“Los Otros Dioses” de H.P. Lovecraft

mitos de Cthulhu noviembre Nocturno

“Los Otros Dioses” de H.P. Lovecraft

 

En 1931, el maestro Lovecraft escribió una colección de poemas conocida como Hongos de Yuggoth, en una de sus piezas más intensas, se describe la terrible presencia del Dios de los mil rostros entre los hombres, el pavoroso Nyarlathotep, uno de los principales representantes de los Mitos de Cthulhu. Al igual que esta entidad, los dioses primigenios ofrecen una versión impía y distorsionada de los arquitectos del universo. Un panteón maldito y blasfemo de entidades que alimentan nuestros miedos con despiadada indiferencia hacia todo lo que da sentido a nuestra conciencia y nuestro mundo. Ellos rigen desde más allá de las estrellas, desatando el caos y la desesperación, y los únicos premios que la humanidad obtendrá de sus delirios, son la locura y la destrucción.

 

En nuestro relato de esta noche, Lovecraft plantea un primer acercamiento, desde su universo onírico, a entidades más antiguas que el propio mundo, que han decidido cobijarse de la presencia de los hombres… Para ellos el contacto con la Humanidad es un mero juego del que se cansaron hace siglos, e incluso en las tierras del sueño, habitadas por seres y magias inconcebibles, sólo unos pocos conservan todavía la habilidad de interpretar la presencia de las divinidades. Lovecraft se sentía parte de esa ficción, a pesar de su terquedad materialista y de que nunca creyó en nada que sus sentidos no pudieran revelarle, sus imaginación y sueños le atormentaban. Porque él podía ver esas grietas en las paredes de la realidad desde las que asoman seres monstruosos y desconocidos, seres ocultos en los parajes más oscuros de la Tierra, desde las profundidades marinas hasta los confines del espacio, aquellos que tuvieran la osadía de cruzar las fronteras prohibidas del conocimiento, encontraban una realidad prodigiosa y aterradora que acecha a la humanidad desde la niebla de los tiempos… Y lejos de hallar una respuesta, parece que el final del camino se pierde en la oscuridad del vacío estelar…

 

Nyarlathotep by JRMD3 noviembre Nocturno

Nyarlathotep by JRMD3

 

En ese contexto, crecen los dioses y monstruos del círculo de Lovecraft, surgidos con frecuencia desde los sueños y pesadillas del propio escritor, visiones esbozadas en el mundo onírico, una dimensión paralela marcada por el poder ilimitado de la imaginación, un cosmos de ciudades plateadas, alucinados desiertos y praderas y montañas y viajes moldeadas por las mentes de aquellos que sin saberlo, nos adentramos cada noche en las tierras del sueño, atraídos por el embrujo de sus moradores. Allí se recuerdan todavía, como suspiros de un mundo a medio concebir, las historias de la misteriosa Ulthar, la desconocida kadath y la meseta de Leng…

 

“Los otros dioses” es un cuento corto escrito por el autor americano de horror H. P. Lovecraft en 1921 aunque no sería hasta 1933 The Fantasy Fan en 1933. Una época triste y decadente en lo personal, pero dorada en su literatura, en la que escribió la mayor parte de los relatos que definen la esencia de los mitos a través de diversos textos independientes. La relación de cualidades de este acercamiento a los dioses del mundo onírico, encuentra sus referencias en mitologías de diversa procedencia, pero Lovecraft terminaría modificando sus aptitudes hacia el concepto del “Demiurgo”, un creador maligno que actúa en una parodia inconsciente y corrompida de la “Voluntad Divina”. El llamado”Yaldabaoth”

 

El gnosticismo presenta una distinción entre el Dios más alto e incognoscible y el “creador” demiúrgico del material. Varios sistemas de pensamiento gnóstico presentan al Demiurgo como antagónico a la voluntad del Ser Supremo: su acto de creación ocurre en apariencia inconsciente del modelo divino, y por lo tanto es fundamentalmente defectuoso, o bien se forma con la intención malévola de atrapar aspectos de la divinidad en la materialidad. Así, en tales sistemas, el Demiurgo actúa como una solución a (o, al menos posiblemente, el problema o causa que da lugar a) el problema del mal.

 

Yog Sothoth Rising by Butornado

Yog Sothoth Rising by Richard Luong

 

De este modo puede considerarse que el concepto de la divinidad lovecraftiana es una figura q expresa el opuesto a la ordenación divina y sus dioses serían por tanto agentes del Caos antes que arquitectos intencionados del universo. Este simbolismo pretende reflejar su obsesión por un universo incognoscible en el que impera el despiadado ordenamiento de las fuerzas de la naturaleza cósmica.

 

Fue más la cultura popular la encargado de convertir a los dioses Primigenios de lovecraft en una suerte de demonios malignos. En parte gracias a las contribuciones posteriores de August derleth y otros continuadores de los mitos. Según la mayor parte de los biográfos del escritor, fueron ellos y no Lovecraft los que detallaron esa esencia maligna.

 

Su corpus de creencias es bien distinto. Para él, lo aterrador de aquellas entidades era que resultaban impredecibles. Los humanos que osan cruzarse en su camino, son aplastados cual insectos, manipulados y desdeñados… Si bien los Primigenios pueden buscar adeptos en la medida que estos respondan a sus intereses, están muy lejos de considerar a la humanidad como el centro de sus atenciones, nosotros y nuestro planeta natal no somos más que un parpadeo accidental en el vasto juego cósmico. Bien podría quedar nuestro mundo reducido a cenizas, podrían extinguirse nuestros recuerdos y proezas, que los primigenios tan solo esbozarían un gesto de indiferencia y seguirían su camino.

 

Los primigenios se alzan así desde su morada interestelar como la personificación del caos informe, el inmenso vacio del universo, los hijos desheredados de un cosmos cruel y despiadado, en el que el bien o el mal no son mas que una mera ficción de la filosofía del hombre necio.

 

Yog Sothoth Rising by Butornado noviembre Nocturno

The Call Of Cthulhu Illustrations

 

Ese es el gran terror de nuestro tiempo… La gran burla que Lovecraft observa es el reflejo de una naturaleza divina personificada en las leyes del universo material. Allí, nuestro destino nos habría dado la espalda, y aplastando lo que había moldeado por juego, El Caos inmisericorde barrerá el polvo de la Tierra.

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Los Primigenios nos obligan a advertir que este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de sectario. Si continua navegando está dando su consentimiento para la invocación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies