“Al Azif ” Breve Historia del Necronomicón

"Al Azif " Breve  Historia  del  Necronomicón | Noviembre Nocturno 1

“Al Azif ” Breve Historia del Necronomicón

 

Nuestros compañeros del Laberinto de Ideas han tenido a bien el invitarnos un año más a su terrorífica tertulia literaria dedicada al Maestro Lovecraft.

 

Por supuesto no queríamos pasar por alto la oportunidad de homenajear una vez más al genio creador del Horror Cósmico, sumo sacerdote de los pavores tentaculares, portavoz póstumo de toda una generación de escritores de lo fantástico. Y por eso hemos escogido una narración prohibida, a menudo tachada de burda superchería, de infame y exagerada pantomima. Tanto es así, que el propio Lovecraft renegó de ella poco después de garabatearla precipitadamente en el folleto de un museo, como uno de los muchos delirios bibliófilos que amenudo le acechaban.
Porque si había algo que el Maestro Lovecraft amara más que a nada en el mundo, eran los libros. Lovecraft pasó su atormentada juventud aislado entre los polvorientos tomos de la biblioteca de su abuelo Whipple Van Buren Phillips, donde se le abrieron las puertas de un mundo más allá del tiempo y el espacio: astronomía, narraciones de aventuras, ciencia, ensayos… La tinta se apoderó poco a poco de su inocencia hasta convertirlo en un avezado escritor y revelarle los más oscuros secretos del universo…

 

Esta versión está basada en el texto original de H.P.Lovecraft “Historia del Necronomicón” y ha sido realizada para la celebración de la Tertulia dedicada a Lovecraft y su legado dentro de las jornadas de fantasía que organiza el Centre Cívic Coll-La Bruguera, Coll Fantasy, el 26 de noviembre sw 2013 en Barcelona. Muchas de sus afirmaciones no se corresponden con el contenido original del relato y las opiniones de Lovecraft. No nos hacemos responsables de los pavores acontecidos tras su emisión.

 

 

Necronomicon by MrZarono

Necronomicon by MrZarono

 

 

Es muy posible que hayan escuchado alguna vez el nombre. Entre los vagos rumores de algún antiguo relato fantástico, en las furtivas conversaciones de algún trastornado librero, o en sus propios y perturbadores sueños… Necronomicón. Su título original era Al-Azif.
Azif era el término utilizado por los árabes para designar un extraño sonido nocturno, un eco vacío y enloquecedor que supuestamente producían los insectos del desierto. los sabios de aquellas regiones lo identifican con el murmullo de los demonios. El Libro fue escrito por Abdul Al Hazred, un poeta loco huido de Sanaa al Yemen, en la época de los califas Omeyas hacia el año 700. Al hazred visitó las ruinas de Babilonia y los subterráneos secretos de Menfis, y pasó diez años en la soledad del gran desierto que se extiende al sur de Arabia, el Rub al-Jali, el “Espacio vacío” de los antiguos, el Dahna, o “Desierto Escarlata” de los árabes modernos.

 

Se dice que este desierto está habitado por espíritus malignos y monstruos tenebrosos. Todos aquellos que aseguran haber penetrado en sus regiones cuentan cosas extrañas y sobrenaturales. Durante los últimos años de su vida, Al Hazred vivió en Damasco, donde escribió el Necronomicón y en donde circulan terribles rumores sobre su muerte y desaparición en el 738. Su biógrafo del siglo XII, Ibn-Khallikan, cuenta que fue asesinado por una criatura invisible a plena luz del día, devorado horriblemente en presencia de un gran número de aterrorizados testigos.

 

Pero se dicen demasiadas cosas sobre Al Hazred y su locura. Según las crónicas de la época pretendía haber visto la famosa Iram, la Ciudad de los Pilares, y haber encontrado bajo sus ruinas los anales secretos de una raza más antigua que la humanidad.

 

Al Hazred no participaba de la fe musulmana, adoraba a unas desconocidas entidades a las que llamaba Yog-Sothoth y Cthulhu y muchos pensaron que su historia y su libro se perderían en las arenas del tiempo. Pero en el año 950, Al Azif, ya circulaba en secreto entre los filósofos de la época, fue traducido secretamente al griego por Theodorus Philetas de Constantinopla, bajo el título de Necronomicón. Durante un siglo su influencia provocó hechos terribles, por lo que el libro fue prohibido por el patriarca Cerulario.

 

Desde entonces no tenemos más que vagas referencias hasta llegar al año 1228, cuando el anticuario danés Olaus Wormius encuentra una traducción al latín que fue impresa dos veces, una en el siglo XV (con toda seguridad en Alemania), y otra en el siglo XVII (probablemente en España). Ninguna de las dos ediciones lleva aclaraciones sobre su origen. tan sólo su tipografía ayuda a suponer la fecha y el lugar de impresión. La obra fue prohibida por el Papa Gregorio IX en el año 1232, poco después de que su traducción al latín se convirtiese en uno de los grimorios más codiciados de la época. La edición árabe original se perdió en los tiempos de Wormius.

 

A pesar de las negativas institucionales, dos de los textos latinos del siglo XV aún subsisten, uno en el Museo Británico y otro en la Biblioteca Nacional de París. Guardados bajo llave, jamás expuestos. Una edición del siglo XVII se encuentra en la Biblioteca de Widener en Harvard y otra en la biblioteca de la Universidad de Miskatonic, en Arkham, Massachusets. El último ejemplar aparecido se encontró en la biblioteca de la Universidad de Buenos Aires, de donde se dice fue robada por el escritor Jorge Luis Borges. Hoy en día tan sólo se puede encontrar la vieja ficha del registro.

 

Probablemente existían más copias secretas, los rumores son persistentes entre algunos coleccionistas privados. La obra está severamente prohibida por numerosas autoridades religiosas y organizaciones legales. En círculos académicos se advierte de las nefastas consecuencias que conlleva su lectura. Si en algun momento se topan ustedes con ella… Ni se les ocurra leerla, procuren no permanecer demasiado tiempo en la misma estancia durante la noche y no traten de quemarla, de poco serviría. Viajen lo más lejos que puedan de todo rastro de civilización, caven hasta que les sangren las manos, entierrenla para los restos y encomiendense a sus Dioses, porque una vez se ha contemplado el Necronomicón, los susurros de los insectos del Rub al kali, el murmullo enloquecedor de sus demonios…Les persiguirá para siempre.

 

 

Libro

 

4 Comments
  • En realidad es 'compañera' porque el Laberinto lo habito yo sola con todos mis libros y películas, aunque son muchos los que se pasean por sus pasillos aunque la mayoría de veces prefieran guardar silencio y limitarse a leer ^^
    Gracias de nuevo por vuestra colaboración 🙂

    noviembre 28, 2013 at 7:13 am
  • corto y efectivo…simplemente estremecedor… he de confesar que se me ha vuelto una costumbre irrefrenable el escuchar las adaptaciones del maestro Lovecraft cuando estoy colocado ….y casi casi puedo escuchar los susurros de los insectos del Rub al kali.

    infinitas algarabías y agradecimientos por este magnifico trabajo.

    noviembre 29, 2013 at 12:29 pm
    • Gracias amigo Milo! por tu apoyo constante y pavoroso seguimiento psicotrópico, esperemos que tus estimulantes añadidos audio terroríficos te conduzcan a lugares inesperados de las tierras del Sueño!

      diciembre 7, 2013 at 9:38 pm

Deja un comentario

Uso de cookies

Los Primigenios nos obligan a advertir que este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de sectario. Si continua navegando está dando su consentimiento para la invocación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies