«El Retrato Oval» de Edgar Allan Poe

"El Retrato Oval" de Edgar Allan Poe | Noviembre Nocturno 1

«El Retrato Oval» de Edgar Allan Poe

 

“En estos últimos tiempos compareció ante nuestros tribunales un desdichado cuya frente estaba marcada por un raro y singular tatuaje. ¡Desafortunado! Llevaba él así encima de sus ojos la etiqueta de su vida, como un libro su título, y el interrogatorio demostró que aquel extraño rótulo era cruelmente verídico. Hay en la historia literaria destinos análogos, verdaderas condenas, hombres que llevan las palabras “mala suerte” escritas en caracteres misteriosos sobre las arrugas sinuosas de su frente. El ángel ciego de la expiación se ha apoderado de ellos y los azota con uno y otro brazo para ejemplo edificante de los demás. En vano su vida revela talento, virtudes, gracia: la sociedad tiene para ellos un anatema especial y acusa en ellos las lesiones que les ha causado. ¿Qué no hizo Hoffmann para desarmar al Destino, y qué no realizó Balzac para conjurar la fortuna? ¿Existe, pues, una Providencia diabólica que prepara la desgracia desde la cuna, que arroja con premeditación naturalezas espirituales y angélicas en medios hostiles, como a mártires en los circos? ¿Existen, pues, almas santas y destinadas al altar, condenadas a ir hacia la muerte y hacia la gloria a través de sus propias ruinas? La pesadilla de las Tinieblas, ¿asediará eternamente a esas almas elegidas? En vano se agitan, en vano se forman para el mundo, para sus previsiones y asechanzas; perfeccionarán la prudencia, taparán todas las salidas, acolcharán las ventanas contra los proyectiles del azar; pero el Diablo entrará por el agujero de la cerradura. Una perfección será la falla de su coraza, y una cualidad superlativa, el germen de su condenación. Para romperla, el águila, desde lo alto del cielo, sobre su frente al aire soltará la tortuga, pues ellos deben perecer fatalmente. Su destino está escrito en toda su contextura, brilla con siniestro resplandor en sus miradas y en sus gestos, circula por sus arterias con cada uno de sus glóbulos sanguíneos. Lamentable tragedia la vida de Edgar A. Poe! ¡Su muerte, horrible desenlace, cuyo horror aumenta con su trivialidad! De todos los documentos que he leído he sacado la convicción de que los Estados Unidos sólo fueron para Poe una vasta cárcel, que él recorría con la agitación febril de un ser creado para respirar en un mundo más elevado que el de una barbarie alumbrada con gas, y que su vida interior, espiritual, de poeta, o incluso de borracho, no era más que un esfuerzo perpetuo para huir de la influencia de esa atmósfera antipática. de haber querido regularizar su genio y aplicar sus facultades creadoras de una manera más apropiada al suelo americano, hubiese podido llegar a ser un autor de dinero. Pero por bello que sea el genio de Poe, más le hubiera valido tener sólo talento, ya que el talento se cotiza más fácilmente que el genio.Implacable dictadura la de la opinión de las sociedades democráticas; no imploréis de ella ni caridad ni indulgencia, ni flexibilidad alguna en la aplicación de sus leyes a los casos múltiples y complejos de la vida moral”.

 

 

Charles Baudelaire

Charles Baudelaire

 

 

Con estas palabras inicia Charles Baudelaire su ensayo sobre el maestro Edgar Allan Poe. Su arte y su vida condenados implacablemente al malditismo, eterno reflejo de fugaces ensoñaciones y fantasmas. Esa fue su maldición, que al igual que nuestro relato de esta noche, convive en los confusos y traicioneros limites del arte y de la vida, el genio y la locura, la grandeza y la fatalidad. El 26 de abril de 1845 el Broadway Journal publicaría uno de los mas breves relatos del Maestro Poe. El planteamiento inicial nos sitúa en un castillo recientemente abandonado por su dueño, en el que un joven viajero herido y su criado deciden adentrarse para pasar la noche… Allí, entre el sueño y la debilidad febril, nuestro protagonista descubrirá una fascinante colección de pinturas, catalogadas en un viejo cuaderno de notas… Poe fija entonces nuestra atención en la historia de uno de esos cuadros, y en el antiguo inquilino del castillo, un excéntrico pintor que acomete el retrato de su joven esposa con negligente apasionamiento… El retrato oval sería publicado por primera vez en una versión más extensa, conocida como “Vida y muerte”, en la Grahams Magazine de 1842, en esta versión se incluirían algunos detalles introductorios que explicaban como el narrador había resultado herido y añadían el detalle del consumo de opio para paliar el dolor. Probablemente Poe decidió suprimir esta introducción para evitar la impresión de que la historia era producto de alucinaciones. La versión corta rebautizada como el retrato oval asume uno de los temas preferidos del Maestro de Poe, la destrucción de los amantes, sin embargo ofrece una perspectiva singular de la relación existente entre el arte y la vida. Los poderes creadores del pintor lo capacitan para engendrar un doble de su esposa, pero ambos no pueden subsistir simultáneamente sin que uno derrote al otro. La historia sugiere, según algunas de sus interpretaciones, que la metamorfosis de la vida en arte puede crear una obra maestra que simule la propia vida, pero del mismo modo, el pintor renuncia finalmente a su mujer, atrapado en la contemplación de un simple retrato. De este modo, Poe termina por asociar la ensoñación artística con una forma de decadencia. Prepárense pues para cruzar el espejo amigos, sumerjan sus mentes una vez más en el universo del maestro Poe y acompáñennos en la desventurada creación artística de “el retrato ovalado”

 

 

Poe by Matthew Childers

Poe by Matthew Childer

No Comments

Post a Comment

3 × 4 =

Uso de cookies

Los Primigenios nos obligan a advertir que este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de sectario. Si continua navegando está dando su consentimiento para la invocación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: