Forum

EXPEDIENTE #240521 ...
 
Avisos
Borrar todo

EXPEDIENTE #240521 (parte 1) Atentado a un Alto Mando Mexicano.


RockyKenobi
(@rockykenobi)
Acólito Activo
Registrado: hace 2 meses
Respuestas: 5
Iniciador de tema  

//*Primera revisión del Dossier extraído de los archivos originales de la ahora extinta Procuraduría Especial de Asuntos Paranormales (México) más tarde fusionada a la Agencia de Investigación y Defensa Paranormal en su expansión a otros países.*\\

 

EXPEDIENTE #240521

Atentado a un Alto Mando Mexicano.

Fecha: 20 de Mayo de 1925

 

Por razones de seguridad nacional el nombre y el puesto exacto del Alto Mando Mexicano permanecerá anónimo a lo largo de este reporte, se ha considerado irrelevante para la investigación posterior. A lo largo de este documento se referirá a él como AMM.

 

El atentado:

El Agresor, disparó un arma de fuego al pecho del AMM.

El ataque ocurrió en el patio de honor del Palacio Nacional en camino al despacho privado; el AMM habría muerto, a no ser por el chaleco blindado que usaba. El ambiente político tras bastidores obligaba a algunos funcionarios de alto rango a tomar este tipo de medidas.

 

Gracias a la serenidad y temple pero sobre todo al gran nivel de combate cuerpo a cuerpo, el AMM resistió el disparo hecho por el Agresor; pues se abalanzó recia y valientemente sobre el asesino, desarmándole; y cuando los escoltas que le acompañaban, que no habían tomado ninguna precaución para cuidar la vida del AMM, pretendieron, a manera de justificar su descuido, matar al agresor, el AMM lo evitó y consigo arrastrar al atacante a su despacho, dónde le interrogó sobre el móvil del atentado; y todo esto, con extraordinaria tranquilidad y medida, de manera que con ello reveló los muchos quilates de su equilibrio personal.

 

A todo cuanto el AMM cuestionaba, el atacante con serenidad manifiesta no respondió, solo declaró que él era el único responsable del atentado, diciendo haber sido movido a tan criminal acción por la desesperada situación en la que había sido orillado. solo repetía - Ustedes me obligaron -.

 

Convencido el AMM de que el agresor no decía la verdad, y que trabajaba para alguien más mandó que éste fuese entregado al cuerpo de guardia de Palacio Nacional, para que a su vez lo pusiese a disposición de las autoridades judiciales militares competentes; y así se hizo; aunque horas después, el general Maximino Ávila Camacho, hermano del Presidente, reclamó al prisionero y como le fuese entregado, mandó que en el acto lo fusilaran.

 

Sin embargo esto nunca se llevó a cabo. Durante el traslado y bajo circunstancias no del todo claras el prisionero logró huir.

 

La descripción del agresor por parte del AMM y los dos escoltas es la siguiente:

 

  • Atacante: hombre de mediana edad con “características peculiares”
    • Ojos vidriosos
    • Piel escamoso y húmeda
    • Cabeza angosta
    • Huecos de pérdida de cabello muy visibles
    • Orejas pequeñas
    • Extrañas cicatrices al costado del cuello.

Todo lo anterior fue reportado pertinentemente a la PEAP, por el mismo AMM en persona. Se contactó con el Director en Jefe para reportar el ataque y dar la descripción del sospechoso. Inmediatamente se interrogó a los dos escoltas que lo acompañaban el día del atentado, y los tres testimonios coinciden en la descripción física del agresor.

Se ha asignado a un agente de campo para la investigación y captura del Atacante. Con base en la descripción y a las dichas “características peculiares” se ha solicitado la opinión experta del Profesor McCluskey de la Universidad de Miskatonic en Arkham. Experto antropólogo y célebre autor del libro “¿Y si la Humanidad hubiera evolucionado hacia el Océano?”.

 

Agente Asignado: Leonardo Mendiolea. agente de campo de pleno derecho, con experiencia previa en Chamanismo, Palo Mayombe, Nahualismo y Cambia Formas. Ha trabajado en el pasado con el Profesor McCluskey para casos de rastreo de particularidades culturales a lo largo del territorio Mexicano.


Citar
RockyKenobi
(@rockykenobi)
Acólito Activo
Registrado: hace 2 meses
Respuestas: 5
Iniciador de tema  

//*Entrada del diario personal de Leonardo Mendiolea agente de campo de pleno derecho de la ahora extinta Procuraduría Especial de Asuntos Paranormales (México)*\\

 

21 de Mayo de 1925

 

Hoy por la mañana me han mandado llamar a la oficina del Director en Jefe, he ido antes a esa oficina a dar un par de informes finales en casos anteriores, pero nunca en todo el tiempo que llevo trabajando aquí, el Director en persona me ha dado la sesión de información y la asignación de un caso de propia mano. Mi jefe estaba ahí fumando como una locomotora. 

Pronto me di cuenta del motivo por el cual había sido el Director la persona encargada de darme toda la información. Debo investigar un asunto de Palacio Nacional, un atentado.

Los detalles son muy explícitos pero no me han revelado la identidad del agredido. Supongo es un pez muy gordo ya que por todo el Dossier se refieren a él con un ridículo acrónimo, de esos a los que las secretarias les encanta inventar.

 

Me emociona mucho todo este asunto, mi jefe no comparte mi entusiasmo, sabe que meteré mi nariz en donde me han pedido encarecidamente mi discreción. Y con justificada razón, todo está muy sospechoso y eso me gusta.

 

La otra buena noticia al recibir este caso es el poder volver a trabajar con mi querido amigo McCluskey, ojalá pueda visitarlo en Massachusetts. Me han sugerido contactar con mi viejo amigo, ya que la descripción del atacante coincide con los estudios que ha realizado con lo que él llama “la gente del mar”. Este es otro punto que me intriga. Debo empezar a investigar todo lo relacionado, esto poco se parece a cosa de nahuales o cambiaformas. O ese extraño caso que, precisamente con McCluskey, nos vimos envueltos en una delirante persecución de algo parecido a una especie de necrófago reanimado. ¡buenos tiempos!

 

Debo escribirle a McCluskey para contarle y sobre todo ver si me puede apuntar en la dirección adecuada. Pero primero debo leer su famoso libro...


ResponderCitar
RockyKenobi
(@rockykenobi)
Acólito Activo
Registrado: hace 2 meses
Respuestas: 5
Iniciador de tema  

//*Carta de Leonardo Mendiolea a Alexander McCluskey*\\

 

10 de Junio de 1925

 

Estimado Alexander,

Espero que esta carta te encuentre en la mejor forma posible, tumbado en ese viejo sillón rojo de tu despacho en la honorable Universidad de Miskatonic con el vaso de Whiskey en la mano. Ojala este en lo correcto.

 

Viejo amigo, primero que nada te extiendo mis más sinceras disculpas por mi falta de comunicación en los últimos meses, me temo que me he encontrado con bastante trabajo en la PEAP, y por consecuencia mi falta de correspondencia contigo, he tenido un par de casos interesantes, sin embargo nada comparado con nuestra aventura de hace dos años; persiguiendo a ese necrófago escurridizo a través de aquel lodazal con la niebla tóxica pisándonos los talones. De igual forma te pondré al tanto de todo en subsecuentes cartas. Aunque me gustaría más poder contártelo en persona con ese famoso whiskey de contrabando de Tennessee y los habanos cubanos que guardas para celebraciones especiales.

 

Sin embargo el motivo principal de mi correspondencia es con referencia al caso más nuevo en el cual me encuentro investigando. Primero que nada quiero felicitarte por tan excelente libro que has escrito viejo amigo. ¡Enhorabuena!

Debes saber que me ha servido más de lo que te imaginas. Solo que ahora necesito un poco de orientación para darle un rumbo adecuado a los siguientes pasos. Investigo un intento de asesinato, y el sospechoso tiene ciertas características que en tu libro haces referencia.

En uno de tus capítulos, narras distintas descripciones de personas de varios lugares alrededor del mundo, dando testimonio de haber tenido encuentros con lo que tú denominas “la gente del mar”.

Mi principal consulta sería:

¿tienes conocimiento de avistamientos así en México? o quizás mejor dicho si tuvieras que buscar avistamientos en México, ¿Dónde los buscarías?

 

Tu ayuda como siempre será invaluable.

Te envío un muy afectuoso abrazo.

 

Tu amigo 

Leo Mendiolea.


ResponderCitar
Compartir: