Forum

EL REGRESO DE NYARL...
 
Notifications
Borrar todo

EL REGRESO DE NYARLATHOTEP


rafauret
(@rafauret)
Nuevo Acólito
Registrado: hace 2 meses
Respuestas: 1
Iniciador de tema  

1926, Domingo 31 de Octubre.

Dirigido a la Universidad de Miskatonic, Arkham, Massachusetts.

A quién corresponda:

 

Mi nombre es John, tengo 44 años, arqueólogo de profesión y provengo de una familia muy adinerada, aunque esto ya no importa, ¡No hay tiempo para formalidades! Mientras escribo esta carta, me oculto entre ladrones y prostitutas en una pensión comida por pulgas buscando permanecer a salvo el mayor tiempo que sea posible, porque sé, sí… lo se… ¡él me encontrará!

 

Haré un esfuerzo supremo para contener el terror que oprime mi pecho, intentaré evocar lo último que me queda de cordura y transcribiré a ustedes los detalles que considero más valiosos con el propósito de brindar información invaluable a los expertos y que con ésta, puedan actuar lo más pronto posible.
¡Que Dios nos ayude!

 

Ya no recuerdo la fecha, pero todo comenzó a principios de este año, cuando en medio de la noche los perros asustados ladraban incesantemente. Sin vacilación, cargué mi escopeta y junto a los sirvientes salimos en busca del intruso. ¡Qué grande fue nuestra sorpresa!, cuando lo que vimos fue a mi hermano deambulando en un comportamiento errático, con cara de horror y mirando constantemente por encima de su hombro, como si alguien le siguiera.

 

Al entrar a la casa, los perros asustados le rehuían y ladraban como si de un extraño se tratase, tanto, que ni los palos fueron suficiente para callarlos. Oh Dios… de haber seguido el instinto de los perros, de haber sabido los terribles acontecimientos que tendrían lugar en los próximos meses, no hubiera vacilado en enterrar un escopetazo en el pecho de mi hermano y dar así, purificación inmediata al pecado impío que crecía en su mente y que, por su codicia, y por su maldita imprudencia hoy todos estamos en peligro.

 

Un detalle que no escapó a mi aguda visión de arqueólogo, fue que abrazaba con un frenesí enfermo un antiguo libro de hojas amarillas y de tapas negras.

 

A medida que los meses transcurrían, su comportamiento fue empeorando, casi no hablaba, prácticamente no tocaba su comida y pasaba los días y las noches confinado en su guardilla, repitiendo conjuros antiguos y repasando una y mil veces fórmulas alquímicas ancestrales. Por su parte, los sirvientes cada día más inquietos, me informaron de extraños murmullos provenientes de la mencionada habitación, como si se tratase de muchas personas, o mejor dicho, entidades abismales que se comprimían en el reducido espacio.

 

Hoy, harto de toda la situación enfermiza que se respiraba en nuestra Honorable Casa, y deseando dar fin a los eventos blasfemos que mancillaban el Honor de nuestros Ancestros, actué.
Pasada la medianoche, con la escopeta cargada y los dientes apretados, me arrastré para espiar por debajo de la puerta y ¡sálvame Dios! lo vi todo, fui testigo de todo y por esto sé, que al presenciar la herejía última mis días están contados…

Ese hombre que ya no era mi hermano, trazó 5 círculos ígneos a su alrededor recitando de forma convulsiva antiguos conjuros y fórmulas en un idioma que me es imposible identificar. Luego, vi claramente como sus ojos voltearon quedando completamente blancos en un trance espasmódico. Seguido de eso, un silencio sepulcral que inmediatamente fue profanado por el estallido de los vidrios de la ventana, dando paso a una negra nube que cubrió completamente su cuerpo y opacó toda luz.

 

Fue entonces cuando lo escuché recitar, con un sonido como si proviniera de la más profunda de las cavernas:

“Él reina en Sharnoth, más allá del espacio y del tiempo; sumido en las sombras de su palacio de ébano espera su segundo advenimiento y, en compañía de sus siervos y acólitos, celebra impíos festines en lo más profundo de la noche. ¡Que se cuide el ignorante, pues terrible es en verdad la ira de Nyarlathotep!”

 

Aferrándome a la pizca de cordura que aún me quedaba, fue cuando lo vi… sus ojos eran como dos trozos de carbón al rojo, una diabólica sonrisa cruzaba su rostro y mientras miraba los tejados por la ventana, sus brazos se levantaron en un gesto de Triunfo…

¡Mortales, han sido advertidos! Qjalá que todas sus ciencias, toda su tecnología y todos sus eruditos sean suficientes para enfrentar esta amenaza…

Cuenten con un servidor para lo que necesiten y quedo a la espera de instrucciones,
¡ya que pretendo mantener el honor de mi familia hasta último momento!

 

Atentamente:

Un hombre muerto.

 


Learntofly le gustó
Citar
Kokuro
(@kokuro)
Acólito Activo
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 5
 

Buenos días.

 

Desde el vicerrectorado de la Universidad de Miskatonic confirmamos que hemos recibido su carta. No obstante, le rogamos que, para ponerse en contacto con nosotros, siga las plantillas de "Expone y Solicita" que encontrará en cualquier secretaria de las distintas facultades del campus. Para agilizar la comunicación, necesitaríamos que especifique en su misiva a quién y a qué departamento va dirigida su misiva. Asimismo, sería conveniente que firmase su carta a fin de que sepamos a quién dirigirnos si es Vd. tan amable.

 

Reciba un saludo.

 

Susan Everett.

Secretaría del Vicerrectorado de la Universidad de Miskatonic.

This post was modified hace 1 semana by Kokuro

Learntofly le gustó
ResponderCitar
Alegorn
(@alegorn)
Acólito Activo
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 9
 

Adjunto página del periódico:

(estoy publicándolo en 2 temas porque es relativo a ambos, espero que no importe)

This post was modified hace 15 horas by Alegorn

Learntofly le gustó
ResponderCitar
Learntofly
(@learntofly)
Acólito de Confianza
Registrado: hace 3 meses
Respuestas: 64
 

@alegorn Maravilloso 😛 

Deseando saber en qué nuevo lío te meten las ardillas.


 


ResponderCitar
Compartir: