A H.P. Lovecraft

A H.P. Lovecraft | Noviembre Nocturno 7

A H.P. Lovecraft

Hoy hace 125 años el maestro H.P. Lovecraft llegaba a este mundo para sumergirnos en insospechadas dimensiones tentaculares. Su cuerpo, un mero recipiente, demasiado susceptible a los avatares de la monotonía terrenal: maltrecho, estirado y padeciente. Su mente, demasiado torturada, incapaz de administrar los episodios de delirio cósmico que lo asaltaban. Lovecraft odió pocas cosas en la vida más de lo que se odió a sí mismo. Se impuso un castigo ejemplar de soledad y taciturnia, melancolizó sus escasos momentos de felicidad y dejó pasar todos los trenes de la vida que conducían más allá de las sombras y fachadas de Providence. Pero viajó, vaya si viajó, quizá fue por eso que se despachó a gusto sobre el papel, derramando la tinta de su miedo y su dolor a golpe de máquina en un viaje agónico, demente y maravilloso entre las inexploradas fronteras de los universos Primigenios. Desde un pequeño rincón de Nueva Inglaterra hasta los confines de la conciencia y el cosmos inconcebible… Su literatura, su legado, su todo. Que su alma abrumada de penas tenga en la muerte el descanso que no pudo conciliar en vida, porque Lovecraft es hoy mucho más que un cadáver.

 

The Oldest Emotion by Disezno

The Oldest Emotion by Disezno

 

 

1 Comment
  • que fantástico homenaje! A seguir así y por cierto todos esperamos mas noviembre nocturno con impaciencia

    septiembre 11, 2015 at 9:32 am

Deja un comentario

Uso de cookies

Los Primigenios nos obligan a advertir que este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de sectario. Si continua navegando está dando su consentimiento para la invocación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: