Forum

Cofre de Musgo Negr...
 
Avisos
Borrar todo

Cofre de Musgo Negro

17 Mensajes
2 Usuarios
0 Likes
247 Visitas
Ludvig
(@ludvig)
Eminent Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

 

17 de Febrero de 1925

 

No ha venido nadie hoy, dijeron que vendrían pero no ha venido nadie. 

La Isla está llena de ese Musgo, la isla parece una gran masa de pelo aceitoso y mojado, y la mitad de mi cuerpo está totalmente infectado. Soy mitad humano, mitad aberración. Tengo delirios y ya no sé que puede ser y tampoco sé del todo quien o que soy. De hecho me he anticipado a la fecha porque esté será mi último día lúcido ya que no sé cómo estaré o quien seré.

Escribo estas últimas líneas a mis predecesores, recuerdo mi nombre Nolan Turner. Ahora que lo pienso he estado mintiendo a mis dos compañeros porque jamás me he presentado, técnicamente sólo me presenté como Turner. Ya da igual, todo… da igual.

Solo he podido coger un cofre donde guardaré estas cartas. Parece que la isla se está hundiendo o que la marea está subiendo tanto que tarde o temprano el mar devorará todo el terreno, la avaricia de Neptuno no conoce límites.

Vendrá alguien, he tenido visiones desde que tengo toda es plaga en mi cuerpo, es como si me hubiera dado ciertas habilidades, sé que vendrá alguien pero no sé cuándo ni quién pero alguien vendrá y morirá. Espero que al menos pueda leer estas cartas, antes de que su curiosidad los mate. 

 

¡No! Espero que ya nadie las encuentre. Maldigo estas cartas y el cofre. Me arrancaré parte del musgo y lo untaré por todo el cofre… si, eso deberá funcionar. Con esto estará maldito.

Debo decir que el Musgo es sólo el principio de algo mayor, incomprensible para el ser humano pero claro yo ya no lo soy y no lo seré jamás. He visto a un pescador desatar el peor de los horrores, la mayor de las calamidades por encontrar el cofre, por eso lo dejaré inutilizado y así jamás se podrá leer, no sé si fue real o los delirios de dos días sin dormir junto a que mi cuerpo ya no me pertenece.

Sé que me han estado observando, sé que han leído todo lo que te he escrito, sé quiénes han leído estas cartas y han condenado al mundo. Si…hablo de vosotros, hablo del locutor de radio que de manera morbosa ha invadido toda la intimidad de un humilde farero y ha decido contar todo a sus oyentes.

Pero no seré yo quien someta al mundo, no seré yo quien lo devore sino el mar, no sin antes infectar el mundo y someterlo.

Los humanos son morbosos sedientos de lo prohibido, siempre hacen igual, no aprenden a dejar las cosas en su lugar, saquean las pirámides y exponen los tesoros en los museos como si fueran trofeos, siempre quieren saber a pesar de que eso no lleve más que a la locura.

Luego nos preguntamos por qué la humanidad está tan jodida y es por el expolio y la falta de respeto a lo arcano, a lo que está oculto. 

 

Nuestra familia está maldita, los Turner somos la llave y falta el último de nuestra línea de sangre para abrir la última puerta.

Adán y Eva nos maldijeron primero, el pecado original nos perseguirá siempre y eso acabará con nosotros. Siempre cometemos el mismo error, querer saber lo que no se puede saber, escudriñar todo aquello que se nos prohíbe, descubrir todo lo oculto.

La humanidad está condenada, condenada a saberlo todo.

Philip, hermano mío, cuídate. Te quiero. 

 

srqaceedpaá mtraraclieiaaé ultlqaa

Esta publicación ha sido modificada el hace 5 meses por Ludvig

ResponderCitar
Ludvig
(@ludvig)
Eminent Member
Registrado: hace 2 años
Respuestas: 27
Iniciador de tema  

HYDRA NEWS


LA MOMIA NAVEGANTE

 

Una mañana, Phineas Larson y su compañero de tripulación se embarcaron en lo que parecía ser otro día común de pesca en las aguas. Saliendo del puerto de Narvel, después de varios días de tormentas, tenían la intención de dirigirse a su caladero habitual. Sin embargo, lo que les aguardaba en el mar ese día resultaría en una experiencia inolvidable y escalofriante. Que marcaría un antes y después en sus vidas.

 

Alrededor de las 4 de la tarde, mientras estaban ocupados en sus labores de pesca, Phineas Larson observó algo inusual flotando en el agua. Era un objeto extraño, de forma indefinida, a la deriva, movido por las corrientes y el viento. Intrigados por esta visión, decidieron investigar más de cerca después de recoger sus redes. 

 

La tensión aumentó a bordo del pequeño barco de pesca a medida que se acercaban al objeto flotante. La expectativa de que pudiera ser un contenedor lleno de productos de alto valor, como electrónica o componentes, generaba emoción entre los pescadores. Sin embargo, a medida que se acercaban, la sorpresa fue mayúscula: el objeto resultó ser un un pequeño barco de pesca de 40 pies en un estado lamentable. Lo que a primera vista pareciera su mástil había desaparecido, la quilla estaba inclinada y la cubierta estaba destrozada por las olas, al parecer el barco de pesca era lo que parece un velero, no se puede identificar del todo bien.

El casco estaba cubierto de algas y moluscos y una especie de musgo negro, comentó el capitán, y una marca oscura señalaba que había estado en el agua durante mucho tiempo. A pesar de la decadencia, el nombre "Tritón" aún se distinguía claramente en el casco, escrito en letras grises oscuras sobre la pintura blanca y azul agrietada.

 

Con coraje, Phineas Larson y su compañero decidieron abordar el misterioso barco para desentrañar el enigma que se ocultaba en su interior. Lo que descubrieron dentro de la embarcación dejaría perplejos a nuestros pescadores de Nerval, protagonistas de esta historia,  y se convertiría en un misterio aún sin resolver. En la oscura cabina del barco, donde apenas penetraba la luz del sol, encontraron a un hombre que parecía dormir en la mesa de navegación, junto a una radio con una carta en las mano derecha. Sin embargo, cuando una ola movió el barco, la luz iluminó el rostro del hombre, revelando una escalofriante sorpresa: no era un hombre dormido, sino una momia disecada con un desagradable y maloliente  musgo negro por el cuerpo y pegada en el asiento. Este inusual descubrimiento desconcertó a los pescadores, marcando el inicio de un enigma que desataría una serie de eventos extraordinarios.

 

Tras el asombroso hallazgo Phineas y su compañero cogieron lo único que estaba en perfecto estado, las cartas y el cofre y los llevaron junto al barco remolcado a puerto.

 

Phineas nos cuenta lo que leyó en la carta y nos ha facilitó el contenido, comenta que es una buena historia creada por lo que parece un antepasado del fallecido. ¿Realmente pasó todo?

Nos hemos tomado la libertad, en exclusiva, de haberla publicado. Esperamos que os haya gustado.

 

Henry Turner, heredero de la empresa de The Turner´s Nets ha sido hallado muerto en condiciones desconocidas a los 33 años de edad. Hombre trabajador, solitario pero humilde, el último del linaje de los Turner, la gran familia de pescadores desde Philip Turner, hermano de Nolan Turner que desapareció en 1925. Ahora estarán pescando con Dios o con Poseidón.

 

Noticia escrita por: Howard Phineas Lorath, periodista e investigador.


ResponderCitar
Página 2 / 2
Compartir: