un viejo faro abandonado, se encenderá literalmente la última luminaria de la historia; llevará décadas desmoronándose por el embiste de las olas, pero aún así encenderá sus focos. No para prevenir desastre alguno, si no para atraer por fin la atención de Tianyé.

ResponderCitar
CoquinArtero
(@coquinartero)
Reputable Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 217
Iniciador de tema  

Siento mucho no haber podido ofrecer una participación más extensa en esta jornada. Esa vida de señor mayor lo absorbe a uno. Aquí les dejo el primer final de Tianyé y la maldición del último hombre. Actualmente está en revisión para ser publicado con sus ilustraciones y esas cosas. Muchísimas gracias por seguir esta historia.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y aún así se acabará todo: Las civilizaciones y sus ciudades eternas caerán hasta los cimientos y como testigo perenne de la desgracia, desde una torre altísima de frustración, estará Tianyé, que verá cómo los cuerpos se irán acabando sin poder repetir la intensidad de sus días con “La mujer”, la única: Claudia.

Llegará un mensaje en forma de destello, allí donde nada podría brillar. En un viejo faro abandonado, se encenderá literalmente la última luminaria mensajera de la historia; llevará décadas desmoronándose por el embiste de las olas, pero aún así encenderá sus focos. No para prevenir desastre alguno, los barcos están extintos, si no para atraer por fin la atención de Tianyé.

Claudia encenderá las bombillas del faro y se sentará a esperar que su complemento perfecto aparezca como una polilla a echarle unos polvos. Y la polilla llegará con el sudor perlando su frente y una sonrisa de emoción embelleciendo las ruinas del lugar.

— Te has tomado tu tiempo —dirá ella, sentada a contraluz, con el romper de las olas como acompañamiento musical.

Se levantará y dará un paso adelante que Tianyé, con gusto, corresponderá hasta ponerse frente a frente, poniendo palma con palma, pecho con pecho, nariz con nariz. Tianyé entonces le hará una pregunta que se gestará durante años para ver la luz en ese momento. 

— Ahora que no queda nadie —dirá—, ahora que ya nadie muere, nadie goza, nadie miente, nadie se sacrifica —continuará el último hombre—, ¿Qué deben estar haciendo los dioses?

—Los dioses nos están mirando —contestará Claudia para después juntar sus bocas.

Pero como el querer de los dioses es absurdo como su existencia misma, querrán en su devenir de destinos que una vez juntos, Claudia y Tianyé perezcan como cualquier mortal. Ya no serán necesarios,  pues la humanidad se encontrará en letargo.

Y así será lo absurdo del destino, que dejará el mundo entero para el disfrute de una pareja que con su partida, acabará con la existencia de todos los dioses de la humanidad.

Mas una pequeña perla renacerá entre el fango pues Claudia no morirá de vieja, si no en un parto, y Tianyé lo hará de pena poco después, dejando como última gota de esperanza para humanos y deidades a un bebé al que los conscientes del futuro llamarán "La semilla"

Esta publicación ha sido modificada el hace 5 meses por CoquinArtero

ResponderCitar
Compartir: