Forum

Recetas de cocina d...
 
Notifications
Borrar todo

Recetas de cocina de Doña Devoralh Berthos


Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Receta ideal para recuperar la tersura de la piel.

  1. Encontrar un Alberto madurito.
  2. Cebar al Alberto con ricas viandas: jamones, pancetas, tocinos, natillas, polvorones, torrijas, sopas, potajes, gallinejas y cocidos.
  3. En cuanto esté redondito, echarlo de cabeza a la marmita. Se le puede eviscerar, pero es recomendable que no se haga porque pierde algunas de sus más sustanciosas propiedades.
  4. Añadir tres o cuatro uñas roñosas de golem.
  5. Una pizca de lovecraftio, solo un poquito; es carísimo.
  6. Medio vaso de savia de sauce enfermo.
  7. Agua ponzoñosa del pantano, trece litros.
  8. Ocho meses de cocción y estará listo para octubre.

 

Procurar zamparse uno cada cien años en vísperas de Samhain. Después de ese tiempo comienza a perder propiedades y se te reviene el cutis.

¡Espero que os guste! ♥

Este tema fue modificado hace 1 mes 2 veces por Learntofly

Citar
Etiqueta de Temas
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Nefastos días, amigxs:

Los minion de nuestra sala de alta tecnología nos han comunicado el éxito de nuestra primera receta ¡Qué alegría! Nos hemos reunido en conciliábulo para tratar el tema y hemos decidido que  vamos a escribir nuestro propio “Albertromicón”. Nuestra primera idea era escribir un compendio de recetas titulado “Las 101 maneras de cocinar un Alberto”, pero dado su éxito inicial, os convocamos a todxs a escribir vuestra propia receta para nuestro “Albertromicón”, el libro más terrorífico jamás escrito, que quedará como legado de nuestro paso por esta oscura y tenebrosa tierra de De Profundis.

Además, desde hoy esta será la única prueba de acceso a nuestro “Aquelarre Albertromicón De Profundis”. Si queréis entrar, debéis escribir una receta para cocinar un Alberto y enviarla a De Profundis con los siguientes datos:

  • Nombre/Nickname de brujx/hechicerx.
  • La receta propiamente dicha.
  • Aquelarre anterior. Referencias.

Y eso es todo. Demostrad que tenéis el cerebro podrido.

¡Ah, y Feliz Apocalipsis!

Devoralh Berthos

P.D.: Merece la pena, mirad la imagen del antes y el después que os adjunto.


Alegorn le gustó
ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Receta para sérum para el contorno de ojos.

  1. Conseguir un Alberto. En esta ocasión es indiferente la edad del susodicho, aunque yo me decanto por los de mediana edad ya que: si se extrae con maestría la mitad del cerebro y no se daña el sistema límbico primordial, el Alberto seguirá siendo operativo para mandarlo a escardar cebollinos al huerto radiactivo o para, ya sabéis, otras tareas más básicas (los Albertos cuarentones se saben muchos trucos).
  2. Una varita de abedul de los bosques umbríos de Suecia. Con ella removeremos la mitad del cerebro a través de la fosa nasal adecuada, izquierda o derecha, según el gusto. Se debe conseguir una papilla líquida que después extraeremos del cráneo dándole de cogotazos al Alberto. Se le puede sedar con un brebaje de la risa; cuanto más se ría, mejor irá el procedimiento.
  3. Extraer la médula ósea de uno de los huesos largos, una tibia o un peroné serán suficientes. Si queréis aprovechar al ejemplar para otros usos, se puede sustituir la extremidad atando un cucharón de olla grande al muñón.
  4. Cocer el cerebro y la médula en orines y excremento de liebre, esto conferirá velocidad de actuación a la fórmula. He hecho cientos de pruebas con excrementos de otros animales y funciona, solo que actúa más lento. Esta fórmula la estamos usando para nuestra marca blanca.
  5. Extraer la capa de gelatina que se forma en la superficie, es la parte que nos interesa. El resto del cocimiento se lo podéis dar al gato, pero tened mucho cuidado con esto, a los gatos les encanta y algunas camadas han tenido que ser descontinuadas porque han salido por su cuenta a cazar Albertos.
  6. Exponer la gelatina removida, no agitada, a la luz de la luna nueva durante tres noches en un tarro de vidriagón con la tapa semiabierta.
¡Y a disfrutar sea dicho!
PD: No os podéis imaginar la cantidad de Albertos que me ha costado conseguir esta receta.
This post was modified hace 4 semanas 2 veces by Learntofly

MamitaOsa le gustó
ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Postre - Bolitas de Fiesta

 

Nefastas noches amigos. Hoy vamos a celebrar la vuelta de un miembro muy importante a nuestro aquelarre: Catifurcio McRatigang, mi gato familiar. Se había ido con Nyarlathotep cuando nos divorciamos y ahora está de nuevo conmigo. Me alegro de que esté de vuelta no os creáis, pero no debo fiarme: yo le dejé tuerto mientras trataba de escabechar a un Alberto por telequinesis y como habréis imaginado aquello salió muy mal. No debéis fiaros, porque aunque no os lo cuenten en la tienda, hay Albertos con superpoderes y os puede salir el hechizo requetemal.
 
Vamos a ello.
  1. Comprar un Alberto por participante en la fiesta más uno para la olla.
  2. Sentar a los Albertos en sillas y sujetadles las piernas y los brazos con bridas. Abridles los ojos con grapas para que no puedan cerrarlos y ponerlos tres o cuatro semanas a macerar delante de un televisor panorámico con toda la programación basura en bucle.
  3. Proceded a desmocharles la lengua y a extraerles las gónadas. Reservar el resto para otras recetas; los neocórtex macerados en Sálvame son una delicatesen.
  4. Picad en la túrmix las lenguas una por una, no mezclar. La gracia de hacerlo así es que las lenguas albertiles son como los pimientos de Padrón: unas son picajosas y otras no. Es una aventura, según la que te toque, te puede dar o no verborrea.
  5. Mezclar las lenguas con unos daditos de raíz de mandrágora e introducid la mezcla en las gónadas previamente vaciadas. A este relleno le podéis poner a mayores cualquier cosa que os guste ¡inventad vuestras propias recetas!
  6. Sofreír en aceite de motor Castrol virgen extra y luego cocer en un caldo de beleño. Estarán listas cuando estén un poco socarrat.
  7. Dejar enfriar.
  8. Servir con un topping de fideos de chocolate y ralladura de Bufus alvarius del desierto de Sonora.
Quedan crujientes y deliciosas.
 
Después de tomar este postre nosotros jugamos a la silla, y al que pierde, le hacemos el pasillo-táser. Es muy guay porque desde el principio hasta el final de la fila, le vamos dando taserazos de 50.000 voltios procurando que no toque nunca el suelo. Luego nos solemos desmadrar un montón, con invocaciones cthulhianas, bailes de máscaras vivas, rituales illuminati, sacrificios vudú, revolcaderos de monos y esas cosas. Ya me contaréis qué tal funcionan las bolitas en vuestras fiestas.
This post was modified hace 3 semanas 2 veces by Learntofly

ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Una vez al año, coincidiendo con la Semana Santa de los cristianos, nos vamos al campo a cazar un Alberto.

Equipo necesario:

  1. Una cuadrilla de esbirros amarillos y unicejos. Si os queda un poco del brebaje que los pone frenéticos, llevadlo.
  2. Unos calcetines sucios de Alberto.
  3. Picos, palas, cuerdas, cuchillos, navajas, lámparas, infiernillos, cerillas, paraguas, tornillos, martillos, hachas, espadas, ballestas, mazos, alicates y serruchos. Todo esto por si acaso.
  4. Una tienda de campaña multiusos.
  5. Un barril de ron cubano y tres cajas de cicutola para los cubatas, y ocho cajetillas de Trucados para echarse unas risas en la bacanal nocturna.
  6. El cochecito de Santa Claus para el desplazamiento de la impedimenta. Si se pone muy farruco, dadle una paliza y encerradlo en la mazmorra hasta la vuelta. Tened en cuenta que el gordo-mantecas es un vicioso que está enganchado al triptófano de la leche. Además, es el que mantiene actualizada la lista de los niños disponibles para los sacrificios, así que, no tengáis piedad con él.
  7. Si habéis conseguido haceros con el transporte volador, podéis llevar cualquier cosa que se os ocurra. Yo voy a facturar a Catifurcio y voy a ir en mi escoba de motor a fusión Motorola.
  8. Solo por si no capturaseis un Alberto salvaje, podéis llevar alguno de los que tenéis en la sala de visionado, pues seguramente ya esté en su punto. Así no tendréis que ir a recoger yerbajos y raíces para la cena.
  9. Seguramente ya tengáis un lugar preferido para vuestra fiesta. Si no es así, os propongo la taiga finlandesa. Tiene de todo: es oscura, neblinosa, misteriosa y solitaria, pues aún no está afectada por la masificación turística.

Cuando lleguéis al lugar, echad el calcetín a la jaula de los minion y ponedles en el bebedero la pócima frenética. Cuando estén bien morados y con los pelos locos, soltadlos. Cuando se aleje el tumulto de los esbirros, es el momento de montar la tienda. En nuestro caso nunca lo conseguimos, por lo que terminamos durmiendo al raso los cuatro días. Repartid las tareas como os dé la gana, pero os doy un consejo: no descuarticéis al Alberto de reserva hasta el último momento, no es muy probable, pero puede que alguna vez podáis cazar un Alberto silvestre y podáis comparar su sabor con los de granja ¡Es una experiencia exquisita!


ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Los cinco días nefastos

Hoy nos ha llamado La Calavera Catrina, nuestra amiga mexicana, para advertirnos de la llegada de los cinco días nefastos. Nosotros no sabíamos nada de estos peligros, pero con la globalización, nos afecta tanto lo que ocurra en México como lo que pase en la China comunista. Un claro signo de esto es el Cobinaitín, y en este aquelarre estamos hasta el gorro de los cubre-bocas exomorfos. Así que esta nueva amenaza nos la tomaremos en serio.

Nos cuenta Catrina que según el calendario maya, desde el sábado día diez al catorce de abril, se abren las puertas de Xibalbá y sale de su letargo anual, Coquintli: el dios que tiene un apetito voraz por las recetas mágicas. Si Coquintli descubre el emplazamiento de algún aquelarre, va para allá, localiza los libros de magia y va pasando las hojas con sus dedos negros de carboncillo –está decorando el inframundo con sus dibujos- y memoriza las recetas para proveerse de novedades. El único inconveniente de esto es que te deja los libros emborronados y luego ya no se puede entender la letra. Aunque se pudieran subir las recetas a la nube no sería lo mismo: en nuestro aquelarre solo funcionan si están escritas con la sangre de un Alberto.

Coquintli no es una deidad maléfica, de hecho, suele pagar las recetas. Puede dejarte unas monedas de oro o de plata aunque hace milenios que ya no se estira. Creemos que tiene problemas con el juego. Se dice que apuesta almas con unos magos en un círculo de coches en un pueblo perdido de Gran Canaria. Así que, como ya nunca lleva suelto, a modo de ofrenda te deja una cabra carnívora en la puerta con una nota clavada en los cuernos que dice: “Anótamelo en la cuenta, te pago el próximo año.”

Según Catrina, la única forma de proteger el trabajo de toda una vida es poner escayola en las esquinas de la biblioteca y salpicar las paredes con un hisopo papal empapado en un brebaje hecho con todo lo que haya en la cocina: mugre de uñas de orco, moscas pestíferas de la fruta, bulbo raquídeo de Alberto, pócima frenética, crema de dinoporno, Lovecraftio, leche pasada de fecha y líquido mortífero para desatascar tuberías. Además hay que rezar a Lilith todo lo que se sepa durante los cinco días.

Que los Dioses de Xibalbá nos pillen confesados.

This post was modified hace 1 semana by Learntofly

ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
Iniciador de tema  

Receta de Alberto al whiskey

Hoy haremos la famosa receta del pavo al whiskey que nos han regalado generosamente nuestras amigas Flora, Fauna y Primavera. Por supuesto, nuestro ingrediente principal será un Alberto y nuestras amigas se quedarán al festín porque necesitan, eso dicen, despejar la cabeza de la gazmoñez de La Bella Durmiente. "Hay veces que mataríamos a esa ñoña", nos comentan, y mira que son de las brujas con más paciencia de todos los aquelarres del mundo mundial.

 

     Ingredientes:

  • 1 Alberto de 73 kilos criado en suelo.
  • Panceta.
  • 1 botella de whiskey.
  • Sal.
  • Pimienta.

 

Preparación

1º - Tomarse un buen vaso de whisky antes de comenzar.

2º - Rellenar el Alberto con la panceta, salpimentarlo y echarle un chorrito de aceite de oliva.

3º - Precalentar el horno a 180º durante 10 minutos.

4º - Mientras se calienta el horno, servirse otro pelotazo de whisky.

5º - Meter el Alberto en el horno.

6º - Mientras el Alberto está en el horno, tomarse otro pelotazo y cantarle una mijita.

7º - Sublir el horno a 220º, darle caña al derbostato y esberar veinte binutos.

8º - Servirse otro belotasso.

9º - Al cabo de un drato, hornir el abro para gondrolar y echar un chodretón de güiqui al Baberdo y otro a uno bismo.

10º - Darle la güerta al Baberdo.

11º - Cantarle un fandango mientras se sicharra.

12º - Redirar el Baberdo del honno. Si se te dresbala, bruscarlo por el suelo.

13º - Odro pelotazo pa inicia dra busqureda.

14º - Darse un jardasso al resfalar con la grassa del suelo.

15º - Plobar la sarsa del ssuelo que ya estradá fleshquita.

16º - Tromarse otra copita e inblitar al Baberdito questa tumbao al lao.

17º - Indendar levandarse y desidir que en el suelo se está de gojones.

18º - Abaresen Bloda, Bladuna y Brinabeda, engüendran el Baberdido en el basillo, lo tiran a la bassura y te forman la de Dió.

19º - Tomarse odro güisqui.

20º - Y adrora a comé..., ¿y el Baberdo?..., ¿dronde eshta el Baberdo?... El hio puta sa bebio el wishhki y se a io.

 


ResponderCitar
Compartir: