Forum

Avisos
Borrar todo

ALGUIEN debe MORIR (JUEGO de Rol)

4 Mensajes
1 Usuarios
0 Likes
1,459 Visitas
Torrmaster
(@torrmaster)
Active Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 8
Iniciador de tema  

Autores: Alejandro Torrado Núñez.

Género: Tensión Suspense.  Subgénero: Rol.

Concepto (Speech): Una botella de Whisky, un Revólver con una sola bala y 6 historias Alguien debe Morir. Juego de rol donde se recrea una escena de tensión intensa, él cuál ahonda en los peores pensamientos del ser humano. Un juego no apto para cardiacos.

News: Una nueva forma de jugar, donde se disfruta torturando “tu alma”.

Target: Listo para aquellas personas que les encanta los juegos narrativos, terapias de grupos, o juegos cortos.

Palabras Clave: Ruleta Rusa, Rol en vivo, Tensión …

¿De qué trata Alguien debe Morir? Todos los juegos de rol tienen una temática y un mundo o universo donde se desarrolla. En este juego os proponemos jugar en un mundo similar al nuestro, en donde un rico magnate empresarial gasta su fortuna viendo cómo un grupo de personas deciden jugar a un juego en el que se juegan la vida.

Se espera de los jugadores crear una escena de tensión, en la qué se combina suspense, drama, terror y ahondar en lo más profundo de los personajes. Quizás no sea él juego ideal para jugar con un nuevo grupo o romper el hielo, pero si le das una oportunidad podéis hacer una gran sesión en la cual afloren sentimientos en tu grupo de siempre, para toda la vida.

Partidas

En este mundo similar en el que se desarrolla Alguien debe Morir,  los jugadores llevarán personajes de la vida cotidiana, los cuales por ciertos motivos han elegido una o varias malas decisiones que llevan arrastrando a lo largo de su vida. Pero ahora tienen la posibilidad de cambiar a mejor su vida o la de sus más queridos familiares, en tan sólo una hora.

De esta forma, se puede crear una infinidad de partidas todas diferentes unas de otras. Los Personajes de Alguien debe Morir serán seres de fuertes pasiones y marcada personalidad. Y son estas características las que los meterán en problemas, haciéndolos avanzar y conseguir sus objetivos.

 

Los jugadores que quieran jugar a alguien debe morir deberán de hacer lo siguiente:

1º Presentar la historia de su personaje. ¿Qué le ha ocurrido en su vida, y porque desea jugar a este juego tan macabro?.

2º Ponerse en contacto con el Señor Sledge (Torrmaster) Preferiblemente por privado en el grupo de Discord.

3º Recibir las reglas para jugar al juego y dar su consentimiento.

4º Divertirse escribiendo.

 

OS ESPERO.

¡Un saludo a todos y CHAO CHAO!


Citar
Torrmaster
(@torrmaster)
Active Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 8
Iniciador de tema  

Hola amigos de lo profundo. 

Seguimos con las ambientaciones de este terrible y macabro juego.

El Manicomio

El aire espeso y opresivo envuelve la gran sala acolchada del área de psiquiatría del hospital general. Los jugadores se encuentran atrapados en ese claustrofóbico escenario, sin más compañía que sus propios pensamientos y el inminente peligro que les acecha. La puerta, bloqueada y sin posibilidad de escape, parece burlarse de ellos en silencio. La mirada de los jugadores se desvía hacia un espejo falso en uno de los laterales de la sala. Desde allí, los observadores ocultos los estudian con atención, disfrutando del juego macabro que estaba a punto de comenzar. En medio de esa tensión, un botiquín cerrado y empotrado en la pared suscita una ligera esperanza. ¿Podría ser esa su salvación? Cada movimiento, cada decisión que tomen, influirá en su destino y en el de los demás.

El tiempo se convierte en su enemigo más despiadado, acechando en cada esquina de aquel manicomio retorcido. El juego comienza con la brutalidad de un despertar conjunto. Sin embargo, el jugador de mayor edad, permanece en un sueño profundo a merced de los otros jugadores. ¿Quién sería el responsable de despertar a aquel durmiente y cómo reaccionará al descubrir la situación en la que se encuentra?

La sala del manicomio se ha convertido en un tablero en el que los jugadores deben mover sus piezas con cautela. Si uno de ellos es sometido a la camiseta de fuerza, un pequeño destello de esperanza surgirá. En su interior encontrará una llave, la llave hacia una posible salida. Pero cada elección conlleva consecuencias impredecibles.

El botiquín en la pared suscita dudas y temores. Si algunos jugadores deciden abrirlo, esperando encontrar una solución a su pesadilla, en su interior, una jeringuilla con 5 mg de Atropina les espera. Pero también hay un papel que porta una recomendación inquietante: "Dosis recomendada por persona 2 mg". ¿Qué significaba eso? ¿Cuál sería el precio de utilizar esa jeringuilla?

En el minuto 35, un sonido metálico proveniente de la puerta capturará su atención. Al acercarse, descubrirán un pequeño pastillero blanco con una inscripción enigmática: "Alguien debe Morir". En su interior, pastillas rojas y azules. Pero elegir una de ellas es jugar con la vida misma.

La pastilla azul promete un despertar en la cama, una realidad reconfortante en la que todo lo vivido sería solo un sueño. Sin embargo, la pastilla roja es una invitación a adentrarse en las profundidades del abismo, a descubrir lo desconocido. Los jugadores deben enfrentar sus miedos y tomar una decisión irreversible. La tensión se elevará a medida que los minutos pasen. Algunos jugadores sucumbirán a la incertidumbre y tomarán la pastilla azul, solo para verse sumidos en un sueño profundo. Otros, valientes o desesperados, optarán por la pastilla roja, sin saber que sólo la Atropina podrá salvarlos de su fatal elección.

En el minuto 120, si ninguno de los jugadores han sucumbido a la muerte, el veneno previamente inyectado hará su efecto, poniendo fin a su tortuosa experiencia en El Manicomio.

En este mundo retorcido creado por la mente maestra de Mr. Sledge, la supervivencia será solo el primer paso hacia la revelación de horrores inimaginables. El destino de los jugadores estará en sus manos, y solo el más astuto o el más despiadado podría encontrar la forma de escapar de ese manicomio mortal.

Esta publicación ha sido modificada el hace 6 meses por Torrmaster

¡Un saludo a todos y CHAO CHAO!


ResponderCitar
Torrmaster
(@torrmaster)
Active Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 8
Iniciador de tema  

Hola amigos de lo profundo. 

Hace tiempo escribí unas lineas para hablar de mi juego Alguien Debe Morir.
Nunca recibí de momento respuesta aunque ha sido leido por muchas personas.

Pero Hoy estamos de suerte y de Dicha. He de indicar que mi proyecto de Alguien Debe Morir, ha sido Financiado al 100% en Verkami. Por lo tanto para celebrarlo todos os traigo dieferentes relatos de Ambientación para el juego.
¿Quién sabe? quizas ahora os animeis a escribir en este mundo que alberga todo tipo de horrores.

LA BARCA 

En la vastedad oscura y gélida del Océano Atlántico Norte, una barca flotaba como una diminuta mota en medio de la negrura infinita. Se encontraba a la deriva, despojada de cualquier rastro de rumbo o esperanza. La bruma se aferraba al escenario como un sudario sepulcral, ocultando estrellas y horizonte. La noche era silenciosa, salpicada solo por el susurro del mar en su danza con el viento frío. Cualquiera habría sentido un escalofrío en su espina dorsal al contemplar esta desolación.

Un grupo de almas desdichadas, pálidas como espectros, yacían en la barca. Sus cuerpos temblaban, no solo por el frío que calaba los huesos, sino también por la incertidumbre que se cernía sobre ellos. En este escenario de pesadilla, su única esperanza era qué la máquina de bombeo no dejase de funcionar. Pero a medida que el tiempo avanzaba inexorablemente, el agua se filtraría en la embarcación, condenándolos a todos a una tumba líquida en las profundidades del océano.

El único arma, una pistola de bengalas con un único cartucho, era un sombrío recordatorio de su desesperada situación. La luz parpadeante de la bengala solo sería un destello efímero en la oscuridad infinita que los rodeaba.

Los aliados en esta trágica odisea eran objetos aparentemente insignificantes: una cantimplora con agua dulce qué en unos de sus laterales ponía “Alguien Debe Morir”. También había una brújula y la misma máquina de bombeo que contaba los minutos de su agonía. Los objetos que normalmente proporcionarían consuelo y orientación ahora se convertían en elementos crueles, insinuando la futilidad de su lucha.

Los minutos se deslizaban como gotas de agua en un vaso a punto de derramarse. Con cada movimiento en la barca, el peligro acechaba, ya que el agua entraría con más fuerza, recortando inexorablemente el tiempo que les quedaba. A lo lejos, un faro parpadeante interrumpía la negrura, como un ángel de la esperanza, pero al final sólo revelaría más desolación.

La bocina distante de un carguero resonó en el horizonte, una oportunidad efímera para ser rescatados de su condena. Pero, ¿qué precio estarían dispuestos a pagar para sobrevivir? La mente humana, en su lucha por la supervivencia, es capaz de los actos más oscuros y retorcidos.

En esta historia de enloquecida quietud, cada mirada furtiva, cada movimiento en falso, cada elección era un paso más hacia la locura o la supervivencia. ¿Quién sería el primero en enfrentar la inevitable realidad? ¿Quién se sacrificaría para que los demás pudieran vivir?

La cuenta regresiva e inebitable continuaba su marcha, y el agua fría del océano, como las fauces de una bestia hambrienta, se cernía sobre ellos. En ese rincón olvidado por Dios del Atlántico Norte, sus destinos estaban sellados, y la oscuridad del océano los envolvía en un abrazo gélido y eterno.

¡Un saludo a todos y CHAO CHAO!


ResponderCitar
Torrmaster
(@torrmaster)
Active Member
Registrado: hace 3 años
Respuestas: 8
Iniciador de tema  

Continuamos conmás ambientaciones para Alguien Debe Morir. (Espero que os guste)

La Trinchera

En medio de un torrencial diluvio, una explosión atronadora sacudió las estrechas trincheras, arrancando a los soldados de un sueño intranquilo. Confundidos, lucharon por ponerse de pie en el fango que cubría el suelo. La lluvia azotaba sus rostros mientras intentaban recordar cómo habían llegado allí, pero los recuerdos se desvanecían como el humo de una vela.

Las trincheras eran un laberinto oscuro y claustrofóbico, apenas lo suficientemente amplias para permitir que un hombre se arrastrara a duras penas. Las marcas de balas en las paredes eran testigos mudos de la violencia que había ocurrido allí. En ese laberinto mortífero, no había lugar para la esperanza.

La única vía de escape era un estrecho túnel que llevaba al campo de batalla, pero pronto descubrieron que la entrada estaba bloqueada por escombros y cadáveres. No había salida fácil de este infierno en la tierra.

Pasaron diez minutos desde la explosión inicial, y los destellos de la memoria comenzaron a iluminar sus mentes. Encontraron una antigua fotografía en blanco y negro, una imagen de soldados desconocidos con la perturbadora inscripción en la parte posterior: "Alguien Debe Morir". La fotografía les llenó de terror y confusión, pero también les recordó que estaban atrapados en un juego retorcido.

En el minuto 22, un altavoz enemigo estalló en vida. Un idioma desconocido llenó las trincheras mientras anunciaba su inminente muerte si no entregaban sus armas. El mensaje fue un escalofriante recordatorio de su situación desesperada.

La esperanza renació en el minuto 35 cuando descubrieron que uno de los cadáveres aún tenía un atisbo de vida. El moribundo les explicó que ya era demasiado tarde para él, pero que para que los demás escaparan, alguien debía distraer a la batería de ametralladoras enemigas. La perspectiva del sacrificio les heló la sangre.

El reloj avanzó irrefrenablemente, y en el minuto 55, una bomba de gas mostaza cayó cerca de la trinchera. Aunque no era mortal, el gas nubló sus mentes y sus ojos, dejándolos desorientados y asustados.

En el minuto 70, escucharon los movimientos de hombres armados del bando enemigo. El tiempo se agotaba. La tensión alcanzó su punto máximo mientras los soldados se enfrentaban a una elección imposible: el sacrificio o la masacre inminente.

La tragedia finalmente se desencadenó en el minuto 100 cuando ningún soldado se adelantó para sacrificarse. Los hombres del bando enemigo descendieron sobre las trincheras como un enjambre de aves de presa, y el grito de guerra llenó el aire justo antes de que todo se sumiera en la oscuridad.

Las trincheras se convirtieron en una tumba colectiva, y el misterio de quién los había condenado a ese destino aterrador permanecería sin respuesta en la tierra empapada de sangre y lodo.

¡Un saludo a todos y CHAO CHAO!


ResponderCitar
Compartir: