“El Alquimista” de H. P. Lovecraft

"El Alquimista" de H. P. Lovecraft | Noviembre Nocturno 3

“El Alquimista” de H. P. Lovecraft

En 1908, cuando el escritor norteamericano Howard Phillips Lovecraft contaba con apenas 18 años su estilo creativo navegaba, según los críticos, a la deriva del Maestro Edgar Allan Poe. Era tal su admiración por el genio de Boston que Lovecraft parecía contagiado de su prosa, poseído por un espíritu premeditado de lenguaje arcaizante y recargado, cercano a las clásicas narraciones góticas, y alejado todavía de los innombrables padeceres del Horror cósmico. Lo que los críticos admiraron en Poe, lo repudian aun hoy en Lovecraft calificándolo de mera imitación. Incluso el propio Lovecraft renegó de sus textos de adolescencia, entregándolos a las llamas en algún momento de aquel fatídico año, en lo que ha dado en llamarse, “La purga de 1908”. Claro que por aquel entonces el joven Lovecraft no podía si quiera imaginar hasta donde llegarían sus tentáculos, y se deshizo de practicamente todos sus relatos de juventud.

 

Pero afortunadamente para nosotros amigos, decidió conservar uno muy especial, escogido de entre su maraña de pavores. Quien sabe que poderes ancestrales desviaron su mano en el momento justo de arrojar nuestro relato de esta noche a la inevitable combustión de las llamas Primigenias…

 

 

Necromancer by West Gate

Necromancer by West Gate

 

 

Mucho se ha hablado sobre la decadencia del Maestro Lovecraft en los años que inspiraron nuestra historia de esta noche. Entre 1907 y 1908, Lovecraft ya imaginaba su futuro como astrónomo en la Universidad de Brown, en aquella época siguió un curso reducido consistente en química, algebra media y física. Aunque obtuvo buenas notas, incluso en álgebra, una asigunatura que siempre se le resistía. Pero al final del año, habiendo completado tan sólo dos cursos y medio de escuela secundaria, abandonó definitivamente. En sus cartas posteriores Lovecraft habló varias veces de su graduación en la escuela secundaria. Me gustaba, decía, pero el esfuerzo era excesivo para mi salud. Y sufrí un colapso nervioso inmediatamente después de migraduación , lo que me impidió totalmente asistir a la universidad. Puede que el colapso nervioso fuera real, pero no fue la causa principal de que dejase de asistir a la Universidad, Jamás se graduó en la escuela secundaria, y sólo habría podido hacerlo con un año y medio más de estudio. Con su expediente, no habría podido entrar en la universidad de Brown aunque hubiese gozado de buena salud y su familia se lo hubiese podido permitir.

 

Lovecraft, al igual que nuestro protagonista de esta noche, parecía describir en sus reflexiones la inevitable maldición de una estirpe decadente abocada al olvido. Su aislamiento se agravó en aquellos años, especialmente al tratar de enfrentar el fracaso de su sueño universitario y las dificultades económicas. A pesar de todo, siguió escribiendo y leyendo con devoción, incluso acompañado de sus propios fantasmas personales, el maestro se sobreponía una y otra vez a su ánimo cambiante y sus depresiones momentáneas, enfrentó los avatares de su caprichosa psicología con lo poco que tenía a mano. Así logró sacar partido a sus demonios, revelándolos a sus amigos y corresponsales, contagiando sus relatos de los miedos y complejos que le atormentaban. Así que ya lo saben amigos, si en algún momento sus mentes retorcidas se ven perturbadas por la crisis del escritor mediocre, entreguen previamente una copia de su obra a sus amigos y convecinos. No priven a la humanidad de la posibilidad de su genio, por remota que ésta pueda parecerles en sus horas más oscuras

 

 

The Monk by Pablo Renaul

The Monk by Pablo Renaul

 

 

Acompañennos pues amigos, acomódense en su cubil favorito y recorran las ruinosas estancias de este castillo de linajes olvidados. Padezcan junto a nosotros la fascinación y el horror que sólo el maestro Lovecraft puede recrear entre oscuras maldiciones y experimentos blasfemos, bajo la amenaza silenciosa de “El Alquimista”.

 


 

Instrucciones para descargar el audio:

1 ) Haz clic con el botón derecho del ratón en el botón de descarga de abajo.

2) Selecciona “Guardar enlace como…”

 

 

 


 

Escúchalo en Ivoox:

 

No Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Los Primigenios nos obligan a advertir que este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de sectario. Si continua navegando está dando su consentimiento para la invocación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies